Ir al contenido principal

Como diente de león de Pilar Fernández Senac

Como diente de león 
Pilar Fernandez Senac
Malbec Ediciones
326 páginas
2016
Cuando la autora me ofreció su libro para que lo leyera acepté como tantas veces he hecho porque entré en Google y me gustó mucho su portada, luego pude leer la primera página y eso me decidió aún más a pesar de la inmensa lista de novelas que tengo esperando turno. Un turno que no es estático pues las adelanto o atraso en función de los comentarios que leo de personas especializadas. El caso es que cuando me llegó a casa con una bella dedicatoria por parte de la autora me reafirmé en mi decisión y como pude la adelanté en esa lista para leerla cuanto antes.
Diana, la protagonista de esta novela, a la pregunta de su hija sobre, ¿qué son los dientes de león? contesta que «trocitos de nubes que han echado raíces». Leí varias veces esta frase porque me gustó mucho sin saber que la propia frase encerraba en sus ochos palabras la intensa trama de esta novela.  Claro que esto lo averigüé cuando concluí su lectura.
De tal manera que cuando esas nubes (nuestros deseos, esperanzas, futuro, nuestra propia vida...) peligran no les queda otro remedio que enraizar en la tierra para no se arrastradas por la tormenta o los fuertes vientos y, a partir de ahí, reconstruirse —siempre cambiar antes que disolverse en la nada—.
Con una prosa elegante, cuidada y al mismo tiempo sencilla, la autora nos lleva de la mano junto a Diana por un camino de evolución personal, del que nos hace partícipe a través de sus miedos, confusión, incredulidad, angustias y sobre todo de su dolor —ese cabrón que la acompaña día y noche para que no olvide lo que le ha sucedido—. 
Unos personajes bien construidos con los que es fácil empatizar y donde los acontecimientos están puestos al servicio de la expresión de sus sentimientos, por lo que hacen que esta novela, contemporánea e intimista, sea muy agradable de leer y de disfrutar. Una novela que te deja muy buenas vibraciones.
Lo que más me ha sorprendido es el énfasis que hace, imagino que la autora y la editorial,  en la plataforma de Amazon, de que se trata de Uromance contemporáneo, una novela romántica de mujeres contemporáneas
Para mí la la historia va más allá de tópicos románticos y de la propia historia que se va fraguando. Personalmente creo que le hace un flaco favor porque quien vaya buscando una novela con las características del género romántico, no lo va a encontrar. 

Como siempre digo, lo que aquí reflejo son las sensaciones que la novela me ha trasmitido al leerla. Nunca una reseña y mucho menos una crítica literaria, para lo que no me encuentro preparada.
María Pilar Fernández en Facebook



Comentarios

  1. Uff, me tientas pero no doy abasto y mira que leo deprisa. Saltibrincos

    ResponderEliminar
  2. Me encantó esta novela. Yo aterricé en el verano en ella y recuerdo perfectamente cuándo empecé a leerla. Había quedado a las cuatro y eran las tres de la tarde, así que me quedaba mucho tiempo libre (y ya había llegado al lugar de la cita). Saqué el kindle y casi le di sin mirar. Solo sé que esa hora que estuve esperando se me pasó en un suspiro, enseguida me encontré con esa frase a la que haces alusión y ya no pude parar de leer. Siempre que pienso en ella recuerdo un parque vacío, una tarde de verano con nubes, una sensación maravillosa de lectura y una cita que llegó tarde, pero no se lo tuve nada en cuenta.

    Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…