Ir al contenido principal

Reyes Magos: Por sus caritas

Después de una ajetreada noche, subiendo y bajando escaleras, los Reyes Magos  regresaban a Oriente. Sus alforjas vacías  demostraban que habían dejado todos  los regalos a niños y mayores tal como se esperaba de ellos. Este año ha sido duro, pensaba Melchor, cabizbajo, mientras se zarandeaba por el vaivén de su camello de piernas largas, ¡con la crisis, en qué nos hemos visto de satisfacer los deseos! al final vamos a tener que recurrir a las tiendas de "chinos". Gaspar resoplaba, tenía agujetas en las brazos de tirar caramelos en la cabalgata, aunque no tantas como otros años,  también los recortes llegaron a las chucherias. Baltasar serio, muy serio, daba vueltas a su mente hasta el punto de que el turbante dorado del que sobresalía una atornasolada pluma de pavo real se le puso de medio lado; algo bueno tiene que haber, algo por lo que merezca la pena este esfuerzo, por lo que continuar viviendo para un próximo día de Reyes, musitaba. Los ojos se le llenaron de luces, las mismas que había visto en los paseos de todas las ciudades y pueblos por las que habían pasado. Luces que se confundían con las de los ojos brillantes de los niños... Los niños, con sus caritas sonrosadas y bocas medioabiertas por la admiración mezclada con el miedo... los niños, esa es la razón por la que existimos y existiremos, por encima de todo la ilusión debe mantenerse, que formar parte de sus vidas, abrirse camino en tiempos de desolación. Baltasar sonrió, levantó la cara y fijo su vista al frente; allí se situaba la estrella que les guiaría en su regreso a  casa, el país de la ilusión; y reflejadas en ella observó las caritas infantiles de Nacho y Victoria



Comentarios

Primavera ha dicho que…
Por las sonrisas vale la pena estar pasando frio, ruido, los caramelos que tiran con el peligro de recibir uno que te deje sin un ojo... ja ja ahhh y empujandote para conseguir los caramelos...nada os dejo...que solo estoy acompañando a una niña que disfruta de tanto colorido...
Feliz comienzo de año para ti
Un beso
Verónica Marsá ha dicho que…
Ah, los pequeños protagonistas de estas fechas. Nos conmueven y nos contagian. Todo es nuevo y brillante, hasta un desfile con personajes que no conocen y que lanza caramelos sin parar!

Un abrazo y muchos ojos brillantes.
Paseos por el alambre ha dicho que…
Ay, qué relato más tierno. Cierto, los niños, los niños... Toda la ilusión para ellos, aunque tengamos que cargar con los caramelos.

besos de reyes.
Anónimo ha dicho que…
meditabundo, reflexivo comento...
supongo de conforme vamos creciendo en edad..y que no me digan que las ilusiones se mantienen como cuando éramos niños, que no, que puede que estemos ilusionados, pero aquella intensidad, no y no...luego, creo yo, de las morenas, que lo que hacemos al ver la ilusión en los niños es una especie de rapto de parte de esa ilusión y apropiárnosla...considero que al humano de cierta edad lo que le caracteriza, amén de muchas otras cosas, es eso, la de robar alguna ilusión a los niños..
medio beso...esta reflexión mía debe de ser producto del paseo...
Neogeminis ha dicho que…
Sólo por ver sus caritas les valió el esfuerzo!
Gracias, Magos, por seguir insistiendo con la siembra de ilusiones!

Un abrazo!
Manuel ha dicho que…
Nosotros siempre intentabamos captar esa primara mirada de sorpresa, era fantastica.
Un besoooooo
Anónimo ha dicho que…
Si la amplia sonrisa de un niño tan sólo ya merece la existencia de los Reyes, la de millones de niños la hace totalmente imprescindible.
Un fuerte abrazo.
San ha dicho que…
Solo por ver esos ojos, esa mezcla de sorpresa y miedo todo esto merece la pena.
Un beso.
Los peque de la BiBliO ha dicho que…
Hermoso!!✿◕ ‿ ◕✿
Pepi ha dicho que…
Me encantó, y es que yo sigo asistiendo año tras año a ver la cabalgata, me encanta ver a los niños, y creo que si me viera yo en ese momento, no serían mis ojos, sino los de mi niña interior los que lo miran todo con la misma ilusión de antaño. Besitos y a esperar a los del amo que viene.
Medea ha dicho que…
Llenaron nuestros zapatos de ilusiones y cada año recuerdo algunas pinceladas aquellos momentos, un Rey en su trono sentándome en sus rodillas, una carta manchada de chocolate que hubo que repetir, turrón y vino dulce en la mesita para los reyes, un muñeco muy deseado, una cocinita o aquel otro que nunca llegó "se olvidaron" esos recuerdos más o menos intensos que todos tenemos, recuerdos que hemos procurado en las memorias de nuestros hijos, ilusiones y colores, caritas llenas de luz como las de Victoria y Nacho,¡¡que vuelvan al año que viene!!y tu amiga...cada dia.Un beso¡¡feliz año tambien a Baldo y a su madre!!

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …