Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Amor eterno


Una suave brisa, aromatizada de azahar, se cuela por la pequeña apertura de la ventana. Ella está en la cama, como un níveo espíritu confundido con las sábanas, semi-inconsciente y su pecho sube y baja en convulsa búsqueda de un soplo de aire.
Desde el sillón, que he colocado a su lado, la observo sin creer que pueda encontrarme allí. Después de casi cincuenta y dos años, la encuentro en su lecho de muerte.
Acaricio con suavidad su mejilla, para no despertarla. Beso su frente y sin querer, una furtiva lágrima se precipita hasta su piel. En ese instante, entreabre los ojos y me mira desde no sé qué lugar.
—Hola, mi amor —le susurro.
—¿Eres real o estoy soñando? —me pregunta.
—Soy yo, en carne y hueso —bromeo.
Una cansada sonrisa se dibuja en su cara, y en sus chispeantes ojos azules descubro un inesperado fulgor. Le tomo la mano y ella me aprieta, para cerciorarse por sí misma de lo que le acabo de confirmar.
—¿Mi familia?
—Espera fuera. Tus hijos son muy agradables, también tu marido.
—No quería morir sin verte por última vez –dice fatigada.
—Lo sé. Han removido cielo y tierra hasta dar conmigo.
—¿Te casaste?
—No. Ninguna era como tú. He vivido de tu recuerdo.
—¡Dios, mío! ¿Cuánto daño nos hicieron?
—Lo intenté todo, pero cansado me marché del país, de esa manera aminoraba mi dolor. Tenerte tan cerca y tan lejos, al mismo tiempo, no lo soportaba. Sin embargo, y sin desearlo, de una u otra forma, los rumores sobre tu vida llegaban hasta mí.
—¿Podrás perdonarme?
—Tú no hiciste nada malo. Sobreviviste, como yo. ¿Qué culpa teníamos nosotros de que nuestras familias se odiaran?
—Sabes —dice con una ligera sonrisa—, me acuerdo de cuando éramos unos niños y jugando me levantabas la falda y luego salías corriendo…
—Ja,ja,ja… Sí, como no lo voy a recordar. Os chinchábamos y de paso os veíamos las braguitas.
—Pero tú siempre me la alzabas a mí.
—Siempre fuiste mi preferida. Cariño, me enamoré de ti cuando aún llevabas trenzas… y aún lo estoy.
La beso en los labios. Más de un lustro deseando saborear de nuevo su aliento.
—Sigues teniendo la boca fresca —le digo.
Ella ríe.
—Siempre que me besabas decías lo mismo. También aquel último día, a la orilla de río, cuando nos despedimos sin saber que no nos veríamos al día siguiente, ni al otro…
Una lágrima escapa de sus ojos.
—Te he echado tanto de menos, a lo largo de mi existencia, que cuando recaí por tercera vez en las fauces de este monstruo que me devora desde hace años, me propuse contar la verdad a mi familia. Quería gritar con todas mis fuerzas que mi amor siempre fue exclusivamente para un hombre, tú —dice acariciando mi cara—. A estas alturas me da todo igual.
—Calla. No hables así —digo con voz temblorosa.
Intento disimular la congoja que invade mi alma. No quiero que se entristezca.
—Mi marido ha sido muy bueno conmigo y he tenido unos hijos excepcionales; a cambio, renuncié al amor. Ahora, puedo permitirme ser egoísta. Y lo quiero todo, aunque sea por unos días o unas horas. Te quiero y hasta el último hálito de vida te querré.
—Te amo y siempre te amaré, en este y en el otro mundo. Tenemos una vida nueva por delante —le digo mientras la arropo con mis brazos.
—Te quiero —me susurra.
Nos abrazamos en silencio hasta que su languidez me revela lo irreparable.
—Nos encontraremos. Siempre nos encontraremos —balbuceo entre lágrimas, a sabiendas de que sus oídos se han cerrado para siempre.


Comentarios

M. Iglesias ha dicho que…
Muy emotivo, MJ. Buena definicion de amor eterno
besossss
rosa_desastre ha dicho que…
Debe ser bonito creer que el amor es eterno.... como el de tu cuento. ¿cuento?
Un beso.
Anónimo ha dicho que…
Y en nuestro rincón privado...paraiso de nuestro escondido amor... abrazados, amándonos gritaremos al viento y al campo...a las chicharras también y a los cuarenta grados a la sombra... que nos amaremos para toda la vida...
En unos días celebramos nuestro segundo aniversario. Dos años sintiéndonos pareja sin poderlo ser... visitando el cielo a ratitos por semana... dos años, viviendo...
Te amo, mi niño.

CTSTN
Any ha dicho que…
El del marido también era un gran amor, generoso además, el se encargó de encontrar al antiguo amor y darle un último minuto de felicidad. Si eso no es amor ...

un alegrón haberte saludado esta tarde
abrazo
Neogeminis ha dicho que…
Esos amores que persisten y sobreviven aún a largas separaciones y desengaños quizás puedan ser reales más allá de novelas o ficciones. De ser esta historia posible también habría que destacar el gran amor del marido, que, como bien dice Any, supera en su generosidad, la mezquindad del egoísmo y del amor propio.


Un abrazo.
maria jose moreno ha dicho que…
Manolo
gracias por estar siempre atento a mis escritos y propagarlos por la blogosfera, facesfera....
Besos
maria jose moreno ha dicho que…
Rosa
Este es un cuento, pero se habrá repetido tantas veces...
maria jose moreno ha dicho que…
Anónimo
Disfruta de tu amor mientras puedas....
maria jose moreno ha dicho que…
Any
Sin duda. Otro gran amor eterno aunque no correspondido. Me gustó hablar contigo, Fue un buen rato imbuidos de ardor patriota por nuestra parte y por empatia por la vuestra.
Un besazo
maria jose moreno ha dicho que…
Monica
No creo que sean de novela exclusivamente, ya sabes que la ficción está basada en la realidad
Primavera en Otoño ha dicho que…
Ahisss que he tenido que ir a buscar los clines...mujer no me hagas eso que bello amor y al final el encuentro esperado para vivirlo en el otro mundo, bueno no se que final quisistes darle al chico, pero prefiero pensar que el ya esta en el otro lado esperandola...ahisssssss que me dejo sensible, que lo he vivido, eso es bueno eh.
Primavera
Anónimo ha dicho que…
Siempre queda de una historia en su final, esta delicia de una ilusiòn al fin cumplida.
De ahí que las historias de amor que màs me han motivado, son inevitablemene muy tristes.


Buen relato,

Tésalo
José Ignacio ha dicho que…
El enamorado corre a la llamada de su amor. Han vivido su amor en la distancia. Ella, como suele suceder en el lecho de muerte, no necesita fingir ni estar sometida a juicio.
Su abrazo da sentido a la vida de ella.
Un sencillo argumento que, como sucede en la propia vida, conduce a un momento sublime aunque sea triste.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
Amor que está por encima de todos los escollos, de todas las trabas, de todas las dificultades. Amor eterno, los tres personajes de tu relato han dado muestras de amar de esa manera. Dos de ellos víctimas de la intolerancia. Otro (el marido), dando pruebas de un amor infinito.
Me gustó tu relato.
Un abrazo.
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
María José, tus palabras sencillamente dulces bellas y penetrantes, me dicen una cosa:
NUNCA ES TARDE, jamás, aunque una vida hayamos equivocado, si en el último instante, ese amor cual chispa poderosa, nos invade, no importa que después quede el silencio, ya fue posible ese instante.
Gracias por este intenso relato de amor. Bsitooos y a disfrutar del verano.
yonky ha dicho que…
Ahora, puedo permitirme ser egoísta!!
en su ultimo suspiro encontrarse rozando la piel del amor,al cual acobijo intimamente pero no lo disfruto por circunstancias esquivas de la vida,al menos consuela al mas esceptico.Nos veremos,nos veremos,merecido deseo ante la espera que carcome.

cariñitos
Hola, qué relato más emotivo, el diálogo sigue siendo tu fuerte.
Un saludo,
Juanma
XoseAntón ha dicho que…
Muy bien narrado, muy bien contado; un relato intenso y doloroso, quizá tanto por la injusticia como por el amor en sí mismo. Porque amores puede haber muchos, pero las injusticias parecen siempre una; la misma.

Bikiños
LUNA ha dicho que…
Querida Maria José.
Gracias por tus palabras en mi blog.
Es muy reconfortante sentir el cariño de los amigos.
Todavía seguiré ausente una temporada, pues tengo todo muy atrasado (la mudanza)

Tu relato....¿que te voy a decir?.....
Maravilloso.
Un besito
Verónica Marsá ha dicho que…
Tuvo dos amores, el de verdad y el de fantasía, fue afortunada.
No todas ni todos saben apreciar lo que tienen, ella sí.

Un abrazo y buen fin de semana.
Gastón Daniel Avale ha dicho que…
Bravo! siempre gana aquel amor, aquel que fue deseado con el corazón que siempre estuvo con él....increíble y hermoso relato.
Princesa.triste.115 ha dicho que…
Muy buena narración Mª José...me gusta como enlazas las palabras y terminas emocioándome.
Es una historial real, vivida por muchos...pero triste.

Un beso
Anónimo ha dicho que…
a mi me dio por la sangre...
sabes de las morenas?...casi que prefiero la sangre...joderse....eres mala, muy maluta....¿acaso abias que te iba a leer en domingo por la mañana y que estaria despierto y descansado y por lo tanto con casi los 5 sntidos alerta, incluso con el sentido de las sensibilidades abiertos, desprevenidos?
¡acaso sabias todo eso y me has tendido una celada para que unas lagrimas se me escaparan?
mil besos.
anapedraza ha dicho que…
Estoy emocionado.

¡Un beso!

Miguel
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Se cumplió su última voluntad, aunque breve, estuvo con él hasta su último aliento.
Un beso.
Susurros de Tinta ha dicho que…
Esta vena romántica tuya juro por papá pitufo que no me la esperaba, en realidad venía y a ver como habías capeado el tema y me encuentro con un relato al más puro estilo romántico, con muerte incluída, con nudito en la garganta al leerlo, casi salgo como Primavera a por el paquete de clinex, me has dejado boquiabierta tocaya!!!, miles de besossssssss.
tag ha dicho que…
Yo creo que esos amores imposibles se idealizan en la distancia, porque siempre piensas que hubieran sido mejor, más autenticos e intensos que el que tienes al lado.
Y a veces nos equivocamos.
En tu relato, el marido demuestra quererla mucho llamando a su rival, para que su mujer le diga cosas que seguramente hubiera deseado escuchar para él y no para otro.
Muy bonito y muy conmovedor tu relato, Maria José.
Besitos
Mar ha dicho que…
Querida Mª José, como tu bien dices,
¡tantas veces se habrá repetido esta historia! Es muy triste tu relato, pero a la vez, ese encuentro, ese saber que toda la vida han sseguido siendo el uno para el otro, es un final reconfortante, dentro de todo y, además, muere ella con la esperanza de él: Siempre les quedará otro mundo. Quizás, otras vidas. Siempre se encontrarán.
¡Qué bello! Ojalá, ojalá,
Mar
Anónimo ha dicho que…
Buen comienzo

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …