Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Voces



Sevilla, 21 de diciembre de 2010
 05:00 horas

Era una noche cerrada. Las nubes ocultaban la luna llena y su refulgente brillo dando paso a una densa tiniebla.
En pocas horas tendría lugar el eclipse, la señal. La perfecta alineación entre el astro rey, la tierra y su satélite; el signo que se le mostraba desde el cielo para atestiguar que la cruzada que había emprendido llegaba a su fin. Las voces de su cabeza dictaban las órdenes; él, disciplinado soldado, las cumplía sin rechistar.
Él era Abadon, y no descansaría hasta exterminar  el mal que como una sombra sin fin se apoderaba de la ciudad, le cuchicheaban en el oído derecho. Sólo él, el ángel exterminador, tenía los instrumentos con los que extinguir los demonios: sus manos, sus fuertes y musculosas manos, con las que  ahogar el aliento de las bestias, le musitaban por el izquierdo. 
Un escalofrío recorrió su espalda; el resurgir de ese frío interior que le carcomía desde hacía unas semanas, del que se libraría cuando todo terminara. Pronto, muy pronto… Pulsó el botón situado al lado de la rueda del climatizador para comprobar qué temperatura hacía en el exterior. El indicador marcaba cinco grados; se extrañó, creía que estarían bajo cero. Subió la calefacción. El cristal delantero se empañó con el vaho que espiraba, lo frotó con el dorso de la mano para ver por dónde circulaba. Tomó la desviación hacia la Avenida de Kansas City, en dirección al polígono. Continúo las indicaciones del GPS hasta llegar a la avenida de la Prensa. El sitio ideal para una persona que tanto gustaba de salir en las noticias, se dijo, al mismo tiempo que un gesto de desprecio se dibujó en su rostro. Giró a la derecha de una gran nave, cuyo rótulo no acertó a leer, por una estrecha calle sin salida  y se adentró unos pocos metros. Frenó y apagó el contacto. Pronto, muy pronto…, todo habría concluido.

Así comienza la nueva aventura del Baldomero, el protagonista de mi novela Vida y milagros de un ex, ahora detective y metido de nuevo en un embrollo de cuidado.



Comentarios

Natàlia Tàrraco ha dicho que…
La voz, el aliento del ángel exterminador da escalofríos, espero que nuestro Baldomero, ángel ingenuo, acierte a impedir que las alucinaciones de Abadon se lleven a cabo.
!María José! menudo incio te marcas para esta segunda parte que presumo fascinante, ¿apocalíptica?. De Sevilla a Kansas City, me temo lo peor genial inventora de palabras.
Besito.
Neogeminis ha dicho que…
Un muy intrigante inicio para esta nueva aventura de tu inefable Baldomero...meterse a Ángel exterminador escuchando extrañas voces que lo incitan resulta más que misterioso!


Un abrazo.
maria jose moreno ha dicho que…
Pues sí Baldomero está metido en una truculenta historia, Natalí, por ahora en mi mente y unas pocas paginas pero tomando forma a marchas agigantadas esperando el momento de plasmarse (demasiado trabajo por ahora :(
maria jose moreno ha dicho que…
Monica, Baldomero no es el que oye voces, aunque despues de terminar con él en esta novela igual hasta las escucha jajajaja
Inma Brujis ha dicho que…
Este Baldomero seguro que le detiene bien pronto,esperemos que antes que el ángel exterminador se carge a media ciudad...
Besos enormes
Mari Carmen ha dicho que…
María José, pues nos dejas con las ganas de saber qué pasará... Y sea lo que sea, seguro que el desenlace será fantástico.

Un abrazo, guapa :)
Gastón D. Avale ha dicho que…
ay dios!!! si hay algo que no me gusta es enterarme al final que esto era parte de la novela! bueno...ahora me generás más intriga! de todas formas... me encantó el relato... como ya te dije, la tengo ahí descargada en la máquina la novela, asi que en cuanto pueda la leo y te digo que me pareció con total honestidad...porque los comentarios de todo tipo sirven para crecer! igual ya me gustó esto...asi que creo que me va a gustar la novela! :D un besito amiga!
Anónimo ha dicho que…
Ahora tengo que averiguar quien ese tal Baldomero. No me voy a quedar como dirìa Sabina, en mitad de la calle y desnuda...

Un abrazo, fantastica tu forma de relatar.

PD. Buscarè a Baldomero por esas calles.
Verónica Marsá ha dicho que…
No sé si debo...

Esperaré a leer más.

Besitoooo.
maria jose moreno ha dicho que…
Gracias Gastón, Carmen y Vacaciones en Roma.

Veronica
Tan ácida e intrigante, como siempre ;-)
Besitos
Any ha dicho que…
Los ángeles exterminadores y las voces que le dictan cosas a uno no son lo mío, yo que Baldomero huyo presuroso. Me parece que se está por meter en tremendo problema jajaj.

Gracias por tus palabras en mi jueves, llevate todo lo que quieras, lo que hay alli es para compartir con los amigos
un beso
Carmen Andújar ha dicho que…
Estupendo comienzo, seguro que lo que sigue es mucho mejor, seguiremos las aventuras de este simpar personaje.
Un abrazo
Ceci ha dicho que…
El angel exterminador espera la señal para terminar con la sombra del mal. ¡wau! ¡que comienzo! ahora quiero saber que pasa y a quién espera...y si las voces le dicen verdades o si alucina...solo espero que no sea Baldomero a quién espera!
Magnífico clima has creado Ma. José en este pantallazo para nuestro regocijo. Exquisito!
Te dejo un gran beso
rosa_desastre ha dicho que…
Pues ya estoy deseando montarme en el taxi con Baldomero, sobre todo porque recorre las mismas calles que yo (trabaje cerca de la Avenida Kansas City) Eso si, que no me comente nada de voces que me asustan ajajaja. Mejor nos tomamos un cafelito.
Un besazo
Atalanta ha dicho que…
Menos mal que Baldomero giro pá el Polígono de San Pablo, que si llega a girar pá el otro lado, llega a mi casa.

Venga Mª José, darle trabajo a Baldomero.

Besos aliviados
Anónimo ha dicho que…
Av. de Kansas City, Polígono de San Pablo, oculta luna, densa niebla y voces que incitan a no se sabe qué acción justiciera. Creo que ya tiene trabajo Baldomero para atajar a Abadon.
Un abrazo.
alfredo ha dicho que…
Vaya, que se nos ha colado Baldomero este jueves. Con la excusa de las voces en la densa niebla, nos ha puesto los pelos de punta.

Sea bien recibida esta introducción
que apunta al fondo de los riñones.

Besos
Juan Carlos ha dicho que…
María José, por favor, no mezcles al bueno de Baldomero con el sonado éste de Abadon ... Por favor, lo vamos a pasar mal en Baldomero 2, lo sé, lo temo.
Bueno, este relato-piloto pone los dientes a afilar para devorar con deleite tu próxima novela.
Besos.
San ha dicho que…
El dulce Baldomero oyendo voces exterminadoras? esto se pone interesante, vamos a ver como gira la historia, prometedora sin duda.
Besos mi cordobesa.
Sindel ha dicho que…
Me quedo con mucha intriga, el comienzo es atrapador, espero leer pronto lo que sigue.
Un beso.
Anónimo ha dicho que…
Luz del día, por Dios, yo muy lejos de esa oscuridad a la que equiparo con demencia en lo que de metafórico tiene.
Algo de mi vida estaba ya escrito, ciertamente.
Pero, por esto mismo, no te me pongas, Sol, no te me pongas nunca.


Tésalo
Manuel ha dicho que…
Este inicio me ha recordado a algunas historias de los juegos de Rol. Pobre Baldo, me parece que no sabe donde se mete, jajajaja.
estaremos pendientes de su perfil de FB.
Un beso
CORDOBESA ha dicho que…
Pobre de Baldomero si tiene que lidiar con el pirao de Abadon, esas voces que oye no le traerán nada bueno. Esperemos que en el desenlace de la historia, Baldomero salga bien parado.
Un abrazo María José, que tengas una buena semana.
Susurros de Tinta ha dicho que…
Agggg, ya decía yo!!!, que ese loco está al ladito de donde yo curro, mira niña!!!, que no voy sola al coche más ni en broma, jopelines, que me he aco...ngojado, jajajaa, tengo que descargarme tu novela, lo tengo pendiente a ver si así llegas a las 5000 descargas, anda que si la publicas te hubieses forrado, jajajaja, todo se andará, como decía mi madre, miles de besosssssssssss

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …