Ir al contenido principal

Este jueves un relato: La comida



Alejandra mira el reloj; aún queda media hora para el almuerzo. Vuelve al tema que estudiaba desde que se levantó a las cinco de la mañana; demasiados folios y el día del examen se acerca. Debe hacerlo perfecto. Su meta siempre es obtener la mejor nota.
Al poco, sin esperarlo, siente un pellizco en el estómago, su corazón se dispuso en la meta para correr un derby que, sin duda, ganará de la velocidad que ha tomado, y la inquietud en las piernas le hace levantarse de la silla. Frota sus entumecidos y flacos glúteos. Camina por la habitación. Se planta delante del espejo del armario. La imagen gorda y deformada que le devuelve la luna, le causa mucho dolor. Se gira con brusquedad, no quiere ver ese monstruo. Odia su cuerpo. Palpa su vientre y le parece algo más hinchado de lo habitual. Recala en los huesos sobresalientes de sus caderas y se tranquiliza al sentir las elevadas y secas prominencias; en ello estaba cuando su madre abre la puerta y le dice que la esperan para comer.
Se sienta y mira con asco el enorme plato de comida que tiene delante. Con el tenedor en la mano aparta con disimulo una parte de las patatas fritas que acompañan al filete; se sirve en abundancia de la ensalada de lechuga y tomate que hay en el centro de la mesa. De reojo observa al resto de su familia. Su padre saborea el bistec con deleite, su hermano pequeño engulle sin dejar de masticar un solo instante; su madre la observaba a ella, a hurtadillas, le han aconsejado que la dejen tranquila en las comidas.
Alejandra con un nudo en la garganta comienza a recortar el borde grasiento del filete hasta dejarlo en una miniatura que intenta ocultar bajo la lechuga mientras se entretiene con una patata a la que le da cien mordiscos. No puede comer, si lo hace, su barriga se hinchará aún más, piensa en silencio. A pesar de todo come bastantes patatas, la ensalada y algún que otro trozo de filete. Se nota a punto de reventar. Capta cierto enrarecimiento en el ambiente; nadie habla, todo es silencio. Antes de que su madre pronuncie la famosa frase de “no pones nada de tu parte para curarte”, se levanta y se encierra en el baño. Respira hondo, una vez, dos, tres…; pone las manos en el estómago pesado y lo nota abultadísimo. Por lo menos he engordado un medio kilo, se dice. Se coloca de rodillas al lado del wáter y mete dos dedos en su boca hasta tocarse la campanilla y vomita lo que ha comido. Se lava los dientes, las manos y se echa agua en la cara para refrescarse. Ahora sí se encuentra relajada, en perfectas condiciones. Va hacia su cuarto, cierra la puerta y regresa al estudio. Suspira. Una intempestiva lágrima cae en la página del libro. La limpia con el dorso de la mano y se concentra. Debe ser la mejor.
La madre de Alejandra la oye vomitar tras de la puerta. Abatida va a la cocina y tira a la basura la comida que su hija ha dejado. Las lágrimas corren por sus mejillas. Ahoga un grito y vuelve a preguntarse: ¿qué he hecho mal?

Comentarios

Inma Brujis ha dicho que…
Ufff, bulimia. Te contaré algo. He sido anoréxica y bulímica asi que te puedo contar tantas cosas que no acabaría de escribir nunca.
Puedo decir muy alto que superé la enfermedad, pero no se, algo siempre queda. Creo que es una enfermedad que no termina de curarse nunca. De hecho, aunque hoy en día ni vomito ni dejo de comer,cuando me encuentro mal anímicamente, me veo gorda. Y se que está todo en mi cabeza, que no lo estoy, pero....
Un beso enorme amiga
Manuel ha dicho que…
Bulimia, Anorexia,vigorexia... cada vez hay mas trastornos ¿que le pasa a esta sociedad?. Le damos demasiada imprtancia a la imagen física, cuando deberiamos estar contentos con aceptarnos tal cual somos y conformarnos con la dosis normal de "coquetería". ¿Como ayudar?
Tenemos que estar siempre atentos a esos primeros síntomas a los pequeños detalles casi imperceptibles.
Bien por traernos a la actualidad el tema MJ.
Un beso
Primavera ha dicho que…
Un terrible enfermedad que les cuesta vencer, que hay que ayudarlos pronto para liberar su mente y que por fin vean la real chico o chico que hay en el espejo...
Es una lacra mas extendida la culpa las modas, los prototipos de cuerpos delgados que se ven en las pasarelas, muy duro para los que lo viven y sus familias.
Un relato real de pesadilla para muchas familias que lo soportan por algun familiar.
Primavera
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Mala cosa amiga mía, la madre se hace la pregunta típica, pero la culpa es de otro asunto, los médios con "ideales" en hueso, las páginas web que invitan a entrar en esa caida en picado, el círculo de las "digamos" amigas conchavadas en ello...Tú lo sabes María José, un problema que implica a muchas chicas y chicos,
bulímia o anorexia, lacras que cuestan dolor y fatigas de curar, que amenazan con la muerte de no llegar a tiempo, tú lo sabes.

Tocaste la comida sin tocarla de veras, tocando un tema muy serio con tu sobrada sensibilidad, besito conductora de primera juevera.
maruja ha dicho que…
Pues me he vuelto a deprimir. Esta epidemia moderna no tiene cura y causa estragos entre los jóvenes. Horrible hermosura
Verónica Marsá ha dicho que…
Hasta mi vecinita de seis años no quiere "petisuises" porque tienen mucha grasa y no quiere engordar. La educación en casa es imprescindible, pero en la escuela más. La gorda, el cuatro ojos gafoso, el "termineitor" o "robocop" con la ortodoncia, los niños son crueles pero aprender matemáticas no lo es todo. Mi sobrina tiene una asignatura que habla de la tolerancia, la aceptación, la no violencia... etc. Pero sólo habla el libro de emigrantes y de mujeres, para nada de la violencia psicológica y la presión que se ejerce en las aulas o en el patio. Y sé de qué hablo.

Muy buen escrito y muy duro para las familias y los niños (que ya los hay con el mismo problema, y muchos) y niñas.

Ayudemos todo lo que podamos.

Un abrazo.
Medea ha dicho que…
Como dice Verónica ha aumentado muuucho el numero de chicos que padecen esta horrible enfermedad que antes en su mayoría padecían las chicas, es muy duro y muy triste, la mente...es complicada ¿verdad? ¿claro que qué te voy a decir a ti?...que me has quitado el hambre ¡¡coño!!, me voy a otro blog a ver si vuelve. Muy bien descrita MaJosé, claro que para ti será como el pan nuestro...Un beso grandote, preciosa.
Juan Carlos ha dicho que…
Caramba. Vaya tema. Me has traido a mente recuerdos, los más cercanos fueron unos sñintomas que quedaron en grado de tentativa. Y ahora hay que ser justo y decir ¿dónde acertamos?
Lamentables complejos, inducidos desde actitudes irresponsables que dañan a tanta buena gente.
Un besazo, amiga.
Ceci ha dicho que…
Cuanta impotencia Ma. Jose!
Brutal y descarnado este relato, que aunque tan bien descripto y suelto, nada tiene de ficción.
Que haríamos el resto de los jueveros sin tu pie en la balanza que equilibra sin matar, y aporta realidad escrita con tu fibra sensible?
Te mando un fuerte abrazo
San ha dicho que…
Realmente un tema cada dia más actual, toca de cerca de algun modo a unos y otros.La moda de la extrema delgadez hace mucho daño, la educación tal vez ayude ¿no?, lo curioso es que ya no son solo los adolescentes, tambien se da en adultos. Complicados tratamientos, dificil convivencia.
Mª José otra forma de comer o dejar de hacerlo.
Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
En el altar del culto a la imagen hemos sacrificado demasiadas cosas, incluso como en este caso, emprendiendo una espiral que puede conducir al extremo deterioro físico, incluso a la muerte.
Es triste esta situación que cada día afecta a más personas y cada día más jóvenes.
Un abrazo.
V.Nas ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carmen Andújar ha dicho que…
Vaya enfermedad más mala, parece mentira que exista; pero es así y no podemos escondernos ante la evidencia, el culto al cuerpo trae estas consecuencias perversas.
Un abrazo
Neogeminis ha dicho que…
Lamentablemente el tema de la bulimia y la anorexia siguen estando muy presente entre los problemas de las adolescentes actuales. Demasiadas presiones y sobre exigencias.

Un abrazo.
CAS ha dicho que…
Duro, dramático y real. Los trastornos de la alimentación pesan en estas nuevas generaciones de una manera implacable.
Qué nos pasa a todos que no encontramos el camino del buen vivir?

un fuerte abrazo, dolorido por tantas cosas que pasan en este mundo y uno no sabe como curar...
Celia ha dicho que…
Impresionante relato para retratar esa otra de las lacras que hacen mella en la juventud. Es tremenda la anorexia. El padecimiento de quien lo sufre y de quienes están cerca.
Un abrazo grande con mi admiración por esta aportación tuya.
Anónimo ha dicho que…
la frase corta. el texto corto. la idea corta. pero el contenido es tan inmensamente grande que uno se asusta de que alguien, ya sea hombre o mujer, pueda llegar a esos extremos...y se asusta también por que la lectura es de vértigo. y es de vértigo debido a esas frases cortas que no te dejan respirar pues uno quiero o se ve obligado a leer la siguiente frase...angustia conseguida, maría josé, tanto por es forma de haber escrito este relato , como por el contenido.
besos medianos.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …