Ir al contenido principal

¿Maldad o locura?


Ayer terminé de leer la novela El muñeco de nieve de Jo Nesbo. 

Sinopsis:
Pronto caerán las primeras nieves. Y entonces él reaparecerá. Y cuando la nieve se haya fundido, se habrá llevado a alguien más. Un chico se despierta y descubre que su madre ha desaparecido. La busca por toda casa; no hay ni rastro de ella. Pero al mirar hacia el jardín, ve que su bufanda favorita cuelga del cuello de un muñeco de nieve. Y cuando Harry Hole y su equipo empiezan a investigar, descubren que un número alarmantemente alto de esposas y madres han ido desapareciendo en los últimos años. Todo parece indicar que este no es un caso aislado. Poco después desaparece una segunda mujer y las peores sospechas de Harry parecen confirmarse: se enfrenta a un asesino en serie que opera en su ciudad.

Os la recomiendo. Aunque tengo que reconocer que seguir los nombres noruegos me ha llevado a tener que volver hacia atrás un par de veces, la trama es ágil, bien elaborada y hasta el final, casi, no das con la solución, es decir con la identidad del asesino. No sólo entretiene sino que te hace reflexionar.
Tenía mucho interés en leerla, desde que leí  unas declaraciones del autor en referencia al Mal. El autor hablaba de la maldad como la ausencia de bondad, y de esa manera lo expresa el protagonista de la novela Harry Hole, que incluso plantea el miedo que uno puede tenerse a sí mismo, si esa aseveración es cierta.
Conforme avanza la novela las preguntas van surgiendo:


¿La locura y la maldad son dos cosas distintas o simplemente hemos decidido llamar locura a los casos en que no entendemos la finalidad de la destrucción? Somos capaces de entender que alguien suelte una bomba atómica sobre una ciudad llena de civiles inocentes, pero no que otros se dediquen a acuchillar prostitutas portadoras de enfermedades y de decadencia moral en los bajos barrios londinenses. Por eso lo primero recibe el nombre de realismo y lo segundo, el de locura

¡Qué razón lleva! Por desgracia asistimos con frecuencia a hechos cometidos por personas a los que no encontramos explicación alguna y que calificamos de locura. Sucesos como el caso Breton y el más cercano en el tiempo, el caso de la niña Asunta Basterra, movilizan en nosotros demonios internos y para poder librarnos de ellos etiquetamos de locura lo que simplemente es Maldad. 
En el imaginario social, los actos malévolos, sorprenden, asustan tanto que se recurre a la incomprensibilidad como camino hacia la exculpación. Negar la autonomía del Mal es negar una parte de la realidad de la vida cotidiana.
Los psiquiatras, que tratamos a diario con la locura, tenemos más clara la diferencia. Sabemos, en contra del estigma que acarrea, que la mayoría de pacientes con enfermedad mental no son personas violentas. También sabemos que existen personas con trastornos de personalidad en los que su personalidad  se caracteriza por una falta absoluta de empatía, son incapaces de ponerse en el lugar del otro, y ello los lleva a considerar al resto de personas como  meros objetos que pueden ser destruidos, aniquilados y lo más importante libres de culpa
Al final de novela Harry habla con un psicólogo forense que le dice:

Cuanto más viejo soy, más me inclino a pensar que la maldad es maldad, con o sin enfermedad mental. Todos somos propensos cometer actos malvados, pero nuestra predisposición no puede librarnos de la culpa...


¿Y si es cierto y todos somos propensos a cometer actos malvados?



© María José Moreno, 2013

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…