domingo, 25 de marzo de 2012

Bajo los Tilos







El  19 de marzo de 2012 salió e a la venta mi novela Bajo los Tilos en ebook (pdf, epub, mobi y fb2). 
Podéis adquirirlo en la cabecera mi blog o quien lo quiera hacer por transferencia que se ponga en contacto conmigo por email: arracada@gmail.com
15 personas han comprado la novela y espero ansiosa a que me comenten si les ha gustado.
El viernes por la noche me entrevistaron en Radio Villalba. Toda una experiencia. Mis palabras escritas me pusieron los pelos de punta leídas por la excelente voz y declamación de Clara, quien me entrevistaba... precisamente los dos párrafos últimos del capitulo que os dejo.


Espero que disfrutéis con su lectura como yo lo hice escribiéndolo:


Bajo los Tilos
Capítulo I



En la vida y en la muerte todo tiene un porqué, al menos eso pensaba hasta hace una semana.
La iglesia resulta pequeña. Las pocas bancas de que dispone se han ocupado enseguida por señores trajeados con sus respectivas acompañantes, todas ellas de oscuro y con perlas alrededor del cuello. Los que llegan más tarde se sitúan de pie en las naves laterales. De reojo observo, con malsana curiosidad, el ir y venir de los asistentes. Se inicia un molesto murmullo que cesa cuando la  ceremonia comienza. Me apoyo en reclinatorio y papá me mira intranquilo desde su metro noventa. Cruzo los brazos sobre  el vientre que aloja a mi hijo y una apacible sensación contrarresta el inmenso dolor que no me deja respirar.
En la homilía, el sacerdote alaba  las virtudes cristianas de mi madre; mi padre y mi hermano se remueven inquietos en la banca, no sé si presos de o molestos por los bisbiseos chismosos que aquella plática provoca entre los asistentes. No veo el momento de que  todo acabe.
A instancias del párroco se forma una larga fila en la nave central y empieza el monótono desfile. Mi padre agradece a cada uno de los asistentes su presencia en el funeral con un fuerte apretón de manos o un sonoro abrazo. Mi hermano y yo, como estatuas de sal, nos dejamos besar mientras escuchamos  lo buena persona que era nuestra madre, la mala suerte que ha tenido para morirse así y lo solos que nos ha dejado. A punto de desfallecer, hago una señal a Gonzalo, mi marido, me agarro de su brazo y salimos.
En la calle, temblando, enciendo un cigarrillo y lo apago al instante al ver la expresión de Gonzalo. Lleva razón; no es bueno, ni para nuestro hijo ni para mí. Necesito aislarme de la tragedia que vivimos, la llevo incrustado en el alma, como algo viscoso de lo que no me puedo desprender. Cierro los ojos. Gonzalo me abraza; le regalo una sonrisa.
Ya en casa de mis padres compruebo que todo sigue tal y como ella lo dejó; la última labor de ganchillo en el costurero que le regalé, por el Día de la Madre, el libro de Isabel Allende, La isla bajo el mar, en la mesita del teléfono... Como si de un momento a otro fuera a regresar a la vida, a su hacer cotidiano. Contemplar su mecedora vacía, estática, me produce una intensa desolación. Me ahogo entre aquellas paredes. Voy hacia la ventana, descorro el visillo transparente y la abro. Ahí está el parque, y el cielo nublado desde que amaneció, infrecuente para mitad de junio, que presta una tonalidad plata al verde follaje de los árboles. Por un instante, mi mente se aleja de la frialdad de aquellas paredes entre las que reposan sus cenizas. También es un día gris, muy gris, en mi corazón. Miro hacia el fondo, donde casi mi vista no alcanza. Allí se sitúan los tilos, los majestuosos y viejos tilos de anchos troncos, dando sombra al paseo. Los tilos…, sus árboles predilectos.
Casi todas las tardes, al regresar del colegio, la encontraba mirando a través de esta misma ventana. Al verme aparecer, me alzaba en sus brazos y me susurraba: Mira a lo lejos, allí, María, y señalaba con el dedo a un infinito que mis infantiles ojos no lograban  divisar. ¿Los ves?, esos  árboles tan altos, los que están al fondo. Se llaman tilos y como son enormes dan una gran sombra en el paseo. Un día te llevaré a jugar allí, decía ella mientras besaba mi sonrosada mejilla de colegiala dejándome la huella de carmín rojo que siempre adornaba sus labios. Un ofrecimiento nunca cumplido.
Sobre la mesa, el recorte del periódico donde se detalla la extraña y singular noticia de una mujer que falleció a bordo de un avión rumbo a Nueva York;  mi madre.
¿Por qué lo haría?... Una confusa desventura para nosotros, su familia, que ni siquiera sabíamos que había tomado ese avión. Las lágrimas aparecen de nuevo y también mi enorme resentimiento hacia ella, la mujer que me dio la vida y que se fue sin despedirse. Nunca la perdonaré… ¿Cómo puedo pensar eso?  La quiero y la odio al mismo tiempo; no sé cuánto más de lo uno que de lo de otro. En realidad sí lo sé, para qué engañarme. La odio, la odio, la odio… ¡Joder, qué mal me siento!
—¿Aún sigues aquí? Ya deberías estar en tu casa con tu marido.
Me sobresalta la voz grave y enfadada de mi padre.
            —Sí…—respondo mientras restriego los ojos con el húmedo pañuelo.
            —En tu estado no es bueno atormentarte de ese modo por alguien que cogió la maleta y se marchó sin mirar atrás, sin preocuparse de nosotros.
Lleva razón, pero no se lo digo.
            —¿No te extraña ese comportamiento en mamá? Nunca lo hubiera imaginado de ella, marcharse sin dejar siquiera una breve nota.
            Mi padre da media vuelta y sale de la habitación, sin responder. Sigue disgustado con ella.
            La vida continúa. Tengo un marido, un proyecto de hijo y un trabajo. El tiempo restañará las heridas por la pérdida y me procurará la oportunidad de perdonarla; sin embargo, me quedan tantas preguntas sin respuesta.
Un estrepitoso y desagradable rugir de tripas me perturba. Una bola en el estómago me impide tragar desde hace días. He de comer algo, aunque sea por el niño. Me obligo, voy a la cocina y reparo en la bolsa de plástico blanco llena con los objetos que mamá llevaba encima en el momento de su fallecimiento. Nadie la ha tocado. El corazón galopa desbocado mientras la abro. Dentro, el bolso marrón de piel y una caja de cartón en la que han guardado las cosas pequeñas: unos pendientes de perlas blancas,  regalo de mi padre por el nacimiento de mi hermano;  el anillo a juego, obsequio por mi nacimiento; el reloj de oro y… ¿dónde está su alianza? Descorro la cremallera del bolso convencida de encontrarla allí. El monedero, la tarjeta de embarque, una bolsa pequeña de aseo con pinturas, un paquete de pañuelos, el móvil y una postal. Ni rastro del anillo. Rebusco en los bolsillos interiores: nada. ¿Y si se la quitó por algún motivo? Tal vez quería estar cómoda en el viaje, o… Desconcertada,  contemplo los objetos que he ido esparciendo sobre el cristal de la mesa y la tarjeta postal llama mi atención;  una imagen nocturna de la Estatua de la Libertad con la ciudad de Nueva York al fondo. Le doy la vuelta:
..........

14 comentarios:

  1. ¡Comprado! ¿Seré la primera, como pasó con Vida y milagros de un ex en Amazon? :D

    Feliz Santo

    ResponderEliminar
  2. Muchas Felicidades!, Mª José. ¡Vaya!,la lectura me ha dejada intrigada :)

    Un beso

    Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ambas por la felicitación y espero que os hagáis con el libro. Besos

      Eliminar
  3. Paso a felicitarte lo primero MUCHAS FELICIDADES QUE LO PASES MUY BIEN, y ahora me voy a leerte y a buscar como hacerme con este libro, maravilloso seguro.
    Besosssssss.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantrado este primer capítulo de tu libro, Mª JOsé... Estoy deseando saber donde está la alianza, y por qué se marchó sin avisar... ¡Quiero comprarlo YA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, tica en Comprar ahora y averigua que pasa con la alianza....

      Eliminar
  5. Bueno amiga,como sabes, ya lo tengo,jeje miooooo, ahora sacar un ratin para ponerme bajo los tilos.Un beso y ¡¡ENHORABUENA!!

    ResponderEliminar
  6. Me la he tragado antes de semana santa, asi que, me dedicare a las que tengo en "cola", felicidades, facil de leer, engancha en las primeras lineas y te mantiene interesada hasta el final, lo dicho, esperando la proxima. Bss.

    ResponderEliminar
  7. Hola Mª José. Me alegro por tu nueva novela. El inicio me ha parecido estupendo y no puedo menos que leerla. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comprar mi novela. Espero que la disfrutes.

      Eliminar
  8. Me he quedado esperando leer lo que sigue, asíq eu si mañana no me toca, tendré que comprarlo. Saludos,

    ResponderEliminar
  9. aceptar la perdida es uno de los dolores mas latentes que acompañan la vida todos los dias pero se va aferrando tanto a nosotros hasta fundirse y dejara de ser fundamenta y hasta funcional cuando aparezca otra "perdida"nueva,,tengo la sensacion que muchos sentimientos y emociones se ponen de manifiesto al recorrer este libro y hasta descubriremos sentimientos nuevos ,seguro .

    ResponderEliminar
  10. Hola, acabo de comprar tu novela. ¿Cómo la mandas? He pagado con paypal: evadegregorio@gmail.com

    Saludos

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguir by Email

Popular Posts

Categories

Este jueves un relato (195) Personal (137) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (14) La caricia de Tánatos (13) Mis lecturas (12) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Microrrelatos (8) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Trilogía del Mal (6) Relatos (5) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Vampirismo (3) Viajes (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La fuerza de Eros (2) La marca personal (2) Novela Negra (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) relato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) Dia del libro 2017 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La mirada de Chapman (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Maltrato (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Otros autores (1) Pere Cervantes (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Tres minutos de color novela policíaca (1) Viaje (1) adolescentes (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) concurso Zenda (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) historiasconorgullo (1) jóvenes (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los colores de nuestro silencio (1) los violines sí. (1) microrrelato (1) presentación (1) psicópata (1) redes sociales (1) tarta (1)

Blog Archive

Translate

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Mi lista de blogs amigos

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com