Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Mentiras




Dios o demonio

Al tocar el timbre se escucha una cursi melodía. El edificio es antiguo y no parece que esté rehabilitado. Me abre la puerta enfundada en un ajustado pantalón corto que deja ver sus bronceadas piernas y la parte de arriba de un bikini. Definitivamente es una puta. ¡Va lista si piensa que le voy a pagar!
—Adelante —dice dejándome paso a un destartalado salón adornado como si fuera la pagina principal de una revista de decoración— y ponte cómodo.

Me quito la chaqueta y la corbata y las dejo en el sofá.
—Ven, estaremos mejor en el dormitorio, he puesto el aire acondicionado.

La sigo sin rechistar.

—Eres guapísimo, ¿lo sabías? —dice mientras me ayuda a quitarme los pantalones.

—Tú tampoco estás mal —bromeo mientras desabrocho su bikini para ver sus grandes pechos.

—Me apetecía follarte desde que te vi entrar en el bar —dice la muy puta mientras juguetea con mi pene y se lo lleva a la boca.

Me excita y quiero disfrutar, pero soy yo quién debe llevar la iniciativa.
—Túmbate de espaldas —digo mientras la giro y la empujo sobre la cama—. Así me gusta, boca abajo. A mi entera disposición —musito.

—¡Oye! ¿A ti no te irá el rollo ese del sadomaso? Yo por eso no paso.

—Tú te callas —ordeno.
—¿De qué vas tío?
—De follarte, guarra. No lo notas. Relájate y lo pasaremos muy bien.

La penetro con violencia, como a mí me gusta y grita, la muy estúpida no sabe que eso me pone aún más cachondo. ¡Mierda, joder!
—¿Qué pasa?

—No lo oyes, me llaman al teléfono.

Sin dejar de follarla, cojo el pantalón y saco el móvil del bolsillo. Puede ser que llamen de la oficina.

—¿Diga?

—¿Marcos?

—Dime, Marina —respondo con resignación.

—He llamado a tu oficina y Mónica me ha dicho que estabas con un cliente. ¿Te molesto?

—No, no, dime de una vez, que no me puedo parar.

—Esta tarde no trabajo, si quieres podemos comer juntos. Te echo de menos.

—Yo a ti también cariño, pero no va a poder ser. Este cliente me ha invitado a almorzar para continuar la reunión —digo sin dejar de embestir a la puta—. Si quieres, nos vemos esta noche.

—De acuerdo, hasta la noche. Nos vemos en tu casa, ¿te parece? —pregunta tímidamente Marina.

—Allí nos veremos. Tengo ganas de estar contigo. Te quiero, vida mía.

—Yo sí que te quiero, Marcos. Un beso.

—Igualmente —respondo antes de colgar y desconectar el móvil.

Sigamos con lo nuestro zorra, estoy que reviento.

—Eres un jodido psicópata.

—¿A qué viene eso?

—La que ha llamado es tu novia —recalca.

—¡No te jode! La puta, nos ha salido moralista. ¿Y a ti qué coño te importa?

—La compadezco. No sabe qué hombre tiene a su lado.

—Ni tú tampoco —le digo tirándole del pelo y echando su cabeza hacia atrás hasta que chilla de dolor.


Fragmento de mi novela La caricia de Tánatos

Más mentiras en casa de Gustavo

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…