Ir al contenido principal

Una foto con relato: Martini dulce con aceituna



Martini dulce con aceituna

Salí de misa de doce sofocada por el calor. Aquel cura era una pesadez. La misa más larga a la que había asistido en mucho tiempo. Mis amigas, con ganas de disfrutar los que quedaba de mañana de domingo decidieron ir hasta Dunia para tomar un aperitivo; pensé que no era buena idea, cuando saliera de la cafetería sería cerca de las dos, llegaría tarde a su casa.  A mi padre le gustaba tener a toda la familia alrededor de la mesa, invariablemente, en cualquier estación del año, se almorzaba a las dos y se cenaba a las nueve y media; se enfurecía cuando alguno de nosotros llegaba tarde. Era domingo y tenía ganas de pasarlo bien, ¡a la porra con sus miedos! Al día siguiente, otra vez colegio, tenía que desahogarme de alguna manera.
Nada más entrar, sentí un gran alivio por el frescor que proporcionaban los grandes ventiladores que colgados del techo movían sus aspas sin cesar. Me quité el pañuelo que llevaba al cuello y me subí un poco los puños de la camisa de manga larga de los domingos. Me cogí el pelo hacia arriba para que el aire secara el sudor del cuello y al girar la cabeza le vi. El hombre más guapo que nunca había contemplado, en la barra  con un pie apoyado en el estribo metálico y con una copa de Martini.
Mis amigas parloteaban nerviosas mientras buscaban una mesa en la que sentarnos. El camarero nos ofreció una desde la que podía observar al caballero y escogí el asiento que quedaba frente a él. Nada más sentarme le observé a mi placer, pelo oscuro y abundante, ojos oscuros grandes,  nariz pequeña, cejas pobladas, boca bien perfilada, mentón recio y llevaba un traje de alpaca en tonos crudos que le sentaba de maravilla. Me vi sorprendida cuando él se percató de cómo le escudriñaba y volví el rostro hacia Dorita con disimulo. Todas se sorprendieron cuando pedí al camarero un Martini dulce, con aceituna. Era lo que él estaba tomando. Un guiño que creí no iba a captar aquella maravillosa criatura por la que mi corazón brincaba de amor. Bebí el primer sorbo y le miré. Me observaba, incluso, me pareció que alzaba su copa; turbada volví a mis amigas. Sentía su mirada sobre mí ¿Y si él también se había enamorado? No podía ser, estas cosas no suceden nada más que en las películas y en los libros, pensé. De pronto alguien tocaba mi hombro, me giré asustada. Allí estaba él, se acababa de poner el sombrero que le hacía parecer aún más atractivo.
—Señorita si me permite le voy a dar un consejo.
Arrebolada afirmé con la cabeza, dando el beneplácito para que me hablara. Se agachó y al oído me susurró:
—No se tome la aceituna que es lo que embriaga.
Sonrió, le devolví la sonrisa ante los ojos estupefactos de mis amigas, bebí lo que quedaba en la copa y dejé la aceituna. Me levante, me fui tras él y hasta hoy…
—¡Es genial como os conocísteis, mama! Parece sacado de una novela romántica.
—Y así es. Nuestra vida ha sido una buena novela y tú nuestro mejor capítulo.  
—Y todo por un Martini.
—No cariño, por una aceituna que no debía tomarme…jajajaja


La foto es mía, mi segundo splash, cien disparos para sacar esta imagen. 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Quizá sea que por dentro de una aceitua se suele encontrar el hueso.

Una historia redonda realmente. Fantático que todo acabe bien.

Tésalo
Anónimo ha dicho que…
Tengo ligeros recuerdos de la cafetería Dunia en el Gran Capitán, creo que estaba ubicada entre las calles Góngora y Conde de Robledo, Punto de encuentro obligado para muchos cordobeses.
La historia de ese encuentro con Martini y aceituna, espléndida.
Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
recuerdas , de las morenas , que te dije que me mandaras por mail esta entrada? pues borré todos los mensajes¡¡¡ viva por mí...eso sí, puese en mi cuaderno de bitácora algo así como leer a m.j....y claro, por una vez, hice bien las cosas..aunque veo que las cosas a veces se hacen bien sin depender de muchas circunstancias...un martini,una aceituna, unas palabras al oido, también un mejuje de miradas y de peticiones y de retiradas de miradas y, hala, para siempre...sabes, de las morenas, ese mundo me quedaría a mí, al maragato ya de pueblo, muy lejano...vamos, veo a una dama en un bar y la veo beberse el liquido mas guay que tu quieras, y veo que es una dama imponente y tan sólo la mio muy muy de ...iba a decir casi casi que la miraría baboseantemente pero sin que ello nunca lo percibiera...es lo que tiene ser galan y proceder como tal o no...
un beso mediano, de las morenas.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …