Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Dolor emocional



Marta mira tras los visillos, para ella los minutos son horas y los días largas noches oscuras, solitarias y vacías. De vez en cuando un hilillo de baba resbala de su torcida boca. El reloj marca las seis de la tarde, su corazón se conmueve en un salto y una brizna de felicidad la inunda. Desde lo lejos la oye llegar:
-Hola yaya, ¿Cómo estas? Hoy en el colegio nos han mandado tarea y me tienes que ayudar. Tenemos que hacer una redacción sobre el dolor y yo no sé que es eso.
-Tú sabes lo que es el dolor, cariño. ¿Recuerdas cuando te tuvieron que sacar el diente leche porque no se te caía y el otro ya estaba saliendo?
-Claro, mama me tiraba mucho y me dolía. Luego se lo pusimos al ratoncito Pérez. ¡Ah! Ya sé. El dolor es una cosa que tiene que ver con los dientes.
-Pero también has tenido dolores de barriga, de garganta...y te cuidábamos porque estabas malita.
-O sea, que yo me entere, el dolor es algo que duele por todo el cuerpo.
La abuela ríe y su deformidad se hace más manifiesta pero le da igual, su nieta no le hace ascos a su transformada cara desde que un mal médico no trató a tiempo su parálisis facial.
-También existe otro dolor, princesa, y ese es  terrible.
-¿Cual? Yo creo que lo peor que me podría pasar es que me doliera la lengua porque con lo que me gusta hablar. Hoy me ha castigado la seño porque dice que charlo demasiado –dice poniéndose un poco seria.
-El dolor más intenso es el dolor emocional.
-¿Y ese dónde se siente?
-En lo más hondo de ti, es como si te pincharan con miles de alfileres en el corazón a la vez que una gallina picotea tu estómago.
-¡Oh! ¡Oh! Ese no me gusta, yaya.
-Es el dolor de la incomprensión, de la soledad, de darte cuenta que las personas que siempre has querido más que a tu propia vida, por las que te has desvelado día y noche no son como tú pensabas. Que la semilla del amor que sembraste en ellos, se secó, no ha florecido. Son egoístas, dedicados a ellos mismos. Sólo se acuerdan de que existes cuando te necesitan sin darse cuenta de que a ellos un día les harán lo mismo.
-No entiendo yaya esas palabras que dices.
-Veamos, ¿tu quieres mucho a tu perrita Lala?
-Claro, es mi ¡amiga del alma!
-Pues imagina que Lala no te hace caso cuando llegas del colegio, no quiere jugar contigo después de que tu te preocupas de darle de comer, de poner agua en su cuenco, de sacarla a pasear, de llevarla al veterinario cuando está malita...
La niña deja escapar unas lágrimas que al poco se transforma en un compungido llanto. La abuela la abraza, unos segundos después le seca las lágrimas y le pregunta si quiere merendar.
-Sí, yaya. Leche con cola-cao y galletas.
-Vamos para la cocina, pequeña, ayúdame a levantarme.
-Sabes una cosa, yaya: eso del dolor emocional, duele mucho. Y además  Lala nunca me va a hacer eso y  yo siempre, siempre seré tu ¡amiga del alma!
La abuela ríe de la ocurrencia y disfruta del momento, se siente querida por su nieta. ¿Por cuánto tiempo?

Más en casa de Lucía

Comentarios

Juan Carlos ha dicho que…
Muy buena explicación, especialmente esa definición. Qué lamentable que tanta gente llegue a se mayo con tanto dolor emocional ... Algo tiene que cambiar.
Besos.
Prietez ha dicho que…
Cúantas veces estamos rodeados por todos lados... Es hora de irse a Tarifa a que su viento sacuda como unas sábanas lo que uno ya no puede.

Besos

Begoña Rosamarchita ha dicho que…
El final este de ¿por cuánto tiempo? me mata. Sencillamente. Pobre ancianita jajajaj ... se lo merece después de decirle eso de la perrilla a la niña. Ea.
emejota ha dicho que…
El problema de la vejez es que la persona se fragiliza en lugar de fortalecerse, como debería ser. En fin, afortunadamente la creación de este mundo no ha sido cosa nuestra ¿o si? Bs.
Tracy ha dicho que…
Una lección magistral dada por la abuela a la nieta, es de esperar que siempre la recuerde.
Mar ha dicho que…
Muy duro el relato, pero por desgracia muy real. No entiendo a esa gente que no es capar de ponerse en el lugar de otro (en esta y otras situaciones) ni por un segundo. Ya les llegará su turno y entonces, descubrirán muchas cosas.

Bss.
Juan L. Trujillo ha dicho que…
La realidad de una forma de vida cada vez más frecuente, en la que cada uno mira para si, sin importarle en absoluto nada de lo que le ocurre al vecino.
Cada vez es mayor la costumbre de olvidar, porque de esa manera la vida va apartando molestas obligaciones.
Uno debe dejar una huella de bondad, para que los nietos no acaben por olvidar.
Saludos.
Cristina Piñar ha dicho que…
La abuela le ha explicado a la perfección a su nieta qué es eso del dolor emocional y parece que lo ha entendido. Ahora bien, ese final me da que pensar. ¿Qué pasará en el futuro con esa niña y su abuelita? ¿La seguirá queriendo igual y tratándola del mismo modo? Me quedo con esa reflexión. Un beso.
G a b y* ha dicho que…
Qué intenso! Un relato muy enternecedor por el trato de la niña con su abuela, el diálogo y la comprensión que ambas se prodigan. Cierta es la duda que late al término... ahí queda pendiente la respuesta. La vida dirá. Me llevo la ilusión, de que esa niña no permita que su abuela padezca el dolor de su abandono.
Besos!
Gaby*
San ha dicho que…
La mejor maestra para esa niña, su abuela. El dolor se siente desde bien chiquitos de una u otra forma, eso dicen que hace fuertes, no se yo, desde luego lo que hace un pupa. La vejez siempre presente.
Un abrazo.
Alicia Gonzàlez ha dicho que…
Muy bien descrita la decepción de la anciana, por desgracia somos demasiado egoístas con la gente mayor que nos rodea, son más lentos, nos dan guerra, y trabajo, y no somos capaces de pensar, lo mucho que nos cuidaron y se desvelaron por nosotros cuando eramos pequeños. Besote
Carmen Andújar ha dicho que…
Muy bien explicado el dolor emocional, y que mejor que hacerlo a una niña pequeña.
Un abrazo
Neogéminis ha dicho que…
Me ha conmovido mucho tu relato, Ma José- Y sí, ese dolor es el peor, sin dudas.
un fuerte abrazo
miralunas ha dicho que…
me he quedado con un nudo en el pecho.
que dolor tan hondo! el de hoy y el de mañana.
abrazo
Valaf ha dicho que…
Tristeza insondable la de quien lo ha dado todo y ahora está más solo que la una. Nunca entenderé a ese tipo de familiares, que lo son sólo por decir algo.

Un beso
casss ha dicho que…
Nos has pintado con letras un verdadero cuadro de lo que representa el dolor.

Siempre me gusta leerte, hoy en especial.

un fuerte abrazo
Charo ha dicho que…
Muy buena descripción del dolor emocional, muy tierno y la vez muy triste tu relato. Quizás cuando la niña se haga mayor olvidará a su abuela?...Un beso
Anónimo ha dicho que…
Magníficamente explicado el dolor emocional. En este caso, ese dolor emocional que produce la soledad, el desamparo y el desarraigo que sufren aquellos que todo lo dieron para recibir a cambio un olvido en absoluto merecido.
Un abrazo.
Sindel ha dicho que…
Una clase magistral del dolor emocional, compararlo con los otros dolores lo hace aun más intenso. Ojalá esa niña pase mucho tiempo más sin tener que experimentarlo.
Un beso.
Lucia M.Escribano ha dicho que…
Devieramos tener cerca siempre a nuestros abuelos, y a nuestros ancianos padres, nos enseñan tanto con sus vivencias, quiza este mundo tan inospito que emos hecho entre todos...Seria un mundo más amable para quienes son más frágiles, y necesitan tanto amor.
Tienes un regalito con tu nombre en mi blog, es mi manera de agradecerte tu participación en este jueves.
Besos guapa amiga.
Maria Liberona ha dicho que…
Amigaaaa me has hecho llorar... buuuu ... me has emocionado

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …