Ir al contenido principal

Regresamos de Madrid

El viernes 21 de marzo de 2014 amaneció reluciente a pesar de los meteréologos se empeñaban en aguarnos el inicio de la primavera con predicciones de tormentas y de frío. 
Tras unas horas de trabajo cogí mi tren y en poca más de hora y media  aterrizaba en Madrid (tened en cuenta que iba en AVE jajaja). ¡Por fin había llegado a los madriles
Nada más salir de la terminal de llegadas, a lo lejos divisé a Mayte Esteban acompañada de otro escritor Felix J. Jaime. No tuve ninguna dificultad en localizarlos. Nos fundimos en un abrazo, mucho tiempo esperado y, comenzó el proceso de la desvirtualización.
Ahora, se llama desvirtualizar, a conocer en persona a todos aquellos amigos o conocidos que tienes en las redes sociales, es decir mediante un medio virtual. Lo cierto es que no sé si esta palabra habrá salido recogida en el nuevo diccionario de la Real Academia de la Lengua; pero si no es así, de seguro que se recogerá en breve. 
Hecha la consiguiente desvirtualización comprobé que era como si los conociera de toda la vida, sobre todo a Mayte, con la que me ha unido desde el año pasado en que juntas emprendimos esta aventura en ediciones B una profunda amistad epistolar y telefónica. Nos esperaban fuera su hijo Alex y la compañera de Felix, Violante, una chica encantadora con la que departimos sobre todo lo que se nos ocurría. 
Mayte me hizo un regalo muy especial. Había pasado por el Corte Inglés con su hijo (seguro que fueron a ver dónde estaban colocados nuestros libros ;-) ) y encontraron un llavero que decía. "Hoy va a ser un día genial" y me lo compraron. Me encantó, aunque me apenó no haber tenido tiempo de comprarle a ella otro detalle, pero bueno lo solucionaremos en algún momento.


Nos fuimos todos a almorzar y después, tras pasar por el hotel nos dirigimos hasta  La Livrería; entre charlas y risas nos perdimos y tuvimos que desandar el camino y sin embargo, no nos importó, llegábamos con mucho tiempo. Allí nos esperaba Pepa. 
Pepa, con la que había coincidido virtualmente en el 2012 cuando lancé Bajo los Tilos, que me ayudó en mis inicios con la promoción cuando no sabía apenas nada de este mundo virtual y con la que desde entonces mantenía contacto. Pepa es un soplo de aire fresco, me tranquilizó su vitalidad, su amor por los libros y su cariño hacia nosotros. Me sentí como en casa y eso era crucial para disfrutar del evento. 
Cuando comenzó a llegar el público me perdí en abrazos y besos; comenzó el acto de la desvirtualización: me decían su nombre que yo ya conocía y ponía rostros a avatares, sonrisas a palabras escritas y buenos deseos que a los largo de los años me han dejado en comentarios. También me acompañaron amigos de la juventud y amigos de mi grupo "juevero" y, tanta y tanta gente que a partir de este momento todo se desdibuja. 
Bajamos hasta la sede del Club de lectura y ahí ya resuenan en mí las cariñosas palabras de Mayte presentándome, Pepa inciando las preguntas y a partir de ahí lo mejor es que veais este vídeo que he realizado con la fotos que Tomás Gallego nos ha regalado.  




Como bien predijo Mayte: FUE UN DÍA GENIAL.

Gracias a los que estuvisteis, a los que quisisteis estar y no pudisteis, a los que siempre están; sin vosotros mi familia, amigos, compañeros y lectores nada de esto hubiera sido posible. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …