martes, 12 de enero de 2010

La culpa fue del...



Anécdotas navideñas
La culpa de que la Nochebuena la pasáramos en el servicio de urgencias fue del cochinillo o no.
Este año, mi hermana Lola, en cuya casa nos reuníamos, se empeñó en asar un lechón al más puro estilo segoviano, siguiendo una receta de su amiga Merce, que la heredó de su abuela y que sólo daba a sus más íntimas.
Nos encontrábamos sentados alrededor de la mesa ovalada de palisandro y nogal, cuando apareció con la bandeja en las manos, algo bamboleante por el peso, pero con una gran sonrisa de satisfacción. Con suavidad la depositó en un extremo. A mi lado, como de costumbre, se sentaba Raquelita, mi sobrina nieta.
—¡Vaya! Me dejé atrás el cuchillo de trinchar —dijo Lola antes de dar una revolandeta y perderse de vista por el pasillo.
Todos contemplábamos al cerdito despanzurrado cuyo color rosado se había vuelto dorado por efecto del calor del horno. Sus opacos ojos nos miraban sin vernos; su morro brillaba bañado por la grasa que sudaba y el fino rabito caracoleaba en el borde de la fuente. Sentí un apretujón en el estómago y una sensación de vacío que no supe interpretar.
—¡Ya estoy aquí! —exclamó mi hermana con el cuchillo en la mano antes de proceder a hincarlo en el tostón.
Entre las voces de mis parientes que reían y charlaban, y los niños tocando la pandereta, comencé a escuchar un ruido que se iba intensificaba por momentos. Raquelita sorbía la mucosidad que su incipiente llanto, segregaba en su nariz. Volví mi cara hacia ella, para tranquilizarla, en el  justo instante en que de su garganta escapaba un ¡Noooooooooooooooooo! a cientos de decibelios.
Ese alarido coincidió con el de mi hermana, aún más alto, en el que nombraba a Dios y su corte celestial junto a una retahíla de figuras terrenales paternas y palabras escatológicas. Giré bruscamente la cabeza y comprobé con estupor cómo la sangre regaba al animalito mientras Lola apretaba una mano contra la otra, para detener la hemorragia. El despavorido ¡No! de Raquelita, contribuyó a que mi hermana se trinchara el dedo gordo en lugar de la patita del animalito.
Las urgencias, saturadas como es habitual, nos retuvieron en el hospital hasta que sobre las tres de la madrugada un amable y joven médico residente, con primor, cosió la herida; no sin antes cerciorarse de que el ligamento del pulgar estuviera intacto.
A nuestra vuelta, la niña seguía llorando desconsolada, en brazos de su padre, porque su madre había cocinado a uno de los tres cerditos.
¡L'enfants terribles...!





41 comentarios:

  1. Ay, amiga, esta historia me trajo a la memoria otra que quise contar en diciembre y no tuve tiempo de ilustrar.
    También otra que mi hermana Vivi me recordó hace poco...
    En fin, pobre cerdito...
    snif...
    apapachos,mil

    ResponderEliminar
  2. Cuando estuve en la India me dijeron que comer aniamlitos producia mal Karma... Jotis!!!! Pobrecica mia que se nos ha trinchado el dedo!!!
    ¿A quien se le ocurre? Muuuuujer de Dios eso se compra ya troceado o marcado... Pa´vernos mataú que dicen en mi pueblo.
    Dale recuerdos.
    Como va el dedo?

    Bueno, bueno, bessss.

    ResponderEliminar
  3. Pobrecita la niña, esos traumas luego no se pueden superar.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Nancy
    Anécdotas de estas, seguro que hay cientos en todas las casas. esta de Berta no puede ser oasional. Unas mas traumaticas que otras, pero que se le va a hacer. A ver que nos sigue contando Berta de sus esperadas Navidades que parece que no comenzaron todo lo bien que huebiera deseado...jajaja.
    Besotes grandes para ti.

    ResponderEliminar
  5. Fete
    No se sí lo de la India será verdad, pero la hermana de Berta quedó jodid......... para un tiempo. ¡Pobre cerdito, pobre Lola y pobre Raquelia!!!! aú lo andan penando, al final el peor parado...el cochinillo.

    ResponderEliminar
  6. Felisa
    El problema está en que nuestra fantasía nos hace humanizar a los animales y entonces... Trauma seguro para la niña, aunque yo creo que todos miraban con cara extraña a ese cerdito.¿Y por qué ocucurre esto con el lechón y no con el pavo?
    Besos mañaneros y pasados pro agua de nuevo, para ti.

    ResponderEliminar
  7. Pobre Lola, con el dedo inmovilizado para una buena temporada y pobre Raquelita que ahora cada vez que oiga el cuento de los tres cerditos se acordará del tostón asado.
    Creo que a partir de ahora yo lo trincharé en la cocina cuando haya niños para que su aspecto no les asuste, porque realmente parecen muy tiernos
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar
  8. Vaya historia tan tremenda nos cuentas hoy. Qué pena de Nochebuena. Con los niños ya se sabe...
    El próximo año, mejor colocáis el cochinillo ya troceado en la fuente.
    Siento lo que pasó, aunque me alegro de que sólo fuese un corte superficial y no llegase a los ligamentos.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  9. Qué relato más simpático, siento lo acontecido, pero lo relatas de una manera tan simpática, que me has alegrado el día, jaja ;-) Espero que madre e hija no me lean, por dios, jeje ;-)

    un fuerte abrazo, simpática, María José, jaja ;-)

    Maite

    ResponderEliminar
  10. Bueno, la verdad es que la criatura se llevó un soponcio de órdago, no creo que se le olvide esta noche buena en la vida. Ya podía tu hermana haberle tapado la cara al cerdito, no sé, podría haberle puesto una careta de lobo.
    La pobre niña... No va a comer cochinillo en su vida.
    Buen relato, lo disfruté.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. No olvideis, vosotros mis lectores, que Berta es un personaje inventado al igual que su familia y sus amigs. Las situaciones que vive, pertenecen a la ficción, es decir, son inventadas por mí, su creadora, pero como todo tiene algo de realidad, seguro que sabreis de alguien que le haya pasado algo similar.
    hago esta aclaración para que no penseis que le paso algo a mi hermana, a mi o a mi sonrina. Gracias a Dios yo no soy la protagonista.
    Un besazo y gracias por leer a Berta, ella tb os lo agradece.

    ResponderEliminar
  12. MARIA JOSE, NO CUENTAS QUE FUE DEL CERDITO...QUIEN LO COMIO?
    ESO ERA UN MANJARETE ¡¡¡

    UN ABRAZO NIÑA BONITA.

    ResponderEliminar
  13. raquelita, hija mia, que l0s tres cerdit0sss
    raquelita...n0 me j0r0biesss
    berta hazme el fav0r de v0lver a c0ntarle el cuent0 a la niña, p0r fav0r...si mal n0 recuerd0 tambien habia un l0b0...dila que el lech0n ese era el l0b000
    ay,, berta, la familia que tienes es rara de c0j0nes...
    0 s0is asi t0das?
    me darias un dia tu telef0n0??
    pues est0y segur0...p0r ciert0, esa n0che en el h0spital n0 habria un medic0 buen0rr00
    que a l0 que te c0n0zc0...n0 me pued0 creer que se v0lviera ustes asi, sin mas a la casa a terminar de c0mer el cerdit0¡¡¡
    n000
    bein adjunt0 mi f0n0
    222
    666
    000
    llama cuand0 quieras...
    s0y medic00000 de urgencias...y esa n0che te viiiiii
    guapet0naaaa¡

    ResponderEliminar
  14. La cena de Navidad se convirtió en Viernes 13, que mala suerte, un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Con tu permiso hago un enlace de tu blog en el mío, un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Abuela
    El cerdito se lo comieron lo comieron al dia siguiente, sin la niña presente, claro esta jejeje
    Gustavo
    No hubo suerte.
    EL medico era un jovenzuelo recien salido (de la universidad e refiero...jeje) y Berta con esas cosas no juega.
    Memé Valdes
    Gracias ti por hacer el enlace.
    Besos a todos en esta lluviosa y desapacible tarde

    ResponderEliminar
  17. Pobrecita la niña!!!!!!!
    La verdad es que ver ese animalito así en la bandeja, tiene mucha crueldad....

