Ir al contenido principal

Una reflexión: El eterno retorno







El concepto de eterno retorno se plantea desde una concepción lineal del tiempo. Hay un principio del tiempo al que sigue un fin, desde el que se vuelve a generar un principio; con la desventaja respecto al concepto de tiempo cíclico en que los acontecimientos se vuelven a repetir sin ninguna variación, en el mismo orden, tal como sucedieron. Nietzche añade que además de los acontecimientos se repiten los pensamientos, ideas y sentimientos de una manera infinita e incansable.
Si atendemos a este concepto desde la historia, se refiere a un concepto circular, en el que los acontecimientos históricos se repiten una y otra vez aunque ante otras circunstancias pero básicamente son semejantes.
Donde adquiere una gran importancia es en la literatura y desde Madame Bovary hasta la Historia Interminable pasando por Cien años de soledad, emplean este concepto para establecer un mensaje del que el hombre, anclado en el tiempo, no puede sustraerse.
En la vida diaria ese eterno retorno nos lleva a participar de situaciones ya vividas, ya sentidas, ya pensadas. Fracasos ya vivenciados, ya sufridos, ya llorados. Respuestas ya expresas, que reiteradamente usamos, aunque no hayan sido adecuadas, tropezar una y otra vez con el mismo muro, con las mismas personas y situaciones. 
Sí o sí, está presente en nuestras vidas aunque no nos paremos a reflexionar sobre ello.
Para mí,  este momento de año es un reencuentro con el eterno retorno. La causa de ello es doble: mi cumpleaños y el florecimiento de mis camelias. Es entonces cuando siento la fuerza del paso del tiempo lo que me crea un gran desazón. 
Sin embargo, al contemplar la belleza de la camelia, su colorido,  sus formas, invariable año tras año, en el momento exacto, comprendo que al fin le sigue un principio que ya conozco y eso me tranquiliza, me ancla al presente y me aleja de ese futuro invariable para todo ser humano, la nada. Me conozco. 
Son muchos años de estar conmigo misma y eso me tranquiliza. 
Se que tras la tormenta perturbadora vendrá la calma acogedora donde volveré a ser yo misma. Que hay muchas personas a mi alrededor que intentan segarme los pies, hacerme caer de bruces, pero  tengo el paso firme y los pies bien anclados en la tierra, lo que me asegura la supervivencia. Que tras situaciones amenazadoras que provocan que mi vida sea un caos vendrá la placidez de la reorganización, de la aceptación, del conformismo. Que tras la violencia de los otros vendrá el reencuentro en un plano más elevado, el de la cortesía y el respeto. 
Que estoy viva y solo eso es un primer premio. 
Que cuento con gente que me quiere a pesar de..., que me indica que es lo mejor y me sugiere que camino tomar..., que no estoy sola y eso ya es como si me hubiera tocado el gordo de la lotería y de la primitiva juntos.
Soy muy afortunada y por ello no me canso de dar las gracia, por aquello de que la vida continua en un eterno retorno.

Comentarios

Almudena Gutierrez ha dicho que…
Qué bonito!!!
Me ha gustado esta filosófica entrada.
La vida que nosotras tenemos ya es un premio, aunque a veces no lo sepamos valorar.
Mayte Esteban ha dicho que…
Me gusta mucho leerte, María José. Dentro de tanta sinsustancia que nos rodea, me recuerdas por qué me gusta tanto leer.
Besos
Mercedes Gallego ha dicho que…
Nadie siega la hierba bajo los pies de un mediocre, por ese lado, da gracias al destino que merezcas tener enemigos. Me gustaría pensar, que cuando das las gracias a los que te queremos, un rinconcito de esas gracias sea para mí, porque a pesar de conocernos en un entorno virtual y habernos visto pocas veces, creo que las personas conectar o se repelen, como energía que somos, y siempre vi en ti una persona grande, honesta y que merecía la pena tener cerca más allá de la distancia. Cuidate y cuida tus camelias.
Antonia Romero ha dicho que…
La teoría del Eterno retorno, que Nietzche tuvo que abandonar por no poder sostenerla, me atrae y me repele por igual. Tengo escrita la primera parte, de dos, de una novela que llevará ese título, y no la termino precisamente por ese sentimiento contradictorio que me produce la idea del Eterno retorno. ¡No sabes cómo te entiendo, María José! Y, si alguien siega bajo tus pies, aprovecha que te deja el camino limpio para correr y llegar más lejos. Y déjale con su segadora y perdiendo su tiempo. Un beso.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …