Ir al contenido principal

Este jueves un relato: El túnel





Borrachera anestésica

Cuando recibió la orden de contar hacia atrás desde cien, lo hizo sin pensar: 100, 99, 98..., se le vino a la cabeza lo que tantas veces había escuchado sobre un túnel oscuro y sombrío en cuyo final reluce una luz... 77, 76, 75..., según cuenta los que habían atravesado, la luz es mágica, cuando la divisas lo único que quieres es seguir caminando hacia ella... 55, 54, 53..., sin embargo, cuando estás cerca e ilusionas con entrar dentro de la luz eterna es cómo si unas manos grandes y fuertes te arrebataran del disfrute de la misma, echas marcha atrás en el túnel... 42, 41, 40..., y vuelves a la vida después de haber padecido una experiencia cercana a la muerte... 10, 9, 8... ¡MUERTE!  voy directo al túnel, y eso que veo allí...¡horror! es la luz...¡No! ¡No quiero ir a la luz!.. 3, 2, 1, 0...
—Cuando quiera doctor, puede comenzar. 
Tengo que contar hacia delante es la única forma de salir del túnel  0, 1, 2, 3, 4, 5, 6...30, 31, 32, 33...56, 57, 58...70, 71, 72..,97, 98, 99 y 100. ¡Bien! Escapé. Tengo que abrir los párpados, un último esfuerzo... Pero, ¿qué es eso? ¡Noooooooooo! La luz
—Doctor —dijo la enfermera—, este hombre se ha despertado.
—Imposible —dijo el anestesista—. Aún queda cirugía para rato.
—Pues este hombre tiene los ojos abiertos y mira directamente a la lámpara.
—Le pondré  un poco más de anestesia.
Se le cerraron los ojos y dejó de ver la luz. Se abandonó a su suerte, estaba claro que con túnel o sin él, la luz está siempre dispuesta a engullirte. ¡Ojalá llegaran a tiempo las manos! 

Más relatos sobre el túnel en el blog de Charo

Comentarios

  1. Qué inquietante me ha resultado tu túnel...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, el tuyo si que era bueno, disfruté.

      Eliminar
  2. Muy bueno, éste si que no quería ir hacia la luz.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pobre hombre estaba hecho un lio con las luces. Muy original y perturbador relato. Un placer leerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Qué horror de quirófanos, cuenta atrás y luces que te deslumbran. Mejor entrar ya sedado. Me ha resultado tan real.

    besos

    ResponderEliminar
  5. Uffff...agobiante por momentos...creo que por el ritmo trepidante que lleva...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es agobiante desde su inicio hasta el fin es lo que tiene estar en el límite entre la vida y la muerte. Gracias max por venir a mi casa

      Eliminar
  6. Que desesperante pasaje por la anestesia, su propio temor a la muerte lo hizo despertar! Menos mal que luego lograron compensarlo. Pero que buen juego has hecho con las luces, la del túnel, la del quirófano, me encantó!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Probablemente sea una pesadilla, indicio de su temor a la operación. Razonable temor.
    Salvo que haya algo extraño acechando, que es lo que se sugirió en algún momento de tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El acecha es su propio miedo a dejarse vencer por es a luz y que se lo lleve al más allá. Un beso

      Eliminar
  8. Que agobio, abrir los ojos y encontrarte con las caras tapadas por esas mascarillas verdes, uffff!
    Un tunel que muchos hemos recorrido en alguna ocasión.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto y si estar aquí es lo mejor de haberlo atravesado ;-)

      Eliminar
  9. Interesante relato que habría que desmenuzar un poquito para desentrañar su metáfora. Miedo y deseo parecen ir de la mano. Sí pero no, quiero y no puedo, amor odio. La vida está repleta de ambivalencias. Oscilamos entre el bien y el mal, la vida y la muerte. Tal vez esas manos gigantes fueran unas manos maternas. Unas manos que si bien antes estaban en el último momento, parece que dejaron de estar.

    Me ha gustado muchísimo tu relato María José. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has desgranado a la perfección, ese es el sentir del relato. Un beso

      Eliminar
  10. No estaría mal poder contar atras y adelante las horas, días, semanas, años... y viajar así de libre. El lío que se hace con el tunel, la luz de la muerte, la de la lámpara... parece una abducción marciana!!!

    Beso.

    ResponderEliminar
  11. ¿Te imaginas que pudiéramos hacerlo ? El lío es producto de la borrachera ;-) Besote amiga

    ResponderEliminar
  12. Muy bue relato Ma. José! perturba, confunde y además la luz lastima los ojos, pero que se le va a hacer, se la necesita para la cirugía! queda confiar...
    besote

    ResponderEliminar
  13. Puede resultar altamente inquietante y aterrador ir hacia una luz que supone el paso hacia el otro lado de la vida. Esa cuenta atrás es angustiosa y has creado el clima de tensión necesario para que así sea. Luego es una simple anestesia, pero es igualmente inquietante la posibilidad de no despertar de ella.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. la anestesia total nos hace sentir sensaciones parecidas a las de tu relato ......

    ResponderEliminar
  15. poner en palabras lo que se pasa cuando un doctor anestesista te duerme...o cuando te despiertas, es difícil. tú, sin embargo,lo has conseguido. además, con esos conteos has añadido intriga, no, intriga no, sino suspense, eso es¡¡¡
    medio beso, de las morenas.

    ResponderEliminar
  16. Hola, María José:
    Me ha sorprendido el desarrollo de la trama y ese final que es en realidad un continuará. No lo esperaba.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…