jueves, 2 de febrero de 2012

Este jueves un relato: Persona que es curiosa tiene un refrán para cada cosa.



MI ABUELO

Mi abuelo era un “figura”. 
Tres  cosas le diferenciaban del resto de los mortales: el uso de refranes,  comenzar a leer el periódico por la última hoja, mejor dicho, antepenúltima, por las esquelas mortuorias y la capa con la que se abrigaba en invierno que ya nadie usaba en el pueblo. Mi abuelo  era un único, especial, extraordinario,  tan importante en mi  infancia  que no sería el que soy si no hubiera crecido a su lado.
Los sábados por la mañana, que no había  escuela, le acompañaba al casino. Él pedía un cortado y una copa de coñac,  para mí un chocolate, que servían muy espeso,  y bizcocho; una mezcla que me sabía a gloria, acostumbrado al diario pan con mantequilla.
El periódico le esperaba en la mesa embutido en un listón de madera que servía de agarre impidiendo que las manos terminaran tiznadas de tinta. Comenzaba el ritual; lo abría por el final y al punto sus labios se movían al compas de su ojos en una silenciosa lectura, en un sentido homenaje a los que habían abandonado este mundo el día anterior; a veces acompañaba con algún que otro suspiro o gestos de cabeza, según su mayor o menor aflicción, que no se relacionaba con que conociera al difunto sino que coincidieran en edad. Cuando finalizaba bebía un gran sorbo de la copa y me decía: Alfredito, el muerto al hoyo y el vivo al bollo, la vida continúa; un hondo suspiro, otro  gran sorbo del ambarino licor y con parsimonia se entregaba a la lectura de las noticias locales, porque las internacionales nunca le interesaron, y cómo no, a murmurar entre dientes: El ladrón se cree que todos son de su misma condición.. al final pagan justos por pecadorescada día que amanece el número de tontos crecesiempre hay un roto para un descosidoéramos pocos parió la abuela… Era su peculiar forma  de ilustrar la  información y los sucesos  que más llamaban su atención.
Yo, mientras,  le observaba de reojo. Me distraía jugando con las canicas de cristal, que me compraba en el puesto de arropías, encima de la mesa con mucho cuidado de que no rodaran  hasta suelo y que el ruido produjera el sobresalto de los octogenarios contertulios allí reunidos, porque como él siempre decía: hombre prevenido, vale por dos

Más sobre refranes en casa de Verónica

24 comentarios:

  1. un relato entretenido, como seguramente lo fue el abuelo

    besos y abrazos mil
    de aqui nadie nos mueve
    es un deleite leerte
    y que mañana sea jueves!!!

    ResponderEliminar
  2. Como oro en paño guardas en tu corazón el recuerdo del abuelo, único, como él no había dos. Y en tu relato le rindes cariñosa memoria, bellas palabras con regusto a cosas de antaño.
    Besitos antes de abril, hoy nieves mil.

    ResponderEliminar
  3. Los abuelos estan llenos de refranes que cuando eras peque no entendias mucho pero ahora uff todo lo que te dice es refrexivo y autentico..
    Con lo que podemos aprender de ellos y que poco los dejan que sean los sabios de la familia, porque ellos estan llenos de experiencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Los abuelos lo mejor del mundo.
    El mío decía. Estoy más liao que el moño una loca.
    Besossssssssss

    ResponderEliminar
  5. Que personaje el abu!

    En mi casa se usaron todos esos refranes menos el "cada día que amanece ..." que es muy bueno por cierto, ya me lo anoto. Aqui el de la abuela reza "éramos pocos y la abuela parió trillizos" como para reforzar la idea jajajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Cuanta sabiduría encierran esos ojillos arrugados de los abuelos. Oir refranes de sus labios es como escuchar la gran sabiduría popular.
    Genial eso de que abría el periódico por la penúltima hoja, la de las esquelas. Las más de las veces para dar un suspiro de resignación cuando el nombrado era alguien conocido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Sultana!, antes se usaban más los refranes que ahora o es que ya ni siquiera se habla?, ese abuelo podría ser el mío, eso si, yo de chocolate nada de nada, leche sola y tostadita con jamón y aceite de oliva, es que siempre fuí de salado, jajaja, miles de besossssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  8. Totalmente d acuerdo, tu abuelo era un figura.
    Me acuerdo de esa imagen de los mayores leyendo el periódico fijado por el larguero, en mi caso al pasar por el antiguo Círculo Mercantil ¿Te acuerdas?
    Sabiduria popular...
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Un ohh! se me fue al terminar de leerte, ese nieto observando a su abuelo y recordarlo como fué, un figura. Sabiduria la de este abuelo. Sí, yo tambien recuerdo ese periódico fijado por el larguero de madera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. No hace muchos días pude ver, no recuerdo bien el sitio, el famoso listón de madera como soporte del periódico. Los abuelos están bastante marginados hoy en día en nuestra sociedad. No aprovechamos su enorme experiencia siendo como es absolutamente necesaria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Cuanto se aprenden de las personas mayores, tienen esa sabiduría popular y por supuesto una cosecha de refranes aplicados justo a las conversaciones que se tienen.
    Un abrazo
    Carmen Andújar

    ResponderEliminar
  12. Dulce María José, a tu pregunta sobre "jalar", en términos marineros: Tirar de un cabo, una red, una lona o un remo.
    Besitos saladitos.

    ResponderEliminar
  13. Esos abuelitos... yo no conocí a ninguno pero mi padre decía, que decía el suyo: "Quien no madruga pierde la gamba". Y cuánta razón tenía!!!

    Un besito.

    ResponderEliminar
  14. Desgraciadamente no compartí muchos ratos con mis abuelos, seguro que sus historias darian para miles de relatos, tres guerras, posguerra, hambre, bueno, tuve la suerte de tener una abuela, que en sus años de lucidez si me contó sus batallas y aun la recuerdo, sentada al lado de una chimenea con el candil encendido,una olla de cocido burbujeando lentamente,y yo allí ensimismado escuchando sin perder detalle...

    saludos

    ResponderEliminar
  15. Preciosa retahila ensartaba el abuelo para acompañar al sabor del chocolate. Hay sabores, gestos, detalles que nos dejarán en herencia como el sabio refranero.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. el que a las esquelas se aplica, es que pronto claudica...
    abuelo y lector, buena gente, y mejor doctor...
    no me digas con quién vas , por que ya sé que eres el nieto de las...
    chocolate espeso y turrón con peso...
    el agüelo y el licor cuanto más viejos, más complejos o pellejos...
    medio beso, de las morenas.

    ResponderEliminar
  17. Hola María José:
    Acudo al encuentro con vuestras letras y me han encantado. Yo no tuve la oportunidad de conocer en vida a mis abuelos, pero tengounas abuelas tan dicharacheras, que doy gracias a la vida de aprender de ellas, aun a mis cuarenta tacos encima!
    Desde ya viajan doce puntos para vos.
    Abrazos y café
    Wendy

    ResponderEliminar
  18. Me hubiese encantado tener un abuelo así, que me instruyera sobre la vida con refranes y me llevara a tomar chocolate.
    Una belleza el relato, muy tierno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. tienes muy lindos recuerdos de tu infancia amiga... bello escrito...

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado tu relato. Los abuelos por lo general... aquellos abuelos de antes, en particular... eran sabios. La sabiduría natural, tan buen expresada en este escrito, me llevó a ver a mi abuelo, con "cachaba" en mano y apoyando allí, tranquilamente, su bardilla.
    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  21. Un genio el abuelo, un típico de los de antes, un tópico el abuelo refranero, sabio él, de los que lee el periódico empezando por el final, suspirando entre refrán y refrán. Tierna historia que impregna la infancia de sabios recuerdos, pero mucho mejor aun tu manera de contarlo siempre con una prosa salpicada de detalles. Un beso grande y apretao amiga, he disfrutado leyéndote.

    ResponderEliminar
  22. Me gusta mucho el tono de tu relato, buen retrato de un abuelo a través del nieto. Momentos de aquellos que recordamos de nuestra infancia observando a través de nuestros juegos a quienes nos rodeaban.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Cierto, os aseguro que era así.
    No he tenido otro como él.

    Ya era hora que alguien lo retratara con tanta sensibilidad y cariño.

    Besos.
    Alfredito

    ResponderEliminar
  24. Me resultan atrapantes y muy emcionantes los relatos contados desde la visión de un niño (que hoy podría ser mayor) de como veía a su abuelo, que registro tenia de él, porque esa es una visión y apreciación única, aunque el abuelo viva muchos años esa visión es irrepetible.
    Me gusta la calidez que trasmite Ma. José, te mando un gran beso

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguir by Email

Popular Posts

Categories

Este jueves un relato (196) Personal (137) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (14) La caricia de Tánatos (13) Mis lecturas (12) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Microrrelatos (8) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Trilogía del Mal (6) Relatos (5) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Vampirismo (3) Viajes (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La fuerza de Eros (2) La marca personal (2) Novela Negra (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) relato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) Dia del libro 2017 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La mirada de Chapman (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Maltrato (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Olvidar (1) Otros autores (1) Pere Cervantes (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Tres minutos de color novela policíaca (1) Viaje (1) adolescentes (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) concurso Zenda (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) historiasconorgullo (1) jóvenes (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los colores de nuestro silencio (1) los violines sí. (1) microrrelato (1) presentación (1) psicópata (1) redes sociales (1) tarta (1)

Blog Archive

Translate

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Mi lista de blogs amigos

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com