martes, 10 de noviembre de 2009

El último viaje de Elena (III)



El avión se puso en marcha camino de la pista de despegue y Elena se agarró con fuerza a los brazos de la butaca mientras miraba por la ventanilla. De nuevo sintió palpitar su corazón. Desde hacía días, ese órgano  poseía un ritmo propio que ella era incapaz de controlar. De pronto, una mano se posaba sobre la suya y giró la cabeza.
—No te preocupes. Cierra los ojos y verás que estupenda sensación. No hagas caso del ruido. Aíslate y fantasea con unas enormes alas con las que vas a comenzar a volar. Es lo que yo hago siempre.
Elena hizo lo que le aconsejó su compañera y comprobó que llevaba razón. Se sintió como un pájaro, libre de ataduras y con el cielo por morada. Abrió los ojos y le agradeció las indicaciones. Ella le respondió con un entrañable apretón en la mano y una tierna sonrisa.
—Perdona, no me he dado cuenta y te he tuteado —le dijo la chica.
—No importa, vamos a compartir muchas horas en este avión.
Abrió el bolso para coger un pañuelo y vio la tarjeta postal, una instantánea de la Estatua de la Libertad con Nueva York al fondo. La sacó y volvió a leerla de nuevo. “Nunca he podido olvidarte. Nueva York es muy grande y sigo sólo. Siempre te esperaré. Ricardo”. La recibió hacía ya dos años. Desde entonces la mantuvo oculta entre su ropa interior para que Tomás no la descubriera.
—¿Un amigo o un novio? —preguntó la compañera.
Elena la miró extrañada y, sin saber cómo, empezó a relatarle la historia:
—Cuando comencé mis estudios de enfermería me enviaron a la sala de infecciosos. El profesor visitaba los pacientes acompañado por un estudiante de medicina: alto, moreno, y muy guapo. El chico me miró y yo me puse roja como una amapola, con la consiguiente risita por su parte. Después me enteré que se llamaba Ricardo y estudiaba el último curso de la carrera. Desde entonces, cada vez que nos encontrábamos nuestras miradas se cruzaban; y así, poco a poco, nos fuimos enamorando.
—¡Qué emocionante! —dijo ella.
—Es la primera vez que lo cuento. Nadie lo sabe. No sé por qué te doy la lata con estupideces de mi pasado. Discúlpame.
—No. Por favor, sigue. Me interesa mucho tu vida.
Elena no entendía cómo podía sincerarse con una desconocida, pero esa chica tenía algo que invitaba a confiar y ella necesitaba hablar con alguien. Demasiado tiempo en silencio.
—Pasamos unos meses tonteando hasta que me invitó a dar un paseo. Yo acepté de inmediato y nos citamos en el kiosco de la música del parque. Me puse mi mejor vestido y mi compañera de cuarto me peinó con un moño para parecer mayor. Nunca he olvidado la cara que puso cuando me vio aparecer por el paseo de los tilos. Me comía con los ojos y yo me creía la mujer más feliz del mundo. Paseamos durante un buen rato y luego nos escondimos detrás del enorme tronco de uno de los árboles y nos dimos nuestro primer beso. Fue mi primer amor y único amor.
—Has sido muy afortunada al poder sentir algo así.
—¿Tú crees? Cuando terminó el curso y nos despedimos, se me vino el mundo abajo. Además, al llegar a casa supe que mi madre estaba muy enferma. Nunca retomé mis estudios porque tuve que cuidar de ella. Ricardo intentó ponerse en contacto conmigo; mi padre se lo impidió. Su intención era casarme con Tomás, el hijo mayor de una rica familia del pueblo. Y así fue.
Al rememorar aquellos momentos, Elena volvió a sentir un intenso odio hacia su padre. Odio que no le impidió besarle cuando él en su lecho de muerte insistía en que le perdonara. Aprendió a vivir para los demás, a conformarse con lo que tenía.
—¿Qué pasó después?
—Me casé con diecinueve años con un hombre de veintiocho al que no amaba y que me llevó de pueblo en pueblo hasta que consiguió establecerse en Valladolid. Era director de banco. Visité a todos los médicos importantes de la época porque no me quedaba embarazada, hasta que con veinticinco años di a luz a su hijo y dos años más tarde a su hija. Había cumplido con mi función reproductora y comenzaba el cuidado de la prole. Noches de insomnio y días de preocupación sin nadie a mi lado, sin nadie con quien compartir la tristeza o la alegría; pero, eso sí, siempre dispuesta al requerimiento de mis funciones como esposa cuando a él se le antojaba. Así durante treinta y seis años. Sin personalidad propia, siendo sólo la mujer de Tomás. Hace dos años, recibí esta postal de Ricardo. La guardé como si fuera mi mejor trofeo. Aún me recordaba y me esperaba.
—¿Vas a buscarle?
—Sí. Aunque no tengo ninguna dirección. Sólo sé que trabaja en un hospital de allí. Pero no importa. Es el momento de comenzar a vivir. Cuando tomé la determinación de marcharme, sentí una gran liberación. Volvería a ser yo. Volvería a amar.
—¿Qué te hizo decidirse?
—Recibí un sobre.
—¿Cómo?
—Cogí del buzón un sobre a mi nombre que contenía un DVD, en el que habían filmado a mi orondo marido manteniendo relaciones sexuales con diversas mujeres relativamente jóvenes, en distintos lugares semipúblicos. Algún enemigo suyo había hecho un buen trabajo.
—¿Le dijiste algo?
—Nada. No merecía la pena. Además, no quería que me embaucara con su excelente palabrería. Lo guardé y en una semana, sin que se diese cuenta, lo preparé todo. Ayer, después de sacar el dinero que teníamos en la cuenta común, cogí el AVE a Madrid. Y aquí estoy.
—Has sido muy valiente.
—¡Qué va! Estoy muerta de miedo. No quería seguir viviendo en una mentira. Nunca le he querido y quizás tampoco él a mí. Lo poco que me quede de vida, quiero estar con Ricardo. Sé que ya no será el mismo, como yo tampoco lo soy; pero lo que surgió entre nosotros era sincero y puede resurgir, ¿no crees?
—El amor es lo mejor de la vida. Con amor nunca te sentirás sola.
—He tenido mucha suerte de que te sentaras a mi lado. Qué extraño es el destino. Siendo tan joven como eres y sin conocerte de nada he logrado contigo más confianza que con nadie en toda mi vida. Me alegra saber que piensas como yo. Voy a la búsqueda de mi primer amor. Me siento feliz. ¡Uff! ¡Qué sueño me está entrando! Llevo una semana que no pego ojo.
—Aprovecha para dormir. El viaje es largo. Sujeta con fuerza la postal y soñarás que estás con Ricardo.
—Gracias, eres un encanto. Despiértame cuando lleguemos, por favor.

El Mundo
Europa Press
Pasajera muere en un vuelo de Madrid a Nueva York.
E.G.J. mujer, de cincuenta y cinco años de edad, fue encontrada muerta en el asiento que ocupaba en el vuelo IB 6251 que salió ayer por la mañana de Madrid con destino a Nueva York. La pasajera viajaba sola, según hemos sabido. Interrogado el sobrecargo, manifestó que la tripulación pensaba que dormía y, dado que los asientos contiguos a ella no fueron ocupados, no se percataron de lo que sucedía hasta que el avión tomó tierra y se acercaron a despertarla. A la espera del dictamen médico tras la autopsia, todo parece indicar que fue un fallo cardíaco la causa del deceso.

FIN

9 comentarios:

  1. Hola Mª José, a esta historia llegué un poco tarde, a ver si encuentro un clarito y me pongo al día.
    Lo leído me ha parecido muy interesante.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. triste final pero aun asi creo firmemente que a Elena le merecio la pena y por un momento durante ese ultimo viaje fue feliz por primera vez en 36 años
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Beno, bueno, Apasionante, Intrigante, Sorpresiva.
    Ha sido una historia preciosa.
    Fué en busca de un sueño y lo alcanzó!!!!
    Quizás, si se hubiera encontrado con lo que recordaba, anhelaba, no hubiera sido tan maravilloso...Al fin y al abo, iba en busca de un recuerdo... Pero así, si lo fué.
    Final feliz!!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡¡ Pero cómo se te ocurre matar a la protagonista!! ¡Ay que pena!. Yo que la veía en brazos de su amado Ricardo mientras el orondo Tomás se tiraba de un puente por no tener dinero para pagar sus deudas de juego.

    En fin... había olvidado que era su último viaje. Al menos murió libre

    Un besito

    ResponderEliminar
  5. Alaaaaaaaa.
    Ni hablar, no nos dejes así. jajajajajaja.

    Cuando más interesante está te cargas a Elena de un infarto, y encima la compañera ¿asesina? se esfuma sin dejar rastro.

    ¡¡¡Esto no se le hace a los lectores!!!

    Ahora en serio. Me ha gustado un montón, si señora, me ha encantado.

    Un beso y que sepas que ya estoy pendiente del próximo relato que escribas.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que me ha roto el final...
    A una romántica como yo, sólo le gustan los finales felices, a pesar de que, a mi edad, sé que la vida, el destino, tiene estas cosas.
    Espero que en algún lugar celeste encuentre por fin la libertad y el amor.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Mis queridos amigos...no se me solivianten..jajaja. El final no podia ser otro. Ella iba a la búsqueda de un amor de juventud con el que no se había encontrado desde entonces. Iba a la aventura, por salir del opresivo mundo de su castrante marido y de la infidelidad. Como una huida de ella misma... pero la muerte le sobrevino. Su fatigado corazón se lo iba anunciando, dando señales que ella interpretó como de excitación ante lo que venía.

    A su lado en el avión no iba nadie. La señora de blanco ¿quién sería? un angel, la muerte... quien fuera, por supuesto algún "ser bueno" le permitió reencontrase con ella misma y con su esperanza, con su ilusión... en ese momento Elena fue feliz.

    Este relato ha sido el motivo de una novela que se llama "Bajo los Tilos" y que tengo presentada a un concurso. Espero que haya suerte y si no , otra vez será.
    Gracias a todos por leerme y estar en este lugar conmigo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola Mª Jose,

    Muchísimas grácias por tu visita a mis blogs. Me he quedado enganchadísima a esta historia. Es verdad que el final sorprende, uno quisiera que realmente tuviera la oportunidad de encontrarse con su amor, aunque por lo menos murió feliz e ilusionada con una nueva oportunidad. Me ha gustado mucho, espero que tengas muchas suerte en el concurso, que te la mereces. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Que pena que murió, pero seguro que lo hizo feliz soñando con que llegaba junto a Ricardo.
    Al final el resultado no ha sido tan feliz como me esperaba, claro que la vida la mayoría de las veces es así, pero yo sigo pensando que al final los sentimientos siempre ganan.
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Popular Posts

Recent Posts

Follow on Bloglovin

Categories

Este jueves un relato (192) Personal (134) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (13) La caricia de Tánatos (11) Mis lecturas (11) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Microrrelatos (6) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Relatos (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Trilogía del Mal (3) Vampirismo (3) Viajes (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La marca personal (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La fuerza de Eros (1) La mirada de Chapman (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Novela Negra (1) Otros autores (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Viaje (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los violines sí. (1) tarta (1)

Blog Archive

Google+

Con la tecnología de Blogger.

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Soy juevera

Soy juevera
Si tuviera color sería luna terrosa, si textura: el suave y delicado género que visten los duraznos cuaresmillos, si oliera sería a canela, a flor de algarrobo y caramelo bullente (Ceci)

Estás a mi lado, lo se...

Seguir by Email

Si quieres saber de mi­

Mi lista de blogs amigos

Translate

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com