Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Virus









Sir Arthur Rolling llevaba caminando por la selva cuatro días. Según el mapa que consultaba cada pocos metros, enseguida daría con la ansiada tumba. Toda una vida dedicada a encontrar los restos de una tribu perdida que adoraba al dios sol y de la que se decía que era tanta su riqueza que la exhibían por los caminos.
Había atravesado tres fronteras buscado a quién supiera el significado de aquel mapa que había hallado entre las pertenencias de un misionero muerto de una desconocida enfermedad.
En la selva todo eran ruidos, llevaba tanto tiempo andado por ella que casi ni lo percibía, por eso llamó su atención que de pronto se hiciera un silencio sepulcral, justo cuando llegaba a la zona marcada con una “x” en el plano. Se paró de golpe y oteó a su alrededor. No le fue difícil descubrir una cueva escondida entre la maleza tapada por una piedra. Con un fuerte rama hizo palanca hasta que consiguió una pequeña apertura. Se adentró por los pasadizos oscuros y fríos apenas iluminados por la antorcha que portaba. Unos minutos caminando y llego a una especie de sala. Acercó la llama y contemplo cientos de cadáveres momificados apilados, formando una pirámide en cuyo vértice reposaban el rey y la reina. A su alrededor, como si fuera una barrera que los protegiera estaba el gran tesoro: utensilios de todas clases de oro y plata labrados y adornados de piedras preciosas, abalorios, joyas… Su emoción era tan grande que se sentó en el suelo a contemplar el espectáculo. Cuando se repuso franqueó la barrera para ver mejor las momias y en especial a la reina. Sus rasgos eran de gran belleza a pesar del tiempo y la momificación. El caballero se sintió tan atraído  por ella que le acarició el rostro.
La maldición que pesaba sobre aquellos restos se puso en marcha. En su piel quedó prendido el tan temible virus que a pesar de los siglos vivía en la reseca piel para proteger a su reina de los intrusos.
A sir Arthur lo encontraron muerto en mitad de la selva, sangraba por la boca. Los que lo portearon hasta el poblado cercano se contaminaron y así se desencadenó la mayor plaga que el mundo ha soportado desde que es mundo. Solo sobrevivimos unos pocos, los que huimos en naves espaciales y que ahora buscamos una tierra donde asentarnos.

Harold cerró el libro de cuentos y arropó a su princesita que dormía desde hace tiempo. Salió del dormitorio y fue hasta el salón, se tumbó delante del gran ventanal junto a Jodi. Les gustaba contemplar  las estrellas antes de ir a dormir.

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…