Ir al contenido principal

Mi calle



En la calle no había un alma.
Los habitantes de las casas habían desertado como las ratas en un barco ardiendo,  al comprobar que la epidemia se extendía. El terrible virus, para el que no existía cura, llamaba a las puertas terminando con la vida de niños y mayores. Las casas deshabitadas,  la calle  desierta; tan sólo un hombre se había negado a abandonar su casa, que también fue la de sus padres, la de sus abuelos. Solo en el mundo, no tenía donde ir, ni piernas que le transportaran; si el virus del que había escuchado hablar le atrapaba se dejaría abrazar por él hasta que le llevara a las puertas del hades. Temía más  la vida que  la muerte.
Un accidente de coche le dejó postrado en la cama, en manos de enfermeras, fisioterapéutas, asistentes sociales, vecinos, familiares retirados, amigos que no lo eran tanto…que terminaron cansándose de aguantar sus lamentos, las quejas por su mala suerte y las limitaciones de un cuerpo de trapo que no respondía a las órdenes de su cerebro. Un cerebro inteligente, capaz, que no dejaba de torturarle por su irresponsabilidad, por haber cogido el coche en aquel lamentable estado de embriaguez tras la despedida de soltero de su mejor amigo. Su mejor amigo… al que no pudo acompañar en su boda, al que no ha vuelto a ver desde entonces. Un cerebro que manipulador de sus culpas,  movilizador de sentimientos contrapuestos, imparable, irrefrenable como su automóvil en aquella noche en que la nieve hacía por primera vez su aparición. Ansiaba que el virus llegara para abandonar aquel lecho de opresión, de calvario del que nadie quería sacarle…
Sintió un escalofrío y el sudor perló su frente. Allí estaba el enemigo mortal que lo infectaría, que acabaría con él. Una sacudida le zarandeó el cuerpo, levantándole unos milímetros de la cama. ¿Cómo puedes ser?, se preguntó. Al instante sintió un tiró de los brazos, y al poco sus piernas comenzaron a moverse en una macabra danza de huesos y fláccidos músculos. Su cerebro, tan lúcido hasta ese momento no era capaz de interpretar lo que sucedía. La activación corporal progresaba a medida que su mente era más confusa. Este virus me ha curado, pensó. Puedo sentir, muevo lo que antes era un peso muerto, pero se está apoderando de mi conciencia, dirige a mi cerebro a su antojo. ¡Dios mío! Gritó sin que nadie le oyera. No había nadie. Las casas deshabitadas, la calle vacía...
—¡Venga Raúl, despierta, despierta! Menuda melopea te has pillado. No debiste tomarte los tres cacharros tan seguidos, ya sabes que el ron es de garrafón.  ¿Y qué decías de un virus que te había infectado y de que estabas postrado en una cama? ¡Anda que voy a salir más contigo! Vamos, buscaremos un taxi y te dejaré en tu casa.


**La razón de escoger este relato, es que mi calle, muy tranquila de día, es la preferida en determinadas épocas del año por los jóvenes para aparcar sus coches cuando van de "marchita" lo que provoca que a altas horas de la madrugada me despierten  por las voces, cantos... y demás de estos irresponsables chicos cuando van a recoger sus coches.


Más en casa de Gustavo

Comentarios

Rossina ha dicho que…
me encantó. En tan pocas lineas planteó una historia por demás elocuente, y que además no deja de lado la enseñanza. La premonición como legado.
maria jose moreno ha dicho que…
Gracias Rossina por leer mi entrada y dejar tu comentario. Bienvenida a mi blog.
MiLaGroS ha dicho que…
Escribes muy bien. Abrazos.
Celia ha dicho que…
Querida María José:
La verdad es que con "melopea" y todo, es mucho mejor así que una terrible realidad como la que tan bien, has narrado.
Tengo que dedicar un tiempo a ese "ex", que has creado.
Ya te cuento.
Un besín
alfredo ha dicho que…
Menos mal que lo has aclarado, porque pensaba que estabas haciendo trampa.
"La calle del botellón" es un buen título para tu próxima novela y le pondremos música de Los Secretos.

El relato... un sueño, que no una pesadilla.

Besos
Carmen Andújar ha dicho que…
Mala suerte, esto pasa a más de una familia. Lo de beber en la calle es lo que tiene, pierden el control y luge puede pasar una desgracia de la que después les es imposible despertar.
Me ha gustado tu relato
Un beso
Manuel ha dicho que…
terrible , al menos para mí, esta cultura del llamado botellón.
Ojala todos se despertaran tan a tiempo
un beso, MJ
P.D.: paciencia y a rogar para wue cambien de zona de aproximación, :-)
MARU ha dicho que…
La historia de muchas calles; la historia de muchas borracheras. Salir de la realidad para vivir en los eflovios del alcohol, quizás las pesadillas guardadas en nuestro subconsciente...
Muy imaginativo, como nos tienes acostumbrados.
Un besito
MARU ha dicho que…
perdón, quise decir efluvios.
Juan Carlos ha dicho que…
Bueno, ese despertar, con los primeros efectos del virus es verdaderamente buenísimo, maravillosas líneas de tránsito del postrado por el accidente al que despierta con resaca.
Una segunda oportunidad, entre un destino que vivio y pudo ser y realmente no fue.
Besos María José.
Medea ha dicho que…
La dichosa cultura del botellón que no llego a entender¿¿qué placer puede llevar a la gente joven a beber y beber hasta la extenuación?? No entiendo ni he entendido nunca esa forma de divertirse, de molestar al prójimo de dejar las calles y plazas inundadas de desperdicios botellas, vasos de plástico y orines.
Tu calle era una calle tranquila, ¿cambiara esta moda y volverá a serlo?
Magnifica esa pesadilla que narras y que quizás hiciera ver la luz a más de uno.
Un besazo amiga.
XoseAntón ha dicho que…
Ante el sentido de culpa siempre me pongo en guardia, no me preguntes por qué, María José, y ya empezaba a levantar barreras cuando, igual de espontanea, me asaltó la sonrisa. Pena de virus, con lo práctico que sería. :)

Bikiños
Ardilla Roja ha dicho que…
Menuda pesadilla que estaba viviendo el amigo. Qué malo es el vicio del alcohol!!.

Maria José, yo de ti tendría preparados un par o tres de cubos al pie de la ventana, dos con agua y uno con piedras. Y oye, al que le de, le dió. Noches así son un martirio para la gente que ha de madrugar.

Hasta pronto, hermosa.
Un beso
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Te aplaudo María José por esta calle escrita de ficción, es un relato de pies a cabeza.
Me entristece, sin embargo, la moraleja que es verdad cierta.
Lo tuyo es escribir inventado, !Ave!
Anónimo ha dicho que…
Me gustó tu relato María José. El virus del alcohol cada vez ataca con más fuerza y a edades más tempranas. Durante mucho tiempo ha tenido una aceptación social que ha propiciado su implantación en amplias capas de la población. Cuestión muy distinta es la falta absoluta de civismo de nuestros jóvenes dejando tantas huellas de su juerga. Celebro que tu calle sea muy tranquila, al menos durante el día.
Un abrazo.
Teresa Cameselle ha dicho que…
Un comienzo futurista, como de relato de Phikip K, Dick, para luego ir avanzando por una historia tristemente realista y acabar con ese despertar inesperado. Parece un sueño premonitorio, a saber qué le pondrán al garrafón ese.
Lo siento por tu calle y por tus sueños interrumpidos, en este país nadie piensa en los demás cuando sale de marcha, no podemos sorprendernos de la forma de divertirse de la gente joven, es lo que han aprendido de muchos de sus mayores.
Un beso.
Sandra ha dicho que…
EXCELENTE TU RELATO MARIA JOSE!!!POR DESGRACIA CUANTO SUCEDE!!!SEGUN ESTADISTICAS, EN ESPAÑA Y ARGENTINA SON LOS PAISES CON MAS ACCIDENTES DE TRANSITO Y POR EL CUAL MUERE MUCHISIMA GENTE JOVEN.LAMENTABLE TENER LOS PRIMEROS PUESTOS DE ESTA ESTADISTICA!!!TE MANDO UN CARIÑO ENORME Y TE FELICITO POR TUS HISTORIAS!!!
ojo ha dicho que…
Jajaja, a veces uno habla en sueños.
Las copas son buenas mientras alegran. Cuando complican, mejor escurrirles el bulto.

Saludos
Miguel Ángel de Móstoles ha dicho que…
¡¡MUY, MUY BUENO!!

Además, te entiendo perfectamente, yo también sufro algo parecido.
Neogeminis ha dicho que…
Bueno!...que suerte que ha despertado!...ya tenía yo los pelos erizados esperando un final terrorífico y espeluznante!


Un abrazo.
Mari Carmen ha dicho que…
Menos mal que sólo fue un sueño, María José. Ya no sabía qué me iba a encontrar la final del relato. Un relato magnífico, que te mantiene en suspense hasta el final :)

Lamento que tengas una calle ruidosa. La mía sólo lo es de madrugada, por el tránsito de coches que van hasta la estación.

Un abrazo y buen comienzo de semana.
Escribir es seducir ha dicho que…
MUY BUENO UN SUEÑO TENEBROSO EN UNA CALLE SILENCIOSA QUE ES TU CALLE LA QUE GUARDA TU HISTORIA EN AQUELLA TRANQUILIDAD QUE SALTA A LA VISTA

SALUDOS
Any ha dicho que…
Menos mal que era una borrachera! Yo ya me estaba imaginando que el tipo se curaba y pasaba a ser el único habitante del planeta (o de esa calle por lo menos) como tantas veces hemos visto en el cine.
Habrá que ir de fiesta por tu calle a tomarse un par de tragos jajaja!
un beso
Atalanta ha dicho que…
Como son los sueños, algunas veces te libran de una buena. Como siempre te superas a ti misma María José.

Besos liberadores
Atalanta ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CAS ha dicho que…
De repente me anoto para la próxima...es que tu calle es muy especial y si de festejar se tratase, allí mismo estoy "plantá"

Besotes
rosa_desastre ha dicho que…
Lo malo de estos sueños es que son mas reales cuanto mas ron de garrafa se beba y no siempre se tiene la suerte de despertar.
Un aplauso a tu calle "sitiada" y un beso para ti.
Ceci ha dicho que…
Una segunda oportunidad como dice J. Carlos. Es bueno tener la rara oportunidad de vislumbrar lo que podría haber pasado para tomar conciencia de la realidad tal cual es. Buen relato, con final feliz para suerte del protagonista, aunque lo lamento por tu calle, con tan lindos edificios!
Te mando un gran abrazo
Lola ha dicho que…
Excelente manera de relatar un sueño cuando es tan vívido. Es raro por qué cuando tenemos pesadillas a veces ni siquiera con lo mal que lo estamos pasando podemos despertar.
Me hiciste acordar a la casa que teníamos en la playa, también era una zona tranquila, pero luego quedó de paso de los locales bailables y a esa hora se ponía insufrible.
Al margen, muy europea tu calle, aquí casi no se estila que toda la cuadra tenga el mismo estilo de construcción.
Besos
Anónimo ha dicho que…
Es impactante
Gastón D. Avale ha dicho que…
una historia excelente. un abrazo!
San ha dicho que…
Calle ruidosa en la noche,hoy que te leo voy como sonámbula, siendo buena olvide decorar mi calle con una enorme discoteca dibujada al final de ella, los jueves,viernes, sábados...la subida de los fiesteros es HORRRRRRIIIBLLLEEE!! !Como te entiendo! jajajaja.
Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …