Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Ella y sus circunstancias





Juana masajeaba sus rodillas doloridas. Sus ciento veinte kilos de peso no hacían bien a su artrosis; por eso esperaba delante de la puerta del endocrino. 
La enfermera voceó su nombre y lo más aprisa que pudo, dad sus circunstancias, se levantó del asiento.   
       —Ha perdido solo un kilo. Tiene que ser más estricta con la dieta. Le voy a prescribir una de ochocientas calorías, espero que sea estricta si no será complicado que pierda peso —dijo el médico malhumorado.
Juana quería morirse. ¡Un mes comiendo espinacas y lechuga! Sin protestar abandonó la consulta con la nueva dieta en la mano. 
Despacio se encaminó hasta su casa cuando avistó una pastelería y sus pies le llevaron en esa dirección. Entró decidida y pidió una bandeja de merengues, la más grande que tuvieran. De pie en el mostrador, uno a uno, se los comió todos. 
Aún apreciaba el gusto de limón y azúcar en su boca cuando escuchó un vozarrón que gritaba su nombre.
 —¿Doña Juana García? ¿Doña Juana García?...
—Sí, soy yo —respondió desorientada.
—Se ha dormido, Juana —le indicó la enfermera—. ¡Vamos! ¡Deprisa! El médico la espera.
Renqueando entró en la consulta, la pesaron, la midieron y se sentó frente al doctor a esperar el veredicto:
—He de comunicarle que esto no va bien. Sólo ha perdido un kilo de peso… Pero, ¡señora! ¿De qué se ríe? ¿No le da vergüenza? —gritó muy enfadado.

Frente a él, Juana soltó una sonora carcajada. Se levantó del estrecho asiento en el que estaba embutida con la boca echa agua imaginando la bandeja de merengues.

(Texto revisado y reeditado)

Más circunstancias el The Planet's Bloggers

Comentarios

Mercedes Gallego ha dicho que…
Ay dios! Que cada día me parezco más a esa Juana. Voy ganando peso y siempre pienso que no puede ser, que tengo que hacer algo. De momento voy a ver si hoy me como un par de merengues, que me ha entrado gana después de leer el relato.
Almudena Gutierrez ha dicho que…
Me ha hecho reír!!!!!
Me gusta mucho!!!
casss ha dicho que…
ja, jaja, genio y figura....

Se conoce bien esta señora, que sus sueños son premoniciones.
Un disfrute leerte como comer esos merengues.

Besos
cata ha dicho que…
Pues sí: la vida bien vale una bandeja de merengues...
Yessy kan ha dicho que…
Muy divertido y original tu relato. La gula de Juana ni ensueños se le escapa!
Ya me dieron ganas de comer un par de merengues. =)
Saludos
Carmen Andújar ha dicho que…
Me ha gustado mucho, sobre todo porque me recuerda a mi misma. ¡Ay! Que poca fuerza de voluntad que tengo.
Un beso
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Qué difícil es vencer la cruel tentación de los dulces, por favor!
Divertido tu relato!
=)
Nino Ortea ha dicho que…
Gran relato, María José:

Frente a la amargura de la Realidad siempre nos queda la dulzura de la Imaginación.
San ha dicho que…
Si es que no es justo, unos se hartan de comer pastelitos y cosas ricas y nada, ni medio gramo y la pobre mujer soñando con los merengues. jejejee.
Besos.
Mar Solana ha dicho que…
Jaja... dulce espera en la sala de idem ;)
Sindel ha dicho que…
Uf la entiendo, toda la vida luché contra el sobrepeso, por suerte soy más consciente que Juana y trato de cuidarme con algunos gustitos de vez en cuando. La obesidad es una maldición, pero a esos extremos creo que ya es también un poco de dejadez.
Un relato muy divertido y realista.
Un beso.
Valaf ha dicho que…
jajajajajaja, ya sólo fató que le preguntara al Dr.: pero oiga, si bajo 40 kg...¿seré inmortal o acabaré siendo la más sana del cementerio?, jajajajajajaja...

Un besazo y gracias por tu visita (veo que ya no tiras del google +, lo cual, desde mi punto de vista, facilita mucho las cosas)
LAO Paunero ha dicho que…
¿quien puede ser capaz de ceder ante los merengues tan ricos María José? ¡ni en sueños! Muy entretenido tu relato.....
Max Estrella ha dicho que…
Pues eso...que el soñar no nos lo quita nadie...ni ese regusto a azúcar de la boca...ummmm
rosa_desastre ha dicho que…
Tu, amiga, lo que nos has puesto hoy aqui es un espejo ¿no? a mas de un@ se nos caen dos lagrimones cuando pensamos "en dulce"
Un besazo
rodoreda ha dicho que…
Las penas con merengue son más buenas. Buen final con esa sonora carcajada. Saludos.
Leonor ha dicho que…
Perdona que haya llegado tan tarde a comentar tu relato, ando un poco liada. Qué decirte de tu escrito, que tienes un magnífico sentido del humor y que lo narras como la magistral escritora que eres.
Un abrazo amiga mía.

Leonor

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …