Ir al contenido principal

El alcoholismo: Una terrible plaga






Casi todas las mañanas, desde que estoy de vacaciones, salgo a caminar temprano. Bueno, tampoco es que sea muy madrugadora pero a las ocho suelo estar en el paseo marítimo.
Día tras día contemplo como los caminantes aumentan, unos en dirección al Castillo otros en dirección a Carvajal. Más o menos a medio camino, se sitúa el Puerto de Fuengirola, zona clásica donde la juventud pasa sus noches bebiendo, por supuesto.
Día tras día me topo con jóvenes de ambos sexos, de entre 20 y 30 años, que se cruzan con los caminantes dando tumbos entre risas y bromas, para disimular su lamentable estado. Algunos, impedidos para caminar, retozan en la arena o en los bancos a la espera de que el alcohol que corre por sus venas sea metilado por su hígado y poco a poco vuelvan a el estado de vigila.
Día tras día me pregunto por qué. Qué necesidad les impulsa a llegar a ese lamentable estado, en el que pierden la conciencia de la realidad, de sus actos y como no, de sus comportamientos.
Día tras día, pienso en qué nos hemos equivocado. Jóvenes que lo han tenido y siguen teniendo todo, buscan el disfrute rápido del alcohol, sin pararse a pensar que se están destrozando lentamente. 
Día tras día, rememoro conversaciones mantenidas con ellos en el ámbito profesional y las respuestas que me ofrecen: esto no es nada, todos los hacen, me sirve para llegar al puntillo, no soy alcohólico, solo bebo los fines de semana y en vacaciones, soy capaz de llevar una vida normal, la crisis, el paro...
Día tras día, me lamento de que no hayamos sido capaces de instruirlos en valores suficientemente potentes con los que no se encontrarían perdidos: el amor a la vida, a los demás, la cooperación, la lealtad, la justicia, la honradez, el disfrute consciente, el respeto por uno mismo y en ello entra nuestro cuerpo, nuestra salud...
Día tras día, al regresar al apartamento, lo hago por dentro del pueblo pues en el paseo marítimo el sol ya da de pleno.
Día tras día, atravieso mucho bares, donde la gente toma café y donde muchos hombres lo acompañan de un "carajillo", una "palomita", el coñac...o incluso la cerveza y eso, a primera hora de la mañana...

En España en 76,4 % de la población consume regularmente y hay unos tres millones de alcohólicos confesados y en tratamiento,  muchos menos de los que en realidad existen.
El alcoholismo es una enfermedad multifactorial. El alcoholismo es una realidad social. 
Y las campañas de prevención parecen no tener los efectos deseados.  
Con denunciar, no basta. ¡Hagamos algo, de una vez por todas!




http://elpais.com/tag/alcoholismo/a/

Comentarios

  1. Me sorprende mucho algo. Se llenan de tatuajes, se colocan pendientes extra, personalizan sus espacios virtuales, tunean las carpetas... y al final, cuando llega lo importante, no son más que ovejas mansas.

    Sí que lo hacemos mal, sí.

    ResponderEliminar
  2. Eso que dices es cierto, pero en realidad no es demasiado grave, son los atributos con los que se diferencian de nosotros los adultos, son pasos de rito de la tribu urbana, el problema está cuando no se madura, y uno quiere permaneces siempre en ese estado a pesar de cumplir años. Creo que nuestra juventud es como Peter pan, no quiere crecer, tomar responsabilidades...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…