Ir al contenido principal

La marca personal (I)










LA MARCA PERSONAL  (I)


La semana pasada participé en un encuentro literario en Alcaudete (Jaén) donde se plantearon las posibilidades reales con las que cuenta el escritor hoy en día. 
Mi aportación fue en relación al mundo digital, en concreto hablé sobre el ebook y Amazon como plataforma para su publicación, desde mi experiencia exitosa con mi novela Bajo los Tilos que alcanzó el primer puesto del Top de ventas y que aún continúa entre las más vendidas. 
De esta interesante jornada me llamó mucho la atención la disertación que Vanesa Gil (1) de Paginatrece hizo sobre las posibilidades que el escritor tiene con internet. Se centró en algo que yo había llevado a cabo, de manera intuitiva, a la hora de promocionar mi novela y que es la denominada MARCA PERSONAL. 
En una excelente alocución fue justificando la necesidad de su utilización y dando claves para poder triunfar en este mundo globalizado en el que ahora nos encontramos sumergidos. Por ello, y teniendo como base su aportación me propongo profundizar en este tema que creo es fundamental para todos los que escribimos, queremos ver publicados nuestros libros y por supuesto, venderlos.

La Web 2.0 comprende aquellos sitios web que facilitan el compartir información, permite a los usuarios interactuar, colaborar entre sí, creando una comunidad virtual. Para poder compartir en la Web 2.0 se necesitan una serie de herramientas como son los Blogs, las redes sociales (facebook, twiter, linkedln...) y entornos específicos para compartir los recursos como Google, Youtube, Vimeo, Flickr, Dropbox...
En este mundo virtual de relaciones interpersonales anónimas, donde todas las personas tienden a ser vistas como iguales, la marca personal se ha convertido en una herramienta clave para diferenciarse.
Este término de marca personal, procede de la literatura empresarial estadounidense y se ha  convertido en una realidad. En España el 51% ya usa la web 2.0 para encontrar trabajo, el 31% tiene un perfil en alguna red profesional, y el 10% ha encontrado trabajo gracias a la sus contactos en la red.
Para un escritor que quiera promocionarse y vender su obra, es fundamental tener una marca personal que le distinga de otros iguales;  teniendo en cuenta que esa marca personal es igual a su reputación on-line.
Vanesa hizo hincapié en que la reputación on-line conlleva el prestigio que una persona adquiere en Internet y esto es una labor previa que hay que realizar y que siempre debemos de estar alimentando.
Nadie va a ser conocido de la noche a la mañana, es labor de meses, incluso  de años en los que hay que introducirse poco a poco en todos los medios, contactar con otros miembros de la red, darse a conocer como persona y dar a conocer el producto en la red y de esa manera se va definiendo su influencia, su reputación.
Y aquí es donde comienza unos de los problemas: Debemos cuidar todo lo que aportemos, escribamos, reseñemos, comentemos, anunciemos, debatamos, nuestros planteamientos políticos, religiosos, sociales, opiniones a diversos, variados y peliagudos asuntos... porque TODO, absolutamente TODO, QUEDA PARA SIEMPRE EN LA RED, accesible a nuestros futuros lectores, y todo ello se convierte en improntas, en huellas que se fijan a nuestra marca personal y nos definen.
Nuestro primer objetivo por tanto es: Conseguir una buena reputación on-line.

(1) Vanesa Gil. Marketing editorial. Alcaudete literario. 20 de abril 2013

Comentarios

  1. Absolutamente de acuerdo. El escritor debe ser su propia marca, debe labrarla a lo largo del tiempo y su reputación será su carta de presentación. Muchas gracias por compartirlo, María José!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo Blanca que es algo en lo que hay que insistir sobre todo para aquellos que llegan nuevos a este loco mundo de la autopublicación. Me encantaría poder ayudarles, de la misma manera que tu y muchos otros compañeros lo hicieron conmigo. Gracias por pasar a comentar

      Eliminar
  2. Buenas tardes

    Interesante entrada. Iré leyendo las siguientes. Ya me he dado de alta como seguidor y así no se me pierden.

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan, espero que te sirvan y sobre todo que no te defrauden. Gracias

      Eliminar
  3. No te conozco mucho, María José, pero sí he leído Bajos los tilos y dediqué una reseña en mi blog a tu libro en una entrada que sigue siendo muy visitada. Pienso que quizá en tu caso no se ha cumplido lo que expones en esta entrada: has llegado a los primeros puestos de ventas y, lo más importante, te has mantenido sin necesidad de darte a conocer como escritora.
    Sin embargo, estoy de acuerdo en que en este mundo virtual en el que nos movemos, el único modo de hacerse un lugar es mostrando parte de lo que somos capaces de hacer. Por eso me animé a empezar con mi blog Sin borrones hace cosa de seis meses y cada día me asombro al comprobar las visitas que recibe de todas partes del mundo. Algunas de mis entradas ya aparecen en la primera prágina de búsqueda de Google y todos los días recibo en torno a las doscientas visitas y a veces hasta supero las trescientas. Gracias al blog, he conseguido una invitación para dar un seminario en una prestigiosa universidad estadounidense este verano, lo cual ha sido toda una sorpresa.
    Sin embargo, no vendo demasiado mis novelas. Alguna ha entrado en el top cien, pero duro una semana o dos y después caigo. Me dice Amelia Noguera que es porque todos me ven como lingüista y no como escritora. Así que a lo mejor me estoy confundiendo con el blog. O no, ya veremos.
    Muchas gracias por compartir tu experiencia. Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Carmen, lo primero excusarme porque precisamente la entrada donde hablaste de mi novela no la había visto y mira que sigo tu blog donde aprendo siempre mucho. Yo llevaba ya tiempo con el blog antes de publicar Bajo los Tilos, de hecho el proximo 2 de junio cumplirá cuatro años de existencia. Si te das un paseo verás que se nutre de relatos y de que participo en un grupo "los jueveros" que tratamos un tema en común para escribir todos los jueves. Cuando llegué a Amazon con mi novela, ya mucha gente me seguía en el blog y me fue más facil su difusión, tambien porque antes había dejado en descarga gratuita mi otra novela Vida y milagros de un ex que consiguió mas de 20.000 descargas. A eso me refiero a que parece que es llegar y topar pero no es así, contacté, interaccioné, sufrí los troles, y me ayudaron muchos. Es un camino largo donde la constancia es necesaria y sobre todo la ilusión.
      Gracias por tus comentarios de mi novela. Me alegran mucho viniendo precisamente de ti, a la que considero una gran maestra. Gracias.

      Eliminar
  4. Muy buena entrada. Siempre se agradece que se compartan las experiencias que de un modo u otro puedan sernos útiles a los demás. Gracias.

    Un saludo. Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para lo que te pueda ayudar, ya sabes donde estoy.

      Eliminar
  5. Yo estoy de acuerdo con todo lo que dicen, desde mi punto de vista diferente al vuestro puesto que yo no quiero vender nada. La imagen que se refleja igualmente por escrito, a mi me importa y mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu opinión como lectora es muy valiosa y ademas porque lo hemos hablado sé cuan importante es la reputación que nos hacemos. Un beso

      Eliminar
  6. Una buena sección Mª José. Aquí estaré para los próximos cápitulos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu compartiste el entusiasmo de Vanesa y a mi me llegó hasta el fondo. Un beso

      Eliminar
  7. Me parece un artículo interesante, que nos permite reflexionar sobre nuestras relaciones como escritores en el mundo virtual, donde uno se manifiesta con palabras, que expresan opiniones, y con imagen de nuestro aspecto, aficiones o pasiones. Ambas cosas: ideas e imagen son nuestras cartas de presentación en la Red y conviene cuidarlas y cultivarlas. Una buena herramienta para comunicar nuestra marca personal es nuestro blog. El tuyo, Mª José es fantástico.
    Besos.
    Boris Rudeiko

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Boris, la marca debe ser individual, y que sea nuestra imagen. Con eso habremos avanzado bastante. Gracias por comentar.

      Eliminar
  8. Me parece muy interesante esta primera entrada y no me perderé ninguna de las siguientes. Gracias por el esfuerzo que estás haciendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo, María José. Tenemos que cuidar absolutamente todo lo que escribimos antes de hacer clic en «Publicar» porque publicado queda. Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  10. Lo has resumido estupendamente, un tema de los más interesante. Voy a seguirte, porque sé que aprenderé y que disfrutaré. Un beso bonica.

    ResponderEliminar
  11. Completamente de acuerdo, todo queda en la red, por eso hemos de cuidar esa imagen, la nuestra.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  12. Interesante artículo. Además de cuidar la reputación online, la marca personal especialmente cuando se trata de escritores, también consiste en ser capaz de generar contenidos de alta calidad a través de los medios sociales, como Facebook y Twitter, un blog personal o artículos publicados en otras webs. Además, esos contenidos deberían tener una coherencia y relevancia asociada a la temática de los libros que el autor tiene publicados. Finalmente, sus libros son en definitiva el elemento que más influye en la reputación de un escritor, y por lo tanto en su marca personal.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…