Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Visita en el convento


El pollo

Sor Felicidad paseaba por el huerto leyendo su breviario a la caída de la tarde, como hacía todos los días. La monja entró el convento a la edad trece años. Su madre había muerto de unas fiebres y su padre, poco entendido, creyó que un convento era el mejor lugar para la educación cristiana de su amada hija, despojada de figura materna.
Cuando Felicidad tomó los votos, como era una orden de clausura, no volvió a pisar la calle. Su vida transitaba entre rezos, la cocina y el huerto. Despierta y vivaz, contagiaba alegría con su sonrisa sincera y con los cánticos, que de vez en cuando se le escapaban y que la madre superiora le permitía debido a su juventud.
Aquella tarde, sin que ella se diera cuenta, un pollo de los que criaban en el convento se refugió bajo las amplias faldas del hábito de la monja. Ella notó una extraña sensación en las piernas, que no supo identificar y que achacó al roce con las malas hierbas crecidas tras las últimas lluvias; se dijo que al día siguiente debería arrancarlas y continuó su paseo concentrada en los rezos, sin echar más cuentas.

Al poco, sintió un dolor fino y agudo, como un picotazo, y esta vez no lo pudo evitar y gritó. El resto de hermanas que trabajaban en el huerto, atónitas ante el chillido, la miraron con extrañeza y sor Felicidad, les sonrió y disimulando el dolor que sentía, prosiguió su paseo. De nuevo, la misma sensación, una y otra vez. Cuando no pudo aguantarlo más, ante la desconcierto de la congregación, se remangó la falda hasta la rodilla dejando al descubierto sus piernas blanquecinas y como no, al malhechor: un pollo que ensimismado con los tobillos de la monja no dejaba de picotearlos. Sor Felicidad movió convulsamente las piernas para librarse de él y como el animal se resistía, en aquella locura lo pateó, de tan certera manera, que fue a estrellarse contra el muro de piedra, concluyendo así la vida de pobre pollo indiscreto. 
Las  hermanas se santiguaron con las bocas abiertas ante aquel espectáculo y sor Felicidad, mientras se bajaba la ropa y recolocaba el hábito las miró y como si no hubiera sucedido nada dijo: A cada pollo le llega su San Martín.

Más de conventos en casa de Rodhea
© María José Moreno, 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …