lunes, 7 de diciembre de 2009

¿Hombres o tiramisú? II

Nada más sentarme Purita me preguntó:
—Berta, cariño ¿Te terminarás el tiramisú?
Dirigí la vista hacia él, luego hacia mi amiga y de nuevo hacia él. Me sorprendió con un cómplice guiñó. Dudé un instante y respondí a mi amiga que sí.
Acerqué el plato y hundí la cucharilla en el blando y jugoso pastel cogiendo una gran porción. La acerqué a la boca, cerré los ojos para deleitarme con aquel cóctel de sabores: el bizcocho, emborrachado de amargo café y licor de almendras, suavizado por el cremoso y dulce queso mascarpone y el toque exótico y aromatizado del cacao que lo cubría. Un frenesí para mis papilas gustativas.
Tras la primera cucharada mi ánimo se templó. La segunda, la disfruté libre de la premura que imponía la urgencia en resolver aquella inquietud, que transitaba alocada por los recovecos de mi cuerpo. En la tercera y última, me regodeé.
Con la cuchara a rebosar lancé una encubierta proposición a esos transparentes ojos que no dejaban de observarme con auténtica lujuria (o por lo menos así lo sentía yo). Supe, por su fruncido entrecejo, que captaba mi insinuación y tras degustar el empalagoso tiramisú me entretuve en pasar la lengua por los labios, muy despacio, apurando con la punta hasta la última micra de chocolate que quedó adherida a ellos, después de que relamiera con ansia la cucharita.
Cuando terminé, el alejamiento mental de mis amigas era más que evidente. Pretexté que debía recoger a mi sobrina para llevarla a una fiesta de cumpleaños y salí del restaurante.
Caminé unos pocos pasos y giré la cabeza sin hallar lo que esperaba.
En mi fantasía, aquel hombre corría hacia mí y con la insolencia que presta la imaginación, me abrazaba en plena calle y  cogía mi cara entre sus grandes manos. Acercaba su boca a la mía; me miraba a los ojos y luego posaba suavemente sus labios en los míos. Un beso al que yo, por supuesto, me resistía durante un par de segundos y al poco, caía rendida ante el dulce roce, abriendo glotona  la boca para dejar paso a su cálida lengua mientras me reflejaba en sus cristalinas pupilas, antes de que entornara los párpados.
Aceleré mi marcha, sin volver la vista atrás hasta que me perdí entre el consolador bullicio.
Una hora más tarde me encontraba en casa, en pijama, tumbada en el sofá y lamentándome de mi suerte. Con una tónica en la mano, para rebajar el tiramisú, y las románticas canciones de Alejandro Fernández de fondo, me dejé arrastrar, como aguas desbordadas, por los laberintos del recuerdo.
Convulsas imágenes de los hombres con los que mantuve relaciones atoraban mi mente, con reminiscencias de un pasado en el que no quería compromisos, sino disfrutar de las ventajas que me concedía la soltería, y se mezclaban con el rostro del hombre que soliviantaba mi tranquilidad y despertaba mi dormido deseo.
No sé cuánto tiempo transcurrió.
Me adormecí, entre los acordes de la música, cayendo en ensueños cuyo protagonista, un héroe de mil caras, me libraba de infinitos peligros y me sumergía en un alborotado deleite del que gozaba cuando un estrepitoso sonido me sacó a patadas del sueño.
Presa de la desorientación, tardé en adivinar que alguien llamaba a la puerta. A trompicones atravesé el salón mientras me ponía la bata y me atusaba el pelo.
Abrí y me despabilé por completo. El morenazo se encontraba delante de mi puerta con flores en una mano y una botella de cava, en la otra.
Por mi cabeza, a toda velocidad, cruzaban embarazosas sensaciones.
Él, elegantísimo con su abrigo gris y yo, con una vieja bata, eso sí, la más calentita. Él radiante y yo, hecha unos zorros; él joven, yo…
—Saliste apresurada y no pude hablar contigo. Pregunté a tus amigas dónde vivías. El portal estaba abierto.
—¡Eh!
—Me gustaría invitarte a una última copa y que me contaras a qué sabe el tiramisú.
—¡Ah!
—Estas flores son para ti.
—¡Oh!
Una carcajada  dejó al descubierto sus blancos dientes y  me sacó del atontamiento y los balbuceos. Le miré, me miré y le acompañé en la risotada.
—Pasa, por favor. Sacaré unas copas.

Lo que vino después, lo dejo a la fantasía de cada uno de mis lectores.
Tan sólo me permito daros algún detalle que puede ilustrar vuestra imaginación: Su boca sabía a frutos rojos, con una agradable mezcla de roble y vainilla; el prieto cuerpo  no desmerecía a su cara y por último, como siempre me equivoque en la edad porque pasaba de los cuarenta...¡ja,ja,ja!

64 comentarios:

  1. ... y que te quiten lo bailao.
    Me alegro por ti!!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mª Jose, y ¿dónde dices que está ese Restaurante? ja,ja,ja yo también quiero un tiramisú como el tuyo...
    Besos
    Rosa.-

    ResponderEliminar
  3. hasta que me perdí entre el consolador bullicio.


    estas palabras tuyas
    para la mitad del relat0
    en cuant0 a la 0tra mitad
    ya v0lveree
    bes0s

    ResponderEliminar
  4. Bueno, bueno!!! como que has dejado una estela rosada y romantica del cuento que tuvo el final feliz, de la película rosa que nos gustan a las soñadoras. jajaja. muy lindo. un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ah! me olvide responder la pregunta, prefiero el tiramisú.

    ResponderEliminar
  6. Lakacerola
    Que mas quisiera haber sido yo la protagonista de este dulce encuentro...jeje. Se lo diré a Berta de tu parte, pero te aseguro que lo pasó muy bien y lo sigue pasando...
    Gracias por venir

    ResponderEliminar
  7. Rosa
    El restauante está en cualquier lugar. El morenazo dificil de encontrar. El tiramisú es fácil encontrarlo, se ha puesto de moda. Ahora ¿cómo el de Berta? tan conjuntado....jaja es raro d encontrar.
    besos

    ResponderEliminar
  8. Norma
    Pues Berta disiente, me dice que te diga que el segundo tiramisú estaba mucho mejorque el primero...jajaja
    Gracias guapa

    ResponderEliminar
  9. Eh! Ah! Oh! jajajajaja
    Sublime, María José

    Cuanto me divierte esta Berta

    ResponderEliminar
  10. Gus
    Te contestaré cuando termines, que no sabemos cuando será...

    ResponderEliminar
  11. para la segunda mitad del relat0
    ¡y0 que s0y un cuz0000, quier0 detallesssss¡¡¡¡
    amen
    medi0 bes0, maria j0se de las m0renas.

    ResponderEliminar
  12. Muy bien, eso es aprovechar el momento.
    ¡Qué envidia!

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. niña que atraccion tienes ¡¡¡¡¡- eso si que se llama sueño echo realidad, te felicito.... abrazos navideños para ti

    ResponderEliminar
  14. Berta,
    Dejate el regimen, de verdad, ya has visto el poder de un tiramisu y una simple cucharilla, jajajaja.

    Tienes un poder de seducción que ya quisieran las jovenes.
    A por otro tiramisú cuarenton, jaja

    Un besito

    ResponderEliminar
  15. Ardilla
    Creo que los balbuceos es lo que mejor representa cómo se quedó Berta con aquel hombre a su puerta.
    Yo habría dicho lo mismo jajaja
    Un besito

    ResponderEliminar
  16. Gustavo
    No creo que necesites ayuda. Tú solo te asta para poner palabras a ese hueco... estoy segura.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Elena
    Carpe diem, de ahora en adelante Berta jugará a esto...jajaja
    Besos y gracias por pasarte a leerme

    ResponderEliminar
  18. Abuela
    Berta es una cincuentona que está pasando por un mal momento y se ha decidido a coemntar con nosotros sus anécdotas.
    Espero que nos sigas semanalmente entre tus muchas actividades.
    Gracias por venir

    ResponderEliminar
  19. Tere
    LLevas razón, Resulta que a los de cuarenta y... también les va las cincuentonas, será por aquello de la experiencia de la que venimos hablando hace tiempo jajaja
    Este tiramisú es excepcional, le preguntaremos a Berta qué ha sido de él.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm qué suculento... morenazo... ay, perdón, digo, Tiramisúuuuuuuu
    Apapachos

    ResponderEliminar
  21. Uhhhfff... menudo tiramisu...
    Besitos mi niña, feliz resto de semana..

    ResponderEliminar
  22. hay que ver lo bien que ha terminado todo, como cuento de princesa, ajajaja, Berta quedo como una increíble seductora, veré si puedo seguir los consejos de Berta, porque mis ojos están puestos en alguien pero no basta eso..
    de milagro no se desmayo al ver al morenazo frente a ella, yo hubiera estado temblando y tartamudeando jajaaja pero veo que Berta se las sabe de todas, todas.. la imaginación, jajajaj soy muy joven para imaginar… (risa picarona) aham... jajajaja se lo merecía, pero que glotona es, que se ha comido dos postres en un día.
    bien por Berta... haber como me va a mí, que iré a desayunar mañana con una amiga y como el chico el mesero jajajaja pediré algo parecido al tiramisú haber si tengo la misma suerte que Berta, o mejor dicho la misma seducción que ella.

    SaludoOs María José... súper padre, por cierto ya escuchaste las dos canciones de Alejandro Fernández que te dije, luego me cuentas que te parecieron, cuídate, un abrazo y besitos ñ.ñ

    ResponderEliminar
  23. Nancy
    Pregúntaselo a Berta que ella te contará como estaba de suculento...jaja

    ResponderEliminar
  24. Pais mágico
    Sin duda no hace falta elegir cuando te puedes comer las dos cosas...jajaja

    ResponderEliminar
  25. Enma
    Adelante con tu chico, seguro que tu eres bastante más seductora que Berta.
    Escuche las canciones y son geniales. Gracias por recomendármelas.
    Un besazo Enmita y adelante con tu amor

    ResponderEliminar
  26. ¡Jajajajajaaja, esta Berta te engancha hasta el final...del tiramisú, jajajaja!

    Ya sabía yo que después del tiramisú vendría la guinda ;=))
    Le salieron rentables los lametazos a la cucharita, jajajajaj

    Un beso, wapa

    ResponderEliminar
  27. Hola guapa , gracias por llegar hasta mi . me pondré a leer con mas calma lo que he visto , que me parece interesante , sobre todo lo del tiramisú , me tengo que poner al día con todo jajajaja .
    Besitos preciosa .

    ResponderEliminar
  28. Hola Maria José,
    al final se quedó con los dós, para que elegir y preocuparse de la dieta.
    Por un momento me preocupé cuando no salió detrás de ella del restaurante, pero al final todo salió como debía aunque fuera con bata de franela.
    Muy bueno, espero más historias de Berta
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar
  29. La mejor forma de comer un tiramisú...
    ¡Sí señora!
    Yo quierooooo

    ResponderEliminar
  30. Hombre que sabe apreciar a una dama comiendo el tiramisú... excelente elección para rematar la historia.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  31. Mar Solana
    No lo pongas en duda, los lametazos fueron cruciales para el final de la historia...jeje

    ResponderEliminar
  32. Daphane
    Encantada de verte por aquí y Berta de agradece que leas sus anecdotas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  33. Mar
    ...jajaja al final se quedó con los dos. Eso es lo que cree ella. Yo no estaría tan segura.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  34. María
    No es una mala forma, aunque este el tiramisú se come solo...jejeje

    ResponderEliminar
  35. Manolo Jimenez
    Esa es la mejor elección, auqnue no es la frecuente si no que se lo cuenten a Berta. Ya veremos que pasa...jeje.

    ResponderEliminar
  36. El relato, fantástico o no, deja un aire a dos personajes que me gustan: Una mujer que come y se relame sin poner cara de pena y dice: "Es que estoy a dieta, para mí un agua" y, por otra, un hombre (que no suelen ser tan complicados en este aspecto, digo éste aspecto, eh?) que sabe volver a la infancia y a procurarse los dos placeres más primordiales, ligados a la subsistencia e innatos del ser humano desde que nace: la comida y el sexo.
    Bravo para los dos, a disfrutar!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  37. Me ha encantado...yo de momento me quedo con el tiramisú...;)

    Muchos besitos preciosa.

    ResponderEliminar
  38. Ambos. Esa es sin duda la respuesta. Pero por un orden. ¡Lo que puede dar de sí un postre, unas flores y una botella de cava!

    El secreto de todo el proceso, está en que alguna párticula de ese postre se pierda por la comisura de los labios...

    ¡Oooooohhhhhh!

    Magnífico relato.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  39. Verónica
    Ambos personajes han jugado su papel, las intenciones estaban claras para ella y consiguió trasmitir esas intenciones. El morenazo era inteligente y aprovecho y secomió todo, igual que ella... jajaja
    Besos y encantada de tu comentario

    ResponderEliminar
  40. Ana
    Gracias por leer a Berta, ella está encantada de vuestras visitas...jeje

    ResponderEliminar
  41. Maat
    Lo de los labios era fundamental como has podido comprobar...
    Un beso

    ResponderEliminar
  42. Tus letras y el solo hecho de ser fan de Sarah MacLachlan, para mí, ya dice de tu sensibilidad y te coloca (si no tienes nada que objetar entre mis enlaces)
    Para mí, también todo un descubrimiento.
    Nunca me ha gustado el Tiramisú... pero bueno, este tuyo... toda una delicia no?
    Vaya... vaya...
    Un abrazo.

    P.D. Geniales esas barbies decadentes!!!!

    ResponderEliminar
  43. Apuntate un tanto, MJ, un final perfecto para una mujer que sabe lo que vale !!!!!!
    Besossss

    ResponderEliminar
  44. Maria Jose, buenas noches.
    Tiramisú..morenazo..jejeje.
    Que tengas una linda semana un abrazo.
    Jacquie.
    Volveré con más tiempo "prometido".
    Muacks.

    ResponderEliminar
  45. .Un día de suerte y completito para Berta, el tiramisú un dulce delicioso, y el morenazo que seguro estaba como el tiramisú. Un buen relato María José, simpático y agradable de leer. Hay que ver la sorpresa que se llevo al abrir la puerta, con razón no le salían las palabras....esperamos mas de esta historia, supongo que la cosa no quedara aquí. Un gran beso amiga

    ResponderEliminar
  46. cristalook
    Encantada con tu visita y sí, adoro a Sarah me alegro de que coincidamos tambien en esto.
    Berta te espera por aqui.
    Un beso

    ResponderEliminar
  47. Jacquie
    Te espero por aqui y aprenderemos a conocernos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  48. Cordobesa
    Me alegra mucho verte por aqui disfrutando de las peripecias de Berta. Imagina cómo se quedó, patidifusa y balbuceante ah, eh, oh ...una pena.
    Seguiremos con nuevas abecdotas la semana que viene.
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  49. Amiga María José.
    Por poco me pierdo el desenlace, y eso que estaba pendiente de él.
    Ayyyy estos días que tengo de ajetreo, que no me dejan tiempo para nada.

    Buen final para el relato, al que nos pides que le pongamos nosotros el punto personal.

    No sé... ¿Tal vez estaba soñando en el sofá?

    No, mejor dejémosla disfrutar del morenazo. jajajaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  50. que desenlace y que noche explendida saboreando de ese apetitoso Tiramisu!!! Ufff lo has contado asi como de pelicula, con el suspenso en los ojos al leer cada linea !!!

    Suertudo tiramisu y suertudo caballero de cuarenta y tantos ja ja !!!

    A eso le llamaría cena apasionante!!

    Me ha gustado el final. Abrazos.

    ResponderEliminar
  51. Gracias por compartir esta buena información, muy de acuerdo contigo.

    Siempre un placer pasar a visitarte, aun no sea tan seguido como mereces, pero no dispongo del tiempo que desearía.

    Recibe un relajante y enérgico abrazo de luz para tu ser.

    Beatriz

    ResponderEliminar
  52. Mª José, en mi blog tienes otro regalito, pásate cuando puedas y lo recoges.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  53. mmm qué relato tan sensorial y sugerente... empezando por la degustación del tiramisú, y terminando por la degustación del bombón a domicilio, qué bien, oye, así da gusto.

    ResponderEliminar
  54. Desde luego que me han entrado unas ganas de un tiramisú que ni te cuento...
    Genial como lo has contado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  55. Adelaida
    ¡Qué pillina! jajaja
    Creo que te acercas mucho.
    La verdad es que Berta te echó en falta, pero es verdad que el puente ha sido largo y ocupado. Un besazo

    ResponderEliminar
  56. Sagc
    Si que fue una noche con suerte o quizás no. Ten en cuanta que Berta es muy dada a soñar...jejeje

    ResponderEliminar
  57. Beatriz
    El placer es mio por recibir tu visita. Espero que hayas pasado un buen rato con Berta y te hayas relajado.

    ResponderEliminar
  58. Sonia
    El tiramisú se lo merece, está exquisito y no digamos el morenazo. Eso me ha contado Berta, o me lo he inventado...ya ni lo sé.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  59. Milagros
    ¿A ti tambien te ha entrado gana de tiramisú? Seguro que es lo que quieres...jajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  60. Vaya vaya... sueños que se hacen realidad, como la vida misma. Sólo hay que desear con el corazón y eso nos llega. Hermosa historia. Me queda la incógnita del desenlace. Gracias por compartir este ratito de escape.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  61. Belkis
    Dicen que hay que tener cuuidado con lo que se desea porque se puede cumplir...jejeje
    Gracias por venir

    ResponderEliminar
  62. Así se hace!!, por qué quedarse con una cosa si pueden ser las dos??
    Buen finde cariño!!!
    Besos:)

    ResponderEliminar
  63. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguir by Email

Popular Posts

Categories

Este jueves un relato (198) Personal (139) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (15) La caricia de Tánatos (13) Mis lecturas (13) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Microrrelatos (8) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Trilogía del Mal (6) Relatos (5) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Olvidar (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Vampirismo (3) Viajes (3) relato (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La fuerza de Eros (2) La marca personal (2) Novela Negra (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) microrrelato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anna. (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) Dia del libro 2017 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La luna huele a lavanda (1) La mirada de Chapman (1) La señora Sthendal (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Maltrato (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Otros autores (1) Patria (1) Pere Cervantes (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Tres minutos de color novela policíaca (1) Viaje (1) adolescentes (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) concurso Zenda (1) destrucción ejemplares (1) dolor (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) historiasconorgullo (1) jóvenes (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los colores de nuestro silencio (1) los violines sí. (1) novela (1) pena (1) piratería (1) presentación (1) psicópata (1) redes sociales (1) tarta (1)

Blog Archive

Translate

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Mi lista de blogs amigos

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com