Ir al contenido principal

Muchas, muchas sonrisas.



Desde que supe que iba a ir a la Feria del Libro de Madrid los días han pasado como esas nubes que vemos en el cielo empujadas por el fuerte viento que navegan tan veloces que  que casi no te da tiempo a seguirlas. Cuando me paraba a pensarlo un hormigueo recorría mi estómago. De todos los eventos a los que he asistido con motivo de la promoción de mi novela Bajo los Tilos era el único que me ponía “nerviosa”. Madrid es Madrid y la Feria del Libro de Madrid, el evento más importante literario del país o al lo menos, eso pensaba.
El día que se cumplía el 70 aniversario del desembarco de Normandía, el seis de junio, llegaba a la estación de Madrid con un equipaje compuesto, casi a partes iguales, de expectación, felicidad, sueños cumplidos con alguna dosis de temor y muchas, muchas sonrisas. 

Allí me esperaba un amigo escritor y artista. No me fue difícil localizarlo, su chaqueta y su sombrero, tan peculiar en él hizo que lo divisara antes de que él pudiera reconocerme. Habíamos quedado para charlar un poco pues el día de la presentación de mi novela en Madrid, no tuvimos oportunidad de hacerlo. Poco os puedo decir de él, además de un excelente escritor es una persona que gana en las distancias cortas, hablamos de todo y de nada, de lo divino y de lo humano, cuando acordamos el tiempo había volado y me tenía que ir a mi siguiente cita. Me dejó un regalo muy especial, una runa de la suerte que me dijo llevara siempre cerca y así lo hice y haré.

Mi siguiente cita era con Lucía Luengo, mi editora de ediciones B. A pesar de llevar más de un año en la editorial por unas cosas u por otras no habíamos podido conocernos (lo que tiene ser de provincias), así que esta vez tocaba. Lucía me esperaba leyendo un manuscrito cuando llegué. Es una mujer cercana y cálida, con la que había mantenido numerosas conversaciones telefónicas desde aquel primer mail de marzo de 2013 en el que me escribió diciendo que estaba interesada en mi novela. Hablamos por supuesto de ventas, de promociones, de dificultades del mundo editorial, del escritor, de sus anhelos no siempre cumplidos, de libros y más libros, del futuro y, de continuar en la lucha con un producto que está en la calle y que hay que vender..., en fin, una charla donde cada una expuso sus puntos de vista, no siempre coincidentes, pero en cualquier caso productiva y acercadora de posturas; en definitiva, lo lógico si trabajas, que de eso se trata, codo con codo con otra persona.
Cogí un taxi y me fui para el restaurante Taberna La Lucharna donde me esperaban ms compañeros de la AEI: Mercedes Gallego, Manuel Navarro y Juana, su mujer, Eduardo Perellón, Julio G. Castillo, para almorzar y, allí me encontré con la SORPRESA de que mi querida amiga y compi de editorial, Mayte Esteban, había acudido para acompañarme en ese importante día (llevaba días dándome excusas por las que no podía venir). Sobre esta comida hay muchos post en Facebook, subidos por los integrantes de la misma; unos. más dedicados a las personas; otros, que incluso detallan el menú (por cierto que comimos muy bien), de manera que a ellos os remito; para mí lo más importante fue tenerlos, la acogida que me hicieron y que compartieran conmigo esos momentos previos.

La Feria de Madrid que yo recordada de haberla pateado, finales de los 80 y de los 90, no tiene nada que ver con la del 2014.
Recordaba la bulla por la calle central, el andar despacio, tener filas de personas delante de las casetas y no poder acercarte a ver los libros y eso que entonces no había famosos, o muy pocos, que se dedicaran al viejo arte de escribir.
La Feria estaba vacía (a cómo la recordaba), y era viernes tarde. Lo mismo había sentido en la de Málaga y mucho más en la de Córdoba.  En ese instante percibí "la crisis del mundo editorial" y que aquello podía ser en gran parte efecto del nacimiento del mercado digital unido a la crisis que aún asola  nuestro país.

La Feria estaba “dejada”, como ya se ha comentado daba pena ver los cartones colgados en las casetas con el nombre del autor escrito con rotulador, a última hora, con prisas. Por supuesto también las había muy cuidadas, por ejemplo la de Ediciones Éride (no sé si será por la mano de Pepa Muñoz), por la que pasé camino de encontrar la caseta 222 de Ediciones B. Conforme avanzaba en esa larga calle, casi nos salimos del Retiro, mi corazón galopaba un poquito más rápido pero la charla con Mayte y Eduardo, iban disipando mis temores. Cuando llegué a la 222 estaban colocando el cartel con mi foto y respiré, era un cartel en condiciones (que me llevé de recuerdo), empezábamos bien. Allí me esperaba Nati, mujer encantadora, amable, servicial, atenta a todo y que hizo que me encontrara como en mi casa.

Como compañera de firma tenía a un peso pesado editorial, tanto de ediciones B como de Planeta, la escritora Nieves Hidalgo. Yo firmaba un libro, y ella si no me equivoco tenía para firmar 8 o 9, una pasada. Nieves es simpática, alegre, serena... y, aunque no pudimos hablar mucho me alegré de conocerla y espero cultivar su amistad virtual.
A partir del momento en el que me sitúo dentro de la caseta solo os puedo decir que fueron dos horas y media de locos (unas veces estaba dentro y otra fuera, salía para hacerme fotos con los amigos). Por consejo de una amiga, llevé unas piruletas que hicieron las delicias de pequeños y mayores, un buen reclamo que hizo que muchos se acercaran y, de paso, vieran el libro.


El primer libro que firmé en la Feria, el de Julio G. Castillo (en la comida había firmado el de Eduardo que no podía quedarse hasta hasta siete), un maestro de las letras para mí y así se lo hice saber; el último, a punto de echar el cierre, el de una pareja que buscaba un regalo de cumpleaños. Mayte Esteban que seguía a mi lado le recomendó el mío y el resto de los que estaban en la caseta a coro, también, además con el plus de que era con firma de la autora, jajaja charlando con ellos (ella de Asturias, él de Bilbao, si no me equivoco) les dije que mi amiga (Mayte) también era escritora y les indiqué cual era su libro. Resultado, que también compraron el de Mayte, para otro regalo ;-). 



Entre medias, muchos libros firmados de conocidos de las redes sociales que se acercaron a verme (no quiero nombrarlos por si alguno se me olvida, pero seguro todos ellos saben que les estoy muy, muy agradecida ;-) incluso recibí un ramos de flores de los administradores del grupo Portal del Arte);  de muchos desconocidos paseantes que impresionados por la portada de Bajo los Tilos y la sinopsis y, entre todos ellos, quiero destacar un recuerdo muy especial para el que le firmé a Silvia, una escritora en potencia, una chica de unos 14 años que acompañada de su padre visitaba las casetas y se paraba en los libros que le llamaba la atención. Llevaba una libreta donde apuntaba el número de caseta y el libro que le gustaba. Cuando advertí lo ilusionada que estaba le hablé del libro y una hora después, allí estaba, era la novela que había escogido para que le compraran (como es lógico el padre no podía comprar todos los que llevaba apuntados). Me dijo que estaba comenzando a escribir una novela y la animé a que continuara con su blog, que lo tenía un poco descuidado, y me enseñó las ideas que tomaba para escribir en esa misma libreta en la que anotaba los nombres de los libros...un momento especial, nunca olvidaré sus ojos y su cara de ilusión.












Poco antes de cerrar un soplo de aire fresco entró en la caseta, apareció mi hija que venía de sus clases del Master de Psiquiatría Legal y pude entrever en el brillo de sus ojos lo orgullosa que estaba de ver allí a su madre. Otro momento inolvidable.


Luego, el cierre, el fin de eso que tanto había deseado y temido; satisfecha y en una nube. El camino de vuelta, melancólico. Los últimos momentos con la familia de Mayte y mi hija en terraza tomando una cerveza y un sándwich. De madrugada, en el hotel, aún andaba reviviendo en mi mente cada uno de los momentos, de las caras, del colorido, de la risas, de las voces, de los abrazos y yo, en la oscuridad sonreía, con esa sonrisa bobalicona, que ya conocéis y que aún no he borrado.


Comentarios

San ha dicho que…
FELICIDADES, en mayúscula. Me alegra esta felicidad tuya, el trabajo bien hecho tiene su recompensa y ahora la estás disfrutando.
Un ABRAZO, tambien en maúscula.
Hasta el próximo encuentro, que espero sea pronto
Julio García Castillo ha dicho que…
Una privilegio haber compartido contigo esta jornada tan gratificante, María José.
Mercedes Gallego ha dicho que…
Una preciosa crónica de un día que no pude ver el final porque había quedado para asistir a otro evento, pero hasta donde estuve, suscribo lo dicho. Eres una persona que irradia armonía, felicidad y buenas vibraciones. Y si el desembarco de Normadía fue un éxito, el tuyo en Madrid no se queda atrás. Enhorabuena, amiga.
Pili Usan ha dicho que…
¡Enhorabuena lo el éxito conseguido! Se nota la cara de orgullo de tu hija, es una foto preciosa, al igual que las demás. Y la crónica, genial...
Besos.
Tino Gondar ha dicho que…
Preciosa y profunda crónica, en nombre de Portal de Arte, en el de María y en el mío te deseamos muchísimos éxitos en cada evento que prepares, un gran abrazo y que sepas que estamos deseando volver a verte. Te queremos!
Olga Nunez Miret ha dicho que…
Felicidades! He reconocido muchas caras aunque en persona conozco a pocos. A ver si uno de estos días. Da pena lo que comentas de la feria aunque yo en la de Madrid no he estado nunca...Que todo siga tan bien.
Tino Gondar ha dicho que…
5 estrellas por este precioso comentario lleno de tanto sentimiento, como siempre logras sorprenderme Mercedes, besossss muacksssss
Andrés Ortiz Tafur ha dicho que…
Qué bien saberte feliz e ilusionada. Y lo mejor es que, de alguna manera, por como lo cuentas, te conviertes en ventilador e irradias toda esa ilusión. Un beso grande.
La Isla de las Mil Palabras ha dicho que…
Felicidades por tu felicidad, y por tu éxito. Besos
Mayte Esteban ha dicho que…
Creo que fue Gema quien le hizo fotos a tu pequeña lectora. Nos fijamos en que anotaba todo en su libreta y la verdad es que nos llamó la atención. Pregúntale.

Fue un día mágico y me encantó vivir una parte de él contigo. Tuve la idea de sorprenderte cuando llegaras pero al enterarme de que habías quedado hubo que improvisar, lo que me dio la oportunidad de charlar largo y tendido con Mercedes.

Guarda esto como un tesoro. En el cofre reservado a las primeras veces.

Besos
Valdemar ha dicho que…
Fue un placer estar juntos un rato. La hora Nestea. Eres una de las personas con más fuerza que he conocido. Una auténtica terrícola del planeta Literatura. Y, como buena escritora, una persona extraña: esto me gusta especialmente.

Volveremos...

Rafael
casss ha dicho que…
Tu alegría es la mía. Te felicito. Te mereces este maravilloso logro y esas fotos hablan de una felicidad compartida con el cariño que te has sabido ganar en buena ley. Qué orgullo para madre e hija...
besos
Eduardo Perellón Cano ha dicho que…
Fue un honor compartir ese rato contigo, María José. Muchos éxitos y besazos.
Boris Rudeiko ha dicho que…
Fue un placer poder saludarte y compartir mesa y charla. Lástima que no pudiera acercarme a la feria, conoces el motivo, pero me hubiera gustado aun teniendo ya tu libro dedicado. Muchas felicidades por el éxito de tu paso por Madrid. Como siempre, aprovechaste bien el tiempo. Besos.
Tino Gondar ha dicho que…
Buenas tardes Mayte, si si tiene la foto Gema Martín os lo confirmo
Mayte F. Uceda ha dicho que…
Aunque no pude estar allí me acordé de ti todo el día. Muchísimas felicidades por el evento, se te ve muy feliz, y eso es lo que importa. Una crónica llena de ilusión, entusiasmo y cariño que resume tu paso por Madrid. Un abrazo.
Gabriel Aura Borrajo ha dicho que…
¡Enhorabuena Mª José! Gracias por compartir esta hoja de diario con los que no pudimos acompañarte en este gran día para ti. Es una crónica preciosa que nos acerca a la perfección a uno de los días más importantes que has vivido como escritora. Imagino que habrá otras ocasiones en que pueda llegar a compartir, más que sea un breve espacio de tiempo para decirte en persona que mereces estar ahí, disfrutando de este éxito porque"BAJO LOS TILOS" es una lectura deliciosa y que además encandila al lector desde el principio.
MERCEDES AÑOTO ha dicho que…
Felicidades Marijose!, si me acorté de ti y de los otros amigos. Por cierto, tu libro, lo tengo sin firmar. D e todos, solo me falta ese y el de Blanca. Espero que otro año puedas venir, por aqui cerca. Un beso.
Carmen Andújar ha dicho que…
Felicidades, supongo que una experiencia inolvidable.
Un beso
Mar Fernández Rozada ha dicho que…
Felicidadeeeees preciosaaaaa !! Me alegro un montón de tu éxito de sobra merecido !! Me encanta tu crónica, que desborda ilusión y felicidad. Yo no he podido asistir, pero me he acordado muchísimo de ti. Eres un ejemplo a seguir y te admiro profundamente.
Ánimo para seguir con tu lucha infatigable y que sigan los éxitos !!
Las fotos son preciosas y tu hija guapísima, como su madre.
Besazos y un abrazo muy fuerte.
Teresa ha dicho que…
Me alegro de que todo saliese tan bien, y de haberte vuelto a ver, aunque solo fue un ratito.
Un beso!
Josep Capsir ha dicho que…
Muchísimas felicidades! Me alegro un montón de que aprovechases el tiempo para estar con los amigos, con la editora y con los lectores; más no se puede pedir. Tú y la novela os merecíais estar en la Feria y esperemos que sea el primero de muchos años consecutivos en El Retiro. A ver si de una puñetera vez podemos coincidir.
Un besote.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …