Ir al contenido principal

El café




Marta va hasta el balcón arrastrando los pies. Descorre la pesada cortina de terciopelo rojo y mira hacia el cielo buscando una respuesta que no encuentra. Es un día gris, frío, desapacible, siniestro..., un día igual a los anteriores, un día en el que la congoja ahoga sus pulmones y desata la furia de su marchito corazón, un día más que añadir a una vida sin vida, un día más intentando tragar su ausencia, un día sin esperanza, un día que ojalá fuera el último día... Cierra los párpados y una lágrima solitaria comienza a recorrer con delicadeza su mejilla, como si no quisiera alertar a su dueña de su presencia. Pero Marta siente la humedad en su reseca piel y se pregunta cómo no se ha secado después de tantos días de llanto. ¿Cuántos? Se afana en sumar días para completar meses, años... ¿Tantos? Despavorida abre los ojos y suspira...
Unos pájaros revolotean en una interminable danza delante de su balcón, se posan en el alambre de la luz y se lanzan al vacío sin miedo, sabiendo que sus alas le permiten ir y venir, alcanzar el cielo, la libertad. Por un instante, abandona su pena para seguirlos con la mirada al mismo tiempo que un esbozo de sonrisa parece iluminar su cara. Se censura, cierra el cortinaje y se aleja del balcón. Acomoda sus ojos y busca, rebusca, escudriña en la oscuridad del salón y de su mente hasta que lo ve. 
Un halo luminoso del color del arcoíris rodea su vaporoso cuerpo. Está sentado en su sillón favorito con una taza de café en una mano y en la otra, un cigarrillo que acerca a sus sensuales labios. Aspira una profunda calada y tras unos segundos, expulsa el humo que conforma una serpenteante voluta. Levanta sus ojos, la mira, le sonríe. El corazón de Marta brinca de alegría. Entonces, se acerca despacio, se sienta a su lado, como todos los días desde aquel día, en que después de disfrutar de su café se quedó dormido para siempre.



Más relatos inspiradores en este Lugar de encuentro

Comentarios

Tracy ha dicho que…
Triste pero muy poético. Me encantó y disfruté leyéndolo.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias por leerme.
Diva de noche ha dicho que…
Hoy las historias dan para imaginar muchas cosas...sabes lo que pensé al final de tu relato?...que ella lo envenenó...quizás el se marcharía con otra...quizás la maltrataba..o era su amante, o...tantos "o" sobre esa mujer triste que deambula por esa casa y lo ve en su último momento...besosss...este tema ha traído lecturas que me encantan..
Mayte Esteban ha dicho que…
¿Ya? El próximo, un poco más largo, porfa!!!!
El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
¿Lo imagina o será que realmente sigue ahí, para acompañarla?
Un poco más largo habría sido mejor. Coincido con eso.
Un abrazo.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
De eso se trataba. Cualquier relato puede tener tantos finales como lectores. Trazar unas cuantas pinceladas, un final abierto y con la mente elaborar que pudo pasar. Me llaman mucho la atención algunas de tus propuestas. Gracias por tu comentario.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Las palabras justas para dar un pincelada y que el lector haga el resto ;-)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Lo imagina, es real o lo alucina. Para ella está ahí como prueba tangible de algo que ocurrió. Gracias por tu comentario.
Almudena Gutierrez ha dicho que…
Que triste!!!
Yo creo que era su gran amor y le añora cada día.
Precioso!!!
Margari ha dicho que…
Ya? Quiero más, me has dejado con ganas de más.
Besotes!!
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Habita la tristeza en ese mismo rincón en el que también se encuentra su antídoto... el recuerdo de lo que fue alguna vez felicidad. Hermoso relato.
Un abrazo
Ester ha dicho que…
Gracias a este relato y todos los balcones he sido capaz de poder llegar hasta aquí, hace tiempo dejabas algún comentario de mi blog, en mis respuestas te decía que yo solo podía leerte pero que al tener que pertenecer a Google+ me era imposible dejar los míos en tu espacio, incluso llegue a dejarte algún aviso en algún blog donde habías comentado, ahora he vuelto a intentarlo y mi sorpresa es que puedo hacerlo libremente. Volveré más veces, de momento te dejo un abrazo y un aplauso por tu relato de hoy
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Le añora y alucina que lo tiene a su lado, o es el espectro de su amor que viene a martirizarla porque lo envenenó en el café. De una manera u otra ella enloquecida aguarda el instante en que el aparece para ir a su lado. Besitos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias por leerme. El final lo pones tú. Besitos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
En efecto, una tristeza meramente interrumpida por el recuerdo. Besitos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias por venir hasta aquí y dejarme tu comentario. Ya te visité y sé dónde encontrarte. Besitos
Charo ha dicho que…
Una historia triste que deja mucho a la imaginación...lo primero que se me vino a la cabeza fue que es un fantasma, no he pensado que ella lo envenenara pero podría ser, claro. Me ha gustado mucho ese final sorprendente y abierto a la imaginación.
Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias Charo por participar y por comentar. Un beso
Mamaceci ha dicho que…
que triste! uno pensaría que es mejor salir corriendo fuera, hacia otro lugar que oxigene y ayude a curar las penas. Sinembargo ella se queda alli en aires ya respirados, envuelta en sus recuerdos y tristeza que por tan suya y por tanto tiempo no se la abandona.
Es conmovedor tu relato Ma. Jose, me gusta como me llevo hasta el final
Abrazo fuerte
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Eso tiene la melancolía que te ancla a los lugares, incluso los dolorosos. Gracias ceca. Besitos
Anónimo ha dicho que…
Me ha gustado mucho la atmósfera de profunda tristeza, casi de depresión que has creado con tu lenguaje, en la que está inmersa la protagonista de tu historia. Ese negarse cualquier pequeña muestra de alegría como ver el aleteo de unos pajarillos me parece tremendo. Lo sigue viendo allí, donde siempre estuvo. Y así, con esa visión, transcurre su vida consumiéndose lentamente.
Un fuerte abrazo.
pedro pablo garcia ha dicho que…
María José me acerco tarde a tu relato, pero me alegro de haberlo hecho. Impresionante tu descripción de la soledad y la tristeza, uffff. Me ha llegado dentro. Un beso fuerte escritora.
pedro pablo garcia ha dicho que…
María José me acerco tarde a tu relato, pero me alegro de haberlo hecho. Impresionante tu descripción de la soledad y la tristeza, uffff. Me ha llegado dentro. Un beso fuerte escritora.
Carmen Martin ha dicho que…
Corto pero intenso y además ciertos todos esos sentimientos y sensaciones que expresas. Un abrazo

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …