Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Borrachos, borrachas

Sesión de terapia de grupo
Confieso ante todos que soy un borracho.
En mi descargo debo decir que no siempre fue así y aunque no me crean, porque eso solemos decir todos los que estamos aquí, la culpa no es mía.
Mis orígenes se remontan, más o menos, siglo arriba siglo abajo, a la época en que las legiones romanas atacaban el poblado de Asterix y Obelix, sin que se encuentre referencia alguna a que yo fuera consumidor de este venenoso líquido que según cuentan perturba la mente, desinhibe las pasiones y saca lo peor de cada uno;  y que el hombre es bien dado a verter tanto directamente en su gaznate como en todo aquello que ingiere, véase salsas, carnes, pescados, dulces…
Nací con la intención de perdurar. De ahí mi nombre que remarcaba mi doble cocimiento (bis-coctus), de esa manera se aseguraba mi durabilidad como manjar de pobres y ricos en épocas de penurias.
Mi esponjoso cuerpo, suave mezcla de harina, levadura, mantequilla, clara montada, yema de huevo y azúcar no necesita de ese caldo dulzón y ambarino con el que me riegan, que penetra despacio en cada uno de mis poros hasta los más recónditos lugares. Y sin embargo, lo utilizan. Unas veces me bañan en coñac, otras en ron, con licor de café, de cerezas o con whisky… convirtiéndome en un borracho.
Sí señores, soy un bizcocho borracho por arte y gracia del hombre. Sí señores, soy un engendro más de esa creativa mente humana que busca satisfacer al máximo su sentido del gusto y del que se hizo dependiente, denostando mi fórmula clásica por esaboría, empalagosa, seca y sin gracia.
Y aquí me tienen, penando por mis pecados, que no son mis pecados.
En la actualidad. En esta época que nos ha tocado vivir no estoy bien visto, me señalan, me increpan, me rechazan. Ya no sirvo como desayuno y merienda de niños. Totalmente prohibido en enfermos, que antes se beneficiaban de mi nutritiva composición ante su falta de apetito. Ninguna embarazada me prueba, cuando antes era indispensable en su dieta… Ya no tengo cabida en este mundo postmoderno de vida sana, de gimnasio, de comidas asépticas y como no, antialcohólico.
Confieso que soy un borracho y que quiero dejar de serlo. Sólo con su ayuda puedo conseguirlo. Por favor, no me rieguen, no me bañen, no introduzcan en mí ese maldito licor de Baco que embriaga, responsable de muertes y accidentes. Déjenme seco, pastoso, aburrido. Como mucho, échenme algún yogur que lleve bífidus, que no sé lo que es pero que dicen que es muy sano. Es la única manera que tengo de sobrevivir, de perdurar por los siglos de los siglos. De dejar esta intolerable adicción.
(Silencio)
Y sin más, ruego me disculpen pero me tengo que marchar. En unos minutos comienza la terapia de Adictos al Azucar y no puedo faltar, tengo que convencerles de que usen edulcorante.

Comentarios

Medea ha dicho que…
He pinchado enlace en facebook porque en los blogs aun no me he metido, y me encuentro con esto,¡¡Magistral amiga!! ¡¡me has apabullado con tu originalidad!! ocurrente desde mi punto de vista, magnifica descripción de ese bizcocho, y su posición en esta vida tan sana sanísima que se nos recomienda...con un chorrillo de "Canasta" está estupendo ¡¡Ah!! y con azúcar. Un beso grande preciosa.
Belkys Pulido ha dicho que…
Recordé unas escenas en la película El club de la pelea, quien se pierde de sí mismo, imposible que se encuentre en otros.
Verónica Marsá ha dicho que…
Pues en esa terapia voy a tener que entrar yo... cuando comienza la casa a oler a esos dulces navideños griegos que tanto nos gustan a todos, debería entrar por la puerta principal de los adictos a.... a.... a... todo lo bueno???

Besitos.
Mari Carmen Polo ha dicho que…
Jajaja, buenísimo, María José, me ha encantado. Todos conocemos a los bizcochos borrachos y la verdad es que yo espero que no dejen de serlo, por el bien de nuestro paladar.

Un abrazo
Gastón D. Avale ha dicho que…
jajajaja! muy bueno m. josé... me encantó... pobres hacemos problemas a los demás! jaja.. bueno amiga, espero que nos reencontremos los jueves del 2012... me voy para mis pagos y allá no voy a poder participar. que tengas felices fiestas y un lindo comienzo de año! besos!
maria jose moreno ha dicho que…
Gracias Monica y Natali, lei vuestros comentarios pero no se que hice luego que borre la entrada y por supuesto los comentarios...jajaja vaya faena.
Os los agradezco. Besitos
maria jose moreno ha dicho que…
Medea
Salio asi, de pronto. Al pensar en borracho me salio el bizcocho, que por cierto me encanta.
Un besote
maria jose moreno ha dicho que…
Belikis
No he visto la pelicula, pero este pobre bizcocho no estaba perdido sino confuso y caotico.
maria jose moreno ha dicho que…
Mari Carmen
Sí todos los conocemos. Los pobres tan regaditos...jajaja Mucho mejor que los sequerones.
Besos
maria jose moreno ha dicho que…
Vero
Yo creo que despues de estas fiestas todos entraremos en terapia, unos por una cosa y otros por otra, pero bueno como dice el dicho: que nos quiten lo bailao...jajaja
maria jose moreno ha dicho que…
Gaston
Pásatelo muy bien y nos vemos muy prontito en el primer jueves del 2012.
Que seas muy feliz.
Besos
Sindel ha dicho que…
Jajajaja me has hecho reir mucho, es super divertido y original!!!
Me da pena pobre bizcocho, quería ser mejor y encima tenía todo en contra hasta el azúcar.
Excelente
Un beso :)
Maria Liberona ha dicho que…
muy buena historia muy imaginativa y original ...
Carmen Andújar ha dicho que…
Muy bonita la historia. Yo había probado esos bizcochos; pero hace mucho tiempo que no los veo ni los pruebo, tendrá razón el bizcocho de tu historia, ahora van más los bífidus y otras pijadas.
Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
decía yo para mis adentros, de las morenas, mientras te iba leyendo, y en un principio, pero esta de qué moños me está hablandoo??...ya me creñia yo,un abstemio perdurable, embriagado por las sensaciones de la borrachera...joderse...pero..pero, hete acá que me lo aclaraste o, más bien ese tipo al que le das la palabra, se aclaró...que desde luego, un poco alborotado está...es de los que no pasan un control d ela poli. y que se deje de decir ya que la culpa es de los humanos...ja. no he conocido bizcocno que dijera pestes de esos baños a los que son sometidos...es más, suelen pedir más y másss...
eso sí, que en este mundo de dietas y de cuerpos sanos...al carajo con los cuerpos sanos...seamos todos como ese bizcocho, todos ebrios de...tras los puntos suspensivos se ponga lo que apetezca, incluso el azúcar...
medio beso, psiquiatra bonita.
Juan Carlos ha dicho que…
Maravillosa ironía puesta en boca de un entrañable (y sabroso) bizcocho borracho. Me ha encantado.
Muchos besos, amiga.
San ha dicho que…
Que dulce tentación tomar uno de esos borrachitos, pero los pobres es verdad que tienen que luchar `por mantenerse en las estanterias que le vienen empujado esos bifidus saníiisimos jajaja. Muy buena esta declaración borrachil.
Un abrazo.
maruja ha dicho que…
Me voy a la pastelería a comprar uno. Se me ha hecho la boca agua. Gracias. un beso
Matices ha dicho que…
Este bizcochito no sabe lo que se hace... buena idea, al menos aporta otra visión más distendida y diferente. A mi que no me toquen los "borrachitos" con lo buenos que están!!

Besos!!
IRLANDA ha dicho que…
Pobre bizcochito...tanta comida sana, lo tienen descolocado, jejje.
Muy buena historia, sacas una buena sonrisa con ella.
Gracias por tu visita y animo con las fotos!!!!
Petonets
Susurros de Tinta ha dicho que…
Juas, que bueno!!!, ehhh, no el borracho, el relato, ahí en el ladillo de mi blog donde solo salen las primeras líneas voy y me digo, ya está la psiquiatra bonita (como dice nuestro Gus), contandonos algo de las terapias que tanto domina, y noooooo, dominamos el tema de la repostería ehhhh???, jajaja, lo que está claro es que entre las bromas y la sorpresa ahí queda alto y claro la denuncia social ante las costumbres, vamos, por Dios, que un borracho nunca le ha hecho daño a nadie, esta moral tan moralista de lo mal y bien visto, digo yo que si uno se lo come (lo que sea, la vida de un bocado) y no le sienta mal, ¡¡¡es que no es malo!!!, miles de besossssssssssssssss

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …