Ir al contenido principal

¿Dónde se ha ido la niñez?





Recibo con estremecimiento la noticia del fallecimiento de una niña de 12 años de un coma etílico. La pequeña hacía botellón. Entre unos pocos se bebieron una botella de ron y otra de vodka. La niña cayó redonda al suelo tras perder el conocimiento y los amigos asustados, en lugar de llamar al Summa, la llevaron en un carrito de supermercado hasta el Centro de Salud. Media hora tardaron en recorrer la distancia desde el descampado en el que estaban hasta el centro médico. Media hora vital para la niña...
Ahora, pasados unos días, las voces claman, como siempre, por un culpable o culpables. Lo más fácil es decantarse por los padres. De hecho, en los periódicos ya se anuncia a bombo y platillo que la niña ya había sido llevada en dos ocasiones a su casa por la policía, en franca intoxicación etílica. Pero, ¿en realidad son ellos los culpables o son los chivos expiatorios que siempre tenemos que buscar para acallar nuestras conciencias ante este tipo de noticias? 
En mi novela, La fuerza de Eros, Raquel López, una niña de 12 años, por un mal uso de las redes sociales entra en contacto con alguien que dice ser una persona que puede ayudarle a resolver sus problemas, cuando en realidad es un depredador, un pedófilo, que quiere aprovecharse de la vulnerabilidad de la niña. Esto, que retrato a modo de ficción, está basado en hechos reales. Pasa más a menudo de lo que imaginamos. Y los padres no sospechan nada. Los padres creen que sus hijos nunca harían esas cosas y menos siendo unos niños. Sí, niños. A los doce años aún se es un niño, en concreto, estaría en lo que venimos en llamar: segunda niñez.

¿Y qué hace un niño o una niña bebiendo hasta caer inconsciente? ¿O chateando con gente desconocida? ¿O manteniendo relaciones sexuales "consentidas"? 
¿Qué está pasando? ¿Por qué adquieren tan pronto un rol de adulto? ¿Dónde se ha ido la niñez? 

Desde el punto de vista psicológico, la segunda niñez, que va desde los 7 a los 12 años es una etapa de afirmación de la identidad, en la que se tiene que formar un Yo maduro y responsable y donde se da paso de la moral heterónoma (la que se da en los individuos que no cuestionan las normas que provienen de una determinada autoridad) a la moral autónoma, en la que ya se es capaz de juzgar la norma, independientemente de quien la dicte, según su bondad o maldad, y se basa en el respeto mutuo y la reciprocidad. Este cambio de concepción de la moral es un paso importantísimo para el desarrollo psicológico del futuro adulto. El niño tiene que pasar a tomar sus propias decisiones sobre la base de haber acatado antes las que los adultos le han mostrado como más adecuadas. Y aquí creo que es donde reside el problema. Un problema que no es solo de los padres, sino de la sociedad en general.
¿Qué estamos enseñando a nuestros niños? ¿Qué valores le está inculcando esta sociedad de dos caras en la que nos ha tocado vivir? Responder estas cuestiones es introducirnos en un terreno pantanoso con arenas movedizas que  amenazan con tragarnos. 
La clase política roba y no se castiga, en el colegio acosan y maltratan a niños y al final quien tiene la culpa es la víctima, se cacarea en todos los ámbitos que el niño no debe tener móvil, pero se lo damos para acallar nuestras conciencias y así poder vigilarlo mejor, saber con quien se wassapea, dejamos que nos mientan porque así vivimos más felices —ojos que no ven corazón que no siente—... Todo mejor que encarar los problemas de frente, utilizando una buena comunicación, afrontando de manera eficaz las diferentes situaciones, hablando, abrazando, besando, aguantando... a nuestros niños.
Los padres de la niña fallecida sabían que su hija bebía y no lo impidieron. Los amigos de la niña fallecida sabían que estaban haciendo algo mal y por eso no acudieron a la ayuda que hubiera sido más eficaz, por temor al castigo, que sin duda ahora pesará sobre sus conciencias para siempre (ojalá). ¿Y el adulto que les compró las bebidas? Según la ley los niños no pueden hacerse con el ron y el vodka. Se piensa que un adulto se los compró. ¿Ese adulto no sabía que estaba haciendo mal o le daba igual que unos niños consumieran alcohol? Y si no fue un adulto, sino que fue en un establecimiento que pasan la vista gorda y sirven alcohol a menores? ¿Cómo ese sujeto o sujetos no está entre rejas? 
¿Quién o quienes son los culpables?
Ahora llega el momento de la verdad. El momento de que con la mano en el corazón reconozcamos que todos somos culpables. Por acción o por omisión, TODOS somos responsables de lo que le estamos haciendo a nuestros niños. Y si no le ponemos remedio, hechos como este u otros similares, se repetirán más veces. 
Les hemos robado la niñez y tenemos que devolvérsela. Ellos son el futuro de nuestra humanidad. 

Comentarios

Mayte Esteban ha dicho que…
Gracias por tu análisis. Yo me niego a pensar que solo los padres tienen la culpa, este es un problema mucho más complejo.
Mercedes Gallego ha dicho que…
Mi generación no sufría este problema, apenas nos dejaban salir solos. El alcohol estaba prohibido y solo en Navidad nos dejaban beber una copita de sidra. Vigilaban de cerca nuestras amistades, lo que leíamos y tantas cosas que ahora se llaman represión. Creo que los padres actuales sufren una prtesión muy fuerte y la infancia se ha acortado de forma alarmante. Si comparo mis doce años con los niños de hoy en día, se acercan más a mis veinte.
La Isla de las Mil Palabras ha dicho que…
Es la sociedad con unos valores descuidados la que está teniendo la culpa, y todos formamos parte de ella. Realmente todos debemos hacer autocrítica y no mirar a otro lado.
Estupendo análisis que comparto.
Juan Manuel Chica Cruz ha dicho que…
Haces un análisis muy agudo y acertado sobre los valores en los que se mueve la sociedad. Un ejemplo más de lo que Viene en llamarse la sociedad líquida. Y no por el alcohol como causante de la tragedia sino por la permisividad, la falta de principios claros y firmes y por un fenómeno que era muy útil: La tribu educa. Ahora desgraciadamente sólo nos conformamos con buscar culpables, acontecer nuestra conciencia y a otra cosa mariposa.
Ester ha dicho que…
Un buen análisis de la situación, no hay culpables con nombre y apellido, tampoco podemos acudir a la manida culpabilidad de la sociedad, es un conjunto de situaciones que se nos han ido de las manos, desde que el respeto de los niños a sus padres pasó a ser el miedo de los profesores a los padres ya es dificil recuperar el tiempo perdido. Ya ves o no se actualiza tu blog o no me voy de aquí. (durante un tiempo solo te podía leer, comentar había que hacerlo desde Google + y yo no lo utilizo. Abrazos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Precisa,mente esa complejidad es la que nos apabulla.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
La niñez desaparece en pos de una precoz juventud que luego se eterniza.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Es que ya no está de moda esto de los valores...
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Ese cerrar los ojos nos pasa a todos y con demasiada frecuencia, vamos a tener que hacer un esfuerzo.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Me alegro de que ya puedas comentar. Me interesa saber como pensáis, También aprendo de vuestras opiniones.
Almudena Gutierrez ha dicho que…
Buenísima reflexión.
Acabo de leer que los padres van a denunciar al Ayuntamiento, me imagino que para intentar amortiguar su culpa y su pena.
Tenemos que intentar, entre todos, que vuelvan a ser niños.
Pepa ha dicho que…
Los padres que intentamos educar en los valores que nosotros atendimos, nos damos de bruces con "es que soy el único de mis amigos que....." Pero prefiero mil veces que me pese la culpa de "marginar" a mi hij@ frente a sus "amigos", a hacerlo de otro modo que, por ende, ni comparto.
Montserrat Sala ha dicho que…
Por fortuna, mis hijos ya pertenencen a la geración anterior y nunca tuvimos estas compliciones, pero ellos son mucho
más permsivos con sus hijos. Lo cual nos convierte también en culpables, porqué no supimos inculcarles lo bastante bién esos valores contrapuestos a la moral y ética actual, que seria lo deseable. Enfín, creo que no es lo prioritario buscar al culpaable, sino mirar de atajar este mal tan genealizado. y que nos supera a todos. Un abrazo.
Rosa Prieto ha dicho que…
Lo más fácil siempre es echar las culpas a los padres de todo lo que hacen sus hijos.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
No solo los padres, como digo al final todos somos responsables de lo que está ocurriendo. Un saludo

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 1 año

Hace un año, más o menos a la hora que escribo esta entrada, recibí llamada de mi hija diciéndome que se encontraba en el hospital. Aún faltaban tres semanas para que su embarazo cumpliera la edad gestacional, pero Alberto tenía muchas ganas de venir a este mundo. Rememoro ese segundo y, hasta hoy, puedo volver a sentir el sobresalto de mi corazón palpitando como un loco, un miedo atroz y una alegría inmensa, todo al mismo tiempo. Al llegar a la clínica, encontré a mi hija tan relajada, con sus ojos destilando tanta felicidad que me tranquilicé y decidí disfrutar de la espera de ese ser, que desde el primer momento de su concepción nos había cambiado a todos. Fue una jornada larga, con altibajos, entre contracciones y dolores, risas, fotografías para captar instantáneas inolvidables, conversaciones intrascendentes, miradas a los monitores, visitas médicas... y un largo etcétera de situaciones, que se sucedían sin que tuviera demasiada conciencia de ellas. Todo ello ha quedado grabado …