Ir al contenido principal

Vuelta al trabajo


Se acabaron las tan ansiadas vacaciones y ahora toca el retorno a la vida laboral.
Mejor que peor nos iremos adaptando a levantarnos más temprano, a darnos una ducha rápida, secarnos el pelo a la velocidad del relámpago, salir corriendo y casi sin desayunar porque se nos ha hecho tarde, a estar muchas horas fuera de casa, volver de noche sin poder tirar de tu alma... entre otras; y todo ello marcando en el calendario los días que nos quedan para las próximas (este año la Semana Santa cae casi a finales de Abril. ¡Dios mío! qué trimestre más largo). En los tiempos que corren considero que tener un trabajo al que volver, es todo un lujo.
Como no me quiero poner trascendental, os dejo el regreso al trabajo en imágenes (extraídas de internet), por aquello de que una imagen vale más que cien palabras o ¿eran mil? jajaja. Bueno seguro que muchas y mejor que lo que yo pudiera comentar.
Y que conste que yo vuelvo con gusto al trabajo...no sé otros, ya me comentáis.







Comentarios

Celia ha dicho que…
Bueno, amiga... la vida es así. Todo pasa y todo llega, como dice la canción.
Muy graciosas las viñetas.
Mucho ánimo y a pensar en las próximas vacaciones.
Un beso
Manuel ha dicho que…
uffff, a mi cada vez se me hace mas dificil a pesar de que me guste mi trabajo, pero lo que llevo fatal es el horario y estar en el coche antes incluso de que pongas las calles, jajajajajajaja
Un beso, MJ
Elena ha dicho que…
Pues yo tengo ganas de volver a la rutina diaria, no soporto que los niños no vean el momento de levantarse ni de acostarse. Necesito normalidad y orden, el orden de lo cotidiano.
Así que hala, a trabajar que el país te necesita.
Un beso.
LUNA ha dicho que…
Si, estoy de acuerdo con todos.
Los que tienen que ir al trabajo, a estudiar...
Para las mamás....orden y concierto en la casa...

Estas son nuestras primeras navidades "jubilados" y nos sentimos muyyyyyyyyyyy jubilosos........ sin comentarios... no quiero envidias..
Besitos
Abi E. ha dicho que…
Hola María Jose, que suerte volver al trabajo diriamos unos cuantos, pero como dices no nos pongamos trascendentales.
Los chistes son muy buenos y me han sacado una sonrisa.

Un beso y tranquila que la semana santa llega antes de que te des cuenta, jajajajaja.
CORDOBESA ha dicho que…
Que te sea leve cariño, piensa en que eres una privilegiada, cuantos darían lo que fuera por ir a un trabajo.
A mi me pasa como a Elena, estoy deseando de tener un poco de orden, horarios en las comidas y que los niños tomen su rutina del cole.
Aunque ya estamos "jubilosos" como dice Luna, aún tenemos algunas obligaciones adquiridas de segunda mano, que nos vienen de los nietos y que llevamos encantados.
Tu eres muy joven y tu trabajo es necesario (entre otras cosas para que nosotros cobremos la pensión jejeje) perdona la broma.
Un abrazo guapa y ¡¡al toro!!
Hola, María José:
Pues sí, volvemos al trabajo. Yo no es que tenga ni muchas ni pocas ganas, suelo amoldarme bien a lo que toque. La verdad es que mi lujo es que tengo horario de tarde, de manera que no tengo que ver regar las calles ni andar con el martillo sobre el despertador. Suelo levantarme temprano, eso sí, a prepararme el cafelito y escribir (es una de mis horas brujas (el amanecer). Me gusta recibir el día en la terraza, sin prisas, distribuir mentalmente las tareas y saltarme la distribución si me apetece, je, je. Claro que, no todo son ventajas con este horario, porque a las dos y media, ya tengo que andar tomando el ascensor y el coche de San Fernando (tardo unos ocho minutos en llegar). Pero luego, salgo a las diez de la noche, hora en la que, la mayoría de la gente ya ha cenado y preparado todo lo que necesitará al día siguiente.
Mi mayor ventaja es que, si salgo a cenar un día entre semana, o me quedo escribiendo hasta tarde, no pasa nada, porque no tengo que estar pendiente del reloj al día siguiente. Por otro lado, mi trabajo me gusta (cada vez más). Estoy muy contenta con la mayoría de los compañeros y las compañeras, tengo un buen jefe y me siento útil y valorada (casi-ná).
Besikos (que me enrollo como las persianasssss, je, je).
Adelaida Ortega Ruiz ha dicho que…
A mí me da pánico lo de empezar otra vez a revisar deberes y preparar exámenes, y no es que yo esté en el cole a estas alturas, pero como si lo estuviera, porque tengo que ayudar a mi pequeña estudiante, aunque la mayoría de veces tengo que hacerlo cansada y a deshoras, cuando llego de trabajar.
¡Eso agota!
Pero en fin, me adapto como puedo, y tras unos días de rutina, se hace más llevadero.

Un beso, y a trabajar.
Matices ha dicho que…
Yo ya hice la vuelta el dia siete, pero que pereza, fue light, mañana ya será otra cosa.

Jornadas interminables, y a la tarde cuando llegas a casa te espera todo, tal como lo dejaste. Bueno, no me quejo... a ver, se te ha pasado algo... "el puente del 28"

Un beso
anapedraza ha dicho que…
¡Buenos días!

Yo me doy con un canto en los dientes con tener, de momento, trabajo; está fatal todo.

Son unos días, luego se coge la rutina y ya está.

Además, es mejor no pensar en la Semana Santa, entonces nos entra un bajón de aupa.

¡Un beso!

Miguel
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
María José, peor será no tener curro, estoy con anapedraza.

Pero...ainnnns, cómo te entiendo corazón, esta cuesta es un monte de 3000 metros como los que veo desde mi ventana. !Valor! a las fieras, que soy del grémio de Adelaida pero con adultos, peor que niños algunos/as, ayyyy, uyyy.
Ánimo amigas y amigos, es lo que hay. Por suerte me espera !en marzo! una semanita de vacatas, tema Carnaval que aquí en Andorra impera el calendario escolar gabacho, con eso me resigno un poco.
Hoy me toca clase de cine, voy a pasar "En construcción" de José Luis Guerin...jejeje, me parece daros la lata como si ya estuviera en clase, disculpas.
!Salve! invoco a Fortuna que ella os ampare y os de fuerzas. Besitooos.
mar ha dicho que…
Hola María José
Pues hay que volver a la rutina, todos los que teneis la suerte de tener un trabajo es lo que toca, no te creas que para nosotros los parados tampoco es facil ver como los demás comienzan su "aburrida rutina" y nosotros la nuestra (la de buscar curro) que si que es tediosa y encima nada gratificante.
Además si no fuese así, no valoraríamos después las vacaciones.
Un beso
Fibonacci ha dicho que…
Yo ya echaba de menos mi trabajo, ahora estoy en la gloria, mis jefes, mis compi, mis compañeras que algunas estan muy bien y te animan la llegada, aunque donde tienes la olla, no metas nada...cobro a final de més y no gasto nada mientras estoy en el trabajo...¿que más puedo pedir?...animo, que navidad lo tenemos aquí encima cuando nos demos cuenta,eso sí, pasando por algun puente, semana santa,vacaciones de verano,,,,si total trabajamos tres dias y medios.un besote
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Yo no he tenido vacaciones, sólo un sinvivir de días festivos-días laborales, que te dejan agotada y pidiendo por favor un poco de rutina.
Venga, que no es tan fiero el león como lo pintan, jaja.
Verónica Marsá ha dicho que…
Disfrútalo. Vive la semana con una buena dosis de café, ajusta el tiempo y espera el finde con alegría.

Besito.
maruja ha dicho que…
YA VES, COMO SOY UNA ABUELA JUBILADA NO TENGO VACACIONES. TRABAJO MAS EN LAS FIESTAS QUE LOS DIAS CORRIENTES, PERO OS VOY A CONTAR UN SECRETO, NO ECHO DE MENOS MI TRABAJO, Y ESO QUE ERA BUENO Y ESTABA BASTANTE BIEN PAGADO. FELIZ ENTRADA

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …