Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Me perdí en la noche


La primera vez que le sucedió, con apenas dieciocho años, Cesar entró en pánico. No sabía que le estaba sucediendo aquella noche en que la luna llena brillaba, inmensa, llena, en todo su esplendor sobre la alquitranada bóveda celestial. 
Cerró la puerta con llave y apalancó las ventanas. Una fuerza interior le obligaba a escapar de aquella cárcel en la que pasaba sus días y sus noches. Cárcel en la que se había recluido a voluntad tras comprender que nunca sería como los demás, que su miedo al contacto, se había convertido en un lastre imposible de soltar. Aquí entre las cuatro paredes se sentía seguro, podía vivir sin la ansiedad del qué dirán y el daño del rechazo, de la indiferencia o del mal hacer de las personas que le perseguían.
Sin embargo, en aquel instante su deseo de escapar era tan intenso que sintió un miedo atroz. Deseaba perderse entre las callejuelas amparado por la oscuridad y buscar a  alguien. ¿Para qué? se preguntaba de manera insistente, mientras se transformaba en ese otro ser que le llenaba de fuerza y le hacía sentirse poderoso y capaz.
No hubo barreras que lo detuvieran y, al acecho, escudriñando por los rincones dio con la presa oportuna. Era una joven que regresaba de una fiesta. Por un instante pensó que lo había descubierto, pero no fue así, confiada volvió a su apacible caminar. Cuando Cesar calculó que era el momento se abalanzó, le clavó los colmillos en la yugular y durante minutos estuvo saciando su sangriento deseo.

Desde aquella noche, no ha sido el mismo. Necesita nutrirse de la fuerza que la sangre de otras personas le proporciona para sobrevivir en su mundo de tinieblas. En el lugar en el que su familia lo ha encerrado porque dicen que está loco nadie conoce su secreto, excepto su compañero de habitación que contempla como las noche de luna llena Cesar se transforma en hombre lobo.
Más noches en el blog de Cecy

Comentarios

Cecy ha dicho que…
Tenemos un hombre lobo, atemorizado de día y audaz acechador por las noches, tratare de andar con cuidado, uno nunca sabe, de que manera la vida se nos transforma, si en victima o cómplice.
Gracias por acompañarme, amiga:)

Un abrazo.
Tracy ha dicho que…
No pensé que tu relato fuera por esos derroteros.
Otro registro.
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
No sé si compadecerme más de César, de sus víctimas, o de su desquiciado compañero de celda jejeje
Un abrazo!
=)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Ni yo, Tracy, salió simplemente ;-)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Tampoco Cesar está muy bien que digamos.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Bueno, un hombre atormentado...
Yessy kan ha dicho que…
Me encanto, me fascino. Tu protagonista licántropo nos dejó un excelente y triste relato. Pobre Cesar, no tenía otra opción que la de sobrevivir.
Saludos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias Yessy, a veces la locura se presenta en jóvenes castigándolos con su delirios de por vida ;-)
Rhodea Blason ha dicho que…
Un hombre lobo contado con tu siempre inigualable delicadeza María José.
Es un relato maravilloso que nos da mucho qué pensar entre la locura y la cordura.
...Y sobre la luna llena, de la que tan poco sabemos.
Siempre genial
Besos
Sindel ha dicho que…
Y primero lo invadió el temor a lo que era, después no pudo controlarlo y ahora convive con ello, en este caso un hombre lobo, en otros simplemente un ser humano con diferencias.
Genial relato, excelente final.
Un beso.
El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
No sé si la familia ayuda en lo ya problematico que es ser hombre lobo.
Juan L. Trujillo ha dicho que…
El cuello de una mujer, solo puede suscitar besos y caricias. Lo demás son leyendas.
Un abrazo.
Tyrma ha dicho que…
¿Qué puedo decir, María José?
Que dominas a la perfección cualquier tema a relatar, que tejes magistralmente las palabras dotándolas de vida propia...nada que no sepas ya.

Quédate con la calidez de mi abrazo.
Carmen Andújar ha dicho que…
Da miedo esta leyenda del hombre lobo, siempre me la ha dado y tú has hecho una excelente versión.
Un abrazo
La Isla de las Mil Palabras ha dicho que…
Verdugo...víctima...circunstancias...Siempre sorprendes
G a b y* ha dicho que…
Hay noches que despiertan fieras internas... La leyenda del hombre lobo reflotando en una versión personal, y sobre todo vívida para el pobre César (y para sus víctimas).
Besos!
Gaby*
Maria Jose Moreno ha dicho que…
La locura y la cordura dos extremos de un mismo eje :) Gracias
Maria Jose Moreno ha dicho que…
La diferencias siempre marcan de algun modo, aquí Cesar convive con su locura :)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
La familia encierra al loco que se cree ser hombre lobo. Gracias por venir
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Leyendas son pero a veces algunos se lo cree de verdad :)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias Tyrma, recojo tu abrazo, la mejor terapia. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
¿Da miedo la locura? Pues sí, nos asusta el loco :)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias por venir a comentar, la vida es así, difícil de saber cual es uno u otro. :)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
En este caso solo vivía en su mente pero él la creía :)
Jenofonte ha dicho que…
Alguien con quien uno no querría encontrarse de noche, a menos que se sea una mujer lobo, supongo...
Anónimo ha dicho que…
Ir contracorriente agota mucho, luchar contra la propia locura supongo que también, así que creo que tu protagonista sucumbió y se dejó llevar, aprendiendo a convivir con su licantropía.
Me ha gustado ese registro que percibo como distinto en tu entrada.
Un fuerte abrazo.
juliano el apostata ha dicho que…
a veces pienso que ser otro, y a quién se lo digo yo...na más y na menos que a una psiquiatra...a veces pienso que ser otro es una locura tan agotadora que merece la pena quedarse en ese otro o no llegar a serlo, vamos, que la transformación es un trabajo que te puede quedar para el arrastre, incluso matar, aunque tan sólo sea anímicamente...
medio beso, de las morenas.
Charo ha dicho que…
Me ha sorprendido, como a todos creo, esta historia porque es otro estilo al que nos tienes acostumbrados pero que se ve que también dominas, aunque es triste pensar que la locura puede llegar a esos extremos.
Un beso
LAO Paunero ha dicho que…
Sobre todo en Luna Llena hay que ser precavido para que no te atrape el hombre lobo!! Interesante tu relato, al parecer el personaje es de antagónicas dos personalidades .... Saludos afectuosos....
ibso ha dicho que…
Mejor caballero andante defaciendo entuertos que hombre lobo mordiendo cuellos. Lo que cambian los tiempos, ¡por Dios!
Muy bueno.
Saludos.
Alfredo ha dicho que…
Me encontré uno como ese en París, no era tan malo como lo pintaban. Sí, daba algo de miedo y sus ojos adquirían un volumen y color extraordinario. Su tamaño aumentaba desproporcionado y su pelo escondía un sudor lechoso nauseabundo, pero era un buen hombre lobo, especialmente cuando compartía la sangre conmigo.
Besos (que no mordiscos)
casss ha dicho que…

el hombre lobo del hombre... se trata de otra cosa, pero acá lo aplico porque el personaje se comió a la persona. lo que puede la mente humana... Es verdad que todos los registros te calzan a la perfección, mi alma.

besos

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …