domingo, 26 de junio de 2011

Una foto con relato: Martini dulce con aceituna



Martini dulce con aceituna

Salí de misa de doce sofocada por el calor. Aquel cura era una pesadez. La misa más larga a la que había asistido en mucho tiempo. Mis amigas, con ganas de disfrutar los que quedaba de mañana de domingo decidieron ir hasta Dunia para tomar un aperitivo; pensé que no era buena idea, cuando saliera de la cafetería sería cerca de las dos, llegaría tarde a su casa.  A mi padre le gustaba tener a toda la familia alrededor de la mesa, invariablemente, en cualquier estación del año, se almorzaba a las dos y se cenaba a las nueve y media; se enfurecía cuando alguno de nosotros llegaba tarde. Era domingo y tenía ganas de pasarlo bien, ¡a la porra con sus miedos! Al día siguiente, otra vez colegio, tenía que desahogarme de alguna manera.
Nada más entrar, sentí un gran alivio por el frescor que proporcionaban los grandes ventiladores que colgados del techo movían sus aspas sin cesar. Me quité el pañuelo que llevaba al cuello y me subí un poco los puños de la camisa de manga larga de los domingos. Me cogí el pelo hacia arriba para que el aire secara el sudor del cuello y al girar la cabeza le vi. El hombre más guapo que nunca había contemplado, en la barra  con un pie apoyado en el estribo metálico y con una copa de Martini.
Mis amigas parloteaban nerviosas mientras buscaban una mesa en la que sentarnos. El camarero nos ofreció una desde la que podía observar al caballero y escogí el asiento que quedaba frente a él. Nada más sentarme le observé a mi placer, pelo oscuro y abundante, ojos oscuros grandes,  nariz pequeña, cejas pobladas, boca bien perfilada, mentón recio y llevaba un traje de alpaca en tonos crudos que le sentaba de maravilla. Me vi sorprendida cuando él se percató de cómo le escudriñaba y volví el rostro hacia Dorita con disimulo. Todas se sorprendieron cuando pedí al camarero un Martini dulce, con aceituna. Era lo que él estaba tomando. Un guiño que creí no iba a captar aquella maravillosa criatura por la que mi corazón brincaba de amor. Bebí el primer sorbo y le miré. Me observaba, incluso, me pareció que alzaba su copa; turbada volví a mis amigas. Sentía su mirada sobre mí ¿Y si él también se había enamorado? No podía ser, estas cosas no suceden nada más que en las películas y en los libros, pensé. De pronto alguien tocaba mi hombro, me giré asustada. Allí estaba él, se acababa de poner el sombrero que le hacía parecer aún más atractivo.
—Señorita si me permite le voy a dar un consejo.
Arrebolada afirmé con la cabeza, dando el beneplácito para que me hablara. Se agachó y al oído me susurró:
—No se tome la aceituna que es lo que embriaga.
Sonrió, le devolví la sonrisa ante los ojos estupefactos de mis amigas, bebí lo que quedaba en la copa y dejé la aceituna. Me levante, me fui tras él y hasta hoy…
—¡Es genial como os conocísteis, mama! Parece sacado de una novela romántica.
—Y así es. Nuestra vida ha sido una buena novela y tú nuestro mejor capítulo.  
—Y todo por un Martini.
—No cariño, por una aceituna que no debía tomarme…jajajaja


La foto es mía, mi segundo splash, cien disparos para sacar esta imagen. 

3 comentarios:

  1. Quizá sea que por dentro de una aceitua se suele encontrar el hueso.

    Una historia redonda realmente. Fantático que todo acabe bien.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  2. Tengo ligeros recuerdos de la cafetería Dunia en el Gran Capitán, creo que estaba ubicada entre las calles Góngora y Conde de Robledo, Punto de encuentro obligado para muchos cordobeses.
    La historia de ese encuentro con Martini y aceituna, espléndida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. recuerdas , de las morenas , que te dije que me mandaras por mail esta entrada? pues borré todos los mensajes¡¡¡ viva por mí...eso sí, puese en mi cuaderno de bitácora algo así como leer a m.j....y claro, por una vez, hice bien las cosas..aunque veo que las cosas a veces se hacen bien sin depender de muchas circunstancias...un martini,una aceituna, unas palabras al oido, también un mejuje de miradas y de peticiones y de retiradas de miradas y, hala, para siempre...sabes, de las morenas, ese mundo me quedaría a mí, al maragato ya de pueblo, muy lejano...vamos, veo a una dama en un bar y la veo beberse el liquido mas guay que tu quieras, y veo que es una dama imponente y tan sólo la mio muy muy de ...iba a decir casi casi que la miraría baboseantemente pero sin que ello nunca lo percibiera...es lo que tiene ser galan y proceder como tal o no...
    un beso mediano, de las morenas.

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguir by Email

Popular Posts

Categories

Este jueves un relato (198) Personal (139) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (15) La caricia de Tánatos (13) Mis lecturas (13) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Microrrelatos (8) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Trilogía del Mal (6) Relatos (5) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Olvidar (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Vampirismo (3) Viajes (3) relato (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La fuerza de Eros (2) La marca personal (2) Novela Negra (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) microrrelato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anna. (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) Dia del libro 2017 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La luna huele a lavanda (1) La mirada de Chapman (1) La señora Sthendal (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Maltrato (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Otros autores (1) Patria (1) Pere Cervantes (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Tres minutos de color novela policíaca (1) Viaje (1) adolescentes (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) concurso Zenda (1) destrucción ejemplares (1) dolor (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) historiasconorgullo (1) jóvenes (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los colores de nuestro silencio (1) los violines sí. (1) novela (1) pena (1) piratería (1) presentación (1) psicópata (1) redes sociales (1) tarta (1)

Blog Archive

Translate

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Mi lista de blogs amigos

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com