Ir al contenido principal

Anécdotas del baúl de la Piquer


No es la primera vez que digo que cuando comencé a escribir pensé que llegaría el día en que vería mis novelas en las mesas de novedades de las librerías. Seguro que en este preciso instante, vuestros labios han dibujado una sonrisa malvada. Lo sé, no hace falta que me lo digáis, era bastante ilusa y confiada, pero es que aún no había conocido este mundillo. Luego vino el rechazo, pocas veces, y la ignorancia, la mayoría, por parte de las editoriales a las que enviaba mi novela y esto me hizo tomar tierra, o más bien, darme de bruces con la realidad.
Mi persistencia y las nuevas perspectivas creadas por la edición digital me llevaron por unos derroteros que, en aquellos momentos, eran impensables. Por eso ahora puedo afirmar con fuerza, que nunca imaginé llegar a donde he llegado. No solo por ver mis novelas en las librerías sino porque me han permitido viajar por toda España para promocionarlas y conocer a mis lectores. Y con este largo preámbulo llego al meollo de la cuestión que quiero comentar. Esta entrada va de viajar, de eso que muchos me dicen: «Viajas más que el baúl de la Piquer».
En efecto, la edición de mis novelas en papel me ha permitido recorrer parte de nuestra geografía hablando de algo que he creado, mimado, engalanado para ofrecerla, de la mejor manera posible, a los que gustan del disfrute de la palabra escrita.

Estos viajes me han enriquecido como escritora y como persona. De un lado, he conocido personalmente a compañeros y lectores con los que compartía amistad en las redes sociales y puedo decir bien alto que en persona ganan mucho, muchísimo. También, personas anónimas me han demostrado su cariño e interés por mis libros y eso llena... nos os podéis imaginar cuanto, o sí.  
Estos viajes están cargados de gente anónima con la que me he cruzado en estaciones, en el tren y en el autobús, de silencios meditadores, de siestas, de lecturas, de escrituras y de anécdotas. 
Anécdotas y anécdotas..., no podía ser de otro modo cuando te expones al contacto con el  género humano. De entre todas hay una que me tocó vivir hace pocos días en mi participación en Aragón Negro. Presentábamos David Lasso y una servidora, La fuerza de Eros, en el FNAC de Zaragoza. Llegamos temprano y departimos con Juan Bolea en la antesala esperando que llegara el público. Mi mirada, siempre receptiva a cualquier cosa que se salga de la normalidad, localizó a un hombre de mediana edad, aspecto bohemio y con una carpeta en la mano que se paseaba de un lado para otro y que de pronto se metió en la sala. Con la charla me olvidé de él hasta que entramos y lo vi en la primera fila. Comenzamos. Mientras David hablaba se contuvo, pero en cuanto yo tomé la palabra, a las mías le seguían comentarios suyos, al principio musitados y con el paso de los minutos cada vez más altos. Cuando se desató la hecatombe fue en el turno de preguntas para el público. Como esperaba, levantó la mano el primero. En cuanto escuché sus primeras argumentaciones supe que aquello no iba por buen camino. Me increpó sobre lo que yo había comentado de los psicópatas, poniendo ejemplos del estilo de que para psicópatas, las fuerzas de seguridad. Y así, cada vez más crecido llegó el momento en que  abrió la carpeta de anillas que llevaba repleta de papeles, con intención de leerme un supuesto informe psiquiátrico... Bien, llegado a ese punto, lo interrumpí, le dije que yo no estaba allí como psiquiatra, que no estaba dispuesta a responder a ninguna de sus preguntas y lo invité, amablemente, a salir de la sala... Se resistió, pero al final conseguí que se fuera para que pudiéramos proseguir la presentación. 
Me dejó un sabor amargo que el resto de los asistentes intentó paliar, pero no se me pasó hasta que tuve la suerte de cenar al lado del actor, Miguel Ángel Muñoz, una hombre cultísimo, amable, simpático, cordial y muy atractivo... Pero esa anécdota la dejaremos para otra ocasión.


Comentarios

Raquel Silvia ha dicho que…
Me gusta mucho leerte, besoooooooooooooooooooooo
Ester ha dicho que…
Tomaste las riendas de la situación y terminaste con un incordio absurdo. Al final todo terminó bien y en buena compañia jeje. Un abrazo
Campirela_ ha dicho que…
Me alegra ver que tus esfuerzos han servido para algo y tus viajes hayas conocido personas y personajes hay de todo pero de lo malo tb hay que coger experiencia , y sobre todo saber salir de ellas .
Un abrazo.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias, Raquel.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
No creas, que costó. No estaba por la labor de irse. Gracias por venir a i blog. Besitos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Es cansado pero merece la penas, a pesar de gente como esa. Un beso y gracias por comentar
Almudena Gutierrez ha dicho que…
Tienes suficientes "tablas" y mucha educación para manejar la situación, aunque no deja de resultar desagradable. Un besazo.

Entradas populares de este blog

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…