Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Persona que es curiosa tiene un refrán para cada cosa.



MI ABUELO

Mi abuelo era un “figura”. 
Tres  cosas le diferenciaban del resto de los mortales: el uso de refranes,  comenzar a leer el periódico por la última hoja, mejor dicho, antepenúltima, por las esquelas mortuorias y la capa con la que se abrigaba en invierno que ya nadie usaba en el pueblo. Mi abuelo  era un único, especial, extraordinario,  tan importante en mi  infancia  que no sería el que soy si no hubiera crecido a su lado.
Los sábados por la mañana, que no había  escuela, le acompañaba al casino. Él pedía un cortado y una copa de coñac,  para mí un chocolate, que servían muy espeso,  y bizcocho; una mezcla que me sabía a gloria, acostumbrado al diario pan con mantequilla.
El periódico le esperaba en la mesa embutido en un listón de madera que servía de agarre impidiendo que las manos terminaran tiznadas de tinta. Comenzaba el ritual; lo abría por el final y al punto sus labios se movían al compas de su ojos en una silenciosa lectura, en un sentido homenaje a los que habían abandonado este mundo el día anterior; a veces acompañaba con algún que otro suspiro o gestos de cabeza, según su mayor o menor aflicción, que no se relacionaba con que conociera al difunto sino que coincidieran en edad. Cuando finalizaba bebía un gran sorbo de la copa y me decía: Alfredito, el muerto al hoyo y el vivo al bollo, la vida continúa; un hondo suspiro, otro  gran sorbo del ambarino licor y con parsimonia se entregaba a la lectura de las noticias locales, porque las internacionales nunca le interesaron, y cómo no, a murmurar entre dientes: El ladrón se cree que todos son de su misma condición.. al final pagan justos por pecadorescada día que amanece el número de tontos crecesiempre hay un roto para un descosidoéramos pocos parió la abuela… Era su peculiar forma  de ilustrar la  información y los sucesos  que más llamaban su atención.
Yo, mientras,  le observaba de reojo. Me distraía jugando con las canicas de cristal, que me compraba en el puesto de arropías, encima de la mesa con mucho cuidado de que no rodaran  hasta suelo y que el ruido produjera el sobresalto de los octogenarios contertulios allí reunidos, porque como él siempre decía: hombre prevenido, vale por dos

Más sobre refranes en casa de Verónica

Comentarios

CAS ha dicho que…
un relato entretenido, como seguramente lo fue el abuelo

besos y abrazos mil
de aqui nadie nos mueve
es un deleite leerte
y que mañana sea jueves!!!
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Como oro en paño guardas en tu corazón el recuerdo del abuelo, único, como él no había dos. Y en tu relato le rindes cariñosa memoria, bellas palabras con regusto a cosas de antaño.
Besitos antes de abril, hoy nieves mil.
Primavera ha dicho que…
Los abuelos estan llenos de refranes que cuando eras peque no entendias mucho pero ahora uff todo lo que te dice es refrexivo y autentico..
Con lo que podemos aprender de ellos y que poco los dejan que sean los sabios de la familia, porque ellos estan llenos de experiencia.
Un abrazo
Inma Brujis ha dicho que…
Los abuelos lo mejor del mundo.
El mío decía. Estoy más liao que el moño una loca.
Besossssssssss
Any ha dicho que…
Que personaje el abu!

En mi casa se usaron todos esos refranes menos el "cada día que amanece ..." que es muy bueno por cierto, ya me lo anoto. Aqui el de la abuela reza "éramos pocos y la abuela parió trillizos" como para reforzar la idea jajajaja
Un beso
José Vte. ha dicho que…
Cuanta sabiduría encierran esos ojillos arrugados de los abuelos. Oir refranes de sus labios es como escuchar la gran sabiduría popular.
Genial eso de que abría el periódico por la penúltima hoja, la de las esquelas. Las más de las veces para dar un suspiro de resignación cuando el nombrado era alguien conocido.

Un abrazo
Susurros de Tinta ha dicho que…
Sultana!, antes se usaban más los refranes que ahora o es que ya ni siquiera se habla?, ese abuelo podría ser el mío, eso si, yo de chocolate nada de nada, leche sola y tostadita con jamón y aceite de oliva, es que siempre fuí de salado, jajaja, miles de besossssssssssssssssss
Manuel ha dicho que…
Totalmente d acuerdo, tu abuelo era un figura.
Me acuerdo de esa imagen de los mayores leyendo el periódico fijado por el larguero, en mi caso al pasar por el antiguo Círculo Mercantil ¿Te acuerdas?
Sabiduria popular...
Un beso
San ha dicho que…
Un ohh! se me fue al terminar de leerte, ese nieto observando a su abuelo y recordarlo como fué, un figura. Sabiduria la de este abuelo. Sí, yo tambien recuerdo ese periódico fijado por el larguero de madera.
Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
No hace muchos días pude ver, no recuerdo bien el sitio, el famoso listón de madera como soporte del periódico. Los abuelos están bastante marginados hoy en día en nuestra sociedad. No aprovechamos su enorme experiencia siendo como es absolutamente necesaria.
Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Cuanto se aprenden de las personas mayores, tienen esa sabiduría popular y por supuesto una cosecha de refranes aplicados justo a las conversaciones que se tienen.
Un abrazo
Carmen Andújar
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Dulce María José, a tu pregunta sobre "jalar", en términos marineros: Tirar de un cabo, una red, una lona o un remo.
Besitos saladitos.
Verónica Marsá ha dicho que…
Esos abuelitos... yo no conocí a ninguno pero mi padre decía, que decía el suyo: "Quien no madruga pierde la gamba". Y cuánta razón tenía!!!

Un besito.
julian ha dicho que…
Desgraciadamente no compartí muchos ratos con mis abuelos, seguro que sus historias darian para miles de relatos, tres guerras, posguerra, hambre, bueno, tuve la suerte de tener una abuela, que en sus años de lucidez si me contó sus batallas y aun la recuerdo, sentada al lado de una chimenea con el candil encendido,una olla de cocido burbujeando lentamente,y yo allí ensimismado escuchando sin perder detalle...

saludos
rosa_desastre ha dicho que…
Preciosa retahila ensartaba el abuelo para acompañar al sabor del chocolate. Hay sabores, gestos, detalles que nos dejarán en herencia como el sabio refranero.
Besos
Anónimo ha dicho que…
el que a las esquelas se aplica, es que pronto claudica...
abuelo y lector, buena gente, y mejor doctor...
no me digas con quién vas , por que ya sé que eres el nieto de las...
chocolate espeso y turrón con peso...
el agüelo y el licor cuanto más viejos, más complejos o pellejos...
medio beso, de las morenas.
Wendy ha dicho que…
Hola María José:
Acudo al encuentro con vuestras letras y me han encantado. Yo no tuve la oportunidad de conocer en vida a mis abuelos, pero tengounas abuelas tan dicharacheras, que doy gracias a la vida de aprender de ellas, aun a mis cuarenta tacos encima!
Desde ya viajan doce puntos para vos.
Abrazos y café
Wendy
Sindel ha dicho que…
Me hubiese encantado tener un abuelo así, que me instruyera sobre la vida con refranes y me llevara a tomar chocolate.
Una belleza el relato, muy tierno.
Un abrazo.
Maria Liberona ha dicho que…
tienes muy lindos recuerdos de tu infancia amiga... bello escrito...
Celia ha dicho que…
Me ha encantado tu relato. Los abuelos por lo general... aquellos abuelos de antes, en particular... eran sabios. La sabiduría natural, tan buen expresada en este escrito, me llevó a ver a mi abuelo, con "cachaba" en mano y apoyando allí, tranquilamente, su bardilla.
Un abrazo, amiga.
Medea ha dicho que…
Un genio el abuelo, un típico de los de antes, un tópico el abuelo refranero, sabio él, de los que lee el periódico empezando por el final, suspirando entre refrán y refrán. Tierna historia que impregna la infancia de sabios recuerdos, pero mucho mejor aun tu manera de contarlo siempre con una prosa salpicada de detalles. Un beso grande y apretao amiga, he disfrutado leyéndote.
Juan Carlos ha dicho que…
Me gusta mucho el tono de tu relato, buen retrato de un abuelo a través del nieto. Momentos de aquellos que recordamos de nuestra infancia observando a través de nuestros juegos a quienes nos rodeaban.
Un beso.
alfredo ha dicho que…
Cierto, os aseguro que era así.
No he tenido otro como él.

Ya era hora que alguien lo retratara con tanta sensibilidad y cariño.

Besos.
Alfredito
Ceci ha dicho que…
Me resultan atrapantes y muy emcionantes los relatos contados desde la visión de un niño (que hoy podría ser mayor) de como veía a su abuelo, que registro tenia de él, porque esa es una visión y apreciación única, aunque el abuelo viva muchos años esa visión es irrepetible.
Me gusta la calidez que trasmite Ma. José, te mando un gran beso

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …