Ir al contenido principal

¡En la Feria del libro de Madrid!

El otro día una querida amiga virtual, ante mi lamento (a veces me quejo demasiado, lo admito, jajaja) me decía que echara la vista atrás y pensara si cuando estaba escribiendo en el verano del 2008 el relato Cosas de Catedráticos, con ese final tan peculiar y, ponía el fin en aquel escrito, podía siquiera imaginar dónde llegaría en el ámbito literario. Que repasara el recorrido de mis publicaciones y lo que había conseguido: que mis novelas se conocieran, un gran número de ventas e incluso magníficos lectores que se desplazaban por España para asistir a mi presentación...
Cuando leí aquello que me había escrito pensé que no solo llevaba razón sino que mi queja era más por cansancio que por un hecho real. 
Desde el momento en que eché la vista atrás, como ella me aconsejó, no he podido parar de sonreír. Sí, esa risa bobalicona que otorga la felicidad de conseguir algo que has anhelado, que era más producto de la fantasía que de la realidad y que sin embargo, conjuntadas las cosas como fuere se ha plasmado en un hecho cierto: La publicación en papel con una gran editorial, las presentaciones, el contacto directo con los lectores...y por último la Feria del libro de Madrid.
Algunos años, cuando las circunstancias me lo han permitido he paseado por la Feria del libro de Madrid. Un paseo en el que mis ojos contemplaban emocionados una ingente cantidad de lectura, con la que abastecerme para el cercano estío, para ese tiempo de vacaciones en el que iba a la playa cargada con una maleta llena de libros. 
He visitado la feria como lectora, sin imaginar que algún día, pasado los años lo hiciera como escritora.
Ediciones B me ha brindado la posibilidad de estar en su caseta el día 6 de junio para firmar mi novela Bajo los Tilos y entonces, estaré al otro lado. En ese lado en el que esperas ansiosa a que un lector se detenga delante de tu novela y le atrape la portada, la sinopsis y entonces diga la tan esperada frase: Me lo llevo y, tú, emocionada, porque alguien compra tu libro quieres dejar estampada la frase más perfecta para que se la lleve de recuerdo y entonces compruebas que tu mente se queda en blanco, no sabes qué poner hasta que parece que tu pluma escribe sola, le preguntas el nombre y después ya todo es magia. La magia de la ilusión, de ver que las horas que has estado quitando de otras cosas para escribir tienen su recompensa, la magia de que lean tus palabras, tus frases, que sueñen con los personajes con los que tanto tiempo has pasado...y de nuevo esa risa aparece en el rostro y cuando se lo das formado tus ojos brillan. Da igual que hayan pasado dos como doscientos, el momento se disfruta al máximo.
Ya sé lo que se siente porque he pasado por la Feria de Córdoba (que no me sentí nada de cómoda por la manera en que la organizan) y la de Málaga (en la caseta de la librería Luces, acogedora donde Janet me hizo sentir como en mi casa), pero la Feria de Madrid es diferente. 
Creo que este año con el hecho de publicar en papel y de estar en la Feria de Madrid ya estoy servida. Un paso importante en mi carrera literaria y un estímulo más para continuar escribiendo intentando hacerlo mejor cada día, aprendiendo de mis mayores y comprometida con mis lectores.
repito el grito de guerra que dije  hace unos meses con motivo de mi presentación en Madrid:
¡Nos vamos pa Madrid!
En la caseta 222 el viernes 6 de Junio, de 7 a 9 de la tarde tienes una cita conmigo. ¡Te espero!

Dejo algunas fotos de "risa-bobalicona-momento-ilusionado"





Comentarios

San ha dicho que…
Esa sonrisa bobalicona es preciosa, te hace preciosa. Me alegro muchisimo de que estés próximamente en Madrid. Qué no decaiga esa fuerza tuya. Mucha suerte.
Un abrazo.
Mayte Esteban ha dicho que…
Es el reflejo de cómo te sentías, la felicidad se te escapa en la mirada y en el gesto de tu cara.Tu amiga lleva toda la razón. Has ido completando un sueño, poco a poco, como se hacen las cosas que perduran. Sigue, con los pies en el suelo, sabiendo donde estás en cada momento pero sin dejar de soñar. Ya verás que los pasos que se dan así, firmes, se transformarán en un largo camino al que podrás echar un vistazo de vez en cuando.

¡Suerte en Madrid! ¡Y a por ellos!

Besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias amiga, ponte buena pronto que te echamos de menos :)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias amiga, se me pone el vello de punta de leerte porque bien sé que tu sientes lo mismo , porque lo he vivido contigo. Te deseo lo mejor, lo sabes, porque lo mereces y seguro que tu paso por Madrid será sonado. Un besote escritora
Marta Querol ha dicho que…
Me alegro muchísimo, María José. Disfrútalo a tope que esas ocasiones hay que guardarlas como un precioso recuerdo.
Lola Mariné ha dicho que…
Enhorabuena, Maria José! Este es tu año. Disfrutalo a tope!
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Lo haré, momentos en la vida que nunca se olvidan. te echaré de menos ;-)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias Lola, espero pasarlo tan bien como el que vivimos el año pasado juntas :)
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Nada de bobalicona!,,,son sonrisas de merecida felicidad después de tanto trabajo, esfuerzo y ganas de que tus sueños se cumplan!...merecido éxito es el que estás teniendo y la felicidad que irradias nos llega también a nosotros a través de esas amplias sonrisas!
Un fuerte abrazo y otra vez...felicitaciones!
=)
pilar perez martin ha dicho que…
Yo voy.... biennnn.
Celia ha dicho que…
Enhorabuena María José.
Ya hace días que terminé de leer "Bajo los tilos". El hilo de la historia es magnífico. La trama no deja de jugar con el lector y le va envolviendo página a página, hasta que llega el momento del adiós. Y te enfrascas en la historia y lees deprisa. Y cuando terminas la carrera, piensas lo tonta que has sido por no haber ido más lenta y así, seguir degustando la historia.
En fin. Mi enhorabuena por todos tus triunfos, los presentes y los que vendrán.
Besinos.
Teresa ha dicho que…
Ay, no sé si voy a poder ir, pero te mando mis mejores deseos!!

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …