Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Mayores


 Mi abuela 


...Mi abuela Mercedes nos servía unos grandes tazones de café con leche para merendar. Mis hermanos y yo peleábamos por la variada bollería, que ella acostumbraba a colocar en un enorme plato redondo de porcelana blanca, y que con sumo cuidado depositaba en el centro de la mesa. Yo siempre escogía una madalena. Disfrutaba viendo como se empapaba del caliente líquido y se hundía en las profundidades del  tazón. A continuación, utilizaba una cuchara grande para extraerla con suavidad a la superficie, y al introducirla en la boca se deshacía provocando una  sinfonía de sabores: huevo, limón, azúcar, leche y el amargo café.
Mi abuela era una mujer inteligente, cordial y afectuosa. Todos los días me llevaba y me recogía de colegio; momento que aprovechaba para interrogarme a fondo sobre lo que me había acontecido a lo largo de la jornada. Unas veces me reprendía y otras me alababa. De esa manera, sin darme cuenta, disciplinó mi comportamiento...


...Tenía seis años la primera vez que en el colegio fabricamos una sorpresa para el día de la madre. Consistía en una postal hecha con cartulina blanca  y decorada con pétalos de rosas. Con letra titubeante escribí la tópica frase: Para la mejor mamá del mundo. Al regresar a casa del colegio, de la mano de mi abuela, la llevaba con mucho cuidado para no estropearla. Nada más cruzar la puerta, corrí hacia la sala donde mamá cosía y tras darle un sonoro beso la obligué a cerrar los ojos. Puse la tarjeta delante de su cara y la apremié para que los abriera de nuevo y contemplara la maravilla que realicé con gran esfuerzo.
            —¡Merceditas, qué bonito te ha quedado! —dijo mi madre sin ni siquiera tocarlo—. ¡Qué pena que tenga alergia a las rosas! Ponlo sobre la chimenea, lejos de mí, porque si no me pondré a estornudar en un periquete.
            No entendí nada. Mi abuela sí. Se acercó, la cogió, la colocó en el sitio que ella dijo y me cogió en brazos llevándome a la cocina donde preparaban la comida, mientras me susurraba al oído los alimentos tan ricos de los que disfrutaríamos ese día...


         De mi  novela La caricia de Tánatos
Más sobre mayores en casa de Gus

Comentarios

mariajesusparadela ha dicho que…
Me encanta la historia (pero Tanatos, cuanto más lejos mejor, prefiero Eros)
Carmen Andújar ha dicho que…
A veces las abuelas están más por los nietos de lo que estuvieron por sus hijos, y por lo tanto difrutan de ellos. Como una abuela no hay nada
Un beso
rosa_desastre ha dicho que…
Las que hemos vivido, convivido con las abuelas, tenemos historias como para escribir cinco libros. Guardamos experiencias, consejos... lástima que muchos no sepan de eso.
Un beso





Manuel ha dicho que…
Pocas cosas se le escapan a una verdadera abuela. En tu relato la madre solo tiene dos manos derechas porque de mano izquierda........., menos mal que como siempre la abuela estuvo atenta a echarle un capote para que a la niña no se le quedara clavado el recuerdo.
Besosssss
Tracy ha dicho que…
¿Qué sería de nuestros pequeños si no existieran los abuelos?
Nostálgico relato.
Lupe ha dicho que…
Hola, María José.

No tuve la suerte de conocer a mis abuelos, pues nací demasiado tarde y ya no estaban. Me ha gustado tu entrada por la forma en la que relatas. Sin duda, en cuanto pueda, leeré tu novela.

Un abrazo.

Lupe
Neogéminis ha dicho que…
Los lazos que se tejen en la infancia perduran y sostienen toda la vida.
Hermoso texto que nos habla de ello.

un abrazo
LuisBernardo Rodriguez ha dicho que…
Un fragmento maravilloso de la novela (que no leí). Tiene el ritmo de tu impronta (lo que si leí fue Bajo los tilo, que me ha encantado y que obviamente recomiendo). Describes una decepción que aún no es comprendida, por suerte esa abuela contuvo a esa niña perpleja ante la situación. Un beso
emejota ha dicho que…
Tan tierno... y dulce. No se si en mi genética encontraría una abuelita tan linda, de haberla tenido. Me ha encantado el relato.
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Qué suerte la tuya, amiga. Sé que me perdí mucho, muchísimo por no conocer ni abuelos ni abuelas, esas madalenas, esa mano tíbia de vuelta al colegio, esa sabiduría aguda.
Besitos cariñosos.
Leonor ha dicho que…
Un fragmento que invita a seguir leyendo la historia. Los que hemos tenido el privilegio de disfrutar de los abuelos sabemos la profunda huella que nos dejan.
Ahora la abuela soy yo y procuro compartir momentos con ellos para que tengan su recuerdo.
Un beso.
San ha dicho que…
Yo no conocí el amor de una abuela, siempre envidie a mis amigas cuando contaban cosas de las suyas, como esta Merceditas de hoy. Más tarde vi como actuan los abuelos con sus nietos cuando nacieron mis hijos y la verdad es un amor inmenso el que dan.
Tu historia invita a querer descubrir que pasará después.
Un abrazo.
Cecy ha dicho que…
Que temple e inteligencia esa abuela, que sabe mediar entre las circunstancia de cada momento del día y en los detalles importantes.
Lindisimo.

Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Era muy pequeño cuando mis abuelos murieron, así que no pude disfrutar de sus mimos y cariño. Ahora, tengo edad de ser abuelo pero mis hijos no están por la labor. Me temo que ambas experiencias, las de nieto y abuelo, no se han hecho para mi, aunque no desespero de poder vivir algún día la de abuelo.
Un fuerte abrazo.
censurasigloXXI ha dicho que…
Una prima mía, estaba yo presente, hizo un bonito dibujo con ocho o nueve años, recuerdo el momento como si lo estuviera viviendo. Le entregó a su madre el dibujo en la cocina, mi tía estaba atareada. Cogió el dibujo, lo hizo un rulo y lo estampó contra una mosca que había en la pared.

Ya ves...

Un abrazo.

Cuesta mucho de descargar tu página, queda preciosa sin el fondo, con ese tono ocre marrón :)))
Mar ha dicho que…
Las abuelas y sus maravillosas comidas, meriendas, postres,,, pero sobre todo su cariño y mimo irreemplazable :)

Bss.
Matices ha dicho que…
Los abuelos están cobrando un protagonismo importante entre los pequeños. Tienen la receta secreta, ternura, amor, y lo más importante su sabiduría... y que no se me olvide esto de, "las comidas de la abuela siempre están ricas" :), yo también lo pienso, es la mejor...
Medea ha dicho que…
Las abuelas tienen mas tiempo como abuelas del que tuvieron como madres, disfrutan mas de los nietos de lo que nunca disfrutaron de los hijos y vuelcan en ellos toda su ternura. Es muy posible que como madres descuidaran o descuidemos otras cosas por las prisas,los baños, las cenas, el uniforme del cole, la compra,la comida de mañana y hoy en día todo ello aderezado con una jornada laboral estresante.Las abuelas con los nietos no tienen la responsabilidad, solo el disfrute, al menos eso dice mi madre,que para disciplinar ya estamos los padres (lo que como bien nos cuentas en tu entrada so no es del todo cierto)
Bonito fragmento de tu novela María José. Un beso muy grande amiga,siempre es un placer leerte.
Lucia M.Escribano ha dicho que…
Abuelas con sensibilidad suficiente, como para que la nieta no sufra el desprecio que su ocupada madre le ha hecho, Inteligentes ancianas que ayudan en el dia a dia a sus hijas, cuidando de sus nietas.
Besos querida amiga.
Juan Carlos ha dicho que…
Vaya personaje tan afectuoso el de la abuela; dentro de un relato en que rebosa la ternura. Parece interesante la novela.
Besos, amiga.
Sindel ha dicho que…
Una historia maravillosa, hay abuelas que cumplen un rol tan importante en la vida de los niños como ésta que nos haces conocer.
Creo que se ha ganado el respeto y el cariño de todos los que te leemos.
Un abrazo enorme.
juliano el apostata ha dicho que…
las segundas mamás, maría josé...ay,, esas segundas mamás quizá nunca sepan lo que se están perdiendo...perdón, me he equivocado...podría entenderse que me refiero a la agüela, pero no, me refiero a la madre de mercedes...aunque la expresión segundas mamás bien podría valer para la agüela en este tu relato...
me has hecho pensar en mamás que se perdieron el crecimiento de sus hijos...me has hecho pensar en que alguna vez conocí alguna y me dijo que con su nieta eso no le pasaría...ya¡¡¡ pero con la hija sí le pasó..qué mierda de sociedad quenos ha convertido en ausentes de los hijos...
medio beso, psiquiatra bonita.
Alfredo Cot ha dicho que…
Es curioso pera nada más empezar a leer el texto me ha sonado a contenido de algo más denso... algo había antes y algo habría después.
Mamas, abuelas, nosotros, todos asumiremos y nos comportaremos en su momento de igual forma. Yo, me recuerdo de nieto y ahora de abuelo... que te voy a contar.
Besos
Teresa Oteo ha dicho que…
Ayyy!!! si no fuera por las abuelas... qué bonitos recuerdos guardo yo de mis abuelos y cuanto me acuerdo de sus expresiones y su forma de hablar.
Y bueno, mis hijos adoran a su abuela y según ellos es la que prepara la comida más rica... jajaja
Muchos besos!!
Atalanta ha dicho que…
Que evocador tu relato María José, el pasaje de la merienda muy tierno, casi se olía la magdalena. Mi abuela también fue un personaje muy importante en mi niñez.

La caricia de Tánatos va para best-seller.

Besos aniñados
casss ha dicho que…
Da ganas de leer lo que antecede y lo que prosigue. De todos modos este trozo, ya vale como un exquisito pastel que a mi me recordó la historia de una amiga mía, que en estos días me contó y me ayudó tanto a entenderla. Una historia muy parecida, y cuánta huella deja!!!! Seguramente, esa mujer también tiene en su debe, algún faltante de esos...

Un texto que es un gustaso leer.

muchos besos, amigucha

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …