Ir al contenido principal

A vueltas con el sexismo






Andalucía e imagino que toda España, pues ya será eco nacional, amanece estupefacta ante los resultados del informe Andalucía Detecta del Instituto Andaluz de la Mujer planteado a estudiantes de 3º y 4º ESO de Andalucía.
El 24% de los jóvenes andaluces se muestra de acuerdo con que el lugar de una mujer está en su casa con su familia.  Los grados de acuerdo de las chicas se disparan, hasta alcanzar incluso más del 20% (y en los chicos hasta rondar el 28%) cuando se les plantea que "el lugar más adecuado para la mujer es en su casa con su familia" y que "no es propio de los hombres hacerse cargo de las tareas del hogar". 
"Los resultados nos muestran un elevado porcentaje de adolescentes andaluces que ven la realidad a través de una gruesa lente sexista que les lleva a establecer distinciones y atribuciones estereotipadas", señala el estudio, que también depara otros resultados tales como que el 10% de los jóvenes andaluces creen que es el hombre el que debe tomar las decisiones importantes en la pareja, que más del 20% creen que la mujer es más debil que los hombres y que el 50% de los jóvenes creen que la mujer aguanta la violencia de género.
Lo cierto y verdad es que a mí no me sorprenden estos resultados que ya había expuestos, curiosamente, hace unas semanas en una entrevista que me realizó El Gato Trotero para su blog. En ella adelantaba esta respuesta ante su inteligente pregunta sobre el papel de la mujer en mi novela Bajo los Tilos ( y entonces no sabía nada de esta encuestas, aunque ya había leído algunas anteriores y lo peor se lo había escuchado de viva voz a las chicas):
En mi adolescencia y juventud, las mujeres queríamos ser iguales al hombre, tener los mismos ámbitos profesionales y acceder a los mismos puestos de trabajo. Nuestro “príncipe azul” era todo aquel que compartiese nuestros intereses y aspiraciones, con el que formábamos una pareja de igual a igual. Ahora se ha cambiado por completo. Las chicas no quieren estudiar (en una gran mayoría) y cuando les pregunto qué piensan hacer con su vida me responden que buscar a un hombre que las mantenga. ¿Cómo hemos podido llegar a esto?, ¿cómo hemos retrocedido tanto y adónde nos llevará esta nueva visión de ser mujer por la propia mujer?

Estas cuestiones las llevo trabajando desde hace tiempo y aún no encuentro respuesta como no sea la  famosa ley del péndulo: del sometimiento a la liberación, de la liberación al sometimiento y así "ad eternum"
¿Algunas vez encontraremos, de verdad, nuestro lugar en el mundo?

 Fuente: http://www.eldiario.es/andalucia/jovenes-piensa-lugar-adecuado-familia_0_320568396.html

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…