Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Recuerdos

Mamá y yo


El olor a canela en rama y cáscara de limón impregnaba la cocina. Mamá removía, con una cuchara de madera, de manera lenta pero rítmica, para que no pegara, en el fondo, el arroz con leche que borboteaba en una cacerola. Yo observaba atenta y divertida desde mi asiento preferente en el pollete de la cocina al que me encaramaba cada vez que ella cocinaba.

Recuerdo que me contaba muchas historietas. Era una enamorada de la geografía, de la historia… y de las novelas de Agatha Christie. También le gustaba que yo le leyera o le relatara lo que estudiaba mientras ella se afanaba en la cocina. ¡Qué buenos ratos!

En aquella ocasión, la del arroz con leche, intentaba aprenderme una poesía que me habían puesto de tarea en el colegio: La canción del pirata de José de Espronceda. Yo, atascada, repetía una y otra vez Con cien cañones por banda, viento en popa a toda vela…y ahí terminaba mi inspiración. Mamá me miraba de reojo y sonriendo me obligaba a comenzar de nuevo, pero no había manera. Aquello no era para mí. Harta y enfadada me marché de la cocina mientras ella terminaba de rellenar los cuencos con el arroz con leche y los espolvoreaba con la canela molida.

Al poco, fue al salón, donde yo seguía dale que dale, y se sentó a mi lado en el sofá. Cogió de la librería un libro muy pequeño, de hojas finas y pasta marrones con adornos dorados. Su libro preferido de poesía: Obras completas de Gabriel y Galán y me leyó unas estrofas de una que se llama Mi vaquerillo:


He dormido esta noche en el monte
con el niño que cuida mis vacas.
En el valle tendió para ambos
el rapaz su raquítica manta
¡y se quiso quitar-¡pobrecito!-
su blusilla y hacerme almohada!
Una noche solemne de junio,
una noche de junio muy clara...
Los valles dormían,
los búhos cantaban,
sonaba un cencerro,
rumiaban las vacas...

Quedé impresionada con su manera de entonar aquella poesía. Cuando terminó, me habló de la belleza de las palabras y de la importancia de la lectura, que nos trasladaba a exóticos o desconocidos lugares y nos acercaba a gente que nunca podríamos conocer. Me regaló su libro de poesía (que ahora mismo tengo en mi regazo) y se dispuso a echarme una mano con la Canción del pirata, hasta que conseguí recitarla de memoria y entonando, tan bien, que con el paso del tiempo no la he olvidado. Tampoco a ella. Un cáncer nos la arrebató cuando acababa de cumplir sesenta años y yo, veintitrés. Su poesía, su amor por los libros, su saber estar y hacer, su ternura, su amor por la vida…quedó en mí. En una grandísima parte, lo que soy se lo debo a ella.

Le encantaba esta canción. Mi pequeño homenaje a su recuerdo.
Nunca te olvidaré, mamá.



Más recuerdos en casa de Gustavo

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…