Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Virus









Sir Arthur Rolling llevaba caminando por la selva cuatro días. Según el mapa que consultaba cada pocos metros, enseguida daría con la ansiada tumba. Toda una vida dedicada a encontrar los restos de una tribu perdida que adoraba al dios sol y de la que se decía que era tanta su riqueza que la exhibían por los caminos.
Había atravesado tres fronteras buscado a quién supiera el significado de aquel mapa que había hallado entre las pertenencias de un misionero muerto de una desconocida enfermedad.
En la selva todo eran ruidos, llevaba tanto tiempo andado por ella que casi ni lo percibía, por eso llamó su atención que de pronto se hiciera un silencio sepulcral, justo cuando llegaba a la zona marcada con una “x” en el plano. Se paró de golpe y oteó a su alrededor. No le fue difícil descubrir una cueva escondida entre la maleza tapada por una piedra. Con un fuerte rama hizo palanca hasta que consiguió una pequeña apertura. Se adentró por los pasadizos oscuros y fríos apenas iluminados por la antorcha que portaba. Unos minutos caminando y llego a una especie de sala. Acercó la llama y contemplo cientos de cadáveres momificados apilados, formando una pirámide en cuyo vértice reposaban el rey y la reina. A su alrededor, como si fuera una barrera que los protegiera estaba el gran tesoro: utensilios de todas clases de oro y plata labrados y adornados de piedras preciosas, abalorios, joyas… Su emoción era tan grande que se sentó en el suelo a contemplar el espectáculo. Cuando se repuso franqueó la barrera para ver mejor las momias y en especial a la reina. Sus rasgos eran de gran belleza a pesar del tiempo y la momificación. El caballero se sintió tan atraído  por ella que le acarició el rostro.
La maldición que pesaba sobre aquellos restos se puso en marcha. En su piel quedó prendido el tan temible virus que a pesar de los siglos vivía en la reseca piel para proteger a su reina de los intrusos.
A sir Arthur lo encontraron muerto en mitad de la selva, sangraba por la boca. Los que lo portearon hasta el poblado cercano se contaminaron y así se desencadenó la mayor plaga que el mundo ha soportado desde que es mundo. Solo sobrevivimos unos pocos, los que huimos en naves espaciales y que ahora buscamos una tierra donde asentarnos.

Harold cerró el libro de cuentos y arropó a su princesita que dormía desde hace tiempo. Salió del dormitorio y fue hasta el salón, se tumbó delante del gran ventanal junto a Jodi. Les gustaba contemplar  las estrellas antes de ir a dormir.

Comentarios

Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
El mal se va extendiendo lentamente y no hay forma de dominarlo...muy buen relato, Ma José!
=)
El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
Lo curioso es que tal vez no hubiera pasado si el explorador se hubiera llevado el tesoro.
Pero era más inclinado a apreciar la belleza de una mujer. Ironicamente, eso desató la plaga.
Y tal vez la reina, siga en parte viva, condenada a a soledad, de que nadie la toque sin morir. Y abandonada en un mundo muerto.
Que historia extraña para contar a una hija antes de que duerma.
Yessy kan ha dicho que…
Me encanto tu relato, María José!
La curiosidad mato al gato reza un dicho. Tu protagonista no solo lo mato la necesidad de ir en busca de tesoros, sino la belleza aun reflejada en la momificación de una mujer. Y para rematar fue el originador de la destrucción de un planeta. Estupendo final!
Besos
La Isla de las Mil Palabras ha dicho que…
Los pelos de punta..tan real y taaan real. Muy bueno.
Almudena Gutierrez ha dicho que…
Uffff
Con lo que estamos viviendo en los últimos días, me has puesto los pelos de punta.
Carmen Andújar ha dicho que…
Bueno, mejor no leerle ese cuento a la pobre niña, porque te da un miedo que déjate estar.
Muy bien relatado
Un abrazo
rosa_desastre ha dicho que…
¡Ay que angustia, menos mal que era un cuento!
La pobre chiquilla, se dormiría sin rechistar.
Un besote
José Vte. ha dicho que…
Una historia de lo más interesante. El virus inmortal que se propaga hasta casi acabar con la humanidad. No sé, pero parece que de una manera u otra parecemos condenados a que algunos de estos virus, ancestral o moderno, acabe con todo lo que conocemos.

Un abrazo.
Sindel ha dicho que…
Excelente relato! Tiene ritmo y suspenso, además de que la historia parece más real que ficticia, el hombre en la eterna búsqueda de tesoros sin medir las consecuencias que pueden tener estas aventuras hacia generaciones que usaban todo tipo de protección para no ser profanadas.
El final es genial, y sorprende.
Un beso enorme.
Alfredo Cot ha dicho que…
Delicioso texto, a pesar de la envenenada piel reseca de la Reina. Hoy siglos después, todos aquellos afortunados terrestres viven entre nosotros metamorfoseados en abejas.
Besos
Leonor ha dicho que…
Primero te felicito por el final que me he llevado una sorpresa, no esperaba que fuera el cuento que están leyendo a la niña. Luego saco una conclusión, los hombres no se resisten a la belleza femenina ni aunque esté momificada. Somos los verdaderos tesoros.

Besos
Charo ha dicho que…
Un virus que acabó con la humanidad por la curiosidad y la avaricia de alguien...qué raro no? Es difícil de creer! Bueno, fuera de bromas el relato es estupendo, me recordó las películas de Indiana Jones.
Un beso
juliano el apostata ha dicho que…
con o sin plaga, maría josé, yo quiero viajar en una de esas naves, quiero que un mi abuelo o una mi abuela, me cuente cuentos de la tierra vista desde el espacio o no vista por estar allende del sistema solar....
medio beso.
San ha dicho que…
La ambición y el deseo,siempre presentes, luego viene el desenlace.
Entretenido cuento, porque menos mal que era un cuento.
Besos.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …