Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Corazón contento











Manuel era un tirillas, y un lábil. Comprobó que nadie lo seguía y enterró el dinero robado en las dunas donde nunca llegaba el oleaje. Continuó hasta la orilla. Vio un agujerito cubierto de burbujas que se formaban cuando el agua pasaba por encima. Alguien le toco en la pierna. Era un niño, zalamero.
-Vos, ¿quién sois? –preguntó sorprendido.
- Tu ángel
- Será mi demonio malote, ¡menudo susto me has dado!
El niño transformó su sonrisa en un torrente de lágrimas. Manuel, para consolarlo, le contó la historia del bichito chispeante que vivía en el agujerito de la arena, que hacía tintinar la campanita de la punta de su colita cada vez que escarbaba más y más hondo.
Del bolsillo, de su vieja chaqueta sacó su última rosquilla cubierta de ajonjolí y se lo dio. El niño la mordisqueó y lo besó. Al oído le susurró:
-Devuelve el dinero antes de que se den cuenta.
El niño se desvaneció.
Manuel, impresionado y aterrado, fue a buscar el dinero. Llevaba razón, él no era un ladrón, por más hambre que tuviera.
Miró al cielo, entre la nubes, iluminado por el sol, el ángel le sonreía...
“Manuel también estaba contento” 

Completado el jueves de esta semana bajo las normas de San que espero haber cubierto. Más en su blog.

Comentarios

emejota ha dicho que…
¡Tan dulce! Bss.
Montserrat Sala ha dicho que…
bien pensado y mejor resuelto. Lo he encontrado brillante. Enhorabuena.
Saludos.
Valaf ha dicho que…
Hilvanadas las palabras clave a la perfección en un relato con moraleja. Me gusta el color de la esperanza.

Un beso
Charo ha dicho que…
!Qué bonito!Besos
Tracy ha dicho que…
¿Y ese ángel no podría dar igual consejo a todos los que se lo están llevando calentito aquí y ahora?
Mar ha dicho que…
El buen hacer de las personas siempre es motivo para que un corazón esté contento. El ángel cumplió su misión.

Bss.
Juan L. Trujillo ha dicho que…
Plena y bellamente conseguido. No hay alegría mejor y mas sincera que la que se siente con las buenas acciones.
Un saludo.
Fabián Madrid ha dicho que…
Me ha gustado este cuento por la brevedad y concisión, aparte de cumplir las normas.Un beso para ti y otro para tu cuerpo.
Neogéminis ha dicho que…
ohhhh una muy tierna historia...me ha encantado ese ángel portado de la voz de la conciencia capaz de sensibilizarse como un niño, llorando o mordisqueando una rosca, pero que a la vez habla con la sabiduría de las grandes verdades!
Un abrazo
San ha dicho que…
Un cuento para ser guardado y dentro de un tiempo contado a un nietecito o una nietecita. Preciosa imagen de la voz de la conciencia.
Un abrazo.
Toni ha dicho que…
Tendremos que mandarle el ángel al protagonista de mi relato. También es un ladrón, pero desvergonzado. Linda creación.

Besos!
Lupe ha dicho que…
Hola María José.

Es un bello relato con un fondo aleccionador. Tiene su encanto este jueves, pues con las mismas palabras, hay que ver la de historias tan diferentes que han ido saliendo.

Me quedo con las ganas de que una legión de esos ángeles se dejen caer por los lugares donde los corruptos siguen copando dunas y más dunas...

Un besote.

Lupe
ibso ha dicho que…
A algunos no se le aparece este ángel ni a bofetones, o será que no quieren verlo.
Bonito cuento infantil. Me ha gustado.
Saludos
Anónimo ha dicho que…
Precioso cuento, Mª José. Pienso que de una forma u otra, ese angel, conciencia de lo que está bien o mal, siempre existe. El problema es que cada vez más su voz se pierde víctima de ambiciones y egoismos.
Un fuerte abrazo.
G a b y* ha dicho que…
Muy lindo relato, donde las palabras propuestas han hallado su justo lugar. Y... sí... Manuel también se terminó por encauzarse en el suyo. A veces pienso que deberían haber más angelitos alerta conciencias -o más personas dispuestas a escucharles.
Besos!
Gaby*
Alfredo ha dicho que…
Y el ángel malote se esfumó entre el follaje de los tilos, mientras Manuel se preguntaba si a pesar de todo, uno más que robara tenía importancia, él al fin y al cabo tenía muchas bocas que alimentar.
Estos ángeles son como Pepe Grillo, si no se meten con uno, no están contentos.
Besos
Carmen Andújar ha dicho que…
Qué bonito Mª José. Tú también has optado por un cuento con final feliz. Me ha gustado
Un abrazo
*L* ha dicho que…
Me ha encantado. Se lo voy a leer a mis peques, a ver qué me cuentan. :)

Besos, María José.
juliano el apostata ha dicho que…
joderse, L se me ha adelantado...aunque yo pensaba más bien en que estoy seguro de tu agüelidad...si no, es imposible.,...
¿psiquiatra bonita, vas a ser agüela?...
es una corazonada mía...vamos, ayudada por este etxto...
y sigo diciendo que L lleva razón. si yo fuera maestro , haría lo mismo.
un beso...
p.d.
fíjate que no hay medio, ehhh¡¡¡
Encarni ha dicho que…
Es un buen cuento para niños/as, por la ternura con la que está contado, y para niños/as grandes que apreciamos esa imaginación.

Un abrazo
Juan Carlos ha dicho que…
Bonita historia, un arrepentimiento con la conciencia perfonificada en ese tieno niño.
Bonito y de buen rollo.
Besos Maria José.
Esciam ha dicho que…
Hola linda!
Vaya reto más difícil, y qué bien logrado, ¡en un microcuento! En cuanto a la historia en sí, me ha gustado mucho ese twist en que se habla de ángeles y pasa el rol del uno al otro.
Saludos!
casss ha dicho que…
¡Qué lindo momento amiga! Siendo tan tarde, hoy lunes, me voy con el corazón muy contento y te lo agradezco, amiga querida, y guardo este cuento para contárselo a la brevedad a algún pequeño que tenga cerca..;)

besos
Luján Fraix ha dicho que…
HOLA
VENGO DE BLOGS AMIGOS, PARA INTERCAMBIAR EMOCIONES, SENTIMIENTOS, VIVENCIAS... TODO LO QUE FORMA PARTE DE NOSOTROS COMO ESENCIA DE NUESTRO SER.
UN BESO.
ME QUEDO POR ACÁ.

lujanfraix.blogspot.com

MI BLOG PRINCIPAL POR SI QUIERES VISITARME.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …