Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Un lugar en el Mundo



Un lugar en el mundo que no debía haber existido

Un gusanillo me andaba por la barriga. No sé si de hambre o de nerviosismo. Mi madre me anunció en la cena que al día siguiente iríamos de vacaciones a la casa de la abuela. La noticia me sorprendió porque nunca íbamos cuando hacía frio y aquel invierno no paraba de nevar. Padre callaba mientras yo sorbía la  sopa aguada con parsimonia, así duraba y me calentaba el estómago. Me acosté vestido, como siempre desde que no podíamos encender la chimenea; tras la puerta entornada de mi dormitorio escuché murmullos y un extraño trajinar. 
Me dormí pensando en el establo de los animales y en cómo me acurrucaría entre ellos para no sentir el frío. Nada más llamarme, me puse en pie. Adoraba las vacaciones y a mitad de curso aún más, sobre todo ahora que empezábamos a estudiar los quebrados; los odiaba. Me puse el abrigo y cogí una pequeña maleta que madre había preparado. Con la luz apagada bajamos las escaleras viejas de madera, con cuidado para no molestar a los vecinos. Mi alegría contrastaba con las caras cansadas de mis padres por el madrugón.
En la calle, un aire gélido nos caló los huesos y nos arrimamos a la pared caminando pegados a ella para protegernos. Nuestros pasos retumbaban por más empeño que poníamos en no hacer ruido. Al volver la esquina escuchamos voces, quise mirar para atrás, y saber de donde procedían pero me lo impidieron. Cada vez eran más altas y al torcer de nuevo, divisamos una larga fila de personas que portaban también maletas. Allí estaba mi mejor amigo. ¡Qué suerte, íbamos juntos de vacaciones!
Cuando me disponía a llamarle, mamá que sujetaba mi mano me la apretó con tanta fuerza que me hizo daño, me susurró que me callara. Nos detuvimos en seco e intentamos volver atrás para salir por otra calle. Yo quería ir con mi amigo y gracias a unos soldados, de los que últimamente desfilaban por las calles, conseguimos llegar a la cola de los viajeros que se iban de vacaciones. Nos montamos en la parte trasera de un camión y me senté al lado de Ernest, mi amigo; charlamos y reímos sin parar, haciendo planes para esos días de fiesta. Le enseñé las canicas que guardaba en el bolsillo y le regalé una porque él había olvidado las suyas. Llegamos a la estación y un tren nos esperaba para trasladarnos. Éramos tantos que quitaron los asientos del vagón. Me preguntaba  coóo coincidíamos tantos para ir de vacaciones a la vez, y todos al mismo sitio donde vivían mis abuelos.
Al poco se escuchó un piiiiii chucu chucu chu… y mi amigo y yo gritamos excitados ante el comienzo de la aventura...


No sabía en qué día vivía, de manera que cuando me he enterado de que es jueves os pongo este relato antiguo, pero no quería dejar de participar. Un besazo y perdonad el retraso

 

Comentarios

Neogeminis ha dicho que…
Hay viajes de terror que nadie en su vida debería haber hecho, pero lamentablemente, se han contado -y quizás se cuenten aún-millones de esos viajeros.

Un relato conmovedor. Otra manera diferente de sumarte a esta propuesta de jueves.

Un abrazo.
San ha dicho que…
Un viaje sin retorno, a ese lugar nadie deberia viajar jamás.
Terrible realidad contada con tu caracteristica dulzura.
Un abrazo grande mi cordobesa.
CAS ha dicho que…
Interesante, completo y original giro para enfocar el lugar tu jueves. Es verdad: un lugar que nunca debería haber existido...

Por suerte, tu presente es venturoso en esa tierra (incluída arena y agua) que hoy te ve disfrutar tus vacaciones.

BESOTESSSSSSSSSS DE COSTA A COSTA.
Miguel Ángel de Móstoles ha dicho que…
¡Y yo te lo agradezco!
Anónimo ha dicho que…
Quisiera algo menos dramático. Vivimos épocas de declive en lo político. Yo mismo me planteo si mi relato vale la pena presisamente a causa de eso. El persimismo.

No siempre las cosas salen bien. No er conscientes no ayuda.

¡o mirar... mejor mejor mirar de frente! Me tiene que afectar si luego escribo alguna cosa.

Tésalo
Escribir es seducir ha dicho que…
ES UN PRECIOSO RELATO

TE FELICITO

BESOS
Maat ha dicho que…
Me ha sabido a poco. ¡Qué bonito es ser niño! y ahora, que son otros tiempos, apenas les dejamos serlo.

Un abrazo.

Maat
MARU ha dicho que…
Bueno, tu relato, que como dice Maat, sabe a poco, me ha llevado al Berlin de la segunda guerra mundial, a casa de unos judios que tienen que huír...
El niño del pijama de rayas, La vida es bella...
ristes recuerdos, contados con maestría.
Un besito y que sigas disfrutando de tus vacaciones.
Ceci ha dicho que…
Que toque que tenes para contar en clave de relato tierno, desde la mirada de un niño el comienzo de un viaje hacia la muerte. Lo lamento por el protagonista de tu relato, deseaba mientras lo leia que en algun recodo hubiera podido escapar de su destino.
Te mando un gran beso Ma. José, y que sigas disfrutando tus vacaciones.
rosa_desastre ha dicho que…
Mientras te leo, escucho la banda sonora de "La vida es bella" y se me agolpan tantas imagenes, las que tu describes tan maravillosamentebien y las de aquella pelicula...
Un besazo
Any ha dicho que…
Un viaje de terror, el último probablemente. Se me estruja el corazón recordando imágenes de películas y fotos. La inocencia de un niño que no tiene idea de lo que le espera. Un horror.
Muy bien contado.
un abrazo y a disfrutar de las vacaciones!
Ardilla Roja ha dicho que…
Al leerte me ha venido a la cabeza "El niño del pijama de rayas", inocente como el de tu relato.

Un abrazo.
Manuel ha dicho que…
¿Cuantas veces procuramos disfrazar la realidad con excusas y autoexcusas?. Al igual que a Rosa, me ha recordado a La Vida es bella con ese padre inventando mil historias para minimizar la impronta al hijo.
Un beso, MJ
Juan Carlos ha dicho que…
Tremendo.
Con ese toque de ternura inicia tu protagonista ese viaje de aventura cuyo resultado hoy conocemos.
Un besazo, amiga.
Matices ha dicho que…
Es tierno, si, aunque nos lleva a transportarnos en el conocimiento lo que ya no nos es desconocido, lo que le pudo pasar. Me ha pasado como a muchos e identificado recuerdos de lecturas, por el tema... Los inocentes, siempre pagan sin saber. Si, tremendas guerras...
Besos

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …