Ir al contenido principal

Este jueves un relato: El teléfono

FIN DE SEMANA EN LONDRES (1980)


Las espesas nubes grises se aligeran con la fuerte tormenta. La lluvia se estampa contra los cristales de la cabina de teléfonos roja, emblemática, situada  en el cruce entre dos calles. Teresa se dirige a ella con la mirada perdida; el remordimiento por lo que ha hecho la tortura hasta rasgar de nuevo lo más profundo de sus entrañas, esas entrañas que ahora están huecas, vacías. Las lágrimas recorren su rostro hasta caer al suelo donde se mezclan con las  gotas de agua. Empapada por fuera y desconsolada por dentro, busca refugio en la cabina. Al amparo de aquellas cuatro paredes de cristal se deshace en llanto. Coge el auricular, introduce unas monedas con dificultad y marca el teléfono de Marcos con el prefijo de España por delante. El corazón le salta en el pecho y la  respiración entrecortada hasta que escucha al otro lado de la línea.
-¿Sí?
-Ya está hecho, Marcos -dice Teresa volviendo a ahogarse  en sollozos.
-Teresa, ya decidimos que era lo mejor.
-Lo sé, pero me siento tan mal. Tengo tanta pena.
-Míralo por el lado positivo. Eso… hubiera entorpecido mi carrera y la tuya.
-Eso… era tu hijo y el mío…
-¿Cuando regresas? Iré a recogerte a la estación. Seguiremos con nuestras vidas como si no hubiera pasado nada.
-Pero ha pasado -musita la joven.
Antes de colgar oye decir a Marcos que lo olvide. Se apoya en el cristal. Que lo olvide, piensa, mientras se le representan las imágenes del impoluto quirófano, ella tendida en la camilla con los ojos cerrados, las manos del médico trasteando en lo más íntimo de su ser, y su acompañante diciendo que  había terminado todo... todo... todo.
Sale a la calle, lucha contra la marea de gente, vaga por avenidas y parques sin querer pensar, ni sentir, hasta que cerca del canal le parece oír una vocecita de niño. ¡Su hijo la llama! Se asoma, su reflejo en el agua, a su lado ese indefenso ser que la atrae,  la reclama,  le suplica. Teresa obediente se tira al agua, el lodo del fondo la retiene, por un instante ve a su hijo, es feliz, no hay culpa, ni remordimiento. Toda una no vida para estar juntos.

Comentarios

Antonia Romero ha dicho que…
¡Qué triste! Escalofriante y emotivo que refleja una realidad imposible de obviar. Me ha gustado mucho.

Un abrazo.
Maribel G. M ha dicho que…
Ufff!!! Querida amiga, qué relato más duro.
Pero muy bien escrito.
Un beso
Teresa Oteo ha dicho que…
Qué fuerte, madrijuevera! pero me ha encantado... triste, duro, impactante...genial!
Muchos besos.
Josep Capsir ha dicho que…
Hace veinte años muchas jóvenes iban a Londres a abortar y se convirtió en la solución a la ausencia de libertades. La libertad de ejercer el derecho de solucionar el "problema" en una mesa camilla. Siempre he sido partidario de flexibilizar la opción de abortar, aunque con los años y desde que tengo hijos, mi opinión al respecto a llegado a un cruce de caminos. ¿Me estaré haciendo mayor?
Excelente relato.
Besos
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Ya no hace falta ir a Londres, ahora él tendría que acompañarla y dar la cara juntos. Después del trago hablar de eso por teléfono... consta que no se habló debidamente ni a fondo antes, ese final lo demuestra.
Una elección que ha de meditarse, pero que debe ser posible para quien lo quiera. Besito, que me has impactado, dulce convocante.
Sindel ha dicho que…
Ayyyy qué relato fuerte!!! Tremendo!!!
Una historia que me fue llevando sin parar hasta el final, ese final impecable que emociona, entristece, deja la piel erizada.
Son decisiones que a veces se toman sin pensar demasiado, sin pensar en el vacío que se siente después. No juzgo, ni opino. Es un tema demasiado controvertido para poder ponerme en un lugar en el que nunca me toco estar.
Un beso enorme!!!
Valaf ha dicho que…
Me marcho con mal cuerpo: es muy triste, muy duro. Durísimo.

Un beso
San ha dicho que…
Algo de esa importancia y sola...Asi fue y asi parece que sigue siento en muchas ocasiones. Un relato duro por lo real.
Muy bien armado Mª José.
Un abrazo
Neogéminis ha dicho que…
Quizás no haya nada más angustioso que la voz de la culpa carcomiéndonos desde adentro.
Muy buen relato, María josé. Crudo y realista. Muy emotivo.
un abrazo
Wendy ha dicho que…
Hola María José
Este relato me ha confrontado con algo que yo viví hace ya muchos años, pero no por mi voluntad. Yo perdí un bebé que esperaba, fruto de una terrible golpiza a causa de una aun mas terrible relación tormentosa. No se si el Destino me deparaba esta tragedia, pero siento que aun me debe esa oportunidad. Mis heridas aun no sanan, y se que habría luchado, de haber podido, por esa criatura que escasas cinco semanas tuve en mi vientre.
Lo siento, no puedo evitar llorar...
casss ha dicho que…
Arrolladoramente dramático, real, de absoluta actualidad por estas latitudes, donde está en discusión la despenalización del aborto.

Un decisión que debe tomarse con su consciencia, pero que marca a la mujer para siempre.

Tu relato remueve, lastima, conmueve y atrapa en la encrucijada que cada uno resuelve como puede.

Muchos besos, amiga.
Mar ha dicho que…
Dramática historia la que nos dejas. Creo que si la chica no lo tenía claro, debería haber seguido ella sola para adelante con el embarazo. Pero claro, supongo que el miedo que tenía, pudo con todo.

Bss.
Cristina Piñar ha dicho que…
Un relato que impresiona y que por desgracia tiene un triste final. Aquella mujer no pudo soportar el cargo de conciencia que le ocasionó abortar. Por desgracia, muchas mujeres han pasado o pasan por esa situación, un tema controvertido, como dice Sindel, el que hoy nos presentas a través de un buen relato para una buena convocatoria. Un beso.
Juan Carlos ha dicho que…
¡Glubs! Impresionante. Había pasado algo y muy serio.
Me ha llegado hondo.
Besos, amiga.
Cecy ha dicho que…
Triste y conmovedor relato. Real por cierto.
Decisiones muy difíciles, quitar y quitarse la vida.

Un abrazo.
Encarni ha dicho que…
Acabo de recordar a una compañera de trabajo cuando yo era muy joven, que se echó a llorar porque otra mujer nos comunicó que estaba embarazada. Fue más tarde que me contó que tuvo que ir a Londres a abortar y su ¿novio? le pago todo. Ella quiso tener el bebé, pero su padre la echó de casa y no le quedó opción que viajar.
Una historia terrible.

Un abrazo.
Lupe ha dicho que…
Hola, María José.

Terrible relato, muy bien estructurado, pero no menos real. Hace poco escuché una noticia que me impactó: cada veinte minutos, tiene lugar un aborto en nuestro pais, y mayormente son menores de edad las que lo hacen. No entro en juzgar algo tan particular, pero no puedo más que sentir pena por esas mujeres a las que sus circunstancias personales les llevan a esa decisión. Y cuántos Marcos las dejan en la encrucijada solas, desamparadas.

¡Que triste!

Un abrazo.

Lupe

P.D. No me has incluido en tu lista de participantes. Mecachis...
Alfredo Cot ha dicho que…
El realto es contundente, claro y directo a las entrañas, por qué se me antoja, que si la respuesta al otro lado del teléfono hubiera sido otra, el desenlace también habría cambiado.
¿Tan burros somos los hombres?
Carmen Andújar ha dicho que…
Duro, muy duro relato. Hay decisiones que nos pueden costar la vida como en este caso, nuenca se sabe lo que hay en el subsconsciente de cada persona.
Muy buen relato
Un beso
Anónimo ha dicho que…
¿de las morenas, le puedes dejar mi comentario a cecy, por fa? es que no puedo...
cecy, me atrevo a empezar mi comentario como hablo yo: qué cabrona que eres...y una vez que me he expresado como hablo, decirte que es una idea genial esa tuya para este jueves: brevedad, pero a la vez ingenio y a todo ello le sumo aquello de que dejas la posibilidad de dejar un mensaje...es decir, de leer, de completar el texto como se quiera...
medio beso.
Rochies ha dicho que…
Tu cierre; sublime. Juntos en una no vida, o quizás quién puede negarlo, en otra forma de vida, que aún ignoramos, u olvidamos...
Rochies ha dicho que…
Tu cierre; sublime. Juntos en una no vida, o quizás quién puede negarlo, en otra forma de vida, que aún ignoramos, u olvidamos...
Fabián Madrid ha dicho que…
Un relato duro. Lo más esperanzador es la fecha en la que ocurrió. Besos
José Vte. ha dicho que…
Vaya relato más duro y más triste, lleno de remordimientos en esa no vida. Momentos que piden a gritos compresión.

Un abrazo
Lola Polo ha dicho que…
Abortar, sin quererlo y sola, mientras él por teléfono le dice que ha sido lo mejor para los dos... lo mejor para él sin duda y un triste final para ella... muy triste

Un abrazo

Lola
censurasigloXXI ha dicho que…
No es tan difícil que estas cosas sucedan, he visto a hombres sufriendo más que sus mujeres por la pérdida de sus posibles hijos. Depende siempre de quien toma la decisión. Beso y café.
Maria Liberona ha dicho que…
woommm !!!
me has dejado impresionada
Pepi ha dicho que…
Pese a lo triste de la historia y del final, es un relato muy bueno, de los que dejan huella. Besitos.
Luis Rodriguez ha dicho que…
Relato excelente muy potente y con trágico desenlace, bien calculado y brillante. Saludos y gracias por conducir este Jueves.
Tyrma ha dicho que…
Esta semana empiezo por la anfitriona...que ha puesto el listón muy alto.
Definirlo en dos líneas es complicado, tal vez el peso de culpabilidad y la añoranza de ése hijo. Tu relato es excelente, y el cierre sorpresivo.
Un beso.
Anónimo ha dicho que…
joderse, de las morenas...estaba convencido de que este relato tuyo iba a tratar de tu viaje a londres. y lo estaba por que cada vez que venía a este blog para acceder al siguiente compañero que iba a leer, aparecía el título de tu jueves. pero no, la señora ha decidido darme la sorpresa, esa sorpresa de la angustía, también esa sorpresa del buen escribir...
aún así, joderse y joderse, que es duro, demonios.
medio beso.
Gastón Avale ha dicho que…
un sorprendente relato que nos deja con la boca abierta también sobre el final... cuantas cosas pasan en la vida... un beso!
ibso ha dicho que…
No me decido a plasmar mi impresión ya que, con tan poquito texto, me has removido demasiados resortes. Sin duda, muy bien escrito.
Un abrazo.
MAR ha dicho que…
Así como una llamada puede salvarnos la vida...también puede ayudar a las ganas de quitarla.
Todo es tan relativo...pero nada mejor que MIRARSE A LOS OJOS...al hablarse.
Un abrazo grande y un placer conocerte a ti y tu Blog.
mar
tia elsa ha dicho que…
A pesar que hoy días se plante en Argentina la despenalización del aborto aduciendo que el cuerpo de la mujer es de ella y tiene derecho a decidir si quiere o no ser madre, creo que debe ser el acto más traumático por el que puede pasar. Muy buen relato. Saludos Elsa.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …