Ir al contenido principal

Crónica de una presentación anunciada


A las siete de la tarde escoltada por mi maestro de ceremonias, Ramón Alcaraz, mi marido, y mis amigos jueveros Pepe, Chelo y Jose encaramos la avenida del Gran Capitán bajo  una llovizna que amenazaba con transformarse en tormenta. Caminábamos despacio, charlando y riendo mientras pensaba que había llegado el gran momento y una especie de pellizco me encogía el estómago. La inquietud provenía, como creo que le puede ocurrir a todos los que hacen una presentación, de la incertidumbre ante los asistentes. Cuando convocas un evento de este tipo, todo el mundo te dice que asistirá, cómo van a faltar a tan magno acontecimiento, por supuesto que estaré contigo...sin embargo, tu sabes que luego surgen multitud de excusas, perdón, de causas,  que hacen que puedas llegar a encontrarte con más gente en la mesa de presentación que entre el público. Precisamente de eso hablábamos Ramón y yo cuando  atravesábamos la Plaza de las Tendillas camino de la calle Jesús María donde está la librería Luque.

Al llegar me encontré con el anuncio de mi presentación lo que me llenó de ilusión, sobre todo al ver las novelas colocadas junto al hermoso cartel y respiré hondo, ahora tocaba disfrutar. Mis amigos jueveros compraron la novela y se las firmé, las primeras firmas de la presentación con el precioso bolígrafo que me había regalado mi hija para esta ocasión. Un ligero temblor de la mano al apoyar la punta sobre el papel pero enseguida un trazo firme con un "Para..."


Por la puerta comenzaron a entrar la familia, los amigos a los que saludaba y departía sobre lo bonita que había quedado la portada y yo era todo sonrisas, feliz de ver que habían respondida a mi llamada. Los fotógrafos del periódico me requirieron para alguna foto con la que adornar el comentario del acto y de pronto me vi con la sala llena, era el momento de comenzar.
Sentada, al lado de Ramón, observaba a todos y escuchaba lo que él decía de mi novela. Un repaso desde que la novela se publicó en digital en el año 2012, el éxito que había tenido en digital por lo que no se presentaba una novela nueva sino una novela, ahora en papel, pero avalada por miles y miles de lectores. Para Ramón, el éxito de Bajo los Tilos se debe a que esta novela guarda un secreto y la curiosidad humana hace que todos queramos saber cual es ese secreto que Elena esconde. Comentó algunas reseñas sobre la novela y cómo los lectores decían de ella que era una novela agradable, entrañable y de lectora fácil con la que muchos se habían identificado. 
Intento hacer memoria de qué pensaba yo mientras él hablaba y no recuerdo nada, creo que me dejaba llevar por el momento, pendiente de las caras de los asistentes que no se perdían ninguna palabra de lo que él decía y bebía agua para pasar el nudo que en ese momento atenazaba mi garganta porque sabía que en unos segundos tendría que dirigirme a ellos.



Ramón me dio la palabra y a su invitación comencé diciendo al auditorio que lo primero que tenía era agradecer, y que eran muchísimos los agradecimientos, una pagina entera que mostré al público, rieron y yo con ellos, así liberé mis nervios y contemplé que ellos estaban conmigo. Aunque lo hice como una broma no era mentira, agradecí y agradecí, a presentes y a ausentes, a familia, amigos reales y virtuales, entre estos a tres mujeres que fueron mi sustento en aquellos mis primeros pasos: Blanca Miosi, Mercedes Pinto y Carmen Grau, cada una por un motivo, que ellas saben, estuvieron conmigo en aquel instante de agradecimientos. También mis compañeras en Ediciones B Mayte Esteban y de nuevo Mercedes Pinto por el apoyo mutuo que nos damos en esta aventura que juntas hemos emprendido.

A continuación relaté mi historiobiografía literaria: No os asustéis, les dije, es corta, comencé a escribir en el 2008, por lo que acabaremos enseguida, nuevas risas y caras de felicidad, creo que todos estaban contagiados de la mía. 
Por último pasé a comentar la novela: el por qué de ese nombre y cómo podían averiguarlo (por supuesto leyendo la novela, les dije), cómo surgió la idea de una canción de la Oreja de Van Gogh que se titula La visita que dio lugar al relato, El viaje de Elena, y ahí a la novela, como era su estructura, los personajes principales y secundarios, la trama, el género...¡Vamos! lo que se suele contar en una presentación y que yo que no había hecho ninguna he estado preguntando desde hace tiempo entre ellas a mi amiga Encarni Barrera (de la que aprendí mucho por las suyas)... y luego despedida y cierre por mi parte. Concluí con la lectura de las primera páginas del libro; me emocioné y emocioné. Muchos aplausos y hablaron ellos.


Entonces surgieron unas pocas de voces, inesperadas para mi, que me llenaron de congoja, la primera de mi amiga Maribel, que me dijo que siempre supo que llegaría lejos y que mi tesón era un ejemplo...como imaginareis no pude responder porque ya tenía las lágrimas nublando mis ojos;  luego mi tía Carmeli, voraz lectora de papel, escritora aficionada, pintora, que esperaba como agua de mayo a que saliera la novela en papel...y que me dejó sin palabras, un compañero de la facultad de medicina, Antonio, que me felicitaba por lo que había conseguido...y un compañero escritor Manuel Navarro, que se había desplazado desde Madrid para estar conmigo y que volvió a realizarme la eterna pregunta de cómo administro mi tiempo para poder llevar a cabo tantas cosas como hago...


 Reímos, comentamos y casi sin darme cuenta tenía delante a una fila de personas para que les firmara y a partir de aquí no tengo conciencia de lo que sucedió; ya estaba en la nube, flotando a medio metro del suelo, no recuerdo qué puse en las múltiples dedicatorias y tengo constancia de  todo por las fotos, pero no porque mi ser estuviera allí, más bien solo estaba mi estar. Sonreía, hablaba, me fotografiaba... pero todo bajo el manto difuminado de mi poca conciencia. 














Cuando terminamos nos fuimos unos pocos de amigos a celebrarlo y entre raciones de salmorejo,  berenjenas,  croquetas, calamares y puntas de solomillo contábamos lo bien que había quedado, decían que yo había estado muy amena, muy simpática, que lo había hecho muy bien...en fin que unan a decir ellos ;-)
Sin sueño me metí en la cama y entonces recordé a todos los que me habían dejado un comentario de ánimo y me levanté a escribir unas palabras para decirles que todo había salido a la perfección y les prometía esta crónica.





Dedicado a todos vosotros que no estando en persona estuvísteis en mi corazón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …