miércoles, 30 de diciembre de 2015

Otro año termina, feliz 2016




Otro año se escapa sin darnos cuenta. Otro año que quedará siempre en mi recuerdo. 
A nivel personal, el 2015 ha sido un año muy bueno. Hemos tenido salud para poder llevar a cabo nuestros propósitos, algo por lo que hay que estar agradecida, y además, hemos sido bendecidos con la presencia de Alberto en nuestras vidas que nos ha colmado de felicidad.
A nivel profesional todo ha ido como la seda y en mi faceta de escritora este año también ha sido muy importante. En mayo vio la luz Pepe Pepino, ese ser verde que ha hecho las delicias de los niños y en septiembre, el inicio de la Trilogía del Mal con la salida al mercado de La caricia de Tánatos que tan buenas impresiones ha causado entre los lectores. 
Lo único que he tenido más desatendido es este blog y sobre todo mis relatos de los jueves. Me ha sido materialmente imposible participar, aunque los echo de menos y espero que en el 2016 pueda retomarlos.
No quiero hacer lista de propósitos para el año que viene, hace tiempo que decidí vivir el día a día e ir solventado todo conforme viniera; pero sí quiero agradecer a todos los que habéis estado este año a mi lado compartiendo conmigo todos los instantes y por supuesto,deseo que siga siendo así para el próximo 2016.
Que la salud, la paz, el amor, el trabajo y los buenos momentos llenen vuestras vidas para el próximo año.
Un beso

Felicitación bloguera

Como cada Navidad, Mónica, nos sorprende con sus excelentes felicitaciones navideñas en las que aparecemos todos los jueveros. 
Gracias de todo corazón por mantener este detalle tan agradable, que este año aunque tarde ya luce n mi blog.





martes, 8 de diciembre de 2015

Amigo invisible en Somos Alianza





Después de mi retiro vuelvo para hacer pública mi participación en el Amigo Aliado Invisible propuesto desde el grupo Somos Alianza. 
En cuanto las lideresas lo dieron a conocer, me apunté pero por lo visto tenía que hacer una entrada dando detalles sobre mis gustos para que se me conozca algo mejor. 
De manera que para no alargarme os diré que soy una adicta a las libretas en cualquier formato y tamaño. Me gustan tanto que luego me cuesta escribir en ellas. Un propósito que me encomiendo para el 2016, llenarlas de palabras. ;-)



También colecciono lápices que por supuesto uso mucho. me los traigo de los viajes, cuando visito museos o monumentos...


y por último me encantan los pañuelos, pasminas y similares. Lo tengo de todos los tamaños y colores y los uso casi a diario como habéis podido ver en mis fotos y en las presentaciones.


Espero que esto sirva para mi amigo invisible ;-) Nos vemos muy pronto. Besitos

sábado, 24 de octubre de 2015

La caricia de Tánatos en la Gran Vía

22 de octubre de 2015
Llegué a Madrid muy temprano con más ilusión que sueño y dispuesta a presentar como se merece La caricia de Tánatos en Madrid, la primera novela de la Trilogía del Mal.
Fui recibida por Ramón Alcaraz, mi profe y amigo, que me acompañó a la Ciudad de la Imagen (así pudimos ponernos al día) donde debía de grabar a las doce una entrevista de una hora, que me hizo Isabel García Regadera para Onda Madrid. Hablamos y hablamos del Mal, de la perversión, de los malos, de los buenos, de la novela, de los personajes, de los sueños, de los anhelos, del agresor, de la víctima... y escuchamos la banda sonora de la novela mientras hablábamos de la relación entre la música y las palabras. Todavía no sé cuando se emitirá pero os lo anunciaré con bastante antelación y además se podrá escuchar en poscat.
Por la tarde, después de reunirme con Consuelo Olaya, Directora editorial de Ediciones Versátil y con  David G. Panadero, Director de la línea OffVersatil, nos dirigimos a la Casa del Libro de Gran Vía 29, donde todo estaba preparado para la presentación.

Me llevé una gran sorpresa al ver mi novela en el escaparate de la Gran Vía (nunca lo habría imaginado). Delante de él me hice una foto que aún no me ha dado mi editora, pero que subiré en cuanto la tenga.
¡Qué bonita se ve! ;-)
Cuando entré en la Sala 3, donde se iba a celebrar, me encontré rodeada de amigos y amigas que esperaban impacientes a que llegara. En ese momento me tranquilicé. Estaba con mi gente y nada podía pasar, y había de todos:  lectoras, blogueras, escritores y escritoras, compañeras de profesión, amigas de la infancia... 
Me encantó ver  a mi querida amiga y escritora, Mayte Esteban, que siempre ha estado a mi lado en toda mi aventura literaria (mi talismán de la buena suerte).  
Entre besos y saludos nos dio la hora de comenzar las 19:30.

Arropada entre Consuelo y David, que me mimaron y echaron flores comenzó la presentación que fue en modo pregunta-respuesta. De esa manera se fueron clarificando aspectos relevantes la novela y pude responder no solo a las cuestiones de David si no también a todas las que me hicieron los asistentes. Hasta creí tener una alucinación cuando vi aparecer a Marlene Monleon, que vive en Miami y no, era ella ;-)



Antes de que me diera cuenta había pasado una hora y ante mí tenía una larga cola de amigos que esperaban con ilusión mi dedicatoria. Intento recordar ese momento y se me pone el vello de punta. Nunca esperé que Madrid me diera tanto.

















Firmé, reímos, nos hicimos fotos (muchas fotos), comenté con cada uno de ellos y al final tuve que seguir firmando en la calle porque cerraron la librería (Imágenes que así lo atestiguan). 



Una jornada inolvidable en el que cada una de las personas que allí estuvieron se ha apoderado de un trocito de mi corazón.
Gracias a la mi editorial por hacerlo posible y a vosotros que acudisteis a la convocatoria. Me gustaría nombraros a tod@s pero no es posible, temo que alguien se quede atrás.
¡Nos vemos en Marzo con El poder de la Sombra!
Todas las fotos aquí




jueves, 15 de octubre de 2015

Este jueves un relato: Preguntas y respuestas.








Desde abril no participo en ningún jueves. He querido hacerlo muchas veces pero me ha sido imposible. Hoy tampoco tenía previsto hacerlo pero al ver el tema me acordé de un relato que publiqué en el 2010 que se adaptaba muy bien y que he revisado. De esa manera me acerco un poquito a este grupo de amigos en su celebración principal: los relatos de los jueves.


Aquella tarde, tras una bronca que le echó su mujer porque no se ocupaba de los niños, Andrés, armado de paciencia, sacó a pasear a su hijo de cinco años. El pequeño se aprovechó de la singular ocasión y consiguió de su padre que lo llevara al Salón de la Chuchería. Durante quince minutos, Carlitos escogió golosinas hasta rellenar una gran bolsa. Padre e hijo caminaban hacia al parque cuando una escultural mujer ceñida en un minifaldero traje de cuero negro se cruzó con ellos. El niño estaba entretenido con la piruleta de fresa, que lamía sin descanso, y no vio cómo los ojos de su padre, a punto de salirse de las órbitas, seguían a la joven enfocados, como si fueran unos anteojos, directamente al respingón y apretado culo. Lo que sí escuchó el niño fue la exclamación que acompañó a la mirada.
—¡Dios mío! ¡Vaya culo!
Al instante Carlitos le preguntó.
—Papa, ¿has dicho culo?
El padre azorado porque en alguna ocasión le había amonestado por decir esa palabra respondió lo primero que se le vino a la cabeza.
—No. ¡Qué va!  Has escuchado mal. He dicho búho.
—¡Ah! Y..., papá, ¿qué es un búho?
El padre, todavía ensimismado mentalmente en lo que acaba de ver, le respondió resignado.
—Hijo mío, un búho es un ave con los ojos muy grandes y redondos, con patitas con las que se agarra a las ramas, que está despierto por la noche y continuamente dice: ¡uh,uh,uh!
—Papá, ¿los búhos tienes búhas?
—Sí, hijo.
—Papá, ¿cómo son las búhas?
—Las búhas son más pequeñas que lo búhos, tienen también los ojos grandes y redondos, con unas patitas con las que se agarran a las ramas, están despiertas por la noche y también dicen: ¡uh,uh,uh! —respondió el padre, con paciencia.
El niño lo miró y, tras dar un nuevo lametón a la piruleta, le siguió interrogando.
—¡Ah!, y…papá, ¿los búhos y las búhas tienen buhitos?
—Por supuesto —contestó taxativo el padre intentando cortar la conversación.
—Y...papá, ¿cómo son los buhitos?
El padre resopló, forzó una sonrisa y respondió.
—Los buhitos, son aún más pequeños que las búhas y tienen unos ojos grandes y redondos, con unas patitas con las que se agarran a las ramas, están despiertos por la noche y dicen: ¡uh,uh,uh!
—¡Ah!...y…, ¿los buhitos tienen buhititos?
Andrés no pudo aguantar más aquella absurda sarta de preguntas sin fin, se volvió hacia su hijo y le dijo.

—Carlitos, he dicho CULO. ¿Te enteras? C U L O, C U LO.

Mas relatos en el blog de Chelo

domingo, 4 de octubre de 2015

Presentación en Córdoba de La Caricia de Tánatos






El viernes 25 de septiembre presenté en Córdoba mi última novela "La caricia de Tánatos"  publicada bajo el sello de Ediciones Versátil. Se trata de la primera novela de la una Trilogía del Mal que lleva el sobre título de "El origen"
Nos reunimos a las 20:00 horas en la Librería Luque que  nos acogió con tanta calidez que fue como si estuviéramos en nuestra casa. 
En esa tarde me acompañaron con sus amables palabras del Catedrático de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Córdoba, Antonio Medina, y la escritora cordobesa, Pilar Muñoz. 
La sala estaba a rebosar y el público, muy interesado, estuvo atento a todo los que les contamos sobre la novela y terminamos el acto con sus intervenciones, muy amenas e instructivas. 
Me gustaría destacar la presencia de integrantes del grupo de Facebook y Twitter "Todos Somos Alianza" que me acompañaron en este momento tan importante para mí, a mis amigos jueveros, Pepe y Toñi y por supuesto, a mi incombustible amiga y seguidora, María José Feria.
También agradezco a mi familia, amigos, compañeros y lectores su presencia y el ánimo que me transmitieron.
Una  muestra de todo lo que allí sucedió son estas imágenes:








Una vez más agradecida y me siento muy afortunada de poder contar con todos vosotros.


jueves, 10 de septiembre de 2015

Ahora sí que sí



Ya es una realidad. 
El que durante mucho tiempo fue mi anhelo se ha cumplido gracias a la confianza que las editoras y editores de Ediciones Versátil han puesto en esta Trilogía sobre el Mal.

El próximo lunes día 14 de septiembre saldrá en papel con una edición muy cuidada y una atractiva portada.

El día 25 de septiembre haremos la presentación oficial en Córdoba, en la Librería Luque, a la que todos estáis invitados. Una vez más podremos reunirnos para hablar de libros y sus peripecias hasta que se convierte en un producto que espera ansioso encontrarse entre las manos del lector. 
Lectores es lo único que ahora necesito. Lectores ávidos de hacerse con esta trama que los llevará de la mano por la vida de personas corrientes sometidos a situaciones extremas. Eso es lo más atractivo de este libro. 

Cualquiera de nosotros podría ser el protagonista.







domingo, 30 de agosto de 2015

Recuerdos de la infancia: Los jazmines




Nada más levantarme he subido al solarium para disfrutar del frescor de la mañana (dentro de unas horas las temperaturas serán tan altas que nos tendremos que cobijar bajo techo si no queremos ser quemados por el aliento del dragón). Me gusta contemplar el crecimiento de las plantas que todo los días me ofrece novedades: un retoño que amenaza comerse a su padre o madre, un nuevo bichito que se pasea por las hojas ajeno a los kilos de insecticida (se ve que se ha hecho resistente), un hongo que con el exceso de agua (no hay más remedio que regarlas dos veces al día porque si no ya habríamos ido de entierro) está haciendo su agosto, y lo que más me gusta, recoger los jazmines abiertos. 
Hoy, mientras los cogía uno a uno, con sumo cuidado, me vino el efluvio de esta olorosa flor y sin saber cómo me trasladé a mi infancia. Parte de ella, la pasé en el patio de una casa de vecinos. 
Mis abuelos maternos vivían en una de esas casas de vecinos cuyas puertas de entrada  daban a una zona común, el patio, adornado con árboles de parra, arriates donde crecían arbustos de flores (mis preferidas eran las celindas) y muchas, muchas macetas. Entre ellas recuerdo porque eran las que más me gustabas las de hortensias, las de lirios que ahora se les llaman calas y por supuesto, las el jazmín.  
Cuando mi madre me llevaba a verlos en los días de verano  mi abuela, o debería decir mi abuelastra si quiero ser fiel a la verdad aunque para mí siempre fue mi abuela, me daba un cestito de mimbre que guardaba en la alacena y salíamos al patio para buscar los jazmines que nos llevaríamos a casa. Los colocábamos en los dormitorios y así nos libraban de las molestas picaduras de los mosquitos (y eso que entonces ni existían los mosquitos tigre jajaja). 
Ella me enseñó, precisamente, a coger su rabito con cuidado y tirar suave de ellos para que la mata no sufra (decía ella textualmente). A mí eso me tenía en vilo todo el tiempo pues por nada del mundo, deseaba infringir ningún mal cuyo resultado fuera que aquella preciosa planta que llegaba hasta la altura de la casa sufriera por mi causa. 
A esa misma hora las vecinas también salían a recoger su ramillete. Me quedaba extasiada mientras veía cómo los introducían por el rabito en una horquillas para hacer una moña de jazmines (en Málaga a las moñas les llaman biznaga eso lo aprendí cuando ya era adulta) con las que luego adornaban su pelo. 
Mi abuela tenía el pelo blanco como la nieve y siempre lo peinaba cardado por delante y recogido en un moño tipo italiano; aunque ahora que lo pienso, en el tiempo de este recuerdo no era tan mayor así que quizá no lo tuviera todavía blanco. Intento visualizar algunas imágenes  fotográficas que se me vienen a la mente y como es lógico no lo tenía blanco sino más bien tirando a sepia.  Bueno, lo mismo da, el caso es que se ponía la moña y entonces toda ella olía a jazmín cuando me besaba.
En esa casa de vecinos vivían niños como yo. La pena es que no consigo recordar sus nombres pero si me acuerdo que los envidiaba por vivir en un lugar tan bonito y sobre todo. porque ellos se juntaban cuando la luna asomaba y salían con una bandeja llena de las moñas que habían realizado para venderlas: unas de flores abiertas y otras de flores cerradas que eran las más preciadas porque abrían por la noche y duraban más. Yo me marchaba con mi madre, con los jazmines metidos en una bolsita de papel para que no se estropearan,  a una casa que tenía patio pero lleno de aspidistras y helechos pero sin jazmín (los recuerdos de ese patio para otro día).
Hoy, cuando recogía los jazmines también recordé cuando enseñaba a mi hija a cogerlos con cuidado y vi su sonrisa. No hay nada más bello que la risa de un niño cuando disfruta con lo que hace. 
A continuación, la que sonreí fui yo al pensar que muy pronto tendré a mi lado a otro personajillo al que enseñar la manera delicada de recolectar esa preciosa flor que aunque pequeña no por ello deja de ser bella y fragante, tal como me enseñó mi abuela. 
La vida me ha ofrecido momentos inolvidables y los sentidos me los devuelven para seguir disfrutando de ellos. Me siento muy afortunada de poder contarlos.

©María José Moreno

viernes, 31 de julio de 2015

Entrada número 500

El día 2 de junio de 2009 abrí este blog con idea de promocionar la novela que acababa de terminar de escribir, La caricia de Tánatos. 
Mientras me respondían las editoriales me interesaba darme a conocer. Comencé a seguir a otros blogs interesados en la literatura y en poco tiempo me encontré inmersa en un mundo desconocido para mí pero que me acogía con los brazos abiertos, en el que personas que acababa de conocer me leían, me animaban, me corregían, me enseñaban... 
Hoy escribo la entrada número 500. 
Creo que ya me conocen en este mundillo literario de las redes sociales: tengo 533 seguidores en el blog, y en el instante en que estoy escribiendo he superado las trescientas mil visitas, en concreto 300.394. En Facebook tengo 4502 amigos y en mi página de autora 1339 seguidores y en twiter he superado los 5000.
He tardado seis años en que una editorial confíe en mi novela, o más bien en mi trilogía. Parece mucho tiempo pero en realidad no lo es para este mundo literario. 
Lo importante es haberlo conseguido. 
Ediciones Versátil ha apostado por la Trilogía del Mal y la está tratando con un gusto exquisito y con un mimo especial. Prueba de ello es la portada que en primicia os presento. 
Creo que no puede haber mejor homenaje que dedicarle la entrada número 500 de un blog que se creó precisamente para dar a conocer esta novela. 
En septiembre estará en las librerías y entonces seréis vosotros los que tendréis la última palabra.


martes, 30 de junio de 2015

La chica de las fotos de Mayte Esteban

Siguiendo el reto "Semi Genérico" cumplo con el género de Romántica con esta novela





La chica de las fotos
Autora: Mayte Esteban
250 páginas
Editado por Harlequin Ibérica S.A.




Sinopsis
Rocío, camarera de pisos de un hotel rural y escultora en sus ratos libres, vive al borde de un ataque de ansiedad: el día de su boda está a la vuelta de la esquina, faltan muchos detalles por concretar aún y su novio no ayuda. Para colmo, se encuentra con que tiene que trabajar horas extra en el hotel. Todo debe estar impecable para la llegada de Alberto Enríquez y Lucía Vega, la pareja de actores de cine más rutilante del momento. Cuando aparecen, a Rocío le ocurre algo que no logra entender. Es verdad que Alberto tiene un físico imponente y una mirada terriblemente sexy, pero lo que empieza a sentir es desconcertante e inoportuno, y por ello lo trata de manera fría, hasta brusca. 
Alberto enseguida descubre que Rocío no es la típica muchacha encandilada por un famoso y justo eso es lo que llama su atención. Sin embargo, algo se le escapa: ¿por qué Rocío evita mirarlo a los ojos? Impaciente por descubrirlo, idea mil maneras de tropezar con la esquiva camarera. Con lo que no cuenta es con que la prensa sensacionalista es capaz de cualquier cosa con tal de lograr una exclusiva.


Mi opinión
Partiendo de que no soy una lectora asidua de novela romántica siempre he estimado que para considerarla como tal, con independencia de los distintos adjetivos que puedan enriquecerla: histórica, de misterio, paranormal, erótica..., se espera, por definición, una historia de amor. Esta historia de amor —como no puede ser de otra manera— suele ser imposible y estar contaminada por las actuaciones y comportamientos de determinadas figuras o personajes secundarios que tratan de impedir que la relación entre los enamorados, que ellos suelen negar, triunfe. A esto se añade que la trama suele complicarse con acontecimientos que una y otra vez alejan y acercan a los protagonistas.
Con esta idea comencé a leer "La chica de las fotos" de la escritora Mayte Esteban y conforme iba leyendo se iban cumpliendo todas mis expectativas antes mencionadas pero, además, comencé a sentir unas excelentes vibraciones pues la autora no solo se ceñía a los cánones del género sino que lo enriquecía con su buen hacer intimista.
Por definición las relaciones interpersonales son complicadas y más aún si estas están mediadas por la manipulación. En la novela se plasma de una manera clara y concisa el turbio mundo de papel cuché, tan mediatizado por el dinero y cómo es capaz de arrastrar por el fango a las personas que por él son tocadas, como si de una varita mágica envenenada se tratara, con tal de obtener algún beneficio.
Esta novela no es solo romántica sino que te hace reflexionar en algunos pasajes y al mismo tiempo, en otros, la chispa humorística de sus diálogos es capaz de sacarte una gran sonrisa.
Los personajes tanto principales como secundarios están muy bien perfilados, cada uno en aspectos tan sobresalientes que los hace únicos, por eso prefiero no destacar a ninguno pues todos me han atrapado.
Esta novela que es un soplo de aire fresco que recomiendo si queréis pasar un excelente rato la lectura. Felicidades a su autora por la novela y por su merecido premio.


