Ir al contenido principal

Todo pasa y todo queda...


Ortega y Gasett acuña el termino vivencia para traducir la palabra  Erlebnis que procede del gran filósofo Dilthey. Con ella, Ortega, a grandes rasgos, quiere designar todas las experiencia de un sujeto que contribuyen a forjar su personalidad. 
Sin caer en la fúnebre esencia del poema de Machado:

 Todo pasa, todo queda
Pero lo nuestro es pasar 
Pasar haciendo caminos
Caminos sobre la mar 

que nos lleva indefectiblemente a la muerte, creo que todo lo que nos pasa se queda de alguna manera dentro de nosotros, en forma de vivencias, que a la postre nos hace diferentes.

Este blog supuso el comienzo de una aventura que acometí allá por el año 2009 como todos sabéis. Era mi voz de cara al público, donde plasmaba anhelos y esperanzas, fracasos y triunfos, donde mis palabras se convertían en relatos con el solo deseo de aprender, de hacerlo cada día mejor y en el que escribía casi a diario lo que se me ocurría, simplemente, por el placer hacerlo.  De eso hace ya mucho, mucho tiempo...

En este último año me he visto inmersa en la promoción de la Trilogía del Mal, escribiendo la tercera entrega de la misma, el trabajo diario y, además, mi estreno como abuela. Todo ello ha motivado un alejamiento progresivo del blog,  si no quería perecer en el intento. 

Ha sido un año difícil en el que he tenido que compaginar, en algunos momentos, demasiadas cosas y quizá eso ha provocado que no todas hayan estado a la altura de lo que yo suelo imponerme en todo lo que hago. De pronto, me ha venido a la cabeza una película italiana titulada L'immorale, de 1967, que en español se llamó Muchas cuerdas para un violín, en la que el protagonista Sergio Masini, interpretado por el famoso actor italiano Ugo Tognazzi, llevaba una triple vida que le acarreaba múltiples quebraderos de cabeza y con un infausto final, que espero no sea mi caso ¡ja,ja,ja! 

Es cierto que el año ha sido complicado, pero muy fértil en vivencias. Si cierro los ojos soy capaz de trasladarme a momentos que se han quedado grabados en mi retina, que han alcanzado la categoría de experiencia vivida, muy diferente de la simple y mera experiencia. Todas ellas forman parte de mí, todas ellas me han hecho diferente, todas ellas son aquello que pasa y queda... 

Y con todo ese bagaje encaro el futuro más próximo, de aquí a un par de semanas. Estoy poniendo a punto para su publicación el 19 de septiembre, La fuerza de Eros; revisando Bajos los tilos para que en octubre salga en su edición de bolsillo y, también, estoy terminando mi relato para la Antología de relato negro, Lecciones de asesinos expertos, que se presentará en octubre dentro de los actos de Granada Noir. 

Después vienen las vacaciones y este año sí me las voy a tomar, en el sentido más preciso del término: «descanso temporal de las actividades...» Por actividades entiendo como es normal las profesionales, pero también las literarias, las redes sociales... 

Quiero disfrutar de la lectura, de los amigos, de la vida al aire libre, de la fotografía... y, por supuesto, de la familia, que este año con el peque van a ser unas vacaciones muy especial. Pero también quiero volver a pasarlo bien con mi blog, de manera que por aquí me encontraréis si queréis saber de mí y mis andanzas.

El regreso en septiembre traerá la vuelta al trabajo profesional y el ajetreo promocional de la Trilogía del Mal con presentaciones, promociones, semanas negras... Y, por supuesto, decidir por dónde y cuándo continuar en el aspecto literario. Pero eso lo dejo para más adelante. Por ahora me dispongo a continuar adquiriendo vivencias, enriqueciéndome en todos los aspectos; en definitiva, haciéndome mejor persona.

¡Felices vacaciones! ¡Nos vemos por aquí!


Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…