Ir al contenido principal

Sabados literarios de Mercedes

Cosas que me gustaría hacer contigo...



—Bucear en los mares de los recuerdos.
—Cazar mariposas de colores para alegrarse la vista.
—Reír por nada hasta tener agujetas en la barriga.
—Tocar el piano a cuatro manos.
—Bailar melodías románticas sin música.
—Perdernos por caminos escondidos.
—Compartir el paquete de palomitas viendo una película.
—Jugar al escondite en un campo de maíz.
—Escalar una montaña nevada muy abrigados.
—Compartir una deliciosa cena en una trattoria italiana a la luz de las velas.
—Ir descalzos de puntillas por la orilla del mar a la caída de la tarde.
—Leer un libro a la luz de la candela.
—Entrar en los blogs de los amigos y comentar.
—Jugar con el perro hasta que éste salga huyendo.
—Comer un rico banana split con la misma cucharilla …


Más participantes de los sábados literarios aqui

Comentarios

alfredo ha dicho que…
Me encanta lo de la cena en una trattoría a la luz de las velas, ¿que te parece Venecia?

Besos
Quien Sabe... ha dicho que…
Yo tambien quiero compartir las palomitas y reir hasta que nos duela la panza.
Un beso
Ardilla Roja ha dicho que…
En algunos deseos hemos coincidido, María José. Se nota que no somos gente sencilla.

Un beso
Maat ha dicho que…
El programa no está nada mal. Sólo que eso de escalar una montaña nevada...Prefiero verla a través de una ventana al calorcito de una buena chimenea.

Un abrazo.

Maat
Princesa.triste.115 ha dicho que…
Me encanta todo, pero quizás algo en especial sea el paseo por la playa a la luz de la luna.

Buen fin de semana

Besos
CORDOBESA ha dicho que…
Siempre he pensado en lo de jugar al escondite en un maizal. Lo vi en una película y es una cosa que me hubiese gustado hacer.
Tenías razón, Baldomero engancha, ya lo sigo. Un fuerte abrazo.
MAR SOLANA ha dicho que…
¡¡Mmmmm...me apunto a la Banana split...pero con los dedos, jajaja!!

Me gusta mucho también lo de reirnos hasta que nos duela la barriga...

Un beso, Mª José y buen finde.
CAS ha dicho que…
te copio la idea: me voy a buscar campos de maíz.

muchos abrazos.
maria jose moreno ha dicho que…
Veo que hay muchas cosas que podriamos compartir. Es cierto que lo de la montaña nevada es complicado, pero debe ser tan maravillosos llegar a la cima y casi tocar las nubes...
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Todo eso y más, compartiría contigo, dulcísima amiga María José.
Gracias por los ánimos que me has dejado donde arranca el Bus, eres un cielo. Nos vemos pronto, ahora a descansar un poquito, dejo colgada el lunes una despedida especial de Quinto.
Bsoooo dedicado muy cariñoso.
Paseo por las nubes ha dicho que…
Me apunto a lo de la candela y la lectura. A ser posible en albornoz, son el pelo suelto y alguien que me rasque la espalda, je, je.
Muy buenos tus deseos.
Mercedes ha dicho que…
Todas, hermosas cosas para compartir.
La fotografía es genial.
Un abrazo.
Susurros de Tinta ha dicho que…
Jeje, me gustan todas, pero lo de las palomitas me ha recordado cuando mi chico y yo, hace muchos años y éramos unos niños, las comíamos de boca a boca, jajaja, Dios!!!, que tiempos!!!, cre que tengo palomitas de microhondas, esta noche toca peli y no se me escapa el comernos las palomitas a medias, que con el tiempo se van dejando las buenas costumbres y eso no es bueno, miles de besossssss.
Mimí ha dicho que…
__Ya veo que lo último era comer un pastel con guindas y chocolate. Dulces deseos, María José.

Un abrazote
Anónimo ha dicho que…
venia de t0mar cafe...r0nr0neaba enmi cabe0ta que a leer a de las m0renas su sabad0....j0dersee...al fina has p0did0...
asi las c0sas...
te dej0 est0
http://www.youtube.com/watch?v=-7iN7PH6ADo&feature=related

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …