Ir al contenido principal

Bajo los Tilos







El  19 de marzo de 2012 salió e a la venta mi novela Bajo los Tilos en ebook (pdf, epub, mobi y fb2). 
Podéis adquirirlo en la cabecera mi blog o quien lo quiera hacer por transferencia que se ponga en contacto conmigo por email: arracada@gmail.com
15 personas han comprado la novela y espero ansiosa a que me comenten si les ha gustado.
El viernes por la noche me entrevistaron en Radio Villalba. Toda una experiencia. Mis palabras escritas me pusieron los pelos de punta leídas por la excelente voz y declamación de Clara, quien me entrevistaba... precisamente los dos párrafos últimos del capitulo que os dejo.


Espero que disfrutéis con su lectura como yo lo hice escribiéndolo:


Bajo los Tilos
Capítulo I



En la vida y en la muerte todo tiene un porqué, al menos eso pensaba hasta hace una semana.
La iglesia resulta pequeña. Las pocas bancas de que dispone se han ocupado enseguida por señores trajeados con sus respectivas acompañantes, todas ellas de oscuro y con perlas alrededor del cuello. Los que llegan más tarde se sitúan de pie en las naves laterales. De reojo observo, con malsana curiosidad, el ir y venir de los asistentes. Se inicia un molesto murmullo que cesa cuando la  ceremonia comienza. Me apoyo en reclinatorio y papá me mira intranquilo desde su metro noventa. Cruzo los brazos sobre  el vientre que aloja a mi hijo y una apacible sensación contrarresta el inmenso dolor que no me deja respirar.
En la homilía, el sacerdote alaba  las virtudes cristianas de mi madre; mi padre y mi hermano se remueven inquietos en la banca, no sé si presos de o molestos por los bisbiseos chismosos que aquella plática provoca entre los asistentes. No veo el momento de que  todo acabe.
A instancias del párroco se forma una larga fila en la nave central y empieza el monótono desfile. Mi padre agradece a cada uno de los asistentes su presencia en el funeral con un fuerte apretón de manos o un sonoro abrazo. Mi hermano y yo, como estatuas de sal, nos dejamos besar mientras escuchamos  lo buena persona que era nuestra madre, la mala suerte que ha tenido para morirse así y lo solos que nos ha dejado. A punto de desfallecer, hago una señal a Gonzalo, mi marido, me agarro de su brazo y salimos.
En la calle, temblando, enciendo un cigarrillo y lo apago al instante al ver la expresión de Gonzalo. Lleva razón; no es bueno, ni para nuestro hijo ni para mí. Necesito aislarme de la tragedia que vivimos, la llevo incrustado en el alma, como algo viscoso de lo que no me puedo desprender. Cierro los ojos. Gonzalo me abraza; le regalo una sonrisa.
Ya en casa de mis padres compruebo que todo sigue tal y como ella lo dejó; la última labor de ganchillo en el costurero que le regalé, por el Día de la Madre, el libro de Isabel Allende, La isla bajo el mar, en la mesita del teléfono... Como si de un momento a otro fuera a regresar a la vida, a su hacer cotidiano. Contemplar su mecedora vacía, estática, me produce una intensa desolación. Me ahogo entre aquellas paredes. Voy hacia la ventana, descorro el visillo transparente y la abro. Ahí está el parque, y el cielo nublado desde que amaneció, infrecuente para mitad de junio, que presta una tonalidad plata al verde follaje de los árboles. Por un instante, mi mente se aleja de la frialdad de aquellas paredes entre las que reposan sus cenizas. También es un día gris, muy gris, en mi corazón. Miro hacia el fondo, donde casi mi vista no alcanza. Allí se sitúan los tilos, los majestuosos y viejos tilos de anchos troncos, dando sombra al paseo. Los tilos…, sus árboles predilectos.
Casi todas las tardes, al regresar del colegio, la encontraba mirando a través de esta misma ventana. Al verme aparecer, me alzaba en sus brazos y me susurraba: Mira a lo lejos, allí, María, y señalaba con el dedo a un infinito que mis infantiles ojos no lograban  divisar. ¿Los ves?, esos  árboles tan altos, los que están al fondo. Se llaman tilos y como son enormes dan una gran sombra en el paseo. Un día te llevaré a jugar allí, decía ella mientras besaba mi sonrosada mejilla de colegiala dejándome la huella de carmín rojo que siempre adornaba sus labios. Un ofrecimiento nunca cumplido.
Sobre la mesa, el recorte del periódico donde se detalla la extraña y singular noticia de una mujer que falleció a bordo de un avión rumbo a Nueva York;  mi madre.
¿Por qué lo haría?... Una confusa desventura para nosotros, su familia, que ni siquiera sabíamos que había tomado ese avión. Las lágrimas aparecen de nuevo y también mi enorme resentimiento hacia ella, la mujer que me dio la vida y que se fue sin despedirse. Nunca la perdonaré… ¿Cómo puedo pensar eso?  La quiero y la odio al mismo tiempo; no sé cuánto más de lo uno que de lo de otro. En realidad sí lo sé, para qué engañarme. La odio, la odio, la odio… ¡Joder, qué mal me siento!
—¿Aún sigues aquí? Ya deberías estar en tu casa con tu marido.
Me sobresalta la voz grave y enfadada de mi padre.
            —Sí…—respondo mientras restriego los ojos con el húmedo pañuelo.
            —En tu estado no es bueno atormentarte de ese modo por alguien que cogió la maleta y se marchó sin mirar atrás, sin preocuparse de nosotros.
Lleva razón, pero no se lo digo.
            —¿No te extraña ese comportamiento en mamá? Nunca lo hubiera imaginado de ella, marcharse sin dejar siquiera una breve nota.
            Mi padre da media vuelta y sale de la habitación, sin responder. Sigue disgustado con ella.
            La vida continúa. Tengo un marido, un proyecto de hijo y un trabajo. El tiempo restañará las heridas por la pérdida y me procurará la oportunidad de perdonarla; sin embargo, me quedan tantas preguntas sin respuesta.
Un estrepitoso y desagradable rugir de tripas me perturba. Una bola en el estómago me impide tragar desde hace días. He de comer algo, aunque sea por el niño. Me obligo, voy a la cocina y reparo en la bolsa de plástico blanco llena con los objetos que mamá llevaba encima en el momento de su fallecimiento. Nadie la ha tocado. El corazón galopa desbocado mientras la abro. Dentro, el bolso marrón de piel y una caja de cartón en la que han guardado las cosas pequeñas: unos pendientes de perlas blancas,  regalo de mi padre por el nacimiento de mi hermano;  el anillo a juego, obsequio por mi nacimiento; el reloj de oro y… ¿dónde está su alianza? Descorro la cremallera del bolso convencida de encontrarla allí. El monedero, la tarjeta de embarque, una bolsa pequeña de aseo con pinturas, un paquete de pañuelos, el móvil y una postal. Ni rastro del anillo. Rebusco en los bolsillos interiores: nada. ¿Y si se la quitó por algún motivo? Tal vez quería estar cómoda en el viaje, o… Desconcertada,  contemplo los objetos que he ido esparciendo sobre el cristal de la mesa y la tarjeta postal llama mi atención;  una imagen nocturna de la Estatua de la Libertad con la ciudad de Nueva York al fondo. Le doy la vuelta:
..........

Comentarios

María Martínez ha dicho que…
¡Comprado! ¿Seré la primera, como pasó con Vida y milagros de un ex en Amazon? :D

Feliz Santo
Lola y Mari Carmen Polo ha dicho que…
Muchas Felicidades!, Mª José. ¡Vaya!,la lectura me ha dejada intrigada :)

Un beso

Lola
San ha dicho que…
Paso a felicitarte lo primero MUCHAS FELICIDADES QUE LO PASES MUY BIEN, y ahora me voy a leerte y a buscar como hacerme con este libro, maravilloso seguro.
Besosssssss.
Emy Luna ha dicho que…
Me ha encantrado este primer capítulo de tu libro, Mª JOsé... Estoy deseando saber donde está la alianza, y por qué se marchó sin avisar... ¡Quiero comprarlo YA!!!
maria jose moreno ha dicho que…
Pues ya sabes, tica en Comprar ahora y averigua que pasa con la alianza....
maria jose moreno ha dicho que…
Te gustará amiga
maria jose moreno ha dicho que…
Gracias a ambas por la felicitación y espero que os hagáis con el libro. Besos
Medea ha dicho que…
Bueno amiga,como sabes, ya lo tengo,jeje miooooo, ahora sacar un ratin para ponerme bajo los tilos.Un beso y ¡¡ENHORABUENA!!
Toñi ha dicho que…
Me la he tragado antes de semana santa, asi que, me dedicare a las que tengo en "cola", felicidades, facil de leer, engancha en las primeras lineas y te mantiene interesada hasta el final, lo dicho, esperando la proxima. Bss.
Julio Alejandre ha dicho que…
Hola Mª José. Me alegro por tu nueva novela. El inicio me ha parecido estupendo y no puedo menos que leerla. Un cordial saludo.
maria jose moreno ha dicho que…
Gracias por comprar mi novela. Espero que la disfrutes.
MGloria ha dicho que…
Me he quedado esperando leer lo que sigue, asíq eu si mañana no me toca, tendré que comprarlo. Saludos,
angela ha dicho que…
aceptar la perdida es uno de los dolores mas latentes que acompañan la vida todos los dias pero se va aferrando tanto a nosotros hasta fundirse y dejara de ser fundamenta y hasta funcional cuando aparezca otra "perdida"nueva,,tengo la sensacion que muchos sentimientos y emociones se ponen de manifiesto al recorrer este libro y hasta descubriremos sentimientos nuevos ,seguro .
Los libros de Eva ha dicho que…
Hola, acabo de comprar tu novela. ¿Cómo la mandas? He pagado con paypal: evadegregorio@gmail.com

Saludos

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …