Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Ídolos




Ídolos-idealización-ideal del Yo-Yo ideal
Los ídolos son un modelo para identificarse, impone pautas de comportamientos, modos de hablar, de decir, maneras de vestir, provocando una actitud casi religiosa frente a él que llega a convertir ese especial vínculo en un ritual. Las oportunidades de conexión son como ceremonias compartidas por los adeptos que refuerzan el sentimiento común de pertenencia. La formación de un ídolo es de naturaleza muy primitiva, las personas se reflejan en él porque expresan sus propias necesidades...
Mientras escucha a la profesora hablar sobre los ídolos y su influencia en la historia mundial, David, recrea en su mente todos los ídolos que ha tenido hasta ese momento en su vida: su abuelo, el gran hombre que de la nada hizo un patrimonio del que aún disfruta la familia; su padre, callado, estudioso, recluído en  el laboratorio intentando descubrir vacunas con las que tratar enfermedades; su querido amigo el Rubi, el mejor jugador de baloncesto que ha conocido y que ahora, lejos de la ciudad, debuta en un equipo de primera división… ¡Cuánto desea ser como ellos!, sin embargo, él es vulgar, corriente, del montón, como tantas veces le repiten cuando le comparan con su hermana Cecilia, todo un genio de las matemáticas; su hermano, Andrés, un filósofo en ciernes, y como no, su hermano mayor, Rodrigo, un médico singular.
...Después de la Primera Guerra Mundial, la dictadura se extendía alarmantemente en los años 30, con la llegada de la depresión... Se clamaba por un dirigente, alguien que actuase, que adoptase decisiones, que asumiese responsabilidades, que obtuviese resultados, que inspirase confianza y restaurase el orgullo nacional. La gran depresión abrió el camino a aventureros políticos sin escrúpulos y ambiciosos, a dictadores como Adolf Hitler en Alemania…
El orgullo, el orgullo…, la palabra retumba en su mente sin poder detener su cantinela; su familia no está orgullosa de él, siempre lo manifiesta en cuanto tienen la mínima ocasión.
Él, el hermano pequeño, el caprichoso, permanentemente aburrido, hiperactivo, alborotador, intrascendente, inveterado jugador de pocker desde su adolescencia, que dilapida en ese vicio todo el dinero que cae en sus manos; y que por no soportar más las continuas quejas de su madre se  matricula en la Facultad de Historia porque le han dicho que allí es fácil aprobar. ¿Qué tontería?, ¿para qué le va a servir? Él no será nada, nunca llegará a nada. Jamás podrá ser como su abuelo, su padre, su amigo el Rubi, sus hermanos… ni siquiera como Hitler, aunque fuera un asesino, por lo menos se hablas de él, pensó. Un cero a la izquierda, un punto  final, una baldía calle sin salida..., eso es él.
Una incómoda sensación inunda su pecho. Se siente caer de golpe en un pozo de desesperación, de amargura por la vida que no es vida, de ideales maltrechos, de futuro incierto, negro como la noche sin luna… le falta el aire, mira hacia la ventana que tiene a su izquierda; el cielo azul, el vacío, la nada… Se levanta, y sin saber cómo se encuentra de pie en el pretil, sólo un impulso y el suelo, a cuatro pisos de distancia, su acogedor lecho; no más críticas, ni lamentos… el mundo está mejor sin él. Una fuerza le sujeta las piernas, alguien le retiene. Un agradable calor recorre su cuerpo. Se vuelve, contempla unos ojos verdes, suplicantes; unos labios, que musitan: no lo hagas; una cara de terror, que le paraliza. Despacio, se gira y desciende de la ventana, la profesora, desde la tarima,  le observa presa de  confusión; sus compañeros, con ojos desorbitados, y su salvadora le abraza con ternura, sin reproches, como nunca nadie le ha abrazado, y en su hombro llora por su cobardía, por querer ser lo que los demás quieren de él…, por no saber ser él.


Más sobre ídolos en el balcón de Casss

Comentarios

San ha dicho que…
Terrible comparar entre unos hijos y otros, terrible no sentirse nada, no sentirse importante para nadie, no cubrir las espectativas, pero más terrible no poder ser quien en realidad eres.
Magnífico relato Mª José.
Un abrazo.
Rossina ha dicho que…
Somos todos únicos e irrepetibles, y en esa soledad estamos, queriendo muchas veces justificar nuestra existencia mediocre o no ante la mirada propia o ajena pero tan nuestra como el camino que sólo nosotros podremos transitar...
Muy bueno, querida.
Abandonar el comparativo es la clase, supo decirme un psi.
Verónica Marsá ha dicho que…
Muchas veces, ofreciendo lo mismo, uno sabe reconocerlo y el otro no. Uno se conforma con poco y el otro con nada. Es como tú te ves en el rostro de los demás pero ¿Qué ocurre si el espejo se rompe y no te ves reflejado?

Un abrazo.
yonky ha dicho que…
Son los debeiles de esta cadena alimenticia.Los fragiles que no se adaptan a los parametros impuestos.Que llegan asi sin mas ni mas a este mundo y no terminan de comprenderlo.Solo la tabla salvadora de la comprension de otros y el entendimiento de su razon de ser pueden a la larga fortalecerlos.

petalos ambarinos
Gastón D. Avale ha dicho que…
noo....muy buen relato...emmm... como que me deja sin palabras.... de principio a fin... me encantó... excelente reflexión deja. gracias por compartir tan lindo relato este jueves... sin dudas otro de mis preferidos... besos compa!
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Entre todos lo empujaron al vacío.
El NO ídolo, el frustrado, el que se cobija en la nada y el absurdo, ha sido premeditadamente señalado por el entorno, por las comparaciones. Monstruosa sociedad apta únicamente para ganadores, ¿de qué? lo sabemos, de unos valores siempre variables según el momento pero a la larga, aquellos que los convierten en ídolos aunque sea de ir por casa, falaz montaje.

La mayoría perdedora, sin trabajo, sin futuro, rabiosa o anulada, ¿qué salida tiene? El vértigo y acabar, eso es el extremo.
Por suerte, es cierto, no todos están ausentes, ni pasan, dan la mano, tienden esperanzas.

Magnífico relato sobre la idea del ídolo, tan vivido que me ha parecido genial.
Besitos.
Any ha dicho que…
Las comparaciones son terribles, mas aun si se trata de un niño. Destruirle la autoestima es condenarlo a un impulso como el de tu relato o a un futuro de frustración.
Ojalá estos casos terminaran siempre como en tu historia.
un beso
Carmen Andújar ha dicho que…
Sin querer, siempre comparamos, no se ha de hacer; pero lo hacemos. Todos no pueden ser igual, y seguro que tu protagonista tenía otras virtudes que ninguno supo ver, sólo su salvadora de ojos verdes que estaba allí para salvarlo.
Un abrazo
Juan Carlos ha dicho que…
Je, diría que comenzaste divagando sobre el concepto ídolo. Yo lo hice.
Luego tu historia tiene una vertiente estremecedora por lo real, por lo cercana. Cuantas autoestimas destruidas por modelos que no se adecúan a sus condiciones.
Luego son los mejores.
Gracias por el final feliz.
Besos.
Maat ha dicho que…
Hola María José.

Así se resume la triste realidad de tu personaje: que no sabía ser él.

Ha sido muy entretenido leerte.

Un abrazo.

Maat
Sindel ha dicho que…
Es muy importante todo lo que nos hacen sentir de niños, lo bueno y lo malo. Las comparaciones son horribles sobre todo cuando son nuestros padres quienes las hacen. Algunas personas lo toman y se fortifican, otras como tu protagonista pisa su autoestima y se siente como si fuera nada. Es un tema muy actual y triste, que pasa mucho más de lo que pensamos. Muy buen relato. Un abrazo.
rosa_desastre ha dicho que…
"Yo seré, lo que tu quieras que sea"
Destruirse para ser aceptado....
Una maravilla de relato-reflexión.
Un beso
Anónimo ha dicho que…
Afortunadamente, en ese instante en que no vió nada más que una salida para acabar con su "inutilidad", con su desplazada vida allí donde viven los que nada valen, alguien lo quizo, alguien le hizo sentirse dentro, en el lado donde habitan la mayoría de los mortales, alguien vió en el a un ser humano necesitado de calor. Tal vez en ese momento haya comenzado a valorarse, a reconocerse, a no considerarse desecho.
Precioso relato.
Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
yo voy a empezar por lo duro....no me gusta el final..
ahora por las alabanzas...
me ha encantado el relato formalmente...¿por qué?
puyes por que con dos pinceladas,neceaarias, esas que hablande la 1º guerra mundial...has logrado situar la historia...has dado un giro ..os has conducido por el camino de la necesidad, de la necesidad de ídolos...
por otra parte, e diría de las morenas, ques ahodado más que perfectamente en el alma de ese desgraciado...un tipo que no es, que no por que se lo han dado hecho y desde ahí los valores , algunas veces, se diluyen, también las cosas carecen de valor...y si un tipo se da cuenta de ello...qué puede ocurrir' pues eso, el sucidio...
has aplicado tu sapienza de psquiatra bonita adornada con tu arte a la hora de plasmar historias con palabras escritas..
medio beso.
Ceci ha dicho que…
Las comparaciones son odiosas y a veces se extralimitan, uno nunca sabe frente a que nos va aponer la vida, deberiamos concentrarnos más en fortalecer todas la habilidades/fortalezas aun las que parecen no serlo a simple vista.
Me emocionó mucho tu relato, muy bien llevado, los sentimientos: a flor de piel.
Te mando un gran abrazo Ma. Jose
Manuel ha dicho que…
Los idolos son para admirarlos nunca para imitarlos o querer llegar a ser como ellos, ¿verdad?.
El efecto en las mentes de los humanos a veces es inesperado.
Un beso
Neogeminis ha dicho que…
Creo que mientras se destaquen actitudes y no se endiosen las personas, los "idolos" son positivos e inspiradores. Lo malo es cuando se pierde de vista la "humanidad" de esas personas y se los convierte en cuasi dioses.

Un abrazo juevero, algo retrasado!
alfredo ha dicho que…
Por un momento he visto al David de bruces contra el asfalto.
Le has salvado... eres su ídola.

Algún día nos contarás las excelencias del David que esta por llegar. El que nace a partir de ese tierno abrazo. El que indistintamente de como sean los demás, él hace su propio camino. El que sea, pero el suyo.

Abrazos
CAS ha dicho que…
"..ni siquiera como Hitler".
Si cuando nos atacan esas ganas irrefrenables de desaparecer porque nos sentimos menos que nada, pudieramos saber dónde está la verdad...

Excelente forma de argumentar, sin hacer un discurso, solo un relato.

besos.
Anónimo ha dicho que…
Gracias por tus palabras, te he puesto en un lugar especial en mi blog, para no olvidarme cada vez que estè a punto de claudicar o bajar los brazos.

simplemente tus palabras llegaron en el momento màs oportuno de mi vida, donde debo tomar determinaciones muy serìas.

Un abrazo.
Matices ha dicho que…
Cuantas personas que no "valían" han conseguido sus propósitos, el problema es que otras muchas se quedan en el camino por no encontrar esa mano amiga.
Buena propuesta.

Besos

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …