Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Soledad

Gracias a todos los que habeis participado con vuestros relatos y tambien a aquellos que os habeis detenido a leerlos y comentarlos. Ha sido muy fácil para mí conducir  este jueves por la calidad literaria y sobre todo humana de todos los que nos hemos reunido alrededor de este proyecto.
El próximo jueves, volverá a ser dirigido por Gustavo

Una convocatoria literaria. ¡Este jueves un relato!: SOLEDAD



Los que se han atrevido con este interesante tema son:

GUSTAVO
NATÀLIA
SUSURROS DE TINTA
PEPE
YONKI
ARDILLA ROJA
VERONICA
TESALO
ALFREDO
CASANDRA
CESAR
SERPAI
MAAT
TERESA CAMESELLE
NEOGEMINIS
MARIA LIBERONA


Mi relato: Triste soledad

No conozco lo que es la soledad. De niña, mi casa siempre bullía de gente.
Mi madre marchaba de madrugada con mi padre al campo donde trabajaban, codo con codo, con mis tíos. Mi abuela removía el potaje que hervía en la gran olla puesta en el fuego, durante horas. Debe hacerse a fuego lento, me decía, de esa manera se mezclan muy bien los sabores de todos los alimentos y el resultado es exquisito. Todos vivíamos en unos pocos metros y me sorprendía tropezarme con toda aquella gente que formaba parte de mí. Por la noche mis hermanos y yo nos sentábamos alrededor del fuego a escuchar las historias que contaba mi tío Prudencio. Conocía miles de cuentos y nos embelesaba al hacernos los protagonistas de sus entrañables historias.
Fui a la escuela, por poco tiempo, lo justo para aprender las letras y los números; a mal leer y escribir. Cuando alzábamos el metro de estatura dábamos la talla para poder con las labores agrícolas y a ello nos dedicábamos de por vida.
Me casé y tuve muchos hijos. Vivíamos en mi casa, todos juntos.
No estuve sola ni un instante. Tenía un esposo que me cuidaba y amaba, alguno de mis hijos tirándome del delantal a todas horas, mi padre fumando un cigarro al calor de la lumbre, mi madre amasando la blanca harina con la que realizaba unas deliciosas rosquillas, mi tía meciéndose en la mecedora mientras tejía pañitos de crochet. Y yo dedicada a todos y dando gracias a Dios por la familia con la que me había favorecido.
Cuando envejecí me tocó enterrar a las personas queridas. Sola entre aquella viejas paredes me dejé convencer por mis hijos para cerrar la casa. Me fui a vivir con ellos. Tengo seis hijos y decidieron que pasara un mes con cada uno de ellos. Cada día 1 hago la maleta con las pocas pertenecías que poseo y me dispongo para el cambio de casa. En el último cambio de domicilio, en lugar de llevarme a casa de mi hijo Pedro me dejaron en una residencia de ancianos, por mi bien, dijeron.
Ahora sí sé lo que es la soledad.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola Mª José:
Sin pretenderlo, nuestros relatos, en el fondo de han asemejado bastante.
La soledad de la vejez, añadido al alejamiento de la familia, enclaustrados en residencias, debe de ser durísima.
Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Ya ee colgado mi relato.
http://odisea27.blogspot.com
maria jose moreno ha dicho que…
Pepe
Ese tema da para mucho. Me alegro de que hayamos coincidido, señal de que nos preocupa.
Besitos
maria jose moreno ha dicho que…
Tesalo
Ya estas enlazado. Gracias por participar
besos
alfredo ha dicho que…
Veo que no estás sola, no obstante me añado para acompañarte en tu soledad.

http://alfredo-laplazadeldiamante.blogspot.com/
maria jose moreno ha dicho que…
Gracias Alfredo por acompañarme en mi soledad. Ya estás colgado.
Besos
CAS ha dicho que…
Aquí estoy buscando buena compañía...
dejo besos y abrazos
http://elbalcondecas.blogspot.com/
maria jose moreno ha dicho que…
Mi querida Cas, ya te echaba de menos en este jueves.
Un lindo beso trasanlantico.
Elena ha dicho que…
Magnífico relato Mª José, como siempre.
Me gustan tus narraciones, siempre sorprenden con un final inesperado.

Mis más sinceras felicitaciones.

Un beso.
serpai ha dicho que…
Hola Maria Jose...

Yo también voy a colgar el mío...
Ya se puede???

Saludos

Sergio
serpai ha dicho que…
Amigos,

que placer de compartir este JUEVES LITERARIO. SOLO QUIERO DARLE GRACIAS POR PERMITIRME PARTICIPAR Y FELICITACIONES POR HACER REALIDAD ESTA INICIATIVA... QUE ME ENRIQUECE A MI Y, SEGURO, A LOS QUE PARTICIPAN Y A LOS QUE SOLO LEEN...!!!

GRACIAS desde Argentina.


SERGIO


Mi URL es

http://serpai-acerca-de.blogspot.com/2010/04/este-jueves-un-relato-soledad.html
Ardilla Roja ha dicho que…
Retrato de la peor de las soledades, la de los ancianos. Cuando como ellos dicen, sólo esperan morirse. Muy triste.

Un abrazo
Creatura ha dicho que…
Les solicitamos artículos literarios, críticas literarias, reseñas
literarias, cartas literarias, poemas, relatos breves, cuentos, manifiestos
literarios, monólogos literarios, diálogos literarios, citas literarias
comentadas, sentencias o axiomas literarios, literatura oral rescatada,
documentos literarios antiguos desconocidos o poco conocidos,breves guiones
de teatro, breves guiones cinematográficos, epitafios
literarios...creaciones literarias de cualquier tipo, género o subgénero.
Incorporaremos Secciones, como la literatura infantil, la literatura de
trerror, la literatura de humor, la literatura rosa, la literatura de
ciencia ficción, la literatura erótica, la literatura de suspense, la
literatura histórica, traducciones literarias, etc, etc. Se trata de
conseguir un *órgano de expresión literario* de todos para todos.
*¡Consigámoslo
divulgando al máximo esta idea y participando en ella!*
G R A C I A S.

creaturamarmolejo@gmail.com

http://revistacreatividadyliteratura.wordpress.com
Princesa.triste.115 ha dicho que…
Parece que la soledad de los ancianos ha sido este jueves tema importante.
Lo siento en mis carnes y me supone bastantes dudas y culpabilidades, pero la vida lo ha querido así...o no?
Somos siete hermanos, así que ya me dirás.
Un beso y decirte que me has emocionado.
El Drac ha dicho que…
Qué fuerte tu relato María, parecía que todo iba a acabar bien como hacía presagiar el hilo del relato pero no, al final, se rompió el camino y todo se cayó al precipicio. Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
Haber escrito un texto, en mì significò dar rienda suelta a un impulso incontenible.
¿Serà que creativo y solitario o triste, habràn sido en realidad modos de ser incompatibles?

Solos, efectivamente, solos, ante la resoluciòn de unos problemas.

Tésalo
Anónimo ha dicho que…
Soledad, como ausencia de un mundo esstimular...
Me ha parecido interesante.

Ahora mismo, he recorrido los diversos textos presentados en tu convocatoria.
Realmente, no me siento nada solo.

El mero roce, por lo demàs, se ha dicho con razòn, que hace el cariño.

Tèsalo
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Una vida de trabajo, de familia, aparentemente feliz, sin tiempo para la soledad, pero la soledad tiene su tiempo y la encuentra. Una historia demasiado repetida, al final, injusta la soledad de la vejez.
Relato que trazas con maestría, sin que parezca forzado ni rebuscado, sencillamente bello.
Bsitoooo cariñoso amable conductora.
Anónimo ha dicho que…
n0 me quier0 quedar cn la s0ledad que has dibujad0...me quier0 quedar c0n a idea de la mucha gente que r0deaba a la pr0ta, c0n la idea ...recuerd0 a que me has llevad0...y este es un0 que me han c0ntad0 mil veces l0s may0res de mi puebl0... EL HACINAMIENT0 EN QUE MUCHA GENTE DE MMI PUEBL0, ALLA P0R L0S AÑ0S DE P0SGUERRA Y P0STERI0RES, TE HABL0 DE GENTE QUE TENDRA AH0RA L0S 70,VIVI0...ME C0NTABAN DEL HAMBRE, DE CASAS DE TIERRA APISNADA C0M0 SUEL0S, DE P0CAS R0PAS, DEPENURIAS...PER0 SIEMPRE ESCUCHE QUE AUN D0IEND0 L0S EST0MAG0S HABIA CIERTA UNI0N, NUNCA ESCUCHE HIST0RIAS DE S0LEDAD...
MEDI0 BES0 SENTID0
Susurros de Tinta ha dicho que…
Este final me lo veía venir, no se porqué, supongo que la soledad es un ser vil y como todos los seres viles atacan al más débil, cuando las fuerzas ya no te dan para luchar contra ella, con lo útiles que son nuestros ancianos, con la de cosas que hemos aprendido de ellos, ¿como ahora les negamos este conocimiento a nuestros hijos?, yo me niego, intento que mis hijos vean y hablen con sus abuelos, qeu por ahora se apañan bien solos y en matrimonios mal avenidos, jajaja, pero sólidos y compartidos, espero nunca dejar en un sitio así a mis padres, espero que esta enseñanza la tomen mis hijos y nunca me hagan eso, porque tiene que ser tan triste que ni imaginarlo puedo...
Miles de besosssssssssss.
maria jose moreno ha dicho que…
Gracias amigos por vuestros coemntarios.
Es cierto que la soledad se puede sentir a cualquier edad y despues de teer disitintos planteamientos deje a la mente ecsoger y mis palabras me llevaron a esto, quizas porque me voy acercando a es emomento o porque simplemente es un tema recurrente auqnue no por ello resuelto. Y que conste que a mi no me importaría ir a algún sitio donde me encuentre bien. No me gustaría ser una carga para nadie. Ahi, en la palabra "carga" estriba todo, cuando por situaciones de evolución social lo "habitual y buscado" se convuerte en una "carga".
besitos y comienzo a leeros.
Maat ha dicho que…
Hola María José.

Termino de publicar mi relato en el blog. Esta tarde comenzaré a leeros.

Gracias por tu trabajo.

Un abrazo.

Maat

http://blogdemaat.blogspot.com/
maria jose moreno ha dicho que…
Ya estás enlazada.
Gracis por particpar Maat. Un besazo
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Ya he publicado el mío.
Ahora empiezo a leer.
:D
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Coincidimos en historia de mujeres que se van quedando solas con el paso de los años, precisamente ellas -nosotras- que todo lo damos por la familia.
Triste, pero muy real.
César ha dicho que…
Otros tiempos, otras costumbres, otra forma de vida imposible de mantener en los tiempos que corren.
¿Qué alternativa existe a la residencia? ¿Horas y horas a solas en un octavo piso de una gran ciudad con la familia ocupada en su trabajo?
Creo que debemos verlo desde otra perspectiva.
Yo me apunto a la residencia.
yonky ha dicho que…
Arma de doble filo,la soledad,por supuesto,ella esta agazapada ahi,en algun rincon,detras de ella,otra,la muerte.

cariños
Neogeminis ha dicho que…
Estoy a tiempo de sumarme?...acabo de subir mi aporte a este jueves de "soledades compartidas" jejeje


saludos!
Neogeminis ha dicho que…
Sobre tu relato...qué decirte!...he tenido la ingrata tarea de buscar geriátricos para dos de mis tías cuando la familia ya no pudo más cuidar de ellas...creo que ha sido la más angustiosa tarea que me ha tocado cumplir en esta vida. Aquellas casas son meros depósitos donde los ancianos aguardan la muerte...nada más triste e injusto...


un abrazo!
VERÓNICA MARSÁ ha dicho que…
La sociedad no está preparada para la vejez y muchas personas menos.
nadie puede quedarse en casa, todos quieren trabajar, consumir y tener....

Besos.
maria jose moreno ha dicho que…
Teresa y Monica, perdonad el retraso en poner vuestro enlace pero acabo de llegar del trabajo. Ya está colgado y listo.
Besos
maria jose moreno ha dicho que…
Cuánta razón llevara Veronica, yo lo veo así y creo que ya lo dije antes, yo estoy contigo Cesar, en una residencia mejor que sola todo el dia.
Gracias yonki, por supuesto que la soledad es un arma de doble filo, en eso radica su excelencia.
besos
Maat ha dicho que…
Hola María José.

Aún no he visitado ni la mitad de los blogs de tu lista, pero tengo que decirte que es un verdadero placer conocer "las soledades" de cada uno de los participantes en este jueves. Sin duda, finalizaremos este recorrido bloguero un poco más conscientes de ciertos problemas que están ahí, a la vuelta de la esquina. Tu relato me ha encantado. Las familias de "entonces" eran otra clase de familias. Pero el ¿progreso? trae cosas buenas y otras malas. El cambio en las costumbres familiares es una buena muestra de lo segundo. A mí, me gustaría poder decidir mi futuro cuando las fuerzas decidan empezar a abandonarme. Y no quiero esperar a que me lleven a ningún sitio. ¡Ojalá! tenga plenas facultades para irme yo.

Gracias por tu dedicación y trabajo en este jueves. Valió la pena.

Un fuerte abrazo.

Maat
maria liberona ha dicho que…
Hola maria josé
hola amigossss ... les digo que ya he colgado mi pequeño relato ...

http://lunaverdedemar.spaces.live.com
Nancy ha dicho que…
Querida María José, ¿por dónde empiezo? Ay, no sé. Quizá por tu conmovedora historia. Mi abuela murió justo hace un año (el 1 de mayo de 2009) a los 102 años. Sus últimos años los pasó cada 15 días entre la casa de mi madre y la de mi tía. Mi mamá nunca la quiso llevar a un asilo pero a mí me parecía que por momentos hubiera dado igual. Mi abuela parecía haberse quedado en un mundo en el que solo existía ella... no lo sé, un mundo de soledad.
Por otro lado quiero agradecerte los mensajes y tu visita. Eres encantadora.
Finalmente, quiero decirte que me encanta la nueva imagen de tu blog. Está preciosa.
Felisa Moreno ha dicho que…
Lo has definido muy bien, la soledad es estar lejos de los que quieres. Un abrazo.
CAS ha dicho que…
Habrá que tratar que ese tiempo de soledad no nos pesque desprevenidos: yo voy aprovisionando recuerdos para ese tiempo... Si estoy lúcida, seguro recordaré cuando viajaba por el mundo conociendo amigos a lomos de un blog.
un fuerte abrazo y gracias por tu esfuerzo en conducir este grupo tan querido como diverso.
tag ha dicho que…
Para una mujer española de la edad de tu relato, eso es exactamente la soledad.
Que sus hijos la lleven a una residencia.
No lo entienden, ni aceptan, ni superan nunca.
Aunque te digan que estan bien y esten de acuerdo con esa solución, en su corazón el dolor es muy grande.

Y digo española por nuestra cultura y costumbres, muy diferentes a las inglesas, holandesas o alemanas que ingresan voluntariamente.

Un besito
M. Iglesias ha dicho que…
¿Que es peor, la soledad de una residencia o la soledad de ir de casa en casa sin sitio propio despues de toda una vida cuidando del HOGAR?
Como todas las generalidades la vision es sesgada, dependera de que familia, de que residencia y sobre todo del cariño que haces sentir a la persona en cuestion.
La familia actual por desgracia no se compone , como antes, de tres generaciones en donde todos tenian una funcion esencial para la convivencia.
La soledad de la protagonista del relato creo que esta mas basada en la sensacion de carencia de cariño que en la de vivir en una residencia.
Un beso, MJ
Alma Inquieta ha dicho que…
Hola Maria Jose!

Me gusta mucho tu texto...

Hay un regalo en mi blog que quiero compartir contigo... de esa forma quiero que participes de mi alegría... si lo deseas lo llevas... sería lindo...!!

Un beso.

Alma Inquieta.
maria jose moreno ha dicho que…
Gracias a todos por vuestros comentarios y participacion. Ha sido un jueves de garn calidad literaria y lo ma simportante humana.
Besos
CORDOBESA ha dicho que…
Magnifico relato y muy veraz, el final de esta historia, es el final de la mayoría de las personas mayores. Ya sea por no poder ser atendida o por otras circunstancias el caso es que no se sabe lo que es la soledad, hasta que no se llega a la vejez. Un fuerte abrazo.
Anónimo ha dicho que…
María Josè, qué bien lo has hecho todo...
¡Vuelve, alguna vez, si buenamente!

Tésalo
Anónimo ha dicho que…
Muchas gracias.
Susurros de Tinta ha dicho que…
Ha sido un magnífico jueves sin duda, has tenido buena mano eligiendo el tema y es cierto que las participaciones han sido preciosas, el tema daba para desnudar el alma, ¡enhorabuena!, intentaré acompañar a Gus en el proximo jueves, pero lo tengo difícil, viajes de trabajo me han impedido participar en el sábado y puede que me dejen fuera del jueves, pero intentaré leeeros, miles de besosssssssss.
Mimí ha dicho que…
Lo que menos esperaba para ella era ese final, después de darlo todo. El ritmo de vida se ha trastocado, las casas de antes no eran casitas, eran casonas familiares, donde es verdad se metían más de los que cabian, y los geríatricos. Aún los que cuentan con la mejor pinta, son espacios que viven de cara a dar la mejor imagen a las visitas, por el bien del negocio. De alguna manera esto tiene que cambiar, en cuanto empecemos con el corralito en España, que ya no queda nada.

Un abrazote

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 1 año

Hace un año, más o menos a la hora que escribo esta entrada, recibí llamada de mi hija diciéndome que se encontraba en el hospital. Aún faltaban tres semanas para que su embarazo cumpliera la edad gestacional, pero Alberto tenía muchas ganas de venir a este mundo. Rememoro ese segundo y, hasta hoy, puedo volver a sentir el sobresalto de mi corazón palpitando como un loco, un miedo atroz y una alegría inmensa, todo al mismo tiempo. Al llegar a la clínica, encontré a mi hija tan relajada, con sus ojos destilando tanta felicidad que me tranquilicé y decidí disfrutar de la espera de ese ser, que desde el primer momento de su concepción nos había cambiado a todos. Fue una jornada larga, con altibajos, entre contracciones y dolores, risas, fotografías para captar instantáneas inolvidables, conversaciones intrascendentes, miradas a los monitores, visitas médicas... y un largo etcétera de situaciones, que se sucedían sin que tuviera demasiada conciencia de ellas. Todo ello ha quedado grabado …