De venta en Amazon y en el resto de plataformas digitales.

domingo, 14 de junio de 2015

Nueva York




Llevo mucho tiempo sin escribir en el blog. No tengo intención de abandonarlo aunque en estas últimas semanas me ha sido imposible ni acercarme a él y tampoco he podido participar en "Este jueves un relato", lo que lamento muchísimo. 
No existe un único motivo sino  circunstancias que se conjuntan y te impiden tener los minutos necesarios para acercarte hasta aquí. 
Sin embargo, el blog es como una madre que en cuanto regresas te acoge con los brazos abiertos, te muestra su página en blanco para atraerte a llenarla de letras, de palabras con las que componer una  nueva entrada.
En este caso quiero hablaros de mi viaje a Nueva York, mostraros algunas fotos y las impresiones que he tenido al sentirme en esa ciudad.
Nueva York es una ciudad de contrastes, así se titulaba precisamente una de las excursiones que he realizado, Contrastes, y no podía tener mejor nombre. Utilizo la palabra contraste como su segunda acepción en el diccionario de la RAE: diferencia que existe entre personas o cosas.
En el centro turístico,Time Square, capté lo que iba a ser aquella ciudad y no me defraudó en absoluto. A pocos pasos me encontré con los altos rascacielos que conjuntaban de manera uniforme con los bajos y antiguos edificios, la mayoría de ellos con las típicas escaleras de incendios en su cara principal.   
Entre la multitud del parque automovilístico te cruzabas los típicos taxis amarillos con muchos todo terreno muy grandes y por supuesto las limusinas blancas o negras y todos estos vehículos circulando por carreteras interrumpidas por tubos por los que que escapaba libre el vapor de agua resultado de la calefacción y agua caliente que de manera subterránea llega hasta los edificios más antiguos de la ciudad. 
La zona de Wall Street, la flamante Torre de la Libertad y el monumento a la Memoria del 11/S, el Soho, Chinatown o Little Italy tan cerca y tan lejos.
En medio de un enjambre de edificios altos y rascacielos se encuentra un precioso parque verde, Central Park, pulmón de la ciudad donde puedes perderte e incluso aislarte por completo de la ciudad hasta llegar a pensar que te encuentras en cualquier otro lugar. 
Si caminas desde Manhattan hacia el este o el oeste, que no es más que ir de la primera a la undécima avenida, te encontrarás con dos hermosos ríos:  East River y Hundson River y bellos puentes que conectan la península con el continente. En concreto, los que unen Manhattan con Brooklyn podemos recordarlos bajo el acrónimo BMW: Puente de Brooklyn, de Manhattan y de  Williamsburg. 
Si nos dirigimos al extremo sur, Battery Park, podemos tomas un Ferrys hasta la Isla de Ellis y la Estatua de la Libertad; desde el barco puedes contemplar el skyline de la ciudad en su más bello esplendor y quedarte una vez más con la boca abierta. Si salimos de Manhattan en dirección al Bronx o a Queens, ahí ya no solo es contraste es otro mundo y eso con pocos kilómetros de diferencia y ahí es donde el contraste de personas es mayor, al igual que ocurre cuando te montas en el metro y miras a la cara a todos y cada uno de los pasajeros que te acompañan en el vagón. 
Esto es solo una pincelas. Podría estar días y días haciendo entradas sobre esta ciudad pero como este no es un blog de viajes solo os dejo mis impresiones.
Concluyendo, me ha encantado Nueva York, sus calles, sus personas, sus paisajes... he disfrutado de cada rincón y me he traído muchas percepciones que están asentándose en mi memoria y que seguro germinarán en buena sideas. 
No sé por qué pero tengo la mala costumbre de ir viendo historias en cada lugar, rincón o persona con la que me cruzo ;-)




 











Retos lectores del mes de marzo

 MES DE MARZO Los meses se pasan en un supiro y llega el momento de anunciar mis lecturas para los retos en el próximo mes de marzo.  ...