Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Queridas palabras 2




Adela bajó corriendo las escaleras. Acababa de comprobar en el reloj que se había retrasado arreglándose y faltaba poco para que pasara el autobús que la dejaba cerca de la universidad. Nada más salir a la calle le sorprendió un aguacero que mojó el cuaderno que llevaba en la mano para tomar apuntes, por lo que lo guardó dentro de su gabardina. Al llegar a la parada, y bajo la protección de la montera de plástico preguntó a una anciana si el bus había pasado y ésta le dijo que aún no, con gran ternura le dio un pañuelo para que secara su cara húmeda.
—Una lluvia terrible, ¿verdad hija?
Cierto, señora además con las prisas he olvidado el paraguas. Gracias por el pañuelo.
—¡Ya está aquí! —exclamó la anciana.
Le enseñó el bonobus al conductor  para que lo ticara y se fue al fondo del cubículo. En las siguientes paradas se llenó por completo. Siempre pasaba lo mismo cuando llovía. Agarrada con dificultad a la barra  Adela se entregó a un soliloquio sobre la pelea, de la noche anterior, con su novio. Después de analizarlo concluyó que había sido un pegolete enfadarse. Opinaban de manera diferente, pero eso no debía ser un problema. 
Más contenta se dedicó a contemplar cómo las gotas de lluvia se estampaban contra las grandes ventas cuando notó que una mano le tocaba el culo, se apartó; de reojo pudo ver  que un hombre de edad indefinida, tirando a mayor, se situaba trás de ella. En ese mismo instante volvió a percatarse de  que le tocaban de nuevo. Le subió un bochorno de indignación  que la envalentonó para volverse hacia aquel individuo y a gritos le dijo:
—Por qué no se toca los cataplines en lugar de tocarme a mí.
La gente que la rodeaba miraba sorprendida y al mismo tiempo, con ojos acusadores hacia aquel hombre que con altanería respondió:
—¡Vaya por Dios! He dado con una tiquismiquis. Aunque en el fondo a todas les gusta…
No terminó la frase cuando Adela le propició una sonora bofetada que le encendió la mejilla, se giró, hizo una profunda inspiración y se fue hacia la puerta; la siguiente parada era la suya.
Cuando bajaba los escalones escuchó a la anciana que le decía al hombre:
—Se lo tiene merecido, hijo de puta, por guarro y fartusco. Mira que dedicarse a tocarle el culo en las bullas a las jovencitas. ¿Por qué no me lo toca a mí, ya vería lo que yo le haría?
Adelina soltó una gran carcajada; luego aceleró el paso, si no se daba prisa llegaría empapada a clase.

Más queridas palabras 2 en The Daily Planet´s blogs 

Comentarios

Juan Carlos ha dicho que…
Jaja. Bien aprovechadas las palabras para contar una historia tan frecuente como interesante. Lo que llamo historias de barrio.
Muchos besos.
San ha dicho que…
jajaja Mª José nada extraño el caso de esos fartuscos que los hay a montones jajaja. Bonita manera de unir tus diez palabras.
Un abrazo sultana.
Miguel Ángel de Móstoles ha dicho que…
¡Se lo tuvo merecido, por cerdo!
Anónimo ha dicho que…
Aslguna escena de ese tipo presencié en el autobús, pero no hubo bofetada. Fue violento... pero la mujer solamene dijo ya está bien. Yo le recoocí como a un empleado de una compañia de seguras que a mí me había atendido.
En fin, sucede...
Enhorabuena por meter con pergolote, fatursco y y otras exsprsiones andaluzas con naturalidad.


Téaalo
Matices ha dicho que…
A mi me pasó con quince años, me ardían las mejillas ¡¡que corte!! y una señora que se dio cuenta, empezó a gritar, "es una niña, no le da verguenza" ... en ese momento y amparada por la "edad del pavo", es cuando quise morirme o hacer un agujero en el suelo, todo el mundo sabía lo que había pasado y me miraba. Cambié de linea al da siguiente. Seguramente con otra edad mi reacción hubiera sido más contundente, como la de tu protagonista...

Bien mezcladas tus palabras...

Besos!!!
Carmen Andújar ha dicho que…
Una historia divertida, que a más de una le ha pasado alguna vez cuando hay multitud. Siempre algún gracioso se aprovecha de la situación,¡Bien por la bofetada!. Muy bien puestas tus palabras y bien desarrollada la trama.
Un beso
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
María José, el Tiquis y el Miquis ahora es una guapa chica, y el viejo de los cataplines resulta un fartusco redomado.
Relato corto que veo real y con el bochorno, el bus lleno, nos entregamos a soliloquios, no merece la pena enfadarse con el novio por un pegolete, me bajo en la siguiente y antes te aplaudo por este jocoso juego de palabras con segundas. Besito.
verdial ha dicho que…
Que bueno el relato, genial el reproche de la señora mayor.

al leerlo he recordado las varias veces que me ha ocurrido lo mismo en el autobús, cuando era una jovencita.

Una de las veces me envalentoné y me encaré con el tipo acusándolo de sinvergüensa, y él, con toda la tranquilidad del mundo se dirigió a los pasajeros que observaban intrigados y alegó que había sido yo quién le había tocado a él, y además me tachó de guarra.
Y yo rompí a llorar.

Hay gente para todo.

Un abrazo
rosa_desastre ha dicho que…
Tu historia me ha hecho recordar lo que me paso hace unos años (todavia de buen ver) un "JOPUTA" se arrimó a mi en el autobús, y cuando me encaré con el para decirle de todo menos bonito, me dice el "fartusco": ¡Señora, eso es lo que uste quisiera, que yo me hubiera arrimao!
jajajajajaja pa morirse de verguenza.
Un besote, buenas vacancessssss.
alfredo ha dicho que…
Tenía una curiosidad malsana por ver como "colocabas" los cataplines, ¡no, tú no! en el relato.

Una patada en ellos a tiro hecho y luego las reclamaciones al maestro armero.

Divertido y completito.
Besos
Neogeminis ha dicho que…
jajjjaaj ESTUPENDO!...te has lucido con lo de los cataplines y los tiquismiquis!jejejjeje muy buena manera de despedirte antes de irte de vacaciones. Nada mejor que una franca sonrisa!
Muchas gracias por ella y espero que disfrutes mucho de tu descanso!!!
Que lo pases lindo...
Ceci ha dicho que…
Ingenio el tuyo sin dudas para meter esas palabras en un relato, que además de bueno y consistente, divertido.
Algunas no las conozco, pero desde luego que entiendo lo que significan por el contexto.
Besito Ma. José, y muy buenas vacaciones, que disfrutes el verano!
CAS ha dicho que…
Si tan "afilada" estás para estos relatos con el cansancio propio de las prevacaciones... cómo vendrás después del descanso, jajaj!

Muy bueno María José, disfrutado y entretenido relato con palabras de difícil inclusión. Ha sido correctísima e ingeniosa tu forma de utilizarlas. ;)
Anónimo ha dicho que…
Divertidisimo relato con expresiones que me resultan harto familiares. ¿Todavía quedan fartuscos como el imbécil que describes? ya ves, yo creía que era una especie en extinción.
Felices vacaciones, María José.
Un abrazo.
javier ha dicho que…
leo con sorpresa que se trataba de en un relato determinado introducir palabras de uso poco cotidiano, Lo has hecho con tanta naturalidad que ha sido a través de los comentarios que me he dado cuenta que ha sido así.
No es presunción, pero a mi una chica en el metro no echo su mano a mi culo precisamente.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …