Ir al contenido principal

Este jueves un relato: La tragedia de la marioneta


Nerviosa sonrisa, inquietud en la tripa, ojo avizor... el niño espera; ésta es la tragedia de la marioneta.
La puerta de la calle se abre y papá aparece. Viene a recogerlo, es su día. Un día más, de una semana más, de un mes más, de un año más, desde que se separaron. 
Cruzan unas palabras. Por ahora no hay peligro, el tono de voz es normal; un saludo insustancial  reflejo de los alejados que están el uno del otro. 
El niño confía, se tranquiliza, dispuesto a disfrutar del padre, al que tanto echa de menos, cuando escucha como un rugir siniestro la consabida letanía de insultos de su madre: Lo mal  que va el niño en el colegio por culpa de la poca atención que le  dispensas. Ultimamente está muy  raro,  no quiere salir a la calle, ni jugar al fútbol. Está muy respondón, me contesta a todo de malas maneras. A saber lo que le dirás de mí cuando estáis a solas. Lo consientes demasiado y se está convirtiendo en un niño mimado, insoportable y yo aguantándolo todo el día...
El niño baja los ojos, mira al suelo. Quiere que se lo trague la tierra para no presenciar el tan duro final de lo que se avecina.
Vapuleado una vez más, cansado de lo mismo, utilizado como medio para volcar la agresividad que sienten  entre ellos, ésta es la tragedia de la marioneta.

Más en casa de Monica

Comentarios

Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Entre dos que se detestan, rotos los hilos de la comunicación, el niño como marioneta llora y se siente manipulado y quiere ser querido, ciegos no ven al niño, qué triste función de marionetas, la dan cada día, lamentable.

Sensibillidad a flor de piel humana la tuya. Besitos.
Neogéminis ha dicho que…
Una historia tan dolorosa y triste como real. Son pocas las separaciones en donde los hijos no son tratados como marionetas sin voluntad, víctimas inocentes de la violencia entre sus padres o también botín de guerra en medio del combate que se teje diariamente entre la ex pareja que acaba de romperse.
Muy triste.

un abrazo y muchas gracias por participar!
Valaf ha dicho que…
Tragico, muy trágico, el destino de un niño que es usado como arma arrojadiza de unos padres que, más que eso, son unos valientes gilipollas.

Un beso
Leonor ha dicho que…
Real y triste tu relato. Ningún niño debería sufrir, de ninguna forma, y mucho menos si el sufrimiento viene de sus padres, los que deben velar por su felicidad y bienestar. No entiendo ningún maltrato pero menos el de los niños o los ancianos.

Un beso.
rosa_desastre ha dicho que…
Un hijo, arma arrojadiza cuando entre dos despedazan el pasado, el presente y el futuro. Pobre marioneta.
Un beso
Carmen Andújar ha dicho que…
Los pobres niños son los que siempre salen perdiendo en cualquier separación. Se es egoista y se barre para casa.
Buena reflexión
Un abrazo
Mar ha dicho que…
Y verdad que es. Nunca entenderé como se puede manipular a un hijo en favor de uno de los conyuges. Eso no es querer a un hijo.

Muy bueno tu relato.

Bss.
censurasigloXXI ha dicho que…
Es un uso que me duele. Hacer daño al inocente para que revierta sobre el que se supone más fuerte que el pequeño, es un acto de cobardía monumental.

Marionetas somos un poco todos, si no nos vapulean por aquí lo hacen por allá... si no llega la ayuda alimentaria son los impuestos...

Un beso y un café.
Teresa Oteo ha dicho que…
Qué triste historia, pero desgraciadamente muy real!
Buenísimo tu relato, madrijuevera!
Muchos besos!!
Cecy ha dicho que…
Dolorosamente es la marioneta de los padres, cuando estos pierden el sentido común, por sus propios egos. Los padres se transforman en dos egoístas, utilizando la marioneta para dañarse.
Algunas marionetas tienen la suerte de volar y recuperarse, claro después de haber padecido.

Una dura realidad.
Que bien plasmada la tragedia.

Un abrazo Maria Jose.
Anónimo ha dicho que…
Una auténtica canallada de imposible justificación. Anteponer el orgullo, el despecho, el egoismo, el desamor por la ex-pareja al amor debido al hijo, es de seres sin moral y sin escrúpulos. Lo lamentable es que esta situación abunda, lo cual nos deja entrever la escasa o nula calidad humana de muchos de nuestros congéneres.
Un fuerte abrazo.
Juan Carlos ha dicho que…
Marionetizan a los hijos hasta extremos imposibles, haciendo daño al otro haciéndoselo al niño. Este relato es muy bueno y serviría como toque de atención frente a quienes ignoran la personalaidad del niño para desarrollar con él sus venganzas.
Besos.
Lola Polo ha dicho que…
¡Y cuantos casos hay de estos!madre mía, toda una tragedia para estos niños.

Un abrazo

Lola
Alfredo Cot ha dicho que…
Marionetas que sienten y padecen la ira y la intolerancia ajena.
Marionetas con un futuro, espero que no demasiado lastimado para cerrar el círculo y acabar de una vez con ese teatro miserable que parece repetirse en sesión continua.

Duro y actual.
Besos
Maria Liberona ha dicho que…
que tristeza y que dolor pero es realmente cierto vaya que suele suceder en este mundo que estamos viviendo,
Sindel ha dicho que…
Un relato que lo dice todo, que muestra como los adultos dañamos a los niños, a veces sin querer y otras porque no importa.
Me quedé con esa imagen del nene bajando la vista, y me trajo a la mente una profunda sensación de soledad.
Un gusto leerte María José.
Un beso
San ha dicho que…
Una historia muy real que al leerla deja una tristeza espesa. Estos niños si que son realmente marionetas en manos de unos adultos que solo se miran su propio ombligo.
Un abrazo.
Matices ha dicho que…
Cuando ya no hay nada en común parece molestar lo único que no se puede separar de esa comunión en la que se incluyó un hijo como culmen de felicidad. Al final son las victimas de la falta de amor y la infelicidad...
Besos!!
Lucia M.Escribano ha dicho que…
En la mayoria de los casos, además, el dolor a la marioneta- niñ@, le perseguirá de por vida, sin que nadie haga nada para evitarlo. Duro...Pero actual y real. besos
casss ha dicho que…
Describes a la perfección y de una forma aleccionadora (para quien quiera oir y entender) una situación tan dramática como cada vez más corriente. Un buen giro has dado al tema

Extrañaba leerte. Bueno, bah... ¡te extrañaba!

besos
juliano el apostata ha dicho que…
lo que me jode del cuentito es que quizá haya una acepción así para eso de la tragedia de la marioneta. ES MÁS, VINIENDO DE TI, DE TU PROFESIÓN, ME TEMO QUE DEBE DE SER VERDAD QUE EXISTA ESE SIGNIFICADO...
MECAGUENRUSIA, PUES...
medio beso, psiquiatra bonita.
Fabián Madrid ha dicho que…
Moneda de cambio cuando cuando el amor se vuelve odio. Un beso.
El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
Que le vaya mal en el colegio y conteste mal casi diria que es usual en su edad. Más con esos padres conflictivos.
miralunas ha dicho que…
y qué tragedia tan común.
ese niño feliz de lunes y éste.
yo no creo que sea usual; eso siempre es un llamado y un aviso.

excelente punto de vista.aunque duela.

abrazo
Toni ha dicho que…
Uno casi puede ver al niño físicamente lanzado, como una pelota, contra la pared del frontón. Que duro, con la disposición a la felicidad que se le intuye. A veces estamos tan ciegos y somos tan egoístas...

Saludos, algo empañados por la tristeza, hoy.
maruja ha dicho que…
Y el niño no se siente querido, sino un arma de destrucción entre quienes debían protegerlo

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …