Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Romances futuristas, fantásticos o metahumanos







Vampirelas

En la soledad de la noche se escuchó un prolongado crujido. Las tapas de los ataúdes se abrieron después de cientos de años. Castigadas por la reina a un prolongado sueño, despertaron las tres vampiras de nuevo a la vida.
Seguían  jóvenes, perfectas, se miraron entre ellas y rieron con ganas. 
-Demasiado tiempo muertas -dijo Casiana.
-Esta vez la Reina se ha pasado -respondió Teriada.
-No me lo puedo creer, tantos años sin chupar nada -dijo Majosia incorporándose como un rayo y saliendo del cubículo-. Venga chicas la noche acaba de empezar y tengo un hambre que me mu-e-ro.

Todas rieron del chiste que acababa de hacer Majosia. Se empolvaron de blanco su níveo rostro, porque eso, junto a las profundas ojeras, eran sus signos distintivos; los que les diferenciaban de los humanos.

La zona estaba desierta. Donde antes había un frondoso bosque y un bonito pueblo, ahora sólo quedaba una seca pradera, sin casas ni nada que se le pareciera. Sólo quedaba en pié el castillo donde ellas habían vegetado su castigo. 

-Lo tenemos crudo. Hoy nos comemos una rosca -sentenció Majosia.
-Tranquilas, niñas, no se olviden de nuestros poderes -les señaló Casiana.

Dicho y hecho. Las tres se proyectaron en el aire y en el mismo instante se detenían al lado de una cabaña a muchos kilómetros de distancia. Al mirar por la ventana descubrieron a un joven atractivo, de pelo negro, levantando pesas, con una camiseta ajustada que marcaba sus músculos.

-¡Oh! Menudo pibón -dijo Teriade-. Fijaros como le sobresale la yugular sobre su bronceada piel.  Está pidiendo a gritos que se la chupemos. Me he enamorado.
-Desde luego, que suerte hemos tenido y con lo fuerte que es tenemos para las tres. Ahora tenemos que decidir quién empezará -dijo Casiana.
-¿Y si hacemos un trío? Será más divertido -anunció Majosia.
-Ja, ja, Ja, si vamos las tres lo que haremos es un cuarteto -dijo riendo Teriade.
-Me gusta la idea. Entremos a la vez y sorprendamos a este espécimen tan perfecto -ordenó Casina mientras se relamía de gusto.

Cinco minutos más tarde, las tres vampiras yacían en el suelo, sin fuerzas. La lucha con aquel humano había sido inhumana. Por más que lo intentaron no pudieron hincarle el colmillo. Extenuadas, moribundas miraban al ser que las había destruido, mientras los rayos de sol entraban por la ventana.

-Quien se iba a imaginar que era un vampiro -dijo Teriade entre estertores.
-¿Y que ha dicho que usaba? No le entendí bien, creo que dijo algo sin sol -musitó Majosía mientras le abandonaba vida.
-Bronceador sin sol, bronceador sin sol, bronceador sin sol, bronceador… -repitió Casiana hasta que se carbonizó.

Más relatos en casa de El Demiurgio


Comentarios

casss ha dicho que…
GENIAL!!!! (Yo pensè que no habìan podido hincarle el diente por tantos anabòlicos)

Ahora bien, este relato tiene algo de "a seis manos" no? jajaja

Muy divertido, se ve que el año lo comenzaste con buenos ànimos (bien por Carlos!!!!)

besos
Teresa Oteo ha dicho que…
MUY BUENOOO!!!!! ME ENCANTA!!!!
Vaya trío, qué peligro tienen estas tres vampiras!!
Todavía me estoy riendo!
Besos ;)
Gary Rivera ha dicho que…
jajajaja que buena! no me esperaba ese final! Pobrecitas! salir del castigo para acabar asi!

Que mala suerte! con tanto humano por ahi digno de ser usado de carnada! jajajaja
El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
Pobrecitas las vampiras. Con tanto humano que habria ofrecido su cuello y hasta la hubiera invitado a entrar a su casa, para protegerlas del sol. Humano o demiurgo.
Que buena imagen.
Carmen Andújar ha dicho que…
No se puede una fiar ni de los guapos musculosos.Mira que ser un vampiro, pobres se quedaron con las ganas de morder su yugular.
Un beso
Tracy ha dicho que…
Si es que los seres tan bellos tienen que tener alguna pega, "nadie es perfecto".
Valaf ha dicho que…
Pues no sé qué le vieron a un tipo sudado levantando peso de forma gratuita, jajajajajaja. Pero me imagino la escena, sobre todo si estoy en el lugar del tipo de las mancuernas. Aunque lo suyo hubiera sido dejarse...un poco, jajajajaja

Un beso
Leonor ha dicho que…
Las apariencias engañan. Las hambrientas draculinas se quedaron sin chupar al macizo. Seguro que le suena a más de una.

Un beso.
Maria Liberona ha dicho que…
jajajaja que divertido, la verdad me había imaginado otra como al final de la historia pero resulto muy buena y divertida
Alfredo Cot ha dicho que…
No me imagino como pudo con las tres. Yo que también soy vampiro, no puedo ni con la que tengo en casa. Seguro que es por la camiseta, la mía no marca tabletas.

Besos y ya me dirás de dónde has sacado información de tan primera mano. jajaja

juliano el apostata ha dicho que…
llevabas sin escribir un tiempo, no, de las morenas? de no ser así, digamos que se me olvidaron los anteriores escritos...el caso es que te conmino a que de vez en cuando te tomes vacaciones...no, ya ya sé, el caso es que pienso que debes de ir más a menudo a londres..sí, es eso, londres y su señora niña...quizá también las nieblas de la capi...sí, es eso, estoy seguro que esa es la causa por la que has escrito un relato dinámico, humorístico, e incluso con final inesperado, un relato ligero y ameno, amenísimo...
hala, mañana vas otra vez a la city...
medio beso, psiquiatra bonita.
Toni ha dicho que…
La cosmética y la estética van a cambiar el mundo. No se salvarán ni los vampiros :)

Gracias por las risas. Saludos!
San ha dicho que…
¿que composición tenia ese bronceador sin sol? jejeje, menudas vanpiras jajaja.
Un besote
Manuel ha dicho que…
a un panal de rica miel....... jajajajjjaja
por cierto,¿Majosia, Teriade,Casiana? Vagas reminiscencias provocan esos nombres, eh?
Un beso
el oso ha dicho que…
Jajajaja... pobrecitas, después de tanta sequía...
Muy bueno.
Abrazo
Matices ha dicho que…
La cosmética se alió con el blanquito vampiro, ¡qué iban a saber ellas!... jaja, muy bueno, Mª José

Besos

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …