Ir al contenido principal

¿Tiene futuro del autor independiente?








Cuando hace más de dos años tomé la decisión de autopublicar mis libros en Amazon, la plataforma digital se acababa de instalar en nuestro país. En aquel momento y tras el rechazo editorial encontré  en esta vía  la única manera posible que tenía de que mis libros se hicieran visibles.
Recuerdo  que cuando accedí, por primera vez al Top de ventas, los nombre que allí encontré eran todos de autores desconocidos en papel pero que día tras día se mantenían en los primeros puestos con sus ebooks. Eran autores independientes (no pondré nombre por si mi memoria falla y olvida a alguno).  Autores que tuve el placer de conocer virtualmente porque con facilidad se encontraba en las redes sociales haciendo promoción de sus novelas y aconsejando a los que debutábamos en ese complicado mundo.
El marzo de 2012, subí a Amazon mi novela Bajo los Tilos, y soñaba con que me pasara como a ellos, que mi libro llegara a esos primeros puestos. Tuve que pelear mucho con estos autores consagrados independientes del Top para hacerse un hueco, pero lo consiguió y, durante más de un año estuvo codeándose con los más grandes.
Subir un libro a Amazon era entrar en guerra con tus hermanos, si no hacías visible el libro se perdía entre los miles y miles de ebooks que componen el catálogo, por lo que dedicabas horas y horas a ese cometido a fin de alcanzar las tan deseadas 100 primeras plazas. Si la suerte te tocaba y el libro gustaba los lectores te alzaban. Entonces eras visibles, vendías, te mantenías y vendías más; pero no podías abandonar la promoción porque si no desaparecías en el espacio virtual.
En aquellos momentos en el Top apenas había libros de editoriales, y si los había eran los Kindle Flash, que de vez en cuando,  salían en oferta por parte de la plataforma. Una ojeada en esas fechas al Top, revelaba que el ser autor independiente era una opción, se podían vender muchos libros y obtener beneficios, a pesar incluso del escaso royalty, puesto que la mayoría de los libros no superaban el euro.
Cuando en Mayo del 2013, la presidenta de Amazon me invitó para que formara parte como ponente del acto que iban a organizar en Madrid, por motivo de la Feria del Libro, y que compartiera mi experiencia en Amazon con los allí presentes (mi novela había sido una de las más vendidas en ese año), hablé desde el corazón sobre las excelencias de la plataforma que fomentaba a los independientes. En el verano de 2013 recibí una llamada desde la central de Amazon en Seattle, para pedirme opinión sobre la plataforma y ya entonces dije, de manera intuitiva, y ahora, de manera confirmada, que el lanzamiento masivo de los Kindle Flash iba a ser la muerte para los autores independientes.
Y esto lo cuento porque el otro día un compañero de fatigas, escritor, novato en Amazon, que con mucho esfuerzo había conseguido subir su libro entre los veinte primeros, veía como se desplomaba de las listas en cuestión de horas y en un mensaje privado me preguntaba qué pasaba. Yo le conteste: las ofertas Kindle Flash de los más vendidos en el 2013, de todos los géneros estarán durante una semana. Una semana y sus coletazos, de manera que ahora (son las 9 de la mañana del dia 8 de diciembre de 2013) cuando echas un vistazo al Top entre los 20 primeros no hay ningún independiente, hay que descender hasta el 37, 39, 42 ,44, 47 donde Angel Gil y Blanca Miosi mantienen el estandarte, a continuación en el 52, Puri Estarli, y de ahí hasta el 61, 63, 64, 66, 67, 68,  70, 74… el resto.
En definitiva hemos sido desplazados tal como yo le aventuré. El único peligro de esto es que por el llamado efecto dominó puedes caerte del Top y como decía antes perderte en la marabunta de las miles y miles estanterías de libros.
Sé que muchos compañeros independientes defiende este sistema frente a la editorial tradicional por ser el menos malo de los sistemas para publicar. Incluso sé por compañeros, que hay alguna librería (en Barcelona)  que vende en papel a los autores independientes.
Pero a la vista de cómo ha cambiado, por lo menos en España, la situación del autor independiente, me planteo seriamente:

¿Tiene futuro del autor independiente?

© María José Moreno, 2013

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…