    A mi prima le regalaron un patito pecioso, que claro se hizo mayor y tenía a mi tia cansada de todas las cacas por el jardin....

    Total que un dia decidieron cocinarlo. Su caritativo hermano mayor, se ocupó de decirle quién era.....

    No sé si logró nunca perdonar a mi tia.....
    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Nena a partir de ahora el cochinillo prohibido , que con fuego no se juega de nuevo .
    Besitos cielo.

    ResponderEliminar
  19. Me da que para la próxima nochebuena no cenáis cochinillo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. ¿Me perdonas si te digo que me reí de lo lindo, imaginando una escena tan bien dibujada?
    Muy bueno el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Buuf... pues menuda Nochebuena, ¿no? De todos modos, digo yo que un lechón es a fin de cuentas un bebé cerdito; supongo que por eso da más penita que un pavo gordote que comió durante todo un año hasta terminar en la cazuela. No sé. Prefiero no pensarlo mucho porque a mí es que la verdura... no me va mucho, la verdad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. El corte del dedo de tu hermana, me dolió hasta a mí, me quedo alucinada, pobrecita, con la ilusión que tenía con su cochinillo, todos a urgencias., que mala suerte.
    Los lloros de la niña por el cerdito, lo entiendo perfectamente, yo lloré mucho de peque, pero ere un conejito jejeje.

    Me gustó leer tu história, jo, p'ero aún me duele el dedo, uff!, pobre!.

    Un abrazo guapa!
    Jacquie.

    ResponderEliminar
  23. Pobre chiquilla, que mal rato paso, pero peor fue para Lola, que a nadie le hace gracia tener que ir el día de navidad a urgencias mal herida. Y encima sin tener la suerte de que la atendiera un medico como "el chico del tiramisú". Menos mal que el año no ha hecho nada más que empezar y la cosa mejorara, seguro que tendrá anécdotas y aventuras mucho mas afortunadas. Ya echaba yo de menos a Berta. Un abrazo María José.

    ResponderEliminar
  24. Gracias a todos por empatizar con la anecdota de Berta. Es cierto que la cuestion de los animales para los niños es complicada y deberiamos tener cuidado con herir sus sentimiento, pajaritos, patitos, cerditos, corderitos...
    No os preocupeis por Berta y Lola, se encuentran bien y gracias a las que echabais de menos sus anecdotas.
    Un beso pasado por agua

    ResponderEliminar
  25. Buen relato. Vengo siguiendo tu comentario en mi blog. Miro, compruebo los que sigues y veo ¡248! Y HAY GENTE QUE SE ASUSTA DE QUE YO SIGA 150.
    Mucho me temo que tendré que pedirte ayuda y asesoramiento.

    Menuda broma de nochebuena.

    ResponderEliminar
  26. Mariajesus
    No es fácil y a veces no cumplo, pero ¡son todos tan buenos! Ojala tuviera más tiempo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Jajaja.. Me ha alegrado descubrir que Berta es un personaje de ficción.

    Tienes razón, esta historia podría haber sucedido perfectamente en cualquier hogar, en la cena de noche buena. Pero es estupendo que no seas tú la que pasaste la noche en urgencias.

    Me ha encantado tu forma de narrarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Caracola
    Me alegra de que te hayas dado cuenta de que era Berta, ya andaba preocupada porque la mayoría se ha preocupado pensando que era mi nochebuena.
    Besitos

    ResponderEliminar
  29. QUERIDA AMIGA, ME LLEGO A TRAERTE UN TESITO DE HIERBAS,PARA LA DIGESTIÓN...

    TE ABRAZO MARIA JOSE

    ResponderEliminar
  30. ¡Hola Mª José!

    ¡Vaya por Dios!

    Pero las Navidades sin anécdotas no serian lo mismo.

    ¡Un abrazo!

    MIGUEL

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. Yo veìa una suculenta pieza, dando vueltas, a travès de aquella ventanilla acristalada.
    - ¿Estará este animalito, al cabo de un ratito, bien asado?
    - No te quepa la menor duda de eso. Este horno mìo, es estupendo.
    Entonces se ha escuchado, un punto de vista màs, que a mì me ha sobresaltado.
    - ¡Pero, este cochinito, estaría vivo todavìa, antes de ser introducido!
    No es verdad, que haya de ser un niño, en estos casos, quien proclama una opiniòn, no afortunada.
    A partir de ese momento, mi yantar, no fue lo mismo.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  33. Que lástima, que disgusto para la pobre niña.
    Son cosas que ocurren a menudo porque tal vez los mayores no caemos en que los niños se lo toman todo como una realidad.
    Pobre de tu hermana tambien.

    Me gusto la historia.

    Un besito para las tres.

    ResponderEliminar
  34. El culpable ultimo..... Walt Disney, a quien se le ocurre humanizar a todos los animales?, a la pobre Raquelita le pasara con muchos como el conejo(Tambor), pato (Donald), venado (Bambi) , etc,etc jejejejejej.
    Creo que todos conocemos a alguien al que le pasa algo parecido.
    Un relato muy plastico y con su toque tecnico, me ha encantado leerlo
    Besosssss

    ResponderEliminar
  35. Pobrecita, menudo susto al ver la sangre.

    Es curioso, Berta, qué parecidos son los críos y qué distintos a la vez. Esto me ha recordado una anécdota de mi familia. Mi primo se emperró en que quería un pato. Tan pesado se puso el niño que mi tía se avino a sus deseos y le compró una cría de pato en el mercado.

    -Pepe, (asi se llama mi primo) no lo agarres del cuello que es muy pequeño y se muere- le advirtió mi tía.

    Antes de tres horas el nene vino con el pato colgando de su mano y la cara de circunstancias.

    -Mamá, "cócemelo" que se ha muerto.

    ResponderEliminar
  36. Menuda Nochebuena, seguro que hay familias menos fictícias que han pasado por lo mismo o peor.
    Ya te contaré un día lo que pasó en agosto de 1931, cuando mi madre era pequeña y un pato. Me suena raro contar verdades cuando hablamos de ficción.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  37. Una noche buena para no orbidar,las cosas pasan cuando meno te las esperas,pero si quedo en un susto,se cuenta como aneldota.

    Un abrazo
    Antuan

    ResponderEliminar
  38. Queridos amigos, veo que este relato de ficción puede ser muy real y de hecho algo parecido ha ocurrido en todas las familias.
    Gracias Abuela, Miguel, Tésalo, Gala, Manolo, Ardilla, Verónica y Antuan.
    Un beso muy fuerte pata todos

    ResponderEliminar
  39. pobre cerdito, yo nunca lo pongo, lo intenté una vez, y pobre sobrinita

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguir by Email

Popular Posts

Categories

Este jueves un relato (198) Personal (138) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (14) La caricia de Tánatos (13) Mis lecturas (13) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Microrrelatos (8) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Trilogía del Mal (6) Relatos (5) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Olvidar (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Vampirismo (3) Viajes (3) relato (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La fuerza de Eros (2) La marca personal (2) Novela Negra (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) microrrelato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anna. (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) Dia del libro 2017 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La luna huele a lavanda (1) La mirada de Chapman (1) La señora Sthendal (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Maltrato (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Otros autores (1) Patria (1) Pere Cervantes (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Tres minutos de color novela policíaca (1) Viaje (1) adolescentes (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) concurso Zenda (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) historiasconorgullo (1) jóvenes (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los colores de nuestro silencio (1) los violines sí. (1) novela (1) presentación (1) psicópata (1) redes sociales (1) tarta (1)

Blog Archive

Translate

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Mi lista de blogs amigos

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com