miércoles, 5 de enero de 2011

Este jueves un relato: ¡Ya vienen los Reyes Magos!

José María salió con sigilo de su casa la mañana del domingo. El resto de la familia dormía, aún no habían dado las nueve de la mañana. En la mano llevaba un portatrajes que contenía su disfraz de rey mago. En el club, como era costumbre todos los años, hicieron un sorteo entre los miembros y le tocó ser el Rey Melchor. Sintió una alegría enorme al imaginarse a su hijo de dos años y medio sentado en sus piernas mirándole asombrado con sus enormes ojos.
Llegó al club y ayudó a preparar el escenario. Lo adornaron con motivos navideños y cerca de los tronos colocaron los sacos con los juguetes que repartirían. Media hora antes de que comenzara la visita de los niños empezó a vestirse con mucha ilusión: la túnica roja, el cinturón dorado y la peluca blanca. Delante del espejo se colocó la larga barba blanca. Cuando hubo terminado se puso la capa y lo más importante, se revistió mentalmente del papel que durante tanto tiempo había querido representar y que la suerte, al fin, este año le había regalado.
Desde su asiento vio llegar a su mujer con su hijo de la mano. Se situaron al final de la larga fila de niños que nerviosos y juguetones esperaban su turno. El corazón se le emocionó comenzando un rápido galopar. Cogía a los pequeños y se acercaba a los mayores; les preguntaba por la carta  que habían escrito a los Magos de Oriente y por su comportamiento a lo largo del año. De reojo observaba como su hijo avanzaba puestos. Unos diez minutos después Nacho subía los altos escalones con la ayuda de su mamá y se dirigía hacia el rey Melchor.
Con cuidado lo sentó en sus rodillas. El niño, algo asustado, no le quitaba ojo.
-Que niño más guapo tenemos aquí y seguro que muy bueno, también –aseveró el rey Melchor con una simulada voz ronca.
Un incipiente puchero del niño fue abortado por la madre que le dijo:
-Mira Nacho, este es el rey Melchor, y te va a dar un juguete muy bonito. Dale un beso.
Nacho inmóvil, continuaba muy serio y sin abrir la boca.
-Efectivamente, mi querido niño, soy Melchor. Por cierto, un pajarito me ha contado que la noche de Reyes cuando vayamos a tu casa a dejarte un regalo muy grande, grandísimo, nos vas a dar a cambio el chupete.
El niño seguía mudo, y agarró con todas sus fuerzas el chupe que colgaba de su cuello, sin dejar de mirar fijamente aquellos ojos que la peluca y la barba dejaban al descubierto.
-Anda Nacho, dile al rey que le darás tu chupe –le apremió la madre.
Más le decían, más se enfurruñaba y con más fuerza apretaba su preciada joya. El rey volvió a intentarlo.
-Y dime Nacho…
La pregunta se vio interrumpida. El niño sin dejar de observarle y tirando de sus largas barbas para quitárselas,  preguntaba con su vocecita infantil:
-¿Papá? ¿Papá? ¿Papá?...



Este es Nacho, mi ahijado, y el protagonista de esta anécdota, tal como me la contó su madre, mi sobrina. Ocurrió el domingo pasado. Yo tan sólo le he dado forma literaria. Todo el mérito es suyo.
Más relatos en casa de Gustavo

31 comentarios:

  1. Jajajaja!!
    ¡Lo estaba viendo venir!

    Los niños son muy listos. A mí seguro que me la hubieran dado, con la edad que tengo. jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Yo me partía de risa cuando me lo contaron. A quién se le ocurre nombrarle el chupe...jajaja

    ResponderEliminar
  3. Este Nacho es un lince, y es que la mirada de un padre...

    Muy emocionante el momento que por fin le toca vivir al "Rey" y los preparativos.

    Besos para ti y para Nacho.
    (y entre nosotros Nacho... no dejes el chupete)

    ResponderEliminar
  4. Pues creo Alfredo que al final el pobre se va a quedar sin chupe. Ya veremos.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué buena historia.... y real!!! Un crack, una luz ese niño, y sobre todo a su padre sí que lo tiene fichado...jajaj
    Me recordaste una situación similar de mis hijos y mis sobrinos, cuando un año dejó de disfrazarse mi marido de papá Noel y le pasó la posta a mi hermano, mucho más flaco, para que no descubrieran la pantomima...Los niños igual sospecharon algo,pese a los guantes,advirtieron que las manos eran más delgadas.... Cuestión que mi marido, volvió a su puesto al año siguiente y a su ropa colorada. En fin, hoy sigue siendo una anécdota a recordar.
    Disfruté leyendote y perdona por personalizar, hoy creo que es inevitable!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. jajajjaa muy divertida anécdota y más graciosa aún la forma de narrarla! jejeje

    Que los reyes te colmen de alegrías y regalitos!

    ResponderEliminar
  7. Que niño tan bonico, Maria José.
    Es un cielete y ademas , muy listo.

    Y es que a veces los padres creemos que los niños son tontos, y no, de eso nada. Se dan cuenta de todo, jajajaja, menuda sorpresa se llevaría su padre.

    Besitosssss

    ResponderEliminar
  8. Cas
    Encantada con que personalices, de eso se trata de compartir experiencias aunque le demos un formato literario. Confomr mi sobrina me la contaba la iba ideando en mi cabeza. El niño es un cielo y aunque no habla mucho sabe más que los ratones colorados...jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Mónica
    Me imagino la cara que pondría su padre..menudo chasco.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Tere
    ¿Ya estás buena? ¿Se marcharon los virus?
    Pues síi que el niño es una preciosidad, la verdad es que tengo seis sobrinos nietos a cual más guapo. Y dices bien, los niños nunca hemos tenido un pelo de tontos...jajaja
    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. El "chupe" último refugio de los rebeldes, porque no por dejar el chupe te chuparás todos los cuentos. Relato vivido de cerca, pero con segundas, a mi modo de ver, intenciones.
    Muy bueno María José, lo he disfrutado tirando las barbas de Melchor ¿o era Baltasar? Lástima de inocencia que desperdiciamos a mansalva. !Ave! amiga, besitooos bajo una estrella fugaz.

    ResponderEliminar
  13. Jajaja, me hubiera gustado ver la cara del "Rey Melchor" al verse descubierto.
    Hay que ver con los niños.
    Un beso Mª José.

    ResponderEliminar
  14. Este niño debe reconocer al Papá a mil leguas. Lindisima entrada. Y ni te cuento la foto del niño.
    La cara del papá debio quedar reflejada para la posteridad en un retrato. jajaja.
    Un Beso.

    ResponderEliminar
  15. ¿Pero quién ha dicho que los niños son tontos????
    Son pequeños, solo pequeños....
    Me ha divertido mucho.
    Mi hijo pequeño dejó el chupe bajo el árbol de Navidad a cambio de un juguete...

    Un besito, y gracias por la sonrisa.

    ResponderEliminar
  16. Jajajaja, que bueno Maria José
    Si es que los niños son más listos de lo que nos creemos y al final nos quedamos con cara de tontos los mayores.
    Mi hija mayor a los dos años le dió su chupete al ratoncito Perez para que lo convirtiese en una estrella brillante que brillaría cada día más cuando se le uniesen sus dientes de leche (y a cambio de un regalito claro), pero lo del pequeño ya fué otro cantar.
    Un beso y que los reyes vengan cargados de felicidad

    ResponderEliminar
  17. Preciosa anecdota y muy bien relatada....me ha encantado...un saludo

    ResponderEliminar
  18. Si es que los enanos de hoy día ya no vienen con un pan bajo el brazo, vienen con un chip que nos da cuarenta vueltas; o mejor un scanner, mi sobrina pasaba a los desconocidos su scanner en 15 segundos desde que nació, si pasabas su filtro te daba la mano, de lo contrario te daba la espalda sin más explicaciones.

    Un abrazo, compañera. Los niños son los grandes protagonistas...

    ResponderEliminar
  19. NO debería haber aprovechado la circunstancia de ser Rey para desterrar algo tan preciado para un niño como su chupete. Menos aún haber insistido tanto y menos aún, no haber cambiado la voz, harto familiar para la más que aguda inteligencia de su niño.
    Preciosa historia, Mª José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Un padre es un padre por mucho disfraz de rey que se ponga, los ojos le delataron, y los niños son muy listos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Me has traido una anécdota personal a mente. Un año hicimos una fiesta de cumpleaños en la que me disfracé de mago. Mi hija pequeña, cuando me vió: "es mi papá"; mientras la mayor le decía "cállate tonta".
    Pensé que en una prevalecía la relación humana y en otra la ilusión.
    Bonito relato María José.

    ResponderEliminar
  22. Muchas felicidades para este año, dale vida a tus sueños y que la crisis económica pase de largo.

    ¡¡Feliz año 2011!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Muy buena anecdota, me hace recordar la frase que siempre decia un profesor de Pediatria: "Los niños son niños, pero no tienen un pelo de tontos"
    Los Payasos y Magos saben cuanto dificil es ganar la ilusionde un niño.
    Un beso, MJ

    ResponderEliminar
  24. Que entrañable. Perfecto para el día después de reyes. Gracias. Feliz año

    ResponderEliminar
  25. nacho nachete, ven acá que te doy un besete...será....será...bueno..ya sabes lo que diría..ese niño es mu mu listo, maría josé, es un tipo que legará lñejos...seguro, se aferra a lo suyo, y además le dice papaapapap...jaja¡¡qué cabroncete el niño!
    besos, maría josé.

    ResponderEliminar
  26. Vaya con el niño que adivino quien estaba detras de aquellas barbas, ja ja ja
    Tierno relato real.
    Primavera

    ResponderEliminar
  27. JAJAAAAAA, ¡qué bueno!, JAAAAAA.

    ¡Me ha encantado el relato!

    ¡Un beso!

    Miguel

    ResponderEliminar
  28. Muchas veces nos pensamos que los niños son mas inocentes o "tontos" de lo que realmente son; y muchas veces nos sorprenden al darnos en las narices y demostrarnos que de tontos ni un pelo..
    Bonito relato navideño. Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Muy bueno, los niños son muy listos, además no hay disfraz que pueda cambiar lo que nos dice una mirada, sobre todo cuando va cargada de amor.
    Tierno María Jose.
    Te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Si es que los niños saben más de lo que pensamos.
    Me imagino la cara del padre jejeje y la madre no sabría que hacer reírse o salir corriendo.
    Divertida anécdota la de tu ahijado, que por cierto es muy guapo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Jaja, si es que los niños de hoy ya nacen aprendidos. y este más, que tiene unos ojazos que se ve que no se le escapa nada.
    Bonita anécdota navideña.

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguir by Email

Popular Posts

Categories

Este jueves un relato (198) Personal (139) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (15) La caricia de Tánatos (13) Mis lecturas (13) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Microrrelatos (8) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Trilogía del Mal (6) Relatos (5) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Olvidar (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Vampirismo (3) Viajes (3) relato (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La fuerza de Eros (2) La marca personal (2) Novela Negra (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) microrrelato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anna. (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) Dia del libro 2017 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La luna huele a lavanda (1) La mirada de Chapman (1) La señora Sthendal (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Maltrato (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Otros autores (1) Patria (1) Pere Cervantes (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Tres minutos de color novela policíaca (1) Viaje (1) adolescentes (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) concurso Zenda (1) destrucción ejemplares (1) dolor (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) historiasconorgullo (1) jóvenes (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los colores de nuestro silencio (1) los violines sí. (1) novela (1) pena (1) piratería (1) presentación (1) psicópata (1) redes sociales (1) tarta (1)

Blog Archive

Translate

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Mi lista de blogs amigos

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com