Ir al contenido principal

Este jueves un relato: En la quietud de la noche





El insomne hipocondríaco

Llegó la noche, la temida noche.
Los ojos abiertos
El tiempo lento
El espacio constreñido

Llegó la noche, la  temida noche
Rugidos en la barriga
Esto no pinta bien
He pillado el virus, ese que anda, por ahí. Seguro
Retortijones
Qué malo me estoy poniendo

Llegó la noche, la  temida noche
La opresión
No puedo respirar bien, 
Inténtalo...
Espira, inspira, espira, inspira…

Llegó la noche, la temida noche
Insoportable el tic tac del reloj
No es el reloj, es mi corazón
¿Alteraciones del ritmo?
¡Se acelera!
No, ¡las palpitaciones, no!

Llegó la noche, la  temida noche
Respira tranquilo
Profundamente
Sereno
¿Cómo se hace?
Inspira, espira, inspira, espira…

Llegó la noche, la  temida noche
Me duele el brazo, ¿será la postura?
Un pinchazo en el corazón, ¿será un infarto?
Jadeo, las latidos aumentan, ¿me ahogo?
Me va a dar, lo sé, lo presiento
Esta vez es seguro
Voy a tener un infarto

Llegó la noche, la temida noche…

Más en casa de Neogéminis

Comentarios

  1. !Pobre! que mal lo está pasando, porque lo siente y lo vive,jejeje me río pero es que es tal cual.
    Bravo cordobesa.!que tendra la noche!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Podría ser realidad o el miedo insoportable del insomne a las largas horas oscuras, la noche lo vuelve hipocondríaco, cree morir. Qué pesadilla!.
    Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
  3. Y menos mal que tenía las píldoras debajo de la almohada que si no...

    Un abrazo y un cafelito, que a estas horas hace falta.
    Un beso a todos en el encuentro, os voy a echar de menos.

    ResponderEliminar
  4. Ha de ser terrible cada noche escuchar el sonido de los intestinos ¿será diarrea o restreñimiento? No hay píldoras ni drogas que curen ese insomnio.
    María José, pensaste con genialidad en ese maníaco tendido con su cuerpo parlante en mitad de la noche, relato terrorífico, excelente.

    Para pronto el lugar de encuentro, besitoooooooooo.

    ResponderEliminar
  5. Qué bien has logrado retratar ese momento ingrato que puede resultar ser la noche cuando los recuerdos, los conflictos y los pánicos se hacen presentes sin filtros, en la antesala de una tristeza honda que parece esperar, agazapada, para que caigamos en su trampa. Hay maneras de no quedar enredados...lo sé.

    Muy buenos versos!

    un abrazo juevero

    ResponderEliminar
  6. Las crisis de ansiedad y de pánico en las noches son terribles,te ves morir, no dejas de mirar el reloj y pedir a quién sea que amanezca pronto, cuando clarea el día todo se ve distinto y puedes descansar. Me identifico plenamente con tu personaje.
    Un besito madrijuevera.
    P.D. Y acordaros un poquito de mí en el encuentro...:(

    ResponderEliminar
  7. Un poema angustioso. Me encanta como va increscendo el texto hasta que te ves leyendo deprisa y casi sin aliento, al propio ritmo de ese inspira, espira o de los latidos del corazón que parece inevitablemente herido.
    Únicamente me queda esperar que se recupere.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Aia! Casi me veo reflejada en algunos de esos instantes en que la noche pasa a ser un padecimiento... mi solución? o trato de cansarme bastante durante el día, de manera de caer rendida y no dar pie ni a una molestia pequeña, o, agradecerle al doctor las pastillitas benditas, regala sueños! Claro, también leo, pinto, escribo... hasta que el día asoma.
    Como sea, el escrito está impecable, transmite jadeos, transpiración y ese girar entre sábanas que es un suplicio. Me encantó!
    Besitos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  9. no recuerdo cómo se denomina la figura que, según yo, has reflejado en el poema...esa figura se basa en la repetición continuada y machacona... pero, insisto, no recuerdo cómo se llama. bien, el caso es que creas la sensación de agobio, ese agobio que describes con palabras y con la repetición de... LLEGÓ LA NOCHE, LA TEMIDA NOCHE...así que el agobio lo consigues por eso y por las palabras..así que , y por lo tanto, esto me gusta...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué angustia, madre mía! No se puede vivir así, si no le da algo seguro que le dará o imaginará que le da.
    Me has hecho sentir en la piel de este pobre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Este tipo se debe angustiar desde las 6 de la mañana pensando en que se acerca la noche! Pobre! como se puede vivir así? Menos mal que uno saca un turno y consulta a María José que seguro tiene la solución ... o alguna pastillita salvadora jajaja.
    un beso

    ResponderEliminar
  12. Llegó la mañana, la ansiada mañana y nos hemos pegado una "jsrtá de reir" Toñi y yo leyendo tu poema en formato libre. ¿Sabes que me ha gustado y mucho tu faceta poética?, creo que deberías cultivarla más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Es cierto que por la noche cuando uno no puede dormir todos los males te acechan, sobre todo si, como tu pobre personaje, sufre de hipocondría. Muy original. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Pobre hombre, prefiero no imaginármelo ¡esto no es vida!. debe ser horroroso vivir así, estoy angustiada yo...
    Nos vemos pronto ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Que agobio he sentido. Este hombre tiene fobia a la noche?, a la enfermedad cuando cae la noche? Y a ésto cómo se le llama?? Lo cierto es que la noche tiene estás cosas, sobre todo cuando se tiene insomnio.

    Bueno, ya pasó.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Jajajajaja, que noche más mala para el hipocondríaco, no le has dado un respiro, hija. Muy bueno, María José, muy requetebueno :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Pesa tanto la limpieza del texto, el orden en la exposición y la sencillez del diálogo que no deja sitio para el agobio, y si le añades el regalo de la vida del final...

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Uff, ¡menudo hiponcondríadico! He de reconocer que ha llegado hasta a ponerme nerviosa. ¡No me extraña que otorgue a la noche el adjetivo temida! jeje. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Esta si que es una noche temida, la cual debe ser difícil de sobrellevar, sobre todo porque el personaje esta muy consciente de lo que le esta por suceder.
    Que momento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. La noche y su falsa calma. Bien sabemos que a veces induce al miedo y no solo en los hipocondriacos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Buen enfoque dado a la noche, no sé si quisiste representar la muerta como la noche, yo lo interpreto así, quizás estoy equivocada pero me gustó mucho, es original tu poema y te va llenando de suspenso y desazón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Que angustia trasmites, por cierto, muy bien elegido el formato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Ataque de pánico. Indicaciones terapéuticas a seguir. Poesía pura para estos momentos de angustia, que no dan respiro entre inspirar y expirar.

    Tranquila...respiro tranquila, todo está bien, ya llegó el día.

    besos (un beso más para mi preciosa tocaya)

    ResponderEliminar
  24. Hola María José, he de reconocer que me ha sorprendido encontrarme con un poema, creo que nunca había leído ninguno tuyo.
    La sorpresa ha sido muy grata, me quedo con una mezcla de angustia imaginándome al pobre hombre sufriendo pero también con una sonrisa porque parece un poco "agonías".
    Un beso
    Mar

    ResponderEliminar
  25. Horrible noche para tan original punto de vista...una incómoda realidad que cabe en la noche.
    Meha encantado lerte, María José.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Hola, perdona que llegue tan tarde, pase el finde fuera de casa.
    Cuando llega la noche los dolores, reales o imaginarios, se sienten más fuerte, desde luego tu protagonista tuvo de todo, menos quietud en la noche jjajajaja....Me gusto leerte.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  27. Ay, Dios, y pensar que hay gente que piensa que todo lo malo lo van a pillar, o lo que es peor, que ya lo tienen... Qué noches más espantosas para ese tipo de personas, ¿verdad?

    Me ha encantado tu relato-poema, María José :)

    Un abrazo

    Mari Carmen Polo

    ResponderEliminar
  28. Hola, María José.

    Con los tres primeros versos creí que iba la cosa de "amor". Pero madredelamorhermoso que agobio. He tenido que inspirar y respirar en el último tramo del poema.

    Muy ocurrente, vaya que sí.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  29. sin dudas una noche para temer, la última... y... todas esas sensaciones las siento, cada una de ellas... pero a la noche no le temo ... sí un poco al porvenir siempre distinto y posiblemente cambiante... siempre raro... pero morir... que sensación familiar y sin embargo mi pregunta antes de dormir siempre es : ¿fui feliz? ¿hice lo que quería hacer? ¿y si no fui feliz y no hice las cosas que quería... mañana voy a dejar pasar otro día sin hacer nada al respecto?

    me haces reflexionar amiga... aunque lo hago todas las noches...

    precioso relato! un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…