Ir al contenido principal

¿Existe el gen del Mal?





En diciembre de 2012 saltó la noticia de que un grupo de genetistas estadounidenses, planeaban analizar el ADN de Adam Lanza, autor de la masacre de Connecticut, para descubrir si había alguna mutación en su cadena genética que explicara su comportamiento agresivo. Sería el primer estudio científico en un asesino de masas.  Hasta el momento no se han publicado resultados al respecto.

En los años 60 se vinculó a los llamados superhombres, cuya fórmula cromosómica es XYY, y que parecía era bastante  frecuente entre los internos de las cárceles que habían cometido actos violentos. Según esto, quién posea XYY tiene seis veces más posibilidad de ser violento.

Más cercano a nosotros surgió  la teoría del Gen del Mal, también llamado el Gen del Guerrero, por el estudio de los indígenas maoríes de Nueva Zelanda, llevado a cabo por el Dr. Rod Lea y que  justificaría el comportamiento violento de determinadas personas. 

Está relacionado con la Monoaminooxidaxa (MAO). Los genes que codifican las MAO A y B están localizados uno al lado del otro en el brazo corto del cromosoma X (femenino) por lo que los hombres sólo tienen una copia de la misma, por tanto, su comportamiento se ven más afectados por la variante que heredaron. 
La MAO sirve para degradar neurotransmisores como la serotonina, la epinefrina (adrenalina) y la dopamina. Si su nivel es bajo, el cerebro queda saturado de neuroquímicos de una manera que induce a la agresividad o la impulsividad. Esto fue detectado en hombres con conducta antisocial pero sólo en un contexto de maltrato previo y eran propensos  a la violencia. 
Es esto lo que se alega para apoyar directamente la idea de que la susceptibilidad genética a las enfermedades no está determinada por nacimiento, pero varía con la exposición a las influencias ambientales. 
Para quién quiera informarse en profundidad puede leer este artículo de Rosa MacDermott  (2008) que vincula  la baja actividad de MAOA con evidencias de  influencia genética sobre la agresión y el comportamiento de los llamados " castigadores altruistas ",  por el bien de la sociedad y la justicia, aunque sea costoso y no personalmente beneficioso. 
Si esto fuera así, si el Mal está en nuestro genes plantea una preocupante pregunta:
Moralmente ¿podemos castigar a los hombres malvados? 
© María José Moreno, 